PUBLICIDAD
 
miercoles, 20 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Brian E. Woolnough
    7
     

    Repensar la educación en el seminario

    Para ser un buen ministro de la iglesia o misionero, ¿sería más apropiado saber más sobre los problemas de la sociedad contemporánea, como cuestiones de género, justicia, explotación, etc.?

    LAUSANA 12 DE SEPTIEMBRE DE 2019 09:15 h

    Me he vuelto cada vez más consciente de las preocupaciones sobre la naturaleza y la conveniencia de preparar a los futuros líderes de la iglesia a través de la capacitación teológica “tradicional”.[1] En mi trabajo en el Centro de Estudios de Misión de Oxford (OCMS), he conocido a muchos líderes de iglesias de todo el mundo, y está claro que muchos de ellos están haciendo preguntas similares, especialmente en países donde han estado utilizando un modelo de capacitación teológica básicamente occidental.



    Mi propia experiencia profesional ha sido en la educación, que incluye la capacitación de maestros de escuela secundaria en la Universidad de Oxford, donde teníamos preocupaciones similares y reformamos radicalmente nuestra capacitación. Debido a estos paralelismos y mi experiencia en la capacitación de hombres y mujeres maduros y motivados para convertirse en maestros y líderes competentes, tanto a corto como a largo plazo, me atrevo a formular preguntas y hacer sugerencias para la capacitación de futuros líderes de iglesia, en el ministerio y la misión.



    Me gustaría estructurar este artículo deliberadamente provocativo[2] en torno a una serie de preguntas fundamentales: ¿para qué? ¿dónde? ¿quienes? ¿qué? ¿cómo? y ¿cuándo?



     



    ¿Para qué?



    La pregunta «¿para qué?» puede parecer obvia: ¿para qué esperamos que todos los futuros líderes de iglesia reciban un curso de capacitación? ¿Es para prepararlos para el trabajo diario, en los cultos y en el servicio, con la familia de la iglesia y la comunidad local? ¿Es para prepararlos para los problemas prácticos del día a día de la sociedad contemporánea? ¿Es para prepararlos para convertirse en teólogos? ¿Es para ayudarlos a desarrollarse como cristianos creyentes en la Biblia, llenos del Espíritu y maduros? ¿Es para hacerlos aprender muchos hechos o para prepararlos para un aprendizaje continuo y automotivado?



    La forma en que respondamos estas preguntas determinará lo que ponemos en nuestros cursos. Mi respuesta sería enfatizar la preparación para los aspectos prácticos de ayudar a las necesidades de personas reales en la sociedad contemporánea.[3]



     



    ¿Dónde?



    La pregunta “¿dónde?” se centra en el lugar donde debería darse la capacitación: en el seminario teológico o en el “campo”, experimentando situaciones que probablemente encuentren después de la capacitación. Tradicionalmente, gran parte de la capacitación ministerial se ha realizado en “torres de marfil” donde los estudiantes[4] son sacados del mundo real para reflexionar y estudiar en silencio. Cada vez más se reconocen las ventajas de trabajar en el campo desde las primeras etapas.



    Mi preferencia sería por ambos, vinculando las reflexiones reflexivas en el ámbito académico con la experiencia práctica en el campo. De esta forma nos aseguramos de que los aspectos académicos, teóricos y teológicos de la capacitación siempre estén trabajando en colaboración con la práctica y estén supeditados a ella. Además, cuando estén involucradas ambos lugares, que sea en forma concurrente, no consecutiva, para que los estudiantes puedan reflexionar continuamente sobre su práctica.



     





    ¿Quiénes?



    La pregunta “¿quiénes?” se refiere principalmente a las personas que proveen la enseñanza o el mentoreo a los estudiantes. Tradicionalmente, gran parte, o incluso la mayor parte, de la enseñanza ha sido realizada por académicos capacitados teológicamente, a menudo con poca experiencia de los ministerios para los cuales los estudiantes se están preparando. Los practicantes en las iglesias y en los campos misioneros son excelentes maestros y mentores para los estudiantes, quienes pueden relacionarse mucho más con ellos a través de sus experiencias y compromisos comunes.



