PUBLICIDAD
 
miercoles, 11 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    El reloj de cielo: la astronomía en el Medio Oriente Antiguo

    Fueron los babilonios y los persas quienes pusieron los fundamentos de todo lo que hoy consideramos astronomía.

    TEOLOGíA AUTOR José Hutter 14 DE NOVIEMBRE DE 2018 20:22 h
    G81, una de las galaxias que contiene la Osa Mayor. / Nasa, Hubble

    El cielo está continuamente en movimiento. Nosotros hoy en día no lo percibimos, salvo que aún nos damos cuenta que cada 28 días la luna termina su ciclo y que el sol sale por la mañana y se pone por la noche. Pero ya mucha menos gente sabe que en el cielo se ven cinco planetas a simple vista: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. La palabra “planeta” viene del griego planetos1, lo cual significa “errante”. Ellos se mueven, ya que circulan igual que la tierra alrededor del sol. Pero visto de la tierra, esos planetas no se mueven de forma circular, sino que dibujan movimientos muy diferentes en el cielo, causados por la rotación de la tierra alrededor del sol y de los planetas. Cada uno tiene su tiempo para terminar una órbita completa alrededor del sol. Y de esa manera parece que se mueven de noche en noche, un poco solo, en el firmamento. Las estrellas son fijas. No se mueven y guardan la misma distancia entre ellas. Por eso forman parte de las “constelaciones” – grupos de estrellas2como por ejemplo la Osa Mayor. Las estrellas que vemos de noche dependen del lugar de la tierra en su órbita alrededor del sol. En ciertos momentos, el sol atraviesa un determinado grupo de estrellas. Son las doce constelaciones del zodíaco.



    Con esta simple introducción a la astronomía nos damos cuenta de una cosa: hay movimiento en el cielo. Lo que se ve cada noche es un poco distinto de la noche anterior. A nadie le sorprende que desde el principio de la humanidad los seres humanos miraron al cielo para observar este espectáculo tan fascinante (a falta de videojuegos, el fútbol y la tele).



    Pero vamos a dar un paso atrás en la historia. Para entender mejor lo que pasó hace 2000 años en el cielo y en la tierra de Oriente Medio vamos a aprender algo más sobre la observación de los cuerpos celestes en aquellos tiempos. Y para que no haya malentendidos: por supuesto no existía una separación estricta entre lo que llamamos hoy la ciencia de la  “astronomía” y lo que es más bien la “astrología” que desde luego no se considera una ciencia.



    En la época del reino de Judá y más tarde de Daniel -del cual hablaremos la semana que viene- existía en la zona de Mesopotamia una clase de observadores de los cielos, personas entendidas en las ciencias de aquel entonces. Se les llamaban “magi” (o en la terminología griega: magoi). Nuestras palabras “magia” o “mago” tienen su raíz en la palabra. Pero el nombre original no tenía nada que ver con lo que nosotros hoy entendemos de un mago. Realmente se trataba de una tribu de los medos (hoy en día se llaman los “kurdos”). Cuando los persas acaban con el imperio babilónico, precisamente en la época de Daniel, ellos forman parte de la clase poderosa del imperio Medo-Persa. Los magi tenían un interés especial en la observación de los cielos y de la sabiduría profética.



    Finalmente llegan a formar parte de la casta de los sacerdotes y por ende de la corte real de Babilonia primero y luego de Persia. Incluso tenían su influencia sobre reinos más distantes como Arabia e India. La referencia más antigua en griego de los magi o magoi viene del siglo VI aC, de autores como Heráclito, que por cierto no les tenía mucha simpatía por sus ritos que el sabio griego consideraba “impíos”.



    El famoso historiador de la antigüedad, el griego Heródoto usa la expresión magi en dos sentidos: por un lado lo aplica a ciertas tribus de los medos y por otro lado a una casta sacerdotal en la zona de Mesopotamia en términos generales.



    El hecho es que la astronomía occidental tiene sus orígenes en Mesopotamia. Aunque nuestras estrellas y planetas tienen todos nombres latinos, griegos o árabes, fueron los babilonios y los persas quienes pusieron los fundamentos de todo lo que hoy consideramos astronomía.



