PUBLICIDAD
 
viernes, 13 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José de Segovia
     

    Encontrar a Dios en la luna

    No somos salvos mirando a las estrellas, sino al Dios que se revela en Cristo Jesús.

    MARTES AUTOR José de Segovia 18 DE JUNIO DE 2019 09:30 h
    Neil Armstrong fue el primer hombre en pisar la luna.

    Este verano hace medio siglo que el hombre llegó a la luna. Si ya habías nacido el 20 de julio de 1969, este es un momento histórico de la televisión que recordarás, aunque no tuvieras aparato –yo lo vi en un bar rodeado de gente–, ni apenas edad para acordarte –yo tenía sólo cinco años–, pero nunca se olvidan esas imágenes en blanco y negro del comandante Armstrong pisando el suelo del Mar de la Tranquilidad. Lo que pocos saben es que en la aventura del espacio, Dios tampoco estuvo ausente. 



    Desde niños a muchos nos han fascinado los viajes al espacio. Mi hijo menor me dejó un libro que sacó de la biblioteca (La conquista de la luna), mientras yo estaba leyendo otro más aburrido, que acompañó una serie de televisión (Objetivo: la luna) de Dan Perry. Muñoz Molina tiene por cierto, una fantástica novela sobre la impresión que le produjo ese día (El viento de la luna), aunque el libro más espectacular que conozco es el que hizo Taschen para el cuarenta aniversario con los artículos que escribió Norman Mailer para la revista Life



     



    Hergé hizo dos visionarios álbumes dieciséis años antes de que Armstrong pisara la luna.



    En casa –que siempre hemos sido muy tintinófilos– se suelen releer los dos visionarios álbumes que Hergé dibujó dieciséis años antes que Armstrong pusiera el pie en la luna. Aunque hubo otros soñadores que imaginaron el viaje al espacio, ya en el siglo XIX, escritores como Julio Verne o H. G. Wells, pero también Edgar Rice Burroughs –que no sólo escribió sobre Tarzán, sino también muchas fantasías espaciales– y mi admirado Alex Raymond –el padre de Flash Gordon, además del maravilloso Rip Kirby, uno de mis detectives favoritos–, junto a cineastas como Georges Méliès o Fritz Lang.



     



    SOÑAR CON LA LUNA



    La luna protagoniza cuentos, leyendas y canciones populares. Es tanto "lunera y cascabelera", como un gran queso de bola en el cielo. Algo tan lejano y distante, que hasta el día hoy todavía hay algunos que se muestran escépticos de que el hombre haya llegado allí. Fue un científico que trabajaba para los nazis, Wernher von Braun (1912-1977), quien desarrolla en los Estados Unidos el modelo de cohete que permitiría el viaje interplanetario. De los pilotos de prueba que intentan romper "la barrera del sonido", salen los primeros astronautas –como bien cuenta el recientemente fallecido Tom Wolfe en esa joya del nuevo periodismo que es Elegidos para la gloria, posteriormente llevada al cine–.



    La guerra fría es el contexto del que nace la NASA. Los rusos eran pioneros en el espacio desde que mandaron el primer satélite artificial en 1957, el Sputnik. Una pobre perrita, Laika, sigue su estela, muriendo de calor en la nave. Otras dos sobrevivirán, antes de mandar al primer hombre, Yuri Gagarin. A él se le atribuye la frase de que no vio allí a Dios. Hoy sabemos que él nunca la dijo. Era incluso cristiano ortodoxo. Fue una ocurrencia de Nikita Khruschev.



     



    A Yuri Gagarin se le atribuye la frase de que no vio a Dios en el espacio, pero hoy sabemos que él nunca la dijo.



    La primera mujer en volar al espacio fue también soviética, Valentina Tereshkova, en 1963 –no viajó ninguna americana hasta el 83–, hasta que el presidente Kennedy asumió “el reto de llevar un hombre a la luna y devolverle sano y salvo a la Tierra”. Su discurso de 1961 fue poco después del primer paseo espacial de los rusos.



     



    LA FE DE LOS ASTRONAUTAS



    Tras el proyecto Gemini –iniciado en 1964– viene el programa Apolo, que comienza con el desastre de 1967. La primera misión en acercarse a la luna es la del Apolo 8. Su comandante era Frank Borman. Las palabras que transmite al contemplar la Tierra, son las que comienzan la Biblia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”. Lo que provocó una demanda de la atea Madalyn Murray O′Hair, porque según ella, la cita bíblica violaba la separación Iglesia/Estado. Borman lo justificó diciendo que tenía “el enorme sentimiento de que había un poder mayor que ninguno de nosotros, que había un Dios y desde luego un principio”.



     



    En el Apolo 11 llega a la luna, Buzz Aldrin, anciano de una iglesia presbiteriana.



    Entre los tripulantes del Apolo 11 que llega a la luna, está Buzz Aldrin, anciano de una iglesia presbiteriana en Houston (Webster Presbyterian Church) que ha dado muchos astronautas. Su pastor Dean Woodruff le sugirió llevar unas pequeñas bolsas de plástico con pan y vino, para celebrar la Santa Cena en la luna, con una copa que está hoy en la iglesia y se usa ese día, una vez al año. Lo hizo leyendo unas palabras del Evangelio, que tenía escritas en una tarjeta vendida en una subasta en el 2007: “Yo soy la vid y vosotros las ramas; el que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no podéis hacer nada”. (Juan 15:5).



