PUBLICIDAD
 
sábado, 16 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Wenceslao Calvo
    3
     

    El culto secular y el culto cristiano

    ¿Quién dijo que el secularismo había acabado con la religión? En realidad lo que ha hecho es convertirse en otra religión.

    CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 24 DE ENERO DE 2019 11:00 h

    Normalmente la palabra culto se asocia con un acto religioso, realizado por personas religiosas con un fin religioso. De ser así resultaría que los no religiosos no realizan ningún acto de culto, porque su vida y creencias se circunscriben a lo secular, donde no hay cabida para nada que tenga que ver con la religión. Pero si se considera que intrínsecamente el culto es un acto de adoración, entonces tanto religiosos como seculares dan culto a algo o a alguien.



    En nuestro tiempo y ambiente, donde Dios ha sido desplazado, hay otros dioses que han venido a reemplazarlo, a los que se da culto. Y así encontramos que el culto al cuerpo está difundido por doquier, manifestándose en la obsesión por la alimentación correcta, la creencia en los superalimentos, el ajuste a unos cánones físicos y el encumbramiento de la salud por encima de todo. El cuerpo es el objeto sagrado al que se rinde culto, girando todo en torno a él. Pero desde hace unos años asistimos a la irrupción de otro dios, que es la tecnología. Si uno de los factores que sirven para medir el grado de culto que se profesa es el tiempo, entonces resulta que la diosa tecnología no tiene competidor, porque ninguno de los otros dioses seculares se acerca ni de lejos al tiempo que se le dedica. Es tal el grado de culto que muchos no saben qué hacer, aparte de rendir ese culto. Se trata de una consagración total, de tiempo y energía, porque la mente, la voluntad y las emociones, dependen enteramente de esa diosa. Hasta tal punto ha configurado el carácter de sus adoradores, que ha imprimido en su ADN una genética que los hace sus incondicionales acérrimos.



    Aunque detrás de estas divinidades seculares se alza otra, a la que se podría considerar la divinidad suprema. De la misma manera que en el panteón romano o griego había dioses derivados y un dios primordial, que eran Júpiter y Zeus, respectivamente, así ocurre en el panteón secular, donde el culto a la personalidad es la raíz de los demás cultos. Pero el culto a la personalidad, que anteriormente fue la expresión usada para esa clase de culto dada a gobernantes totalitarios, se ha convertido en el culto al yo, por el que cada cual se adora a sí mismo. No es una casualidad que sea en nuestros días cuando se ha inventado una nueva forma de “matrimonio”, que es casarse con uno mismo. Y es que el amor a uno mismo, el culto a uno mismo, es santo y seña de nuestro tiempo, manifestado también en el campo de la jurisprudencia, donde los derechos personales son tan sagrados, que ni se consideran los del prójimo si suponen una mínima merma de los personales, dependiendo la interpretación de lo que es derecho del criterio de cada cual. El culto al yo es la religión secular. ¿Quién dijo que el secularismo había acabado con la religión? En realidad lo que ha hecho es convertirse en otra religión, con millones de adeptos. Una religión falsa con un culto falso.



    ¿Quedamos a expensas de tener que dar culto a dioses falsos, sean de una índole o de otra? Las siguientes palabras muestran el verdadero ejercicio del culto, su contenido y su objeto: ‘Que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.’ (Romanos 12:1).



    En primer lugar, ahí se define a quién debe darse culto. Nadie es digno de recibirlo sino el único y verdadero Dios, convirtiéndose en idolatría todo culto que no va dirigido a él. Resulta llamativo que se afirme que es un culto racional, dado que esa palabra parece estar más acorde para otro tipo de funciones, como son el estudio y la reflexión. Pero en realidad el culto dado a Dios es enteramente racional, porque no hay nada más razonable que el que la criatura reconozca y adore al Creador. Lo irracional es que la criatura se adore a sí misma o adore lo que ella ha hecho. Si además esa criatura ha sido rescatada de un pozo sin fondo en el que había caído, gracias al plan y esfuerzo del Creador, que no escatimó ni a su propio Hijo para que el rescate fuera posible, ¿cómo no va a ser el acto más racional que pueda concebirse darle culto? Si hay alguien razonable en este mundo de locos que se adoran a sí mismos, ese alguien es el cristiano, que adora a quien le creó y le ha vuelto a crear.



    Cuando en el pasaje se afirma que lo que ha de presentarse a Dios es el cuerpo, se está especificando que el culto no es un acto etéreo que se diluye en un misticismo subjetivo, sino que es un acto en el que se presenta a Dios nuestra parte material y todas las facultades inmateriales que contiene, que son las potencias que hay en nuestra alma y espíritu. Es decir, que es un culto integral, en el que el adorador no se reserva nada para sí mismo, ni le excluye ninguna parcela de sí mismo a Dios.



    Por tanto, el culto es un acto de consagración, tal como enseña la palabra sacrificio que se usa en el pasaje. Hay un entendimiento popular torcido de la palabra sacrificio que la desvirtúa y es contemplar el sacrificio como sinónimo de privación y pérdida. Algo que resulta muy difícil y doloroso hacer, pero que no queda más remedio que hacer, aunque sería preferible no hacerlo. Pero cuando se sitúa en su debida perspectiva, el sacrificio es el acto de gratitud y entrega voluntaria y gozosa que el cristiano ofrece a Dios.



    ¡Qué diferente es el culto secular del culto verdadero! Tan diferente como la noche y el día. Como todos somos ejecutores de alguna clase de culto, la pregunta es a quién le estás dando el tuyo.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    EZEQUIEL JOB
    27/01/2019
    21:05 h
    3
     
    Dios no habita en templos hechos por manos humanas (Hech17:24-25), de barro, porque el verdadero Templo de Dios es el cuerpo del cristiano(1Cor6:19), por tanto el verdadero culto es en espíritu(corazón), con una conciencia limpia, y una vida de obediencia a Cristo (La Verdad)(1Pe 1:15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;). El Señor Jesús y apóstoles NO enseñaron liturgia alguna ni religiosidad que se debe hacer en cuatro paredes.
     

    Calvo
    25/01/2019
    08:50 h
    2
     
    Extraordinaria exposición de algo que es patente tan en la actualidad como en tiempos, definidos magistralmente por nuestro hermano Wenceslao, Gracias y bendiciones para continuar dándonos testimonio de la verdad evangélica.
     

    EZEQUIEL JOB
    25/01/2019
    00:03 h
    1
     
    La verdadera adoración a Dios es en espíritu y en verdad (Jn4:23-24), no se refiere a ninguna liturgia ni en cuatro paredes, ni en ningún lugar especial. La adoración en espíritu y en verdad es tener un corazón limpio de mala conciencia y vivir una vida acorde a los mandatos del Señor Jesús en el Evangelio, es decir tener vivir una vida santa en todo momento y lugar.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El culto secular y el culto cristiano
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.