PUBLICIDAD
 
lunes, 16 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
4
 

¿Dónde están las mujeres?

Casi todos admitirán que en sus iglesias hay mujeres inteligentes, formadas, capacitadas, serviciales, llenas del amor y la sabiduría de Dios. Sin embargo, hay muy pocas probabilidades de que sean invitadas a cierta clase de eventos.

SENECA FALLS AUTOR Noa Alarcón Melchor 09 DE OCTUBRE DE 2019 19:00 h
mujeres hablando Priscilla Du Preez, Unsplash

Que llega la nueva temporada postvacacional se nota porque se nos va llenando la agenda de encuentros y conferencias.



En una curiosa conversación por Twitter con algunos hermanos, acabamos hablando de por qué a uno de esos encuentros (para jóvenes) no se había invitado a más mujeres a exponer sus ideas. Había un lujoso cartel lleno de dignos conferenciantes… y dos mujeres. Una de las dos iba acompañando a su marido. Ante la pregunta: “¿Por qué no se ha invitado a más mujeres?”, surgió otra pregunta: “¿Dónde están esas mujeres a las que invitar?”.



No penséis que estoy obsesionada con este tema. Pero sí me sorprende la cantidad de gente dolida y trastocada, desorientada de las grandes cuestiones que se nos ha encomendado a hacer para el reino de Dios, porque nos andamos peleando por estos temas menores; es cierto que no resulta fácil encontrar el equilibrio entre el feminismo trasnochado de la sociedad actual, las tendencias machistas que se resisten a desaparecer y el principio bíblico de igualdad entre hombres y mujeres en Cristo. En la sociedad en que vivimos, al mismo tiempo que sigue existiendo un machismo galopante, existe un movimiento de desprecio a lo masculino promulgado por señoras que creen que humillar a los hombres es la mejor manera de compensar el machismo. Igual de eficaz que tratar de matar mosquitos con un AK-47.



Dentro de las iglesias, muchos no saben cómo enfrentarse a estos movimientos avasalladores, y recurren a convertir en dogmas bíblicos viejas tradiciones culturales, recurriendo al argumento de que se vivía mucho mejor en tiempos pasados cuando había más respeto y decencia; cosa que no se parece ni de lejos a la realidad, pero ya lo dijo Eclesiastés: “Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas” (7:10). La Biblia recuerda que la igualdad es de doble vía, y que el respeto entre hombres y mujeres debe ser mutuo, defendiendo las diferencias naturales y fomentando que todos estamos bajo el mismo Espíritu y la misma fe. Dicho esto, a estas alturas ya se ha estudiadoexplicadodefendido y argumentado suficientemente bien que la Biblia dice que las mujeres no están discriminadas de ninguna manera en el nuevo orden bajo Cristo, y que tienen las mismas capacidades y responsabilidades que cualquier hombre.



Supongo que si acceden a los enlaces que pongo aquí arriba y leen estas argumentaciones tan bien explicadas, casi todos las darán como ciertas. Casi todos admitirán que en sus iglesias hay mujeres inteligentes, formadas, capacitadas, serviciales y llenas del amor y la sabiduría de Dios. Y sin embargo, hay muy pocas probabilidades de que sean invitadas a cierta clase de eventos. No exagero, hagan la prueba. Busquen la publicidad de todos esos encuentros que se van a realizar en los próximos meses. Muchos de ellos ponen las fotografías de los conferenciantes. Cuenten las mujeres que haya. Observen que, cuando las hay, pocas veces habrá mujeres que hablen de temas relacionados con la fe, la política, la cultura o la teología.



Empecé hablando de sandalias y música pegajosa porque en realidad es un tema muy triste. Desde mi experiencia puedo decir que hay dos razones por las cuales las mujeres no están en los grandes eventos. La primera es que las propias mujeres no quieren ir. Muchas no tienen ningún reparo en participar de actividades a nivel local, pero nada a nivel nacional. Declinan las invitaciones o se parapetan detrás de una extraña humildad que no concuerda con su capacidad. Puede que eso sea, en parte, porque no quieren enfrentarse a todo ese sector que considera pecado que una mujer pueda enseñarles nada. Puede que ellas mismas se crean que Dios les ha dado un papel secundario en el mundo. Puede que sea, por otro lado, porque se han acostumbrado a ese pequeño círculo de comodidad y no se atreven a salir de ahí.