    Aldrin dice que “luego dio gracias por la inteligencia y el espíritu que había traído a dos jóvenes pilotos al Mar de la Tranquilidad”. Todo ello en los minutos de silencio, que no transmitió la radio. El suceso lo cuenta en la entrevista que publicó la revista Life en agosto del 69, así como en su libro de 1973 (Regreso a la Tierra), desarrollado en su obra del año 2009 (Desolación magnífica), que tuvo gran repercusión en los medios de comunicación. La discreción o censura se debe a la demanda que había sufrido Borman poco antes –explica en el libro–. Lo cierto es que el comandante Armstrong le miró con respeto, pero no dijo nada entonces. 



     



    SENTIMIENTO Y TALENTO



    El octavo hombre en pisar la luna fue el evangélico James Irwin (1930-1991) en el Apolo 15, que la recorrió por primera vez en un vehículo todoterreno en 1971. Al año siguiente fundó una organización cristiana con un pastor bautista en Colorado Springs (High Flight), para hablar de “cómo sintió el poder de Dios como nunca antes”. El texto que más usaba cuando hablaba en iglesias por todo el país, es en el que meditó al recorrer los montes de la luna: “A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda?” (Salmo 121).



     



    La primera comida en la luna fue el pan y el vino que Buzz Aldrin llevó en memoria de Jesús.



    En su magnífico libro sobre los primeros siete astronautas, Tom Wolfe habla de la fe de John Glenn, el segundo en volar al espacio y el primero en orbitar la Tierra, que recibió el Premio Príncipe de Asturias en 1999 a la cooperación internacional. En la conferencia de prensa que dio en Washington, dice: “Soy presbiteriano, protestante, y tomo mi religión muy en serio, de hecho”. Habló de las escuelas dominicales donde había enseñado y los comités de iglesia en los que había servido, pero dijo algo mucho más interesante:



    “Fui criado creyendo que somos puestos en la Tierra con una propuesta de más o menos el cincuenta por ciento. Y eso es en lo que todavía creo hoy. Somos puestos aquí con ciertos talentos y capacidades, que depende de nosotros usarlos lo mejor que podamos. Pero cuando lo hacemos, pienso que hay un poder mayor que cualquiera de nosotros, que pone las oportunidades en nuestro camino, si usamos nuestro talento adecuadamente, y vivimos el tipo de vida que debemos vivir”.



    En la fe de los astronautas a veces predomina el sentimiento –como Irwin, que acabó buscando el Arca de Noé en el monte Ararat– y en otros el talento –como en la frase de Glenn, que Wolfe interpreta correctamente como parte de la religión americana por la que “Dios ayuda a los que se ayudan a sí mismos”–. El Evangelio en realidad no es ninguna de las dos cosas, ni la comunión individual de Aldrin, ni la incomprensión de Glen, cuando dice: “Mirar este tipo de creación y no creer en Dios, es imposible”.



     



    DIOS Y LA CREACION



    La verdad es que se puede mirar la Creación y no creer en Dios. ¿Por qué? Aunque “los cielos declaran la gloria de Dios” (Salmo 19:1), los hombres “adoraron y sirvieron a las cosas creadas, antes que al Creador” (Romanos 1:25). Es cierto que todos vivimos por algo que capta nuestra imaginación y corazón, dando sentido a nuestra vida, pero sin la intervención del Espíritu Santo, eso nunca será Dios.



    Si miramos a las cosas creadas, para que nos den el sentido, la esperanza y la felicidad, que sólo Dios puede darnos, seremos esclavos de un ídolo, en vez de Dios. Abraham fue llamado de la ignorancia de rendir culto a la luna, a servir y a adorar al Dios vivo y verdadero. La promesa que recibió no era fácil de creer. Cuando Dios sin embargo le dio el hijo prometido, lo amó por encima de cualquier cosa.



     



    Tom Wolfe habla de la fe de John Glenn, el segundo astronauta en volar al espacio y el primero en orbitar la Tierra.



    Cuando Dios le pide sacrificar ese hijo en un monte (Génesis 22:2), le pide que elija entre el don y el Dador, una opción que nos resulta imposible. Sabemos que Dios nos ha dado la vida, pero sin embargo nos aferramos a ella como lo único que tenemos. Cuando Abraham está dispuesto a entregarle a su hijo (vv. 9-10), Dios le muestra que su gracia está en que Él ha provisto un sustituto: un carnero es ofrecido en su lugar (v. 13).



     



    MÁS ALLA DE LAS MONTAÑAS DE LA LUNA



    Muchos años después en otra montaña, que tampoco es de la luna, otro Hijo es puesto a morir en un madero. Sólo que en aquel monte no hubo una voz del cielo que anunció su liberación, sino que gritó: “¡Dios mío!, ¡Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”. El Padre pagó entonces la deuda que todos tenemos con Dios, en el más profundo silencio. Ya no debemos ver por lo tanto el universo como algo vacío, o impersonal. Nos muestra que “el que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, ¿cómo no nos dará con Él todas las cosas?” (Romanos 8:32).



    Es por eso que no somos salvos mirando a las estrellas, sino al Dios que se revela en Cristo Jesús. El hombre puede conquistar la luna, pero no su corazón. La más grande aventura de la vida no es viajar al espacio, sino confiar en el Dios vivo, que se revela en unas montañas aún más trascendentes que las de la luna. El Dios que habla en el Sinaí es quién nos dice en el Calvario que su amor es más alto que los cielos, y nunca nos abandonará. Porque el Sol de justicia ha vencido toda injusticia, y nunca se apagará.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Encontrar a Dios en la luna
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

    Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.