PUBLICIDAD
 
miercoles, 24 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
José Hutter
11
 

¿Es inmoral ser rico? El evangelio y los pobres

Ser rico no es inmoral. Serlo sin invertir en lo que vale la pena lo es.

TEOLOGíA AUTOR José Hutter 08 DE AGOSTO DE 2018 14:00 h

Después de todo lo que vemos en nuestros días en cuanto a los abusos del manejo de donativos y la manipulación relacionada con esto, uno puede fácilmente caer en el error de condenar todo lo que tenga que ver con el dinero. ¿Acaso no dijo el Señor que una persona rica lo tiene complicado para entrar en el Reino de Dios? ¿No es más deseable una forma de socialismo cristiano? ¿No practicaba la iglesia primitiva algo por el estilo, en aquellos días en Jerusalén, cuando todo empezó? 



Mi respuesta de forma muy escueta y clara desde el inicio y para aquellos que no leen el resto: no es automáticamente malo ser rico, ni bueno ser pobre. Debemos servir a Dios y usar el dinero y no usar a Dios para servir al dinero. Los estragos que están haciendo los mercaderes del evangelio se deben en buena parte a la enseñanza deficiente y equivocada sobre la economía y el dinero en particular en nuestras iglesias. Una serie de artículos por supuesto no puede entrar a fondo en la problemática, pero si puede por lo menos poner las bases para incentivar el pensamiento.



Voy a reducir las verdades bíblicas a unas frases sin poner las referencias correspondientes para no cansar al lector. 



El punto de partida - como en todo - es la Soberanía de Dios. Él es dueño de los cielos y de la tierra. Por lo tanto, todo lo que tenemos y que se considera como propiedad privada realmente pertenece a Dios y nosotros tenemos la función de ser administradores en su nombre. Y como administradores no solamente tenemos una responsabilidad inmediata que tiene que ver con el presente, sino también hacia el futuro. Esto incluye concretamente a futuras generaciones, a nuestros hijos.



Una vez reconocido este fundamento es fácil ver el impacto que tiene este principio sobre el tema de la economía: la Gran Comisión no solamente tiene un elemento espiritual que tiene que ver con la predicación del evangelio, sino que además se trata de aplicar todas las cosas que Jesucristo nos ha enseñado. Al fin y al cabo la meta es “hacer discípulos a todas las naciones.” Y esta tarea implica todo lo que tiene que ver con nuestra vida, tanto lo que comúnmente se considera como espiritual como la forma en la cual vivimos en esta tierra. Se trata de glorificar a Dios con nuestras vidas y con nuestro trabajo.



 



LA PROPIEDAD PRIVADA



Como administradores de Dios somos responsables de lo que hacemos con lo que Dios nos ha dado. Esto lo vemos en muchos sitios en la Biblia pero una de las afirmaciones más claras es lo que Pedro dice a Ananías. Hablando de una propiedad que este vendió, Pedro lo comenta así: si te la quedabas era tuya y si la vendías, el dinero era tuyo. Su problema no era la compraventa. Su problema era la mentira en cuanto a su donativo a la iglesia. Por lo tanto, en todos los sitios donde se predicaba el evangelio siempre se enseñaba que la propiedad de cada uno era sagrada. Es exactamente lo que dice el octavo y el décimo mandamiento. Cualquier sistema político o económico que no respeta este principio atenta contra las enseñanzas bíblicas e históricamente nunca ha aportado nada para el bienestar de la humanidad. Esto incluye todas las formas del socialismo, el comunismo y el fascismo en sus diversas manifestaciones. El respeto de la propiedad privada es el fundamento de cualquier economía cristiana. Y en términos generales: fundamento de cualquier economía nacional solvente.



 



EL MERCADO LIBRE



Aquí estamos hablando de otro tema esencial de una economía inspirada por la Biblia. El libre comercio, sin restricciones ni impedimentos es fundamental para el desarrollo de una sociedad prospera y libre. Donde no hay comercio libre, no hay una sociedad libre. En Mateo 20, el mismo Señor Jesucristo explica y establece e implícitamente defiende el derecho de cada ser humano a intercambiar bienes y colocar su dinero donde lo vea conveniente. La Biblia da tanto al patrón como al empleado responsabilidades concretas. Los gobiernos no tienen la autoridad - bíblicamente hablando - de imponer sus criterios en contratos privados aplicando sus restricciones y diciendo a la gente bajo qué condiciones pueden comerciar. Precisamente esta mala costumbre tiene que ver con la marca de la bestia (Apocalipsis 13:17). 



