PUBLICIDAD
 
martes, 31 de mayo de 2016   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

El culto a la eficacia

Las políticas económicas neoliberales imperantes en el mundo hoy en día, animan a las personas, hombres y mujeres, a buscar su propio bien a través de la eficacia. Todo lo que hacemos debe ser lo suficientemente eficaz para que nos rinda un beneficio económico. Además, es lícito acumularlo para mí, guardarlo y hacer el uso que yo quiera de ello. La superación de la pobreza tendría que pasar por las leyes injustas de un mercado insolidario. No se prevén muchos mecanismos en las actuales políticas
DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro Fernández 20 DE FEBRERO DE 2007

Estas políticas económicas dentro de este neoliberalismo, lo eficaz, o sea, lo bueno, sería la búsqueda del propio beneficio. Quizás, cuando los ricos muy ricos hayan generado tantos bienes, el propio sistema acabe rebosando beneficios de los cuales pueda caer algo a los pobres del mundo. Pensar otras formas de redistribución de bienes, vía impuestos altos a los más ricos, o sistemas similares, no tiene sentido.

Quizás el culto a la eficacia tenga ideales de projimidad contrapuestos a los del cristianismo. Si el cristianismo nos lleva al dar y a la entrega al prójimo para que no haya pobres entre nosotros, si nos llega a considerar al otro como superior a nosotros mismos y a compartir y hacer justicia a los débiles, el culto a la eficacia va a promover la búsqueda activa del propio interés. Centrarse en las políticas sociales de ayuda a los desfavorecidos, sería una tentación indigna de lo eficaz, un signo de debilidad que puede perjudicar al mercado regido por las economías neoliberales.

Si el cristianismo separa, radicalmente, lo que sería el amor al prójimo de su contrario, o sea, la necedad egoísta de la acumulación personal y desmedida de bienes, el culto a la eficacia sería una forma de “religiosidad” que tiende a unir y confundir las dos cosas.

El bien común y el del prójimo, también puede venir por mi eficacia en generar beneficios, aunque sean para mí personalmente. Quizás algo puede llegar a caer dentro del campo de los pobres. Lo que pasa es, que en este culto a la eficacia, los pobres no importan, no se trabaja para mejorar su estatus social. La vida de éstos queda supeditada al lucro personal. El prójimo no me preocupa por sus sufrimientos, sino que, lo que realmente se hace, es todo lo posible para que la pobreza del mundo no se tenga en cuenta. Se da, así, la exclusión de más de media humanidad, muchos de los cuales no cuentan para nada y pasan a ser un sobrante humano. Lo único que se puede decir al pensar en ellos, es que, quizás, algún día, éstos también podrían beneficiarse de las generaciones eficaces, aunque egoístas, de beneficios aunque no se especifique ni cuando ni como.

En el ritual del culto a la eficacia, el egoísmo personal no es un problema. Los que se elevan en la escalada social sin pensar en los demás, son los auténticos triunfadores, los modelos a seguir si se quiere entrar en los beneficiosos atrios de la eficacia. El egoísmo se puede unir, asociar o confundir con el amor. Sin ningún problema. Ser egoístamente eficaz en los valores económicos neoliberales, puede ser una forma de amar, pues lo importante es generar altos beneficios. Quizás, finalmente, el propio sistema sea el que se encargue de que algo pueda llegar a algunos de los desfavorecidos de la historia. No son necesarios los ideales asistenciales ni las denuncias de los sistemas injustos. Hay que acabar venciendo estas tentaciones y dejar que el culto a la eficacia, algún día en nuestra historia, acabe dando resultados. Con el capitalismo neoliberal habríamos llegado ya al final de la historia, como diría Fukuyama. No hay modelo más perfecto. Sólo es necesario personas eficaces y dejar que el propio culto a la eficacia vaya produciendo resultados.