    Creo que estos practicantes tienen un papel central, incluso de liderazgo, en la preparación de futuros líderes de la iglesia. De nuevo, es necesario que haya una colaboración entre el académico y el practicante en la planificación, así como en la enseñanza del curso, con objetivos comunes acordados



     



    ¿Qué?



    Esto nos lleva a la pregunta “¿qué?”: ¿qué se debe incluir en el plan de estudios del curso? Esa pregunta no debe abordarse hasta que se hayan resuelto las preguntas anteriores sobre el propósito del curso y las colaboraciones involucradas. En el campo de la educación, aclaramos nuestro pensamiento distinguiendo el conocimiento, las habilidades y las actitudes requeridas de un maestro; y esta clasificación también es útil para la capacitación ministerial:



    - Conocimiento



    El conocimiento requerido requeriría algo de teología basada en la Biblia, pero sospecho que no tanto como se incluye en muchos cursos. Sin una teología sólida, un error grave (como el evangelio de la prosperidad) puede extenderse por toda la iglesia. Sin embargo, deben hacerse preguntas serias sobre gran parte del plan de estudios existente en las universidades teológicas.



    ¿Es realmente necesario saber tanta teología, historia de la iglesia o hebreo del Antiguo Testamento, etc. para ser un buen ministro de la iglesia o misionero? ¿Sería más apropiado saber más sobre los problemas de la sociedad contemporánea, como cuestiones de género, justicia, explotación, etc.? ¿Sería útil contar con alguna teoría básica sobre sociología y psicología para ayudar a comprender las relaciones humanas involucradas en las iglesias?



    - Habilidades



    Las habilidades involucradas en el ministerio también deben detallarse: habilidades de predicación, habilidades para trabajar con jóvenes y ancianos, habilidades para administrar los asuntos de la iglesia, habilidades para ayudar a las personas necesitadas y dolientes, para manejar relaciones difíciles, habilidades de aliento e inspiración, etc.



    - Actitudes



    También es necesario, en el ministerio y la misión, sobre todo, garantizar que los futuros ministros tengan las actitudes apropiadas hacia Dios, hacia ellos mismos y hacia los demás. Estos aspectos tan importantes del liderazgo cristiano no se pueden enseñar fácilmente, sino que se desarrollarán mediante el plan de estudios oculto de la institución y el mentoreo uno a uno a través del personal de la institución.



    Relacionado con lo que se enseña está la cuestión de cómo se evaluará lo que se enseña (y los estudiantes) al final del curso. Si la única evaluación es por examen escrito de fin de curso, inevitablemente predominarán los aspectos de conocimiento del plan de estudios. Ambas partes de la colaboración entre académicos y practicantes deben estar de acuerdo en cuanto al conocimiento, las habilidades y las actitudes requeridas y, a su vez, quiénes evaluarán qué cosas, y cómo lo harán.



     



    ¿Cómo?



    La pregunta «¿cómo?» se relaciona con la forma en que los estudiantes aprenden en la realidad y, por lo tanto, la mejor forma de realizar la enseñanza. La mayoría de los estudiantes que se capacitan para el ministerio son cristianos maduros, automotivados y comprometidos, que ya han aprendido mucho a través de la experiencia y son capaces de aprender más a través de la evaluación de su propia práctica, con un mentor empático. El modelo del practicante reflexivo es apropiado para un aprendizaje profundo.



    Pocos estudiantes —y sospecho que pocos de nosotros— aprenden mucho de asistir a una conferencia “experta” durante una hora y de hacer, aprender y regurgitar fielmente las notas. Sin embargo, esta práctica de “enseñanza” no es desconocida en muchas universidades teológicas. Construyamos sobre el principio de “aprender haciendo, con reflexión”.



     





    ¿Cuándo?



