PUBLICIDAD
 
martes, 19 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    3
     

    La larga espera hasta llegar aquí

    El Mesías llegaría enmarcado por un mensajero, uno que gritaría en el desierto.

    AMOR Y CONTEXTO AUTOR Noa Alarcón Melchor 08 DE ABRIL DE 2019 12:31 h


    Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios...



    El evangelio según Marcos (Mr 1:1-8).




    Hay un evangelio que comienza con la épica de la genealogía humana del Mesías, y hay uno que comienza con la meticulosidad del narrador más cuidadoso. Y está Juan y su magna apertura que no solamente da comienzo a un relato, sino que sirve de marco para la vida misma. Y luego está Marcos, el olvidado, el pequeño evangelio que parece carecer de todo lo que nos atrae en el resto de narraciones. Marcos, sin embargo, tiene su lugar en la Biblia de pleno derecho. Es directo, es fresco y es cautivador. Quizá sea el evangelio que menos se lee, y por eso hace unos meses me propuse hacerlo.



    Hay quienes leen la Biblia entera en un año, y en mi caso voy a pasarme un año entero, con toda seguridad, sin salir de un solo libro. Y no uno precisamente largo. Y ha sido sin querer. No parece tener sentido, ni ser muy productivo en términos humanos, hasta que empiezas a hacerlo: un día tras otro, un pasaje tras otro. Ir y volver, repetir la lectura varias veces, pensar en los detalles adyacentes e invisibles, empaparte de la narración, entender los entresijos de la mente del autor y, después, disfrutarlo. Me he propuesto compartir este viaje aquí. Si sigue mostrándome tanta profundidad y belleza, por mí puede durar el resto de la vida. Porque siempre andamos corriendo y con la sensación de que la vida tiene que ser algo grandioso, variado, bien equilibrado, como planeado por un programa informático y medido al milímetro. La vida real no se parece a eso. La vida real también es dedicarse a lo pequeño, e incluso a lo aparentemente inútil, y a veces dedicarse a ello con toda nuestra voluntad. Dios no ve la vida en términos humanos; aquel que habita en la eternidad no vive sometido a nuestra falsa perspectiva de que solamente las grandes gestas, y no los actos pequeños y cotidianos, son los que le dan sentido a la existencia. Si uno se deja convencer por ese discurso puede llegar a despreciar el evangelio de Marcos: porque no habla de los orígenes de Jesús, ni cuenta la historia como estamos acostumbrados, ni es largo, ni abunda en detalles, ni parece que le importe exponerlo todo en un orden calculado. Parece imperfecto. Parece poco riguroso.



    Lo mismo debían pensar sus contemporáneos de Juan el Bautista, de ese tipo excéntrico que vivía fuera de la ciudad, que tenía un discurso tan extravagante como su ropa y su forma de vida. El otro día le contaba la historia a mi hijo y no se quería creer que realmente comiera langostas: no los langostinos de la paella, sino langostas, los insectos, y le entiendo. Sigue siendo peculiar hoy. Seguramente habían incluido a Juan dentro de la categoría del resto de locos que se iban al desierto a gritar sus naderías, junto con otros megalómanos desvariados, proyectos de mesías y absurdos varios. Hubo muchos en esa época convulsa y llena de cambios, solo que Juan no fue nunca uno más. Omitamos todo lo demás que sabemos de él. Comencemos la lectura de Marcos con ojos frescos e inocentes. Ignoremos quién fue su madre, quién fue su padre, de qué mimbres se había tejido su historia: aquí estamos, en el capítulo 1, y se nos dice que Juan era un tipo bien excéntrico que estaba anunciando algo largamente esperado. La vida de los judíos se había llenado de falsos profetas y de falsos mesías durante siglos. Parece mentira que por fin fuera a llegar el auténtico.



    Marcos da por hecho que sabemos quién es Juan, y no nos lo presenta para que lo conozcamos, sino para decirnos que realmente era en él en quien se cumplió lo dicho siglos atrás por los profetas. Qué larga esa espera de siglos hasta llegar aquí. Habían existido muchas generaciones, padres, madres, hijos e hijas, sábado tras sábado, escuchando estos versículos, estas promesas, imaginando cómo sería. El Mesías llegaría enmarcado por un mensajero, uno que gritaría en el desierto; el metafórico que resultó ser el desierto real, también. 