 



PROSPERIDAD NO ES PECADO



La Biblia avisa de los peligros de la riqueza y del dinero, pero ni el dinero ni el bienestar como tal son cosas inmorales o pecaminosas. Tengo la libertad de escoger la pobreza. Pero no tengo la libertad de criticar a aquellos que escogen otro camino. Y en cuanto a la riqueza económica: siempre depende de como la usamos. Bienestar puede ser una bendición de parte de Dios, siempre y cuando la fuente de esta riqueza es el trabajo honesto o inversiones no fraudulentas. 



Un buen ejemplo es Abraham. La Biblia dice explícitamente que era un hombre rico (Génesis 13:2). La fuente de la bendición siempre es Dios, no nuestras capacidades. Es sorprendente todo lo que la Biblia dice sobre temas de dinero y economía. La economía tiene que ver con nuestras decisiones en cuanto a los recursos que Dios nos ha dado. Una persona sabia según la Biblia será siempre buen economista. Y esto incluye un uso sabio de dinero que implica trabajo duro, ahorro e inversiones inteligentes. Esto es uno de los fundamentos del auge económico de los países donde la Reforma triunfó históricamente. Vivir según las normas divinas incluye bendición y esta bendición por regla general - aunque no en cada caso individual - se refleja en una prosperidad económica creciente.



En este contexto, la Reforma ha recuperado la idea del llamamiento individual. Y se entendió este llamamiento no solamente en el contexto espiritual sino también en un contexto secular. Esta distinción artificial - tan popular hoy en día - era inexistente para los reformadores. Y ellos lo aprendieron de los apóstoles. Pablo ejercía un ministerio tanto haciendo tiendas (para el ejército romano) como predicando el evangelio. Dios nos ha entregado ciertos “talentos” y estos talentos hay que usarlos de tal manera que crean prosperidad.



Es muy interesante que hasta en el estudio de la economía secular, diferentes escuelas han fracasado en explicar un fenómeno curioso: donde hay libertad de intercambio de bienes, donde hay división de trabajo, donde hay honestidad y contratos que se honran y cumplen, allí aumenta el bienestar. ¿Por qué? Porque Dios honra a los que le honran - aunque ni siquiera lo saben. La Biblia llama esto “bendición”.



 



AVISOS



Pero es cierto: al mismo tiempo Dios nos avisa de los peligros de la riqueza. Pero de la misma manera como Abraham no puso su confianza en su poder económico o militar, sino en el poder de Dios, de la misma manera debemos seguir ese ejemplo. No debemos ser avaros, tacaños y convertir el dinero en nuestro Dios. No podemos servir a dos señores. Debemos servir al Señor, usando el dinero y los bienes con los cuales Él nos ha bendecido. Y somos llamados a hacerlo de forma sabia. Es verdad, dando que la mano izquierda no sepa lo que hace la derecha. Esto habla de generosidad. Pero Dios no nos ha llamado a financiar el programa del diablo. 



 



Y ¿LA IGLESIA DE JERUSALÉN?



Con frecuencia leo artículos o escucho sermones donde el “comunismo” de bienes de la iglesia primitiva se establece como un ejemplo a seguir para la Iglesia. Pero ¿realmente es así? Tengo mis serias dudas. Como siempre las cosas hay que entenderlas en su debido contexto. La iglesia en Jerusalén tuvo que sufrir una marginación y una sistemática expropiación de sus bienes. ¿Qué judío iba a comprar fruta u otras mercancías de un seguidor de alguien que había sido ejecutado como hereje de parte de las autoridades religiosas? Muchos cristianos perdieron su trabajo y su fuente de ingresos. Por la profecía de Lucas 21 (et al.) la Iglesia sabía que los días de la ciudad estaban contados. Ahora era el momento de vender y sacar un beneficio (para el bien de todos los creyentes) mientras se podía. Y por supuesto, el apoyo a los creyentes pobres (no por vagancia, sino por las circunstancias inevitables) siempre ha sido una de las prioridades máximas de los cristianos. No es buena idea convertir algo, que simplemente surgía de la necesidad del día, en regla



Por supuesto quedan preguntas y no todo el mundo estará de acuerdo con mi visión. Aquí sólo puedo dedicar unas líneas a un tema que merece libros1. Pero pienso retomar el tema más adelante.



Es un hecho poco conocido y valorado, que el ministerio de Jesucristo y de sus discípulos no fue posible solamente gracias a lo milagroso. No todos los días el Señor solía sacar una moneda de la boca de un pez para pagar sus impuestos. De forma regular su ministerio fue financiado por mujeres (también un detalle encantador) con medios suficientes para poder sufragar los gastos para un grupo no precisamente reducido de personas. Y esto, sin que Jesús hiciera llamamientos a recoger ofrendas o publicando sus necesidades en los medios sociales de su tiempo. 