    Al hacer la pregunta «¿cuándo?», solo quiero enfatizar que el ministro no ha aprendido todo lo que se necesita cuando completa la capacitación inicial formal. El proceso de aprendizaje será, o ciertamente debería ser, un proceso continuo durante todo el período de ministerio o misión. En gran medida, esto será un proceso autodirigido, pero el papel de un mentor a lo largo de la vida laboral es invaluable. Si dichos mentores también han participado en la capacitación inicial, el desarrollo será aún más útil y puede ser un proceso de dos vías. Los estudiantes y los practicantes a menudo aprenden más unos de otros que de sus “maestros”; y las sesiones de seguimiento estructuradas después de la capacitación pueden continuar este proceso.



     



    Recomendaciones



    ¿Cuáles son, entonces, los principios rectores que recomendaría a partir de mi experiencia en la capacitación de maestros?



    - La capacitación debe ser una colaboración genuina entre los académicos en las instituciones de capacitación y los practicantes, los ministros en las iglesias o los misioneros en el campo. La planificación, la enseñanza, el mentoreo y la evaluación deben compartirse.



    - La capacitación debe estar basada en la práctica, realizada en gran parte en las iglesias o en el campo misionero, siempre que sea posible, con el trabajo basado en el seminario y el trabajo basado en el campo funcionando de manera concurrente y no consecutiva. De esta manera, la práctica puede estar continuamente respaldada por la teoría y la reflexión.



    - La teoría y la teología deben estar integradas a la práctica: los criterios para seleccionar los aspectos teóricos del curso deben tener en cuenta si realmente se relacionan con la práctica del ministerio y la benefician.



    - Se debe hacer un análisis claro, que debe ser explicitado, en cuanto a qué conocimiento, qué habilidades y qué actitudes se requieren para completar con éxito el curso; y el proceso de evaluación al final del curso debe reflejar estos conocimientos, habilidades y actitudes.



    - La capacitación inicial debe estar vinculada a los aspectos de la capacitación en el servicio, con apoyo de seguimiento de mentores sobre la base de los mismos principios.



    - El camino de los líderes de iglesia, ministros y misioneros es continuo, y es espiritual y personal, con la fe cristiana y la relación del individuo con Dios en su centro. Se deben dar oportunidades en la capacitación y en la práctica para fomentar y fortalecer esto, tanto a través de actividades explícitas como a través del ejemplo y el “plan de estudios oculto” de las instituciones de capacitación.



    Mientras escribo esto, soy consciente de que muchas personas, mucho más experimentadas y expertas que yo, ya están experimentando con el desarrollo de la mejor manera de capacitar líderes para la iglesia. También soy consciente de que el trabajo del ministerio en las iglesias reales en la sociedad contemporánea es extremadamente difícil. Solía pensar que el trabajo de un maestro de escuela era el más difícil, hasta que consideré el trabajo de los líderes en la iglesia. Espero que estas sugerencias provocativas desde un contexto diferente pero paralelo puedan estimular una discusión constructiva.



     



    Notas





    1. Nota del editor: Ver el artículo de Ashish Chrispal “Restaurar la visión misional en la educación teológica: la necesidad de una formación pastoral transformadora en el mundo mayoritario” en este número del Análisis Mundial de Lausana. 

    2. He escrito un documento más completo sobre esto. Ver Transformation, 2016, Vol 33(4) 249-261. Woolnough, B E (2016), Purpose, Partnership, and Integration: Insights from Teacher Education for Ministerial/Mission Training. 

    3. Nota del editor: Ver el artículo de Ramesh Richard “Training of Pastors”, en el número de septiembre de 2015 de Lausanne Global Analysis https://www.lausanne.org/content/lga/2015-09/training-of-pastors

    4. Soy consciente de que la palabra “estudiante” es insatisfactoria para describir a la típica personas cristiana, madura y experimentada, que realiza esta capacitación. Espero que los lectores me perdonen por usar este término en aras de la simplicidad a lo largo del artículo. 



