PUBLICIDAD
 
miercoles, 23 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Compañera gritona

Pepelu se quejaba con frecuencia ante sus compañeros de lo chillona que resultaba ser la joven del despacho contiguo.

TUS OJOS ABIERTOS AUTOR Isabel Pavón 02 DE NOVIEMBRE DE 2018 13:45 h

Una mañana de otoño en la que lucía un inesperado sol radiante y las hojas de los árboles danzaban alegres en las ramas, de tal modo, que parecían saludar a los viandantes, antes de precipitarse lentamente hacia el vacío con el fin de alfombrar la acera, en una de las oficinas de la empresa La Sublime, alguien compartía un chismorreo. Se trataba de Pepelu, que se quejaba con frecuencia ante sus compañeros de lo chillona que resultaba ser la joven del despacho contiguo, “la nueva”, la llamaba.



—Se pasa la mañana gritando, ¿es que no sabe modular la voz? y ¿habéis visto lo arreglada que viene?, parece que está de fiesta todas las mañanas.



Así se lamentaba una y otra vez mientras los demás le oían en silencio, más por respeto que por convicción. Porque a los demás no les molestaba un ápice cómo hablaba o cómo vestía la muchacha. 



Un día que regresó con un café de más tomado durante el tiempo estipulado que le daban para desayunar la oyó, según él, gritar de nuevo, así que se armó de valor y fue a reñirle. Cuando ella le vio entrar se levantó mostrando su impresionante figura. Estaba morena. No, más bien podría decirse que estaba negra, aún parecía arrastrar todo el sol del verano sobre su piel. Su cabello ondulado, entre rubio y castaño reposaba sobre sus hombros con la misma confianza que un recién nacido reposa sobre los brazos de su madre. Como decía, la muchacha se había levantado de su silla giratoria y le regaló la más hermosa de sus sonrisas. Una hilera de dientes blanquísimos y regulares aparecieron entre sus jugosos labios pintados de rosa brillante, perfilados de marrón.



—¡A qué debo tan grato honor! ¡Lo mejor de la empresa viene a visitarme!, ¿qué tal te encuentras? Acércate y siéntate, ¿un caramelo de limón?



Él quedó completamente desarmado. Ahora le envolvía el perfume dulzón que usaba la muchacha. No pudo evitar que un pequeño temblor se le instalara en las manos y para que no se le notara se las metió en los bolsillos. Con voz apenas audible le dijo:



—No, gracias, no puedo entretenerme, otro día quizá. Sí, mejor otro día. Verás, vengo de parte de todo mi equipo sólo a decirte que, cuando oigas gritar a una compañera que anda por ahí suelta, le digas de nuestra parte que, por favor, baje la voz, que aquí al lado no podemos trabajar. ¡Ah!, y que se vista con modestia.



La sonrisa de ella no había menguado ni un ápice mientras oía su queja.



—Que no grite y que se vista con modestia, ¿verdad?



—Sí, eso es. Eso es.



—Lo haré, no te quepa la menor duda. Entiendo que estás demasiado ocupado para decírselo tú mismo, ¿no es así? –Y volvió a sonreír.



—Gracias, muchas gracias, ya me voy, sí, ya me voy, que tengas un buen día.



Antes de cerrar la puerta se volvió para echarle una última mirada. Ella continuaba impasible, sentada de nuevo en su silla, mirándole fijamente sin dejar de sonreír.



—Por cierto, me llamo Laura, no “la nueva”. Lo digo porque desde aquí se oyen ciertos comentarios provenientes de uno que anda suelto en un despacho de esta misma planta. Habla demasiado alto para mi gusto, yo diría que grita en vez de hablar. Y otra cosa más, Pepelu, te lo digo con toda confianza, hace tiempo que se te cayeron los dos botones de esta camisa. Veo conveniente que te los cosas enseguida, no vaya a ser que la gente empiece a criticarte por tu burda manera de vestir. La Sublime necesita que demos buena imagen.



Antes de regresar a su despacho, Pepelu pasó por el baño para refrescarse la cara con abundante agua. Tras hacer esto, entró en su oficina y cerró dando tal portazo que estremeció a todo ser viviente congregado en el edificio. Posiblemente fuera por los nervios, posiblemente no. Llenó de aire sus pulmones y dijo a sus compañeros muy bajito, casi empujando las palabras:



—Listo. Ya se lo he dicho. No podía aguantar más. He dado la cara por todos nosotros, que conste, y le he cantado las cuarenta. Casi llora de la reprimenda que se ha llevado la señoritinga. Esa no vuelve a gritar en su vida, ya veréis cómo mañana viene vestida con sencillez.



Sus compañeros le miraron, le oyeron y, como siempre, pasaron de él sin pronunciar una sola palabra al respecto.



Habían pasado varias horas y el temblor de las manos seguía acompañándole. No conseguía borrarse del pensamiento aquella bella figura con su deliciosa sonrisa.




 ¿Por qué miras la paja que tiene tu hermano en el ojo y no te fijas en el tronco que tú tienes en el tuyo? Y si no te das cuenta del tronco que tienes en tu ojo, ¿cómo te atreves a decirle a tu hermano: ‘Hermano, déjame sacarte la paja que tienes en el ojo'? ¡Hipócrita!, saca primero el tronco de tu ojo y así podrás ver bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. Lucas 6, 41-42



 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Compañera gritona
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.