PUBLICIDAD
 
martes, 12 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Wenceslao Calvo
     

    Suicidio: el final de un mortal trastorno

    Hay un trastorno en el alma humana, que la prosperidad material no puede curar.

    CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 12 DE SEPTIEMBRE DE 2019 10:00 h

    La muerte, previsiblemente por suicidio, de la medallista olímpica española Blanca Fernández Ochoa ha sacado a la luz un fenómeno del que poco se habla, pero que está más extendido de lo que parece, dado que la primera causa de muerte externa en España es el suicidio. Por muerte externa se entienden las muertes no naturales, siendo las naturales las producidas por enfermedades del tipo que sean. Muertes externas serían las producidas por accidentes de tráfico, accidentes de trabajo o por violencia. Pues bien, la estadística señala que las muertes por suicidio superan a las producidas por esos hechos. Diez personas al día se quitan la vida en España y por cada una que se suicida, hay veinte que lo intentan.



    La situación no es mejor en el resto de Europa, donde se ha convertido en el mayor problema de salud pública y aunque pareciera que en los países donde mayor prosperidad hay, habría menos tasas de suicido, la realidad es la contraria; países como Luxemburgo o Austria, donde la renta per cápita es muy alta y el porcentaje de paro es muy bajo, tienen cotas de suicidio más elevadas que países más pobres, como España, Portugal o Grecia.



    Todo esto significa que hay un trastorno en el alma humana, que la prosperidad material no puede curar. La vida en ocasiones se torna insoportable y de nada vale recurrir a estupefacientes y otras vías de escape para evadirse, porque cuando se vuelve a la realidad, ésta sigue siendo la misma que antes, lo cual empuja a una espiral de adicción que destruye a la persona.



    Que la vida a veces se vuelve cuesta arriba, lo experimentan también las personas que conocen a Dios, como sabemos por los casos de Moisés, David o Elías, que en determinados momentos sintieron el peso abrumador que les aplastaba.



    Esta condición humana, que es intemporal, ahora en el siglo XXI y hace tres mil años, es a la que se refirió Jesús cuando habló de los ‘trabajados y cargados.’ Son dos términos bien expresivos del estado de extenuación y agotamiento al que se puede llegar. Si ya de por sí ‘trabajados’ supone una condición de estar al límite, ‘cargados’ le añade a esa condición un sobrepeso añadido. Si alguien está cargado, pero está fresco, podrá sobrellevar la carga. Pero si alguien está fatigado y sin fuerzas y se le añade peso para llevar, el resultado será el colapso.



    Hay muchas causas que desembocan en ese insoportable estado. Una puede ser el desorden interior que gobierna el alma y que acaba convirtiéndose en un verdugo torturador que mata todo sosiego. El afán y la ansiedad por las cosas materiales, cuyo rédito no compensa el esfuerzo realizado por conseguirlas y que finalmente no procuran la felicidad perseguida, puede ser otra causa. El ritmo frenético del mundo en el que vivimos, que nos impone una velocidad y unas exigencias más allá de lo admisible, es fuente de abundante fatiga y perturbación. Las pruebas y adversidades que se presentan, algunas de las cuales parecen no tener solución, son otra fuente de vértigo vital. Juntando estas causas y otras más, no es extraño el estado de extenuación al que puede llegarse.



    Necesitamos una cura, una medicina, o mejor, un médico que nos recete bien, porque auto-medicarse en esto, como ocurre con las dolencias físicas, no es una solución y hasta puede agravar el problema. El médico que necesitamos es un médico del alma.



    Y aquí es donde se presenta Jesús diciendo: ‘Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar.’ Siempre es el enfermo el que toma la iniciativa para ir al médico, pero Jesús es el médico que la toma para que vayamos a él. Con él no hay el problema que se presenta tantas veces en los ambulatorios, que debido a la abundancia de pacientes y a la escasez de médicos, éstos no pueden atender con la debida tranquilidad a cada uno de ellos. De hecho, han de tener un límite en el cupo de pacientes. Pero Jesús dice: ‘Venid a mí todos…’ Ese todos indica que nadie queda excluido por falta de capacidad o de tiempo del que llama. ¡Qué bueno es saber que no estamos ante alguien al que la exposición multiplicada de casos le va a ocasionar un exceso de trabajo, hasta el punto de que diga: Basta, no puedo atender a más!



    Tras la invitación, Jesús añade la promesa hecha en términos inequívocos: ‘Yo os haré descansar.’ En primer lugar, nótese el pronombre personal yo, que de manera destacada preside la promesa. Para que alguien hable de forma tan rotunda tiene que estar muy seguro de lo que dice. ¿Y qué es lo que una persona exhausta necesita? Descanso. Hay una diferencia abismal entre ocio y descanso. El ocio es pasivo y puede ser fuente de innumerables problemas. El descanso es la recuperación del equilibrio perdido, la introducción del orden que construye y del sosiego que aquieta el alma.



    A continuación, Jesús nos receta el medicamento a tomar: ‘Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí.’ Ese medicamento está compuesto de dos ingredientes: Un  método y un modelo. El método es el yugo, su yugo. Parece que yugo y descanso son términos contradictorios. De hecho, empleamos la palabra yugo para referirnos a situaciones insufribles, como cuando decimos que tal nación está bajo el yugo, o sea, bajo la tiranía, de fulano. Pero hay yugos y yugos. Y el yugo de Jesús es benigno, porque nos hace bien. Es precisamente la falta de ese yugo benigno lo que se convierte en un yugo insoportable. Hay el yugo del pecado, que es implacable. Hay el yugo del diablo, que es cruel. Hay el yugo de la muerte, que es terrible. Pero el yugo de Jesús es benigno, porque nos encauza y dirige en el propósito para el cual Dios nos hizo. Hay personas que consideran que lo mejor es no tener ningún yugo. Pero eso es imposible, porque incluso los que se sacuden cualquier yugo, lo que hacen es ponerse ellos mismos el yugo de sus propias pasiones e ideas, que termina convirtiéndose en algo inaguantable.



    El modelo que Jesús nos propone para que tomemos nota es él mismo. Aprendiendo de su mansedumbre y humildad de corazón, su yugo es benigno. Porque aunque lo sea, si el corazón es rebelde y malo, el yugo no se soportará, no por el yugo en sí, sino por la mala condición del corazón. De ahí la necesidad de aprender de él, de su carácter. Entonces hallaremos descanso para nuestras almas.



    En un mundo y unas circunstancias que empujan a la desesperación, hay remedio para los trabajados y cargados en ese Médico del alma que es Jesucristo.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Suicidio: el final de un mortal trastorno
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    Voluntariado, el pulmón de la acción social Voluntariado, el pulmón de la acción social

    Alberto Crespo, voluntario de Alianza Solidaria, explica su experiencia de varios años participando en los proyectos de esta entidad.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Héroes: leal hasta la muerte Héroes: leal hasta la muerte

    Urías era el único extranjero del grupo de valientes de David, y sin embargo mostró un honor y una fidelidad inigualables.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
    Héroes: una mujer despreciada Héroes: una mujer despreciada

    El evangelio llegó a Samaria tras un encuentro especial, el de Jesús transformando la vida de una mujer.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.