    Conocemos bien esa sensación de haberte acomodado a la espera, sobre todo si el impasse ha sigo largo. Nos hemos fabricado la vida en el mientras tanto; quizá para no desesperar, pero también por comodidad, porque una gran parte de la sociedad vive completamente ajena a los tiempos peculiares del reino de Dios y nosotros no podemos coexistir en permanente oposición. Sí, el Mesías tenía que venir, pero solo unos cuantos desesperaban por él: el resto, sencillamente, vivía sin más. No es que creamos que la profecía no se vaya a cumplir… no, no es eso. Pero tampoco creemos necesitarla. O, incluso, aunque la necesitemos, he descubierto que nos podemos acomodar incluso ahí. La capacidad de adaptación del ser humano no siempre juega a su favor. Juan era necesario para romper esa comodidad y crear la expectación que el ser humano más importante de la historia de la Tierra se merecía. Y a Dios le debe parecer suficientemente importante no solo la llegada del Mesías, sino que se le anunciara, que se le esperara con el ánimo adecuado. Antes de su hora, y con la mente, la voluntad y el espíritu totalmente sincronizados con los tiempos de Dios y no con los humanos, Juan comenzó a avisar de que ya se había cumplido, que ya llegaba el esperado. Y que era mucho mejor, y mucho mayor, y mucho más impresionante de lo que siglos de teología cómoda de sillón había llegado a elucubrar. A partir de aquí Marcos nos va a contar una historia impresionante, una vida que es el origen de toda la Vida, y de toda la Verdad. Y Juan fue el primero en anunciarlo. Y a la gente le costó creerlo.



    Nos pasa con otras pequeñas esperas, y otras pequeñas profecías más cotidianas. Aun teniendo la capacidad de vivir más en el tiempo de Dios que en el nuestro (porque, recordemos, hemos sido bautizados con el Espíritu Santo [Mr 1:8] y eso provoca necesariamente una alteración en nuestra realidad), no solemos hacerlo. Esperamos por ese compañero, ese hijo, ese trabajo, ese cambio que hemos pedido y que estamos convencidos de que va a venir. Hemos orado bien por ello, hemos creído en la palabra de Jesús. De hecho, puede que tengamos la experiencia de haber recibido otras veces lo esperado, porque hemos pedido bien. Pero en esta ocasión no está sucediendo nada y la espera se alarga. La expectativa decae. Quizá llegue a desvanecerse también la esperanza. Por muy humana que sea nuestra reacción, la presencia de Juan al comienzo de Marcos me hace pensar que desesperar no es una alternativa sabia, no está a la altura del reino que ha venido a nosotros. No si todas las variables ya se han dado, si ya sabemos que hemos de esperar, si estamos encaminados por donde se debe. A mí Juan me enseña dos cosas: una, que las esperas existen, y hay que sufrirlas. Se esperó siglos hasta la llegada de Jesús, y esa espera no hizo la profecía menos verdadera. Dos, que no tengamos miedo a salirnos del guion, como hizo Juan. Juan era de los preferidos de Dios, y era raro como pocos.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Earendil
    21/04/2019
    16:49 h
    3
     
    Bienaventurado tu regreso. Una alegría enorme leerte de nuevo. Y has vuelto con tu mejor pluma, que Dios siga dando tinta para ella, fuerza a tus manos y alegría en tu corazón para impulsarla a escribir pequeñas maravillas como esta.
     

    Teo Tweet
    10/04/2019
    12:14 h
    2
     
    Pues que siga mostrándote "tanta profundidad y belleza", las mismas que has trasladado brillantemente a tu primer texto. Esperando los demás...
     

    campis
    09/04/2019
    07:57 h
    1
     
    Hola: Muy bien Noa, a mi me pasó lo mismo. Encuentro a Marcos muy interesante. Lo estoy usando para el discipulado que hago a dos chicos jóvenes. Lo hacemos sin prisas, viendo lo que dice, lo que quiere decir, y no olvidándonos de la aplicación personal. Saludos. Quim Campistron.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La larga espera hasta llegar aquí
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio

    Una reflexión sobre Juan el Bautista y la manera en la que Dios lo utilizó para cambiar el transcurso de la humanidad.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.