La segunda razón es todavía más triste. Me lo dijo una amiga y desde ese día no he dejado de darle vueltas. De hecho, fue lo que propició este artículo: para que una mujer llegue a tener cierta buena fama tiene que demostrar muchos más credenciales que cualquier otro hombre que se encuentre en su mismo nivel de popularidad. Las mujeres que sí participan y sí dan conferencias tienen que demostrar sus estudios de grado superior, su profesionalidad y sus años de experiencia, o ser las esposas de alguien importante. Y no quiero que esto suene a acusación de patio de colegio, pero a gran parte de los conferenciantes masculinos que acuden a los mismos eventos no se les reclama tanta preparación. Muchos no tienen estudios universitarios, y otros han estudiado algo que no tiene nada que ver con su ministerio. Otros tienen simplemente su título de diplomado en teología. Simplemente, son buenos. Simplemente, se ve que Dios los utiliza. Para los hombres ese buen argumento vale, pero para las mujeres no.



No estoy hablando por hablar. Vayan a una librería evangélica y observen las contraportadas de los libros que nos llegan traducidos del otro lado del Atlántico. Aquellos escritos por mujeres, ¿cuánta acreditación aportan? Toda la que sea posible, y aun así deben decir de quién son esposas. Observen también las biografías de los autores masculinos. Gran parte de las veces solo hablará de sus años de experiencia en tal o cual congregación o ministerio. A ellas siempre se les pide que expliquen si tienen hijos; a ellos, por lo general, no. Es mucho más probable que una editorial del ámbito cristiano publique un libro, sea cual sea el tema, si el autor es un hombre. Si el libro escrito por una mujer habla de temas femeninos o familiares, también tiene posibilidades de ser publicado. ¿Pero libros de mujeres hablando de teología? ¿De temas sociales o de pensamiento? ¿Comentarios bíblicos escritos por mujeres? No digo que sea norma, pero sí es una tendencia, y bastante alarmante.



Fuera del mundo evangélico es misteriosamente similar. Los ensayos punteros sobre temas de importancia científica suelen estar escritos por hombres, salvo contadas excepciones. Jesús García Sánchez, conocido como Chus Visor, el editor de una de las editoriales de poesía más importantes en lengua castellana, decía hace tiempo en una entrevista: “La poesía femenina en España no está a la altura de la masculina”. “No hay una poeta importante ni en el 98, ni en el 27, ni en los 50, ni hoy. Hay muchas que están bien, como Elena Medel, pero no se la puede considerar, por una Medel hay cinco hombres equivalentes”. Frente a tal declaración varios colectivos llevan todo el mes de julio quejándose.



En otro mundo totalmente diferente como es el de los videojuegos está el caso de Zoe Quinn y Anita Sarkeesian. La primera es una desarrolladora de videojuegos (un mundo mayoritariamente masculino) y la segunda es una activista que cierto día decidió denunciar el machismo imperante en esta industria. La respuesta de los gamers (jugadores de videojuegos) masculinos del mundo fue el llamado el Gamergate, una campaña de acusaciones y desprestigio a las mujeres que corrió por las redes sociales y foros de Internet, que duró varias semanas y que abrió un importante debate acerca de cómo es posible que después de todos los movimientos a favor de la igualdad de los últimos cuarenta años, de las campañas y las políticas sociales, se esté dando esta peligrosa deriva hacia actitudes machistas y dominantes entre las jóvenes generaciones.



Existe una página web buenísima y muy triste donde la gente puede contar sus experiencias con los llamados micromachismos”, expresiones cotidianas de discriminación hacia la mujer. Expresiones comunes, incrustadas en lo profundo de nuestra identidad cultural. Cosas que se vienen repitiendo desde hace siglos, e independientemente de los avances y las políticas sociales se siguen transmitiendo. Cosas que denigran a las mujeres, pero también a los hombres que las dicen.



El hecho de que tanto dentro como fuera de la iglesia el tema sea tan asombrosamente similar debería hacernos sospechar. Yo creo que mucha gente cristiana que defiende que la mujer no debe hablar ni predicar (y mucho menos ser invitada a eventos como conferenciante), y que argumenta que los que creen lo contrario “se dejan llevar por el mundo” o por “interpretaciones liberales de la Biblia”, no son conscientes de que, ironías de la vida, en realidad son ellos los que están intentando aplicar con calzador a la iglesia lo que traen aprendido de la calle.