    Los primeros que se dedicaban a la observación sistemática de los cielos eran los sumerios. Y esto nos lleva a los tiempos del patriarca Abraham. Existen tablillas de barro con inscripciones cuneiformes del tercer milenio aC. Nos parecen tiempos remotos, pero pocos saben que fueron ellos los que inventaron el sistema sexagesimal numérico que hasta el día de hoy forma la base de nuestros cálculos horarios y de nuestro sistema de localización celestial y terrenal: una hora tiene 60 minutos y un minuto 60 segundos. Hablamos de una circunferencia de 360 grados que se divide en unidades de 60 minutos y cada minuto en 60 segundos. Hasta el día de hoy, la dirección en la navegación aérea y marítima se expresa en esos grados. Pues parece que los antiguos no eran tan primitivos. Ni tampoco tan ignorantes.



    Durante los siglos VIII y VII aC, los astrónomos babilonios abrieron un capítulo nuevo en la observación astronómica. Por primera vez en la historia emplearon procedimientos empíricos en la astronomía. Entendieron el universo como un todo, a las estrellas y planetas como entidades que se movían según reglas calculables. Algunos historiadores hablan incluso de la primera revolución científica hasta tal punto que los astrónomos griegos luego se apoyaron en los cálculos y el conocimiento de los babilonios. Y de allí surge un término que nos debería interesar como lectores de la Biblia: esta casta de entendidos pre-científicos se les conoce en el Medio Oriente bajo su nombre “caldeos”. Bajo este nombre aparecen en Daniel 2:2. Eran sacerdotes-científicos que se habían especializado en la observación de los cielos.



    De la mitad del siglo V existen documentos de sacerdotes babilónicos que desarrollaron nuevas formas de cálculos matemáticos que les permitieron calcular mejor los movimientos de los cuerpos celestiales. El más famoso sacerdote-astrónomo era Nabu-rimanni. Sus cálculos le permitieron predecir eclipses lunares y solares. Sus 18 tablas de computación dan información sobre las velocidades de órbita de los planetas y la luna. Los astrónomos de Babilonia podían calcular con cierta precisión los movimientos del sol, de la luna y de los 5 planetas visibles (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno). En el siglo V aC, se establecieron también en Babilonia las 12 constelaciones del zodíaco, reservando a cada constelación 30 grados de extensión en el círculo celestial.



    Pero han sobrevivido también otros fragmentos de la astronomía babilónica en tablillas de barro que nos hablan de los conocimientos sorprendentes de las bases de la astronomía en Babilonia. Estas tablas las conocemos hoy como los “diarios astronómicos”. Los astrónomos babilónicos eran los primeros que intentaron facilitar descripciones matemáticas de ciertos fenómenos estelares que formaban la base de la investigación astronómica en India, el mundo árabe y en Occidente.



    Pero esto solo es una parte de la historia. La otra parte tiene que ver con su intento de averiguar la voluntad de los dioses del movimiento de los planetas y la aparición de fenómenos estelares. Diferentes estrellas representaban diferentes entidades. Por ejemplo la estrella Regulus era conocida bajo su nombre “Mul-lugal” por los babilonios lo cual significa “Rey”. Júpiter representaba al dios supremo del panteón babilónico: Marduk. Todo esto iba a tener un significado para la historia que nos cuenta Mateo, tal y como veremos más adelante.



    Los magi eran con seguridad personas que no quedaron fácilmente impresionadas con ciertos eventos astronómicos. Hacía falta más de una estrella brillante o un cometa para que ellos se hicieran con la idea de que algo extraordinario estaba a punto de comenzar. Vamos a poner un ejemplo: Un magus sabía perfectamente los movimientos del planeta Júpiter de antemano. Sabía que este planeta hacía una travesía de todo el zodiaco en algo menos de 12 años. Cada 71 y 83 años, Júpiter iba a repetir exactamente los mismos movimientos en el cielo.



    A estos conocimientos se une otro fenómeno que comúnmente alcanza poca atención: la astronomía hebrea. Los judíos conocían, por ejemplo, el planeta Júpiter bajo el nombre “tsedeq” (justicia). A cada una de las constelaciones del zodiaco se asigna un mes del año. El año judío termina cuando el sol está en la constelación de león (arieh) y comienza con la constelación de Virgen (betulá).



    Este mini cursillo en astronomía antigua y moderna nos facilita el conocimiento mínimo para poder entender Mateo 2 y la conexión extraña entre este pasaje, Daniel y Balaam. Pero esto queda para la semana que viene.



     



    Notas



    1Judas 13b hace una referencia a este fenómeno



    2La línea imaginaria que atraviesa el sol visto de la tierra se llama eclíptica y el campo de 18 grados de ancha en ambos lados de la eclíptica se llama el zodíaco (del griego dsoodiakós= rueda de los animales)


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - El reloj de cielo: la astronomía en el Medio Oriente Antiguo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

    Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.