PUBLICIDAD
 
jueves, 12 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José de Segovia
    1
     

    Melville, Dios y Moby Dick

    Uno descubre que la persecución de esa ballena blanca no es sino un símbolo y espejo de esa fatiga universal que asola el espíritu del hombre.

    MARTES AUTOR José de Segovia 23 DE JULIO DE 2019 09:00 h
    La película de Huston nos muestra que el hombre no puede matar a Dios, sin destruirse él mismo.

    Aunque pocos han leído el libro, el nombre de Moby Dick suena a la historia de una ballena. Lo que muchos no saben, es que para su autor era una parábola sobre la lucha del hombre con Dios. La obra de Herman Melville (1819-1891) –que se celebra ahora el bicentenario de su nacimiento– refleja el conflicto espiritual que vivió el escritor norteamericano con su herencia puritana.



    Esta historia trágica, sombría y apocalíptica, enfrenta al diabólico capitán Ahab con la no menos infernal Ballena Blanca. Este no es un simple libro para adolescentes. Moby Dick es una parábola cruel en la que no hay lugar para la esperanza. 



     



    Melville refleja el problema con su educación puritana en Moby Dick.

    Para celebrar los doscientos años de nacimiento del autor, Alianza ha publicado una excelente edición encuadernada en tela con una nueva traducción de Maylee Yábar Dávila e ilustraciones de Octavi Segarra. La obra incluye también un completo glosario de términos marineros. Y los que no tengan tanto dinero, pueden comprar también una edición especial de bolsillo, que han hecho en tapa blanda, por el bicentenario. 



     



    APASIONANTE AVENTURERO



    Muchos han oído hablar de este libro –inmortalizado en el cine por John Huston en 1956–, pero pocos saben algo de su autor. La figura de Melville sigue siendo bastante enigmática, ya que ni siquiera en su época fue alguien precisamente popular. Su carrera está marcada por la decepción y las ilusiones frustradas. Es un escritor apaleado y fugitivo, cuyo oscuro carácter ha quedado oculto por la silueta de una ballena. Su monumental obra demuestra sin embargo un genio literario tal, que uno no puede menos que admirarse del titánico esfuerzo que supuso para Melville una vida cotidiana agobiada por las deudas y los desastres familiares. Su lucha contra viento y marea no sólo le enfrentó a la indiferencia de sus contemporáneos, sino también contra sus propias borrascas interiores, de las que Moby Dick es un fiel reflejo.



     



    Moby Dick nos presenta una parábola de la lucha del hombre con Dios.



    Este escritor de Nueva York era un apasionante aventurero. Ya a los quince años viaja a Inglaterra, para emprender en 1841 una travesía a los Mares del Sur, donde fue capturado por los salvajes en Taipí. El mar es para él una región oscura, regida por el instinto y las pasiones, que representa el mal. La historia humana no se basa por lo tanto para él en sus realizaciones, sino en una agonía permanente. Sus libros mezclan por eso escenarios exóticos con una búsqueda metafísica, que hace de sus aventuras marítimas una verdadera alegoría de la complejidad humana. Los últimos años de su vida escribe de hecho un largo y ambicioso poema narrativo llamado Clarel, donde un estudiante de teología americano explora Palestina con la esperanza de encontrar una fe firme. 



    Será en el invierno de 1851 cuando Melville publica Moby Dick, “un relato que se agranda página tras página, hasta usurpar el tamaño del cosmos”, como dijo Borges en su famoso prólogo a Bartleby, el escribiente. Al principio uno supone que Moby Dick es una historia sobre la miserable vida de los arponeros de ballenas, luego uno piensa que el tema es la locura del capitán Ahab, pero finalmente uno descubre que la persecución de esa ballena blanca no es sino un símbolo y espejo de esa fatiga universal que asola el espíritu del hombre. Aunque ha habido interpretaciones de todas las clases, incluida la marxista que ve en la ballena al capitalismo y a Ahab el revolucionario, la verdad es que Melville no deja lugar a dudas sobre la idea de que su novela trata en realidad sobre el vano intento de la criatura por acabar con el Creador. 



     



    La estupenda película de Ron Howard es una especie de secuela al relato de Moby Dick.

