PUBLICIDAD
 
miercoles, 22 de febrero de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    La idolatría

    No viene mal reflexionar sobre el concepto de idolatría que solemos tener los cristianos, fundamentalmente los evangélicos, muy relacionado con los ídolos de barro o de leño que se pueden hacer y que muchos se sienten inclinados a adorarlos. Este es un concepto de idolatría que se tiene muy presente en el campo evangélico, ya que es bíblico, y que, todavía para algunos, es uno de los problemas en relación con la Iglesia Católica , ya que se pueden ver vestigios de esa idolatría en la profusión
    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro Fernández 27 DE SEPTIEMBRE DE 2005

    Así, muchas personas ven la idolatría solamente en estos temas relacionados con el ritual cúltico, en el terreno de la práctica religiosa, del ritual, una idolatría que sólo se daría en las iglesias en las que hay imágenes, como si aún estuvieran adorando al becerro de oro... Pero hay otras idolatrías en las que podemos estar cayendo, aun cuando estemos en iglesias sin imágenes ni ídolos de leño.

    En otras líneas de pensamiento, está claro que la idolatría no se da solamente en relación con las imágenes , las estatuas de leño o de barro, ya que existen otros tipos de idolatrías tan o más graves que el inclinarse ante imágenes que ni ven, ni oyen, ni entienden y, como dice la Biblia, lo mejor de ellas para nada es útil.

    El gran peligro de la idolatría yace en el hecho de que el hombre es capaz de convertir en dioses, cosas de la realidad temporal y terrenal que diviniza . Esta idolatría que no es tan externa como el de inclinarse ante las imágenes, sino que sale del corazón del hombre, es una idolatría que separa de Dios de una manera radical. Puede haber muchas idolatrías en línea con divinizar las realidades temporales y terrenales, pero la idolatría que destaca en nuestro tiempo de una forma cruda y burda, es la que diviniza la posesión de bienes de este mundo, la que diviniza al dinero y todo lo relacionado con la codicia y el egoísmo que es incapaz de compartir lo considerado lícita o ilícitamente acumulado, ya que la acumulación desmedida siempre es ilícita.

    Este tipo de idolatría tan burda, está atentando contra la dignidad de los seres humanos y contra la integridad física y psíquica de muchos, pues millones de personas del mundo mueren de hambre y muchos otros viven en la infravida de las deficiencias alimentarias, la falta de recursos y de los más elementales servicios. Porque la idolatría que diviniza el dinero y las posesiones, atenta contra la vida del prójimo, le despoja, le roba su dignidad y le deja reducido a la infravida de la pobreza y de la exclusión social. Es el rendirse de manera incondicional, de forma idolátrica, ante el dios Mammón. Y los actos de idolatría que cometen los idólatras de Mammón, conforman toda una liturgia de muerte: el despojo de los débiles, la acumulación desmedida de bienes contra la que clama la Biblia, la opresión de los desheredados y la práctica de las nuevas esclavitudes, incluida la de tantos niños, sean niños trabajadores o niños de la calle, fácilmente abusables por los idólatras de Mammón o por aquellos a los que Mammón permite una cierta integración social en contraposición con los marginados. Quizás hay personas que dirían que ellos no despojan directamente a nadie, que no les apalean ni roban, pero que, realmente, están cayendo en el pecado de la omisión de la ayuda y de la indiferencia ante los pobres, mientras viven, insolidariamente, en medio del lujo de las sociedades de consumo actuales en el NORTE rico.

    Las críticas proféticas en contra de estas idolatrías, tienen un auténtico valor hoy y deberíamos sacarlas como denuncia de los acumuladores del mundo, de las estructuras económicas injustas, de los codiciosos y egoístas que tienen en sus mesas la escasez de los pobres, como dice la Biblia . Por eso hoy deberían leerse y gritarse a voz en cuello las palabras de Jeremías: “Sus casas están llenas de engaños y así se hicieron grandes y ricos. Se engordaron y pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron”. ¿No son estas palabras de denuncia dignas de ser sacadas hoy a la palestra pública? O quizás es que seamos demasiado timoratos y pusilánimes. O puede ser que muchos de los llamados cristianos hoy estén dentro del sistema despojador e idólatra, contemporizando con los ídolos de la riqueza y del poder, los ídolos del consumo insolidario, y alejados de la solidaridad que implica el concepto de projimidad que nos dejó Jesús. Si esta idolatría se daba en tiempos de los profetas, es la misma idolatría que se está dando hoy, o quizás más exagerada y humillante de los débiles que son sacrificados en el altar de Mammón o de los ídolos del poder político o de la gestión financiera.