     

     


    7
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Protestantólogo
    18/09/2019
    18:27 h
    7
     
    Probablemente los seminarios presenciales desaparecerán en favor de una educación teológica a distancia, millones vendrán a Cristo en los próximos años, no hay tiempo, espacio ni finanzas para un sistema concebido en concomitancia con la Revolución Industrial. Por último, se deberá discriminar entre formación para pastores, evangelistas, maestros, obreros, misioneros o agentes interministeriales.
     

    Protestantólogo
    16/09/2019
    11:39 h
    4
     
    (cont. 3)...debería corresponder con la de pre grado. Estas disciplinas en alguna medida deberían tener visibilidad en la malla curricular de los estudios de teología, incluirlos al menos a nivel de fundamentos epistemológicos, su complementariedad. Apunto filología, música, lo audiovisual, mediación comunitaria e intercultural. Cada iglesia debería disponer de un dispensario de ropa y comida, de un comedor social, independiente del feed-back participativo de los “usuarios”.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Protestantólogo
    16/09/2019
    17:57 h
    5
     
    El ministro debe saber hacer carpas. El anciano docente, el pastor es estrictamente un dispensador de la gracia, ejerce el ministerio de la Palabra. Hay maestros doctrinales, vocacionales, que no son pastores, les chirría el trato social y personal, su ministerio está reconocido escrituralmente. Los ancianos gobernantes, diáconos y diaconisas, cual Esteban, llenos del Espíritu Santo, los encargados en coordinación de “las mesas”, los asuntos domésticos.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Protestantólogo
    17/09/2019
    12:14 h
    6
     
    Desde los institutos teológicos debe procurarse un alto nivel de capacitación- ¿seminarios monográficos?- para ancianos, oficiales, diáconos y diaconisas, maestros de la Escuela Dominical, ujieres , líderes de alabanza, de reuniones caseras, de oración, estudio bíblico, discipulado, obra social, matrimonios, jóvenes, mujeres y niños (campamentos, congresos, excursiones y festejos), mass media. No existe una formación reglada para estos ministerios, son estratégicos.
     

    Protestantólogo
    12/09/2019
    19:34 h
    1
     
    Pido disculpa de antemano por la extensión de estas reflexiones. Soy hijo de pastor, una especialidad ministerial desconocida, insuficientemente ponderada, linaje sacerdotal, más respeto. A diferencia de nuestros propios padres hemos nacido literalmente en la iglesia, es más, en el mismísimo templo, suma de lo cual crea un aurea de auctoritas eclesiástico de ciertas proporciones. En definitiva podríamos hacer estimaciones interesantes sobre la formación del ministro pastor-padre a media jornada.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Protestantólogo
    13/09/2019
    23:08 h
    2
     
    La orientación de las vocaciones podría subsanarse con la definición de intereses profesionales a nivel de pre-grado universitario, requisito no excluyente, suerte de “selección natural”. Hoy por hoy estamos en posición de soñar. El avance socio-económico y cultural de nuestras sociedades, aún de las conocidas como “tercer mundo” lo permiten. Alguna de las, creo, más afines con el pastorado: pedagogía (quien tiene dificultades para explicar los misterios básicos de la fe a un niño,
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Protestantólogo
    15/09/2019
    20:24 h
    3
     
    ... difícilmente lo logrará con jóvenes y adultos), sicología (relaciones de pareja- la iglesia como sumatoria de familias, educación integral de los niños), siquiatría, trabajo social (mundo marginal, monitoreo de emergencias medioambientales), antropología, medicina comunitaria y de familia, periodismo, programación informática -el nudo sobre lo que girará casi todo a medio plazo-, filosofía, ciencias políticas, relaciones internacionales. Tras el seminario, la formación de post grado
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Repensar la educación en el seminario
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: el valor de una adolescente Héroes: el valor de una adolescente

    Una reflexión sobre la historia de Eliseo y Naamán desde su inicio, desde la joven israelita que animó al funcionario sirio a buscar el favor del Dios de Israel.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.