Yo creo que no hace falta insistir mucho para ver que el culto a la eficacia del neoliberalismo y sus políticas económicas se apartan del ideal cristianismo que nos pide otros tipos de eficacia en la preocupación y la ayuda al necesitado, así como la preocupación por hacer justicia a los diferentes colectivos marginados que, si en el Antiguo Testamento, se enfatiza fundamentalmente en los huérfanos, las viudas y los extranjeros, ya en el nuevo se habla, fundamentalmente en las parábolas del Reino, de los desempleados que nadie quiere contratar, de los pequeños, los ínfimos, los débiles, los que deambulan o están sentados mendigando… y hoy se debería hablar de los diferentes colectivos marginados y excluidos del mundo.

Este tipo de preocupación y de pararse ante ellos, movidos a misericordia, no se recoge en la doctrina del Culto a la Eficacia idólatra de esta era tecnológica y de consumo que nos ha tocado vivir. Los ideales y valores del cristianismo son diferentes, aunque, a veces, los valores de esa actual Religión Eficaz Neoliberal se introduzcan por las rendijas de las iglesias y de los hogares de los llamados cristianos. Este es uno de los grandes problemas del cristianismo hoy.
 

VALORA EL ARTÍCULO (0)











 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - El culto a la eficacia
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Crisis de Venezuela y España: C. Vidal Crisis de Venezuela y España: C. Vidal

César Vidal explica las raíces de la actual crisis profunda de Venezuela; y la relación del país con Felipe González, J.Mª Aznar, Zapatero, Albert Rivera y Podemos.

 
Gandhi y Cristo (César Vidal) Gandhi y Cristo (César Vidal)

A Gandhi le fascinaba la vida de Cristo y el Sermón del Monte ¿Hasta qué punto influyeron en su filosofía de No Violencia? ¿Qué luces y sombras hay en la vida de Gandhi? Una entrevista al historiador César Vidal 

 
#1libro4miradas: Justicia Generosa #1libro4miradas: Justicia Generosa

Helder Favarin, Noa Alarcón y Daniel Hofkamp conversan sobre el nuevo libro de Timothy Keller, un auténtico desafío bíblico a practicar la justicia.

 
Pastoral y abuso espiritual, con Pablo Martínez Pastoral y abuso espiritual, con Pablo Martínez

El Dr. Pablo Martínez Vila explica cómo deben actuar los pastores siguiendo patrones bíblicos para ejercer su ministerio sin caer en abuso espiritual.

 
“Nuestra tarea es servir” “Nuestra tarea es servir”

Efraim Tendero, secretario general de la Alianza Evangélica Mundial, se interesa por la opinión de los latinos con respecto a asuntos como ecumenismo, cobeligerancia o participación en la vida pública.

 
FOTOS Fotos
 
La crisis de los refugiados vista por los refugiados La crisis de los refugiados vista por los refugiados

El fotógrafo Kevin McElvaney ha publicado  el proyecto #RefugeeCameras. Entregó cámaras de usar y tirar a varios refugiados, para que contaran su historia en primera persona.

 
Bruselas, el día después Bruselas, el día después

Otra ciudad en Europa golpeada por el terrorismo que busca en la unión su esperanza. Fotos de Joëlle Philippe.

 
#ComparteJesus en Semana Santa #ComparteJesus en Semana Santa

Imágenes con versículos para compartir esta Semana Santa, en español y en inglés.

 
VÍDEOS Vídeos
 
3MJ #22: Tenerlo todo, menos lo más importante 3MJ #22: Tenerlo todo, menos lo más importante

El encuentro de Jesús con un joven rico nos hace pensar en cuáles deben ser las prioridades en la vida.

 
“Discipular es un mandato de Jesús” “Discipular es un mandato de Jesús”

Miguel Leal anima a la iglesia a comprometerse a transmitir a otros la enseñanza profunda del evangelio.

 
#500Reforma: de la Edad Media a la Moderna #500Reforma: de la Edad Media a la Moderna

De la Edad Media al humanismo y la Edad Moderna. Primer programa de “Hacedores de Historia”, una emisión mensual que conmemora el 500 aniversario de la reforma protestante en 2017.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.