    ACABAR CON DIOS



    Para el director de cine John Huston, “Ahab es el hombre que odia a Dios y ve en la ballena blanca la máscara pérfida del Creador”, ya que el capitán “considera al Creador un asesino, y se encuentra en la obligación de matarlo”. Lo primero que conocemos de Ahab es el siniestro sonido de sus pasos, ya que una pata de mandíbula de ballena sustituye a la que le fue arrebatada por Moby Dick. En la posada los marineros interrumpen sus canciones al oír sus pisadas, mirando hacía la ventana con un temor casi reverente. Hay tormenta, y el capitán es visto a la luz de un relámpago, acompañado por un trueno. Cuando los marineros suben al ballenero, nadie ve a Ahab. Tampoco es visto los primeros días de navegación, aunque el sonido de sus pasos es insistente y obsesivo, incluso en alta mar. Es como una presencia intuida. Así de evanescente y siniestra es la sombra de la realidad humana para Melville.



     



    El sermón de la película de Huston da la clave de la historia de Melville.



    Cuando por fin Ahab decide salir a cubierta, sus primeras palabras son para explicar a sus hombres la finalidad de su viaje: “Destruir una ballena grande y blanca como una montaña de nieve”. El capitán obliga a sus marineros a hacer un juramento: “¡Que Dios acabe con nosotros, si nosotros no acabamos con Moby Dick!, ¡muerte a Moby Dick!, ¡que Dios nos dé caza a todos, si no damos caza a Moby Dick!”. Ahab ofrece entonces una moneda de oro a aquel que sea el primero en avistar la ballena, despertando la codicia e idolatría del corazón humano. Él y sus hombres beben ron en un ritual que recuerda a la ceremonia de la comunión cristiana, y los tres oficiales de a bordo cruzan sus lanzas a petición de Ahab, quien las agarra con gesto solemne en forma de cruz.  



     



    El libro de Philbrick nos cuenta el suceso en que se basa Moby Dick.

    UNA LUCHA INÚTIL



    La influencia del capitán se va mostrando cada vez más autoritaria a medida que avanza la obra. “Yo no doy razones, doy órdenes”, dice Ahab para hacer que sus marineros se olviden de las otras ballenas, y se dediquen en cuerpo y alma a la captura de Moby Dick. Su misión abarca hombres de todas las razas, pero con un sólo propósito: acabar con Dios. Pero Ahab se siente viejo, “como si fuese Adán”. Ese antiguo anhelo de la humanidad se contrapone a dos personajes: el narrador, Ismael, y el primer oficial Starbuck –cuyo nombre parece ser el origen de la famosa cadena de cafeterías–. El primero es un hipocondríaco en cuya alma hay a menudo “un noviembre húmedo y lloviznoso”, que se hace a la mar “como sustitutivo de la pistola y la bala”. Y el oficial representa el orden institucional, que mantiene un firme rechazo a la conducta de Ahab. Pero, para él, la utilidad de la ballena se limita a poder extraer de ella el aceite para los candiles de los hogares. Es la religión tradicional. 



    Starbuck se enfrenta a un Ahab insomne y desesperado. Para el atormentado capitán, el lecho “es como un ataúd y las sábanas como un sudario”. Mientras que para Starbuck, la cama sólo sirve para descansar o acostarse con tu esposa. El oficial considera esta travesía “un viaje maldito”, no porque tenga miedo de Moby Dick, sino de “la ira de Dios”. En la lucha final contra la ballena blanca vemos la tragedia de una humanidad que se enfrenta a Dios inútilmente. Así, del “Dios ha muerto” de Nietzsche no queda más que el “Nietzsche ha muerto” de Dios. Porque, como decía el apóstol Pablo en Atenas, “en Él vivimos, nos movemos, y somos” (Hechos 17:28).


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Tomas Gomez
    23/07/2019
    12:12 h
    1
     
    Don Jose Dios le bendiga por regalarnos un articulo, tan breve, para una novela tan larga, tan esclarecedor y lúcido, sobre una novela tan bella, sombría y misteriosa con es Moby Dick, y por contribuir a recordar a quien a mi se me ha antojado llamar el Quijote del Mar. Había leído, en ocasiones de las sinuosidades teológicas de esta novela, incluso, las sentí con su lectura, pero no había leído algo tan certero, penetrante y revelador. Dios le bendiga Don José.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Melville, Dios y Moby Dick
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

    Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.