    Hoy hay cristianos en el mundo que quieren servir a dos señores: les gustaría servir al Dios verdadero, pero sin dejar de servir al gran ídolo del dinero, al ídolo Mammón , al que ni siquiera le deberíamos llamar dios con minúscula.

    Mammón reina hoy en el mundo. La riqueza se ha convertido en un ídolo, un ídolo poderoso. Quevedo diría que “poderoso caballero es don dinero”. Poderoso ídolo es el conformado por la idolatría de la riqueza. Pero los cristianos deben recordar claramente las palabras de Jesús: “Ninguno puede servir a dos señores... No podéis servir a Dios y a las riquezas” , es decir a Mammón. Y la mayor idolatría de este mundo hoy, no está, queridos amigos evangélicos, en las estatuas de barro o en las imágenes de leño de las iglesias católicas. No está sólo en las procesiones religiosas con todos los rituales que les acompañan. Es posible que aquí haya también idolatría, pero no vayamos a cegarnos en esta crítica idolátrica externa, y olvidemos la peor, la interna, que hace que nuestros corazones se inclinen ante el ídolo del consumo, de la acumulación y del dinero. No sea que Dios algún día nos haga entender que hemos criticado una idolatría segunda y que hemos caído en una idolatría primera y dañina que aniquila a más de media humanidad sacrificada en el altar del mayor ídolo fabricado por el hombre: la acumulación de dinero y de posesiones.

    El ídolo Mammón. ¡Señor! ¡Líbranos de caer en esta idolatría que destruye a más de media humanidad!
     

    VALORA EL ARTÍCULO (0)











     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La idolatría
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Las lecciones del Caso Nóos: César Vidal Las lecciones del Caso Nóos: César Vidal Análisis del significado profundo del primer juicio a un miembro de la Casa Real, Cristina de Borbón, cuya sentencia ha condenado a su marido Iñaki Undargarín a más de seis años de cárcel.
     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    Política de Trump: análisis de C. Vidal

    Relación con Israel y cristianos, Decreto refugiados, muro con México, política antiabortista, elección juez conservador para Supremo, postura internacional. Análisis de César Vidal. 

     
    Idea2017: ruptura y reconciliación

    El teólogo José Hutter introduce el principio bíblico de reconciliación y explica el desafío que supone vivirlo para los cristianos en un mundo roto.

     
    Pastor David Ortiz, superviviente y vencedor en el nombre de Jesús en Israel

    Entrevista al pastor David Ortiz, cuyo hijo Ami salvó milagrosamente la vida en Ariel (Israel) al estallarle una bomba que era para él. Su historia y la de su esposa Leah es un mensaje de esperanza y perdón en medio de la barbarie, y del poder de Dios obrando de una forma tan real como sobrenatural.

     
    España, paraíso de la trata en Europa

    Miles de mujeres son traficadas en España para su explotación sexual. Carolina Sánchez dirige dos casas de acogida para víctimas de trata en nuestro país.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    Los poetas y Dios 2016 Los poetas y Dios 2016

    Culminó el XIII Encuentro celebrado en Toral de los Guzmanes (León), con apoyo de ADECE y bajo el lema 'Natividad del Amado galileo'. Fotos de Pablo Rodríguez.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
    3MJ #50: no hay lugar para Dios 3MJ #50: no hay lugar para Dios

    Al rechazo y desprecio hacia Jesús, él responde ofreciéndonos un lugar. De eso trata el evangelio.

     
    8 causas: mártires 8 causas: mártires

    Muchos mantuvieron su fe en Cristo hasta las últimas consecuencias: llegaron a entregar la vida por mantener sus convicciones.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.