PUBLICIDAD
 
domingo, 8 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Simarro
     

    La llamada

    Nos hemos refugiado en nuestro cómodo árbol. Allí nos sentimos seguros, contemplativos y bien.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 16 DE JULIO DE 2019 16:30 h
    Cristo y Zaqueo, un cuadro de Niels Larsen Stevns. / Wikimedia Commons

    ¿Hasta dónde puedes descender? ¿Hasta dónde podemos obedecer? ¿Acaso necesitamos el corazón de Zaqueo?  ¿Dónde estamos subidos? ¿Nos sentimos cómodos?



    En primer lugar, nos podríamos preguntar si estamos dispuestos a descender del árbol en el que, cómodamente, nos sentimos instalados. ¿Hasta dónde, pues, puedes descender? ¿Hasta dónde estaríamos dispuestos a descender en nuestra escalada social y en nuestros niveles de vida para poder seguir a Jesús con ligereza y sin grandes cargas y bagajes inútiles? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a obedecer, como obedeció Zaqueo bajando de su árbol y descendiendo a la arena de la realidad para poder seguir a Jesús? ¿Hasta dónde nuestro corazón está dispuesto para responder a la llamada de Dios?



    ¿En qué clase de árbol te has subido? Quizás te estés gozando subido a tu árbol eclesial, en la contemplación, muchas veces insolidaria, de las realidades espirituales que, sin embargo, no te lanzan a descender al mundo, disfrutando de comodidades que no queremos dejar aunque estemos escuchando el grito del prójimo necesitado. Nos hemos refugiado en nuestro cómodo árbol. Allí nos sentimos seguros, contemplativos y bien. 



    La llamada es ésta: ¡Baja, desciende! Pero el bajar del árbol, e invitar a Jesús a nuestra casa, a nuestra vida, como hizo Zaqueo, nos da miedo, no sea que, como ese cobrador de impuestos, nos sintamos llevados a una decisión que no deseamos, que no nos gusta, que nos parece exagerada y a la que no estamos dispuestos. La decisión a la que se sintió llevado Zaqueo cuando recibió a Jesús en su vida, en su casa, después de descender del árbol, fue esta: “La mitad de mis bienes doy a los pobres”. 



    ¿Te escandaliza? ¿Te preocuparía que el Señor te hiciera llegar a tomar esa decisión? ¡Señor! No me hagas descender de mi árbol, de mi comodidad, del lugar en el que me siento bien contemplando la realidad, para, finalmente, llevarme a un compartir tan grande: “La mitad de mis bienes, a los pobres”.  ¡No! No estamos dispuestos a tal sacrificio para aligerarnos y facilitar el seguimiento de Jesús. La verdad, es que el Señor no se lo demandó, pero es lo que sucede cuando nos bajamos del árbol e invitamos a Jesús a nuestra casa, a nuestra vida. Ese sacrificio de dar lo que tenemos, hasta la mitad de nuestros bienes, llegue a ser algo natural y no forzado para los que se ponen en las manos de Jesús y aceptan su Evangelio.



    Es posible que esto sea demasiado para nosotros, convertidos que no esperan esa exigencia, pero yo creo que algo sí tiene que decirnos, algo sí debería enseñar la iglesia en torno a todo esto, en torno al esfuerzo de todo cristiano por trabajar por reducir la pobreza en el mundo, por optar por estilos de vida sencillos ajenos a toda acumulación necia. Difícil para ti, difícil para mí, pero es una exigencia a todos aquellos que se bajan de sus comodidades, de su árbol para acercarse al Señor y, por tanto, acercarse también al prójimo necesitado.



    ¿No oyes su llamada? No nos instalemos en la insolidaridad. El Señor nos llama. ¡Terrible responsabilidad! ¿Qué vamos a hacer? ¿Descender de nuestro árbol como Zaqueo, aunque ello nos cueste ese gran sacrificio referido al compartir y al dar? No debemos instalarnos en nuestros sillones insolidarios. No nos dejemos llevar por la sociedades consumistas, pero tampoco caigamos en el autoconsumo espiritual que nos puede alejar de las responsabilidades para con el prójimo. 



    Date prisa, baja, desinstálate, ponte en camino, podría ser la llamada de Dios a sus seguidores. Él puede estar diciéndonos: Quiero ser tu huésped, pero un huésped que demanda compromiso. Quiero que te desinstales del árbol y que me sigas en sencillez, ligero de equipaje y sin grandes mochilas llenas en tus espaldas. Eso puede impedir el seguimiento. 



    Zaqueo, atento a la llamada y obediente al mandato del Señor, dejó de ser un hombre instalado en la contemplación, y se convirtió en un hombre en marcha junto a Jesús. Devolvió por cuadruplicado todo lo que había robado y, además, la mitad de sus bienes dio a los pobres. Experimentó una auténtica conversión que tuvo una repercusión práctica en su forma de vida y en la sociedad llena de pobres y proscritos: “He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres”. La conversión hizo que su vida se convirtiera en una vivencia generosa, servicial y que le llevaba al compartir con los desheredados del mundo. Se desinstaló de la comodidad. 



    Quizás hoy, los cristianos, uniéndonos al ejemplo de este cobrador de impuestos y ladrón arrepentido que fue Zaqueo, podríamos decir, gritar, predicar y anunciar, que el ejemplo de Zaqueo es hoy un ejemplo para el mundo, que la llamada de Dios aún suena, que se nos llama al arrepentimiento y al compartir. Nuestros púlpitos deberían compartir este ejemplo de forma continua y debería ser  para el mundo derramado como un elixir de justicia.



    El Señor quiere regalarnos algo. El Señor hizo un regalo a Zaqueo. El regalo de Dios es inmejorable. Éste fue ese galardón, ese obsequio: “Hoy ha venido la salvación a esta casa”. Son las palabras que compensan con creces el compromiso de Zaqueo, su solidaridad y su práctica de la projimidad. Son las palabras que premian el posible cansancio del servicio, el esfuerzo del dar y del darse, el ejercicio del compartir y de la entrega, el premio del compromiso cristiano. ¿Quieres tú ese premio?


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La llamada
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.