PUBLICIDAD
 
lunes, 18 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jaume Llenas
    6
     

    La arrogancia española

    ¿Será que somos un país construido el uno contra el otro, sin pactos, sin inclusión del diferente, en lugar de cooperar para el beneficio de todos?

    LUEGO EXISTO AUTOR Jaume Llenas 05 DE OCTUBRE DE 2018 13:03 h

    En 1880 un autor romántico llamado Don Florencio Luis Parreño escribía un libro llamado “La Patria y sus héroes o la arrogancia española”, en el cuál la arrogancia era vista como parte de las virtudes de los héroes españoles. Mucho antes, los tercios de Flandes habían marcado para siempre la memoria de los neerlandeses de manera que cuando en Holanda se piensa en los españoles se habla de “La arrogancia española”. No fue la violencia de la guerra, ni las privaciones económicas lo que recuerdan, sino la arrogancia.



    En 1968, Fernando Díaz Plaja escribía lo que ya es un clásico que difícilmente pasa de moda: “El español y los siete pecados capitales” y escribía en su prólogo estas sabias palabras:  “Para que este libro naciera se ha necesitado distancia física, no moral. El que describa los defectos españoles, no me libra de ellos. Si uno de los caminos para encontrar los ejemplos de este libro ha sido deshojarme hacia fuera, otro, igualmente eficaz, ha consistido en buscar en mi interior. Quien firma no es, pues, un juez: más bien resulta un testigo y, a veces, un cómplice”. Es curioso que cuando el libro se llevó a una serie televisiva, sólo se dedicaron dos capítulos a uno de esos pecados capitales: la soberbia. En estas últimas semanas dos personajes me han hecho recordar que esta característica hispana, uno de nuestros siete pecados capitales, la arrogancia, sigue viva entre nosotros. Hablo de la comparecencia de José María Aznar en el Congreso y de las declaraciones de Rodrigo Rato.



    Se puede entrever la moral colectiva de un pueblo a través de las características de sus líderes, en especial cuando estos son elegidos democráticamente. Se puede saber lo que los británicos admiran, viendo las bravuconadas de Boris Johnson en el Congreso de los Toris. Se puede saber cómo son los estadounidenses viendo cómo votan a una persona sin escrúpulos como Donald Trump. Se puede saber cómo somos los españoles viendo a expresidentes como Aznar, Zapatero o Rajoy, o a vicepresidentes como Guerra o Rato. Viendo nuestros expresidentes es muy difícil sentirse orgulloso de alguno de ellos. Pero eso es lo que somos. Nuestros líderes tienen las características que nosotros admiramos, por eso han llegado a ser nuestros líderes. 



    Nos ocurre como en los tiempos clásicos de Grecia y Roma, donde la humildad era un vicio del carácter. Sólo los débiles, a quienes no les quedaba ningún otro remedio que someterse, eran humildes. Fue en ese contexto que apareció Jesús, el más grande y el más poderoso, que sin embargo era manso y humilde. Hay una tremenda fuerza en la humildad. El humilde no es alguien débil, sino es alguien que es dueño de sí mismo, de sus emociones, de su fuerza, de su identidad. Es alguien que sabe tan bien lo que es que no necesita ganar otro valor que el que ya tiene. El gesto de Jesús lavando los pies a sus discípulos, después de que estos hubieran estado discutiendo en el camino quién era el más grande de ellos, es el que mejor explica la fuerza que hay en la humildad. La respuesta es que el más grande es el que sirve a los demás. La gente más débil e insegura es la que tiene que andar todo el día demostrando que vale algo. El que es consciente de quien es, es el único que puede permitirse la humildad, porque el reconocimiento de los demás no le daría nada que el ya no tuviera. La identidad más potente es aquella que es recibida por gracia, lo que eres en Cristo.



    En último lugar, estos personajes siniestros de nuestro pasado y nuestro presente, son personas acomplejadas, que viven de humillar al otro. Tienen una vena sádica, que sólo se complace causando daño a los demás. Basta con leer la última intervención de Aznar en la comisión del Congreso para tener un modelo de cómo actúan estos líderes. Se le llama para que dé explicaciones de lo que es obvio y en lugar de pedir perdón, hace alusiones personales a todos los que le piden responsabilidades. Ellos sólo son grandes cuando los demás son pequeños. No son aquel tipo de líderes que hace brillar a todo el mundo a su alrededor. No son constructores de equipos, ya que ellos sólo tienen súbditos, que actúan como un mando a distancia, que ejecuta lo que el único cerebro ha decidido. A su alrededor nunca crece la hierba, y si detectan a alguien que podría hacerles sombra se lo sacan de encima. Sólo tienen súbditos, lacayos y aduladores, pero realmente alejan el talento y acogen la mediocridad. Estos líderes son un peligro para su empresa o para su propio país, pues cuando se marchan sólo queda un desierto tras ellos.



    ¿Seremos capaces de analizarnos individualmente y ver qué hay detrás de esta arrogancia española? ¿Cuál es la herencia de uno de esos líderes arrogantes como el dictador Franco? ¿Cuál es la sombra de este tipo de liderazgo en la democracia española? ¿Será que este tipo de líderes son un prototipo de un país construido con la segadora de césped que sólo corta aquello que sobresale de la mediocridad? ¿Será que la mejor manera de relacionarnos que conocemos es dominar o ser dominado? ¿Será que no hay otro territorio que el de vencer o ser vencido? ¿Será que somos un país construido el uno contra el otro, sin pactos, sin inclusión del diferente, en lugar de cooperar para el beneficio de todos, para el bien común?



    Acabo con una cita para la reflexión: “La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.” Martin Lutero.


     

     


    6
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Angel
    28/10/2018
    18:38 h
    6
     
    Los corintios, inmorales; los gálatas, volubles; los cretenses, comilones, mentirosos y malas bestias; los españoles, soberbios. Pero una cosa sí deberíamos tener claro los que confesamos a Jesús como Maestro y Señor nuestro; y es que nos dé la capacidad de vernos como él nos ve, para poder cambiar en orden a ser diferentes; como Él. Porque es muy posible que creyendo haber cambiado, estemos muy equivocados. Esto no creo tenga que ver con ninguna opción política. Aunque algunos lo crean.
     

    Esgevan
    17/10/2018
    08:35 h
    5
     
    ¡Gracias, Jaume. Magnífica reflexión!
     

    Luis14
    09/10/2018
    09:16 h
    4
     
    Predica el evangelio.
     

    Enrique
    07/10/2018
    00:08 h
    3
     
    Excelente Jaume. Felicitaciones. Muy buen articulo.
     

    Disidente
    05/10/2018
    16:26 h
    2
     
    Triste pero cierto. La soberbia de gente como Aznar, Rato, Pujol, Mas, Otegi o Franco es un síntoma de los males de esta nación. Cuando no pueden seguir ocultando sus fechorías las minimizan e incluso amenazan solapadamente. Por no hablar de sus movimientos de hilos detrás de los escenarios. Los votos de CiU, HB o PP muestran que han contado y cuentan con respaldo en las urnas. Tiene razón: se puede saber cómo son quienes les votan.
     

    Ignatius (de Loyola)
    05/10/2018
    15:18 h
    1
     
    A mí me gusta más ésta: “la hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud” (François de la Rochefoucauld) Porque si por aquí, la arrogancia, la fanfarronería (orgulloso como un español, dicen en Alemania), nos definen y nos limitan, por allí, por donde triunfó Lutero, es la hipocresía en grado sumo lo que los define y los limita. Y puestos a escoger...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La arrogancia española
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.