PUBLICIDAD
 
lunes, 19 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Simarro
     

    Los autoconsiderados puros

    Hay que romper los esquemas, hay que trastocar los valores del mundo, debemos prepararnos para ser diferentes, para remar en otra dirección, para escandalizar a un mundo cuyos valores están en contracultura con los valores bíblicos.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 12 DE SEPTIEMBRE DE 2018 11:00 h

    ¿Puede ser que hoy haya muchos cristianos al estilo de los autoconsiderados “puros” en el tiempo de Jesús? Nosotros, los creyentes, ¿nos podemos autoconsiderar “puros” ante otros hombres proscritos, tachados de pecadores, pobres o simplemente marginados o proscritos que hay en el mundo? ¿Invitamos sólo a nuestros amigos o a los que nos invitan también a nosotros? 



    Si es así, alguna cena bíblica te puede escandalizar. Nada menos que el banquete del Reino del que nos habló Jesús. ¿Te escandaliza esto?: “Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos… Mas cuando hagas banquete llama a los pobres… y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar”. Lc.14:12-24.



    ¿Es esto solamente un romanticismo de Jesús para ilustrar un Reino metahistórico, o tiene que ver con nuestra realidad de nuestro aquí y ahora en el que vivimos? ¿Son demasiado radicales las propuestas o exigencias de Jesús a sus seguidores?



    En los tiempos de Jesús, estas formas de hablar escandalizaban a muchos de los religiosos autoconsiderados “puros” que jamás se sentarían a comer con un proscrito. ¿Siguen escandalizando a los creyentes de hoy? ¡No invites a tus amigos ni a tus vecinos ricos, sino a los desheredados de la tierra! Seguro que si este mandamiento sonara en la iglesia, nos taparíamos los oídos.



    Es la radicalidad trastocadora de valores con la que nos enfrenta Jesús en su Evangelio. Descolocaba a los religiosos de la época de Jesús, los escandalizaba, los enfadaba con el Maestro. ¿Nos ocurriría a nosotros lo mismo? ¡Qué duro es hacer aquello que no te puede recompensar, que te desliza hacia los márgenes de los caminos o que te lleva a invitar a estos marginados a tu especial banquete.



    Si estas palabras y enseñanzas de Jesús sonaban como una bomba a los oídos de los religiosos autoconsiderados puros y que se justificaban por sus méritos y cumplimientos, ¿nos suena como el disparo de un cañón a nosotros hoy? ¿Hasta dónde debe llegar nuestra solidaridad, nuestro compartir palabra, vida y comida con los excluidos del sistema mundo? Radicalidad trastocadora, escándalo para muchos como muchas otras de las enseñanzas de Jesús.



    El contexto de la parábola de la gran cena es éste, ésta es la idea que contextualiza todo: Si invitas a aquellos que te pueden invitar, ¿Qué mérito tienes? Eso también lo hacen los pecadores. Por eso, invitar a tus amigos y vecinos ricos te puede ocasionar un problema. Te elimina todo tipo de mérito. Invitaciones egoístas, inútiles desde el punto de vista del servicio cristiano, nulas como práctica de amor al prójimo desvalido y apaleado.



    No te escandalices, pero si das a los que te dan, ¿qué haces de más? Hay que romper los esquemas, hay que trastocar los valores del mundo, debemos prepararnos para ser diferentes, para remar en otra dirección, para escandalizar a un mundo cuyos valores están en contracultura con los valores bíblicos. Asumir o acercarnos un poco a la radicalidad del Maestro, no siempre es fácil, el camino es estrecho, pero es el acertado y el justo.



    Jesús provocó a los autoconsiderados “puros”, rompió esquemas insolidarios, retó a los que fundamentaban su “pureza” en rituales vanos con respecto al amor al prójimo, rompió los muros religiosos que separaban unos hombres de otros. ¿Hasta dónde provocamos nosotros hoy al mundo? ¿Será que vivimos de manera muy semejante a los que no tienen esperanza?



    ¿Cómo sonaría hoy en nuestras iglesias o en el mundo en general este tipo de predicación: si quieres ser feliz, cuando hagas una comida buena, un banquete especial o una celebración culinaria, llama a los pobres, a los lisiados, a los proscritos? Hoy, en un mundo con un valor antibíblico que es el considerar la riqueza como prestigio, un valor que aleja a muchos de los pobres, de ser manos solidarias y vidas entregadas al servicio.



    La Biblia nos llama a trastocar valores, a invertirlos, a cambiarlos, a hacerlos pedazos para que reinen en el mundo los valores del Reino que nos trajo Jesús. Él quiere resituar a los hombres ante los auténticos valores del Reino que son todo un reto y que pueden escandalizar a los incrédulos, a los egoístas, a los acumuladores e injustos de nuestro planeta tierra.



    A la gran cena, Jesús invita a los “autoconsiderados dignos”, aunque sabía ya el resultado. Se disculpan, no van, rechazan la invitación. El banquete del Reino no es para ellos, se excusan. Se cumple así la realidad del Reino. Los realmente invitados serán otros: “Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad y trae acá a los pobres y a los lisiados”. Así, en la Parábola se da uno de los tópicos del Evangelio: La gran dificultad que tienen los ricos para entrar en ese banquete del Reino y el gran interés de Dios por la liberación de los pobres, por invitarles, por ponerlos en los primeros lugares. No nos escandalicemos, sino que celebremos tanta solidaridad, amor a los débiles y misericordia.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Los autoconsiderados puros
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.