PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Juan Simarro
3
 

Tristezas sin utopías, ni sueños

Hoy no hay esperanza en ningún tipo de éxodo que nos lleve a ninguna tierra prometida. Lo que contemplamos son pozos, lagos, negras piscinas con detritos humanos.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 09 DE OCTUBRE DE 2018 18:00 h

A veces pienso que vivimos en un tiempo en el que somos menos utópicos que nunca. No esperamos cosas extraordinarias que puedan cambiar nuestra vida para bien. Nos aferramos a la cruda y dura, a veces terrible, realidad del presente, y no tenemos sueños ni horizontes utópicos. 



Tristezas. Los pensionistas viven sin utopías, sin sueños, con el miedo pegado a sus estómagos y a sus vidas ante lo que perciben como contrario a la utopía, al sueño, a la esperanza. Sus niveles de vida incluso podrían empeorar. Por eso se lanzan a la calle, con lluvia o sin ella. Desconfían de los políticos.



Otras tristezas. Los jóvenes, que podrían ser los más utópicos, no sueñan con un mundo mejor. Piensan que van a vivir peor que sus padres. No piensan en que para ellos podría haber una clara mejoría social. Los horizontes de la utopía se pierden, porque quizás hayan perdido la esperanza. El horizonte se percibe como la sombra de una sociedad cada vez menos justa.



Las duras y terribles tristezas. Los pobres de la tierra, no esperan nada de la solidaridad internacional, de la práctica de la projimidad por parte de la iglesia o de los creyentes ante ese gran escándalo de la humanidad que debería interpelar a los creyentes, a los seguidores del Maestro. Por el contrario, el horizonte no se muestra como utópìco, como constructor de sueños teñidos de justicia social. Sólo se ven ricos cada vez más ricos, un pequeño grupo, y pobres cada vez más pobres que son legión, las tres cuartas partes de la humanidad.



Tristeza espiritual. Los valores del Reino desaparecen del horizonte. Algunos hablan de la utopía del reino, pero ésta, en el mundo injusto y egoísta actual, desaparece del horizonte de muchos de los hombres y mujeres de hoy. En lugar de una utopía, se percibe en el futuro un mundo de sombras por donde camina y se desenvuelve la insolidaridad humana, el egoísmo y la injusticia. Quizás es que hemos perdido el concepto de amor al prójimo que nos enseñó Jesús y eso oscurece nuestra mirada hacia el futuro.



Dar razón de la tristeza de muchos. La razón está clara. Cuando falta la esperanza, el horizonte se oscurece. Ninguna mente se atreve a navegar por el mundo de las utopías, de los sueños. No encontramos caminos de escape, de huida. Hoy no hay esperanza en ningún tipo de éxodo que nos lleve a ninguna tierra prometida. Lo que contemplamos son pozos, lagos, negras piscinas con detritos humanos. La preocupación por los débiles parece haber desaparecido del mapa. Privilegio sólo de unos pocos, entre los que se deberían encontrar los cristianos.



Evangelio versus tristeza. Sí. Los cristianos debemos de ser creadores de esperanza, destructores de los egoísmos humanos, visionarios de un futuro mejor para los humanos. El Reino de Dios Ya está entre nosotros, y muchos parece que lo desconocemos. El cristianismo debe abrir y crear horizontes de esperanza que, incluso, den lugar a que los hombres puedan comenzar a soñar nuevas utopías, nuevos deseos de justicia no sólo para la eternidad, sino para nuestro aquí y nuestro ahora siguiendo los pasos de Jesús.



Misión diacónica de la iglesia versus tristeza. No cortemos al concepto de salvación la posibilidad de mejoras vitales para nuestro aquí y nuestro ahora en el que vivimos. Esto daría al traste con una de las misiones de la iglesia: la misión diacónica. No reduzcamos el Evangelio a una palabra desencarnada de la historia y de la sociedad en la que nos ha tocado vivir. Creer es comprometerse.



La esperanza que elimina toda tristeza. Sí, la esperanza, motor de toda utopía, de todo sueño hacia una vida mejor. Una esperanza que hemos de lanzar, de mostrar, de predicar con nuestra acción y con nuestra palabra, allí donde se dan los negros infiernos y los feos panoramas infiernos de la injusta realidad en la que se desenvuelven tantas personas y tantos pueblos, a los focos de pobreza, a los lugares de conflicto, allí donde se llora y se pasa hambre, donde hay terrorismos y bombas, donde hay duros sufrimientos, allí donde el hombre pierde su dignidad de ser humano y se convierte en un sobrante marginado y humillado. Aquí es donde el cristiano debe trabajar por abrir horizontes de esperanza, posibilidad de sueños de participar en una vida mejor no sólo de forma trascendente y metahistórica, sino trabajando como lo hizo Jesús que anduvo por el mundo haciendo bienes.



Creadores de esperanzas, de sanas utopías, de sueños. Necesitamos cristianos creadores de esperanza, única que puede mover a los hombres incluso en la búsqueda de sueños utópicos. No es nada malo, sino una necesidad de muchos pueblos e individuos que viven sin ninguna perspectiva, sin ningún horizonte, en la infravida y la cercanía de lo que podría ser una muerte en vida. La búsqueda de los cristianos de un mundo nuevo, va más lejos de buscar solamente la vida del más allá. Por eso Jesús tuvo que enseñarnos sobre el amor al prójimo, la projimidad sin la cual es difícil, o imposible, encontrar a Dios.


 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

EZEQUIEL JOB
10/10/2018
23:23 h
1
 
Hno Juan, yo creo que tú propones que los cristianos hagamos lo que hizo el Señor Jesús, bien,y que traigamos esperanza a todos. ¿Porqué no mejor hacer conocer al mundo al Señor de la Esperanza, al que da de comer, beber, vestir, a todos aquellos que obedecen a su evangelio?. El mundo necesita a Cristo, no a los cristianos. La única manera de conocerlo es arrepintiendose de los pecados, reconocer a Jesús como SEÑOR (no solamente como Salvador), y prometer OBEDECER A SU EVANGELIO por siempre. DTB
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

Lavapiés
11/10/2018
12:56 h
2
 
Creo, Ezequiel, que olvidas que Dios también actúa en el mundo a través de sus hijos. Nosotros también le damos a conocer en el mundo haciendo lo que tú dices: "dando de comer, beber, vestir...". Es una forma y oportunidad de ir mostrando al mundo, con nuestra acción cristiana y comprometida, al Señor de la Esperanza. Si no, no estamos viviendo la auténtica espiritualidad cristiana. El mundo necesita a Cristo y nosotros hemos de mostrarlo en palabra y obra.
 
Respondiendo a Lavapiés

EZEQUIEL JOB
11/10/2018
17:18 h
3
 
Mientras le doy pescado(comida,etc) tambien le enseño a pescar, es decir le enseño a tener una relación personal con Dios a través de La Biblia, que se arrepienta de sus pecados, que obedezca los mandatos del evangelio, y que ore a Jesús reconociendolo como SEÑOR, que confíe en EL, y que le pida a EL. Asi cuando yo no esté El Señor se ocupará de esa persona, bendecirá su trabajo, hogar, entorno, etc., usará a otras personas, mientras tanto yo sigo dando pescado y enseñando a pescar en otro lado.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Tristezas sin utopías, ni sueños
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Toda la Biblia: Marcos Toda la Biblia: Marcos

Este es un evangelio lleno de acción, con detalles cercanos a la vida de Jesús.

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.