Me explico (aunque ya hablé aquí de esto no hace mucho): la Biblia repite sin cesar que en Cristo ya no hay hombre ni mujer, ni esclavo ni libre. Que Dios nos creó hombres y mujeres y que ambos somos, en la misma medida, y cada uno con sus cualidades particulares, una expresión de la imagen específica de Dios. Los versículos que parece que dicen lo contrario deben interpretarse a la luz de la propia Biblia, y no de manera independiente, algo que es un principio básico de la hermenéutica.



La verdadera iglesia de Cristo debería ser quien predicase principio igualitario, como Jesús hacía dejándose ver rodeado de mujeres, comiendo con ellas, compartiendo su tiempo con ellas en una época en la que eso era una brutalidad. Lo que no es de Dios, lo que no estaba en su plan, era la desigualdad, la opresión, el machismo. Eso es consecuencia del pecado. Así pues, quienes defienden que lo más cristiano es que la mujer adopte un papel secundario y supeditado al hombre en todo lo referente al reino de Dios, en realidad son los que menos entienden qué es ser cristiano. Ellos son los primeros que están intentando colar como santa una idea que no pertenece a la nueva vida en Cristo sino a toda una vida asimilando mensajes discriminatorios y estereotipados.



A las mujeres que se sienten preocupadas o agobiadas en su entorno por este tema, que no se desanimen. Lo que el Señor ha destinado para nosotras es que podamos hacer el bien y vivir sin ningún temor (1 Pedro 3:6), sea donde sea que él nos quiera colocar. No somos más santas por estar más calladas.



A los organizadores de eventos me gustaría dejarles un mensaje final: no tengáis miedo de admirar a vuestras mujeres y de invitarlas a que compartan lo que el Señor les ha enseñado. Si no las encontráis, buscadlas, porque las hay. Dios lleva preparándolas muchos años para lo que viene por delante.


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Earendil
24/10/2019
10:41 h
3
 
En muchas cosas te admiro Noa. En este asunto creo que la cruz no ha profundizado lo suficiente en ti.Pero solo Dios puede abrirte los ojos como a mi me ha hecho y me tendrá que hacer en muchas cuestiones. La clave es que en Dios están ambas cosas. Diferencia e igualdad. Separación y unión. Y la única forma de besar ambas cosas es en la cruz. Todas las webs, foros, iniciativas y grupos de los que hablas, con todo su "buenintencionismo" simplemente no abrazan la cruz porque es ofensiva.Amor en Él
 
Respondiendo a Earendil

Angel
03/12/2019
13:01 h
4
 
Resulta que por hacer una denuncia (por cierto bastante dulcificada) de la ausencia de mujeres en conferencias, congresos e iglesias, etc. y por animar a hombres y mujeres a "nivelar" esa falla, la persona es una ciega que no ve y que "la cruz no ha profundizado lo suficiente..." en esa persona. Ese juicio, me parece a mí que está fuera de lugar y yo me lo haría mirar, Earendil. Porque no creo que te corresponda a ti hacerlo. Ni tampoco deberías erigirte en "modelo". Lo tuyo es grave. (A. Bea)
 

En órbita
11/10/2019
23:18 h
2
 
Totalmente de acuerdo. Hace poco fuimos a un acto de despedida de un pastor, invitados todos los dirigentes de las principales entidades evangélicas (por supuesto todos ellos hombres) y algunos de ellos se les dio paso para hablar. Pero no fue hasta el final del acto cuándo salieron tres mujeres, como si de tres azafatas del un dos tres se tratara, para dar los regalitos. No sé si me repugna o me parte el corazón.
 

el culé
10/10/2019
16:29 h
1
 
Cierto y Real.
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Dónde están las mujeres?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: El origen de la realidad Intervalos: El origen de la realidad

Hoy vamos a indagar en el sentido de realidad que hay tras la Palabra, según la carta de Pablo a los Colosenses, capítulo 2, versículo 17. También comentamos un relato de Chéjov y una pregunta de Pilato sobre este asunto que aparece en Juan 18:38.

 
7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker 7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker

La Cumbre del Clima en Madrid y su impacto informativo en redes y las muestras de fe de los deportistas de élite son los temas de la tertulia semanal.

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.