PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Wenceslao Calvo
 

Basura desechable

En este mundo no sólo existe la basura material, sino también la basura moral.

CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 04 DE OCTUBRE DE 2018 13:44 h

Uno de los problemas que las grandes ciudades tienen es qué hacer con la basura. En ocasiones se puede convertir en un verdadero quebradero de cabeza, como se daba a conocer no hace mucho en la ciudad de Londres, donde ciertos residuos que se tiran al inodoro han provocado un gigantesco atasco en el alcantarillado, hasta el punto de convertirse en una masa más dura que el cemento. Lo que en principio sólo está constituido por celulosa y algún otro material aparentemente inocuo, se transforma en algo intratable que pone en peligro el correcto funcionamiento de las instalaciones.



También los plásticos que se arrojan a los mares son fuente de un sinnúmero de muertes en las especies marinas y de deterioro, que degrada el medio ambiente. Son precisamente los plásticos, una materia artificial, uno de los elementos que más tardan en degradarse de forma natural. Pero si hablamos de basura problemática, la palma se la lleva la radioactiva que nuestras centrales nucleares producen, existiendo esos gigantescos cementerios nucleares donde se sepultan unos residuos que tardarán en desintegrarse miles y hasta millones de años.



Esto significa que podemos dividir a la basura en dos categorías, la reciclable y la imposible de reciclar. La primera se aprovecha y se convierte en materia orgánica o inorgánica, útil para un sinfín de propósitos, de ahí que ahora haya distintos contenedores en casi todas las ciudades para depositarla. La segunda es inaprovechable y hasta su misma existencia es una amenaza.



Pero en este mundo no sólo existe la basura material, sino también la basura moral. Sus efectos son evidentes por doquier y de la misma manera que ocurre con la material, el artífice de la moral es el hombre. Es su artífice y también su víctima, porque los daños devastadores que produce es él mismo quien los sufre. A medida que este siglo XXI sigue su andadura, todo muestra que los niveles de basura moral irán aumentando, dado que los indicadores por los que se puede medir señalan un alarmante incremento en todas las naciones.



Pero a diferencia de lo que ocurre con la basura material, donde ser humano y basura se diferencian claramente, aunque el primero produce la segunda, con la basura moral se borra la raya de separación que hay entre agente y resultado, porque el mismo hombre se convierte en basura, en basura moral. De ahí que la produzca. Es el corazón humano el gran generador de la misma.



En algunas ocasiones de la historia ha sido tal la acumulación de basura moral, que sólo una sentencia aniquiladora ha sido la solución para acabar con los letales efectos que estaba produciendo. Así sucedió con la generación del diluvio, con la de Sodoma o con la de Canaán, por citar algunos ejemplos. Estos casos del pasado son un recordatorio retrospectivo de que llegará un momento en que cuando las cubas rebosen maldad, un juicio destructor vendrá sobre esta tierra, porque el hedor y la contaminación moral serán insoportables.



Sin embargo, a pesar de todo esto, la misma existencia de esa basura moral, fue lo que hizo que Dios diseñara un plan de recuperación de los causantes de ella. Podía habernos desechado, como casos sin remedio, pero en lugar de eso lo que hizo fue ir más allá de la estricta justicia con la que debíamos haber sido tratados, fraguando una salvación que nos librara de nuestra basura y de sus mortales consecuencias.



Para sacar adelante ese plan el precio era muy alto; tan alto que costó nada menos que el mismo Dios viniera a este planeta de basura, se hiciera hombre y muriera como un excremento de basura. Ahí es nada, la basura humana tratando como basura al que vino a librarnos de nuestra basura. Pero precisamente todo ello estaba ordenado en el perfecto y asombroso plan de Dios, consistente en que cuando nuestro pecado (basura) abundó, sobreabundó la gracia salvadora de Dios.



No había otra manera de acabar con nuestra basura moral. Las soluciones de los hombres no van a la raíz, ya sean políticas o religiosas, porque se trata del corazón, no de la conducta.



Pero se requiere por nuestra parte algo que hacer ante esa gracia salvadora de Dios. Es el reconocimiento de que la basura de la que acuso al otro, está en mí. Se precisa que yo, independientemente del otro, me vuelva a Dios, tal como soy, con toda mi basura interior, para que él me limpie de la misma, con el detergente más poderoso que existe, que es la sangre de Jesucristo. Entonces se producirá el milagro, por el que un ser de desecho se habrá convertido en un ser rehecho.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Basura desechable
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Toda la Biblia: Marcos Toda la Biblia: Marcos

Este es un evangelio lleno de acción, con detalles cercanos a la vida de Jesús.

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.