Y como último detalle: de nuevo nos encontramos con una mujer rica (por lo que sabemos), que era María, la madre de Juan Marcos, cuya mansión (de forma muy espiritual llamada “aposento alto”) se había convertido en cuartel general de la iglesia primitiva. Casas de este tamaño en aquel entonces era privilegio de gente que no vivía precisamente de un modesto jornal.



Ser rico no es inmoral. Serlo sin invertir en lo que vale la pena lo es.



 



Notas




1Véase por ejemplo mi libro: Crisis, Europa en la encrucijada



 

 


11
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Manuel5
16/08/2018
14:06 h
10
 
Es inmoral ser rico: Cuando en un bolsillo sobra el dinero es porque falta en otro. Y eso es injusto
 
Respondiendo a Manuel5

jorgevaron
23/08/2018
17:00 h
11
 
No hace falta ser rico para que se cumpla la ley del equilibrío. Pan que tu te comas, pan que hace falta en otro lado.
 

JorLo
15/08/2018
04:22 h
9
 
Es inmoral ser pobre y indigente?
 

EZEQUIEL JOB
12/08/2018
00:25 h
8
 
No es inmoral ser rico si el origen de la riqueza es de trabajo y negocios honestos, herencias legales, pero si no se ayuda(amor) al prójimo(que solo en Cristo se puede hacer), no se garantiza la vida eterna, ejemplo de esto el rico y Lázaro(Luc16:21-31). Si la riqueza es de corrupción, engaño, narcotráfico, usura, deshonestidad, robo, etc., pero luego en Cristo se usa esa riqueza injusta para el amor al prójimo,hay salvación,ejemplo Zaqueo(Lc19:2-10).Obvio que después se debe vivir honestamente
 

jorgevaron
10/08/2018
16:40 h
7
 
Mirando la biblia se podrían clasificar los que tienen riquezas materiales así: A) los del tipo Job, Abraham, Isaac, Jacob, David etc. Que saben que es Dios quien da y es Dios quien quita y por tanto: sin nada entramos al mundo y sin nada saldremos de el. Y B) Los del tipo Herodes y otros de su estilo para quienes solo existen necesidades materiales y que no entrarán en el reino de Dios, aunque se les empuje, simplemente porque no experimentan la necesidad de ello.
 

EZEQUIEL JOB
09/08/2018
15:48 h
5
 
La finalidad es suplir las necesidades del prójimo, "que cuando veas al desnudo, lo cubras"(Isa58:7), no es compartir por compartir simplemente. El oro en el Cielo solo sirve para asfaltar calles(Ap21:21), es material de construcción. Si alguien guarda "piedras" y las atesora, y viene otro y le pide que comparta piedras, eso para Dios no tiene ningún sentido,el tesoro en el cielo es el amor y misericordia al prójimo principalmente.No tiene ningún sentido que en la tierra nos peleemos por piedras
 

EZEQUIEL JOB
09/08/2018
00:43 h
4
 
Dios manda que TENIENDO bienes y dinero, aportemos para las NECESIDADES de nuestros hermanos(1Jn3:17), no hacerlo es una fe muerta(Stg2:15-17), los primeros cristianos vendían sus propiedades para suplir estas NECESIDADES(Hech2:44-45)(Hech4:34-35). En varias partes se amonesta a suplir las necesidades(Ef4:28)(Tit3:14), incluso a los ricos(1Tim6:17-18). El amor, o misericordia y piedad al prójimo(buenas obras), es el FRUTO que distingue al cristiano en el mundo(Ef2:10)(Jn15:8,16)(Mat5:16)(Jn13:35
 

Galo Nómez
08/08/2018
21:43 h
3
 
En casi todos los países que abrazaron la Reforma se cobran altos impuestos a las fortunas más visibles, la cual impide ciertos males de la,acumulación de riqueza, como la desigualdad, la codicia y la ostentación, conductas que pueden resultar ofensivas para el resto de las personas. La salvedad son los países anglosajones, pero ahí muchos acaudalados crean fundaciones benéficas donde destinan gran parte de su dinero. Ambas cosas guardan relación con los tesoros celestiales que no entendió el jo
 
Respondiendo a Galo Nómez

jorgevaron
10/08/2018
16:20 h
6
 
Excelente #3. El caso de aquel joven adinerado que desea ingresar al ministerio y a quien se le pide despojarse de sus bienes materiales y entregarlos a los pobres, tiene suficiente explicación en el hecho de que quien aspire a ser un apóstol o pastor y maestro, debe entender que esta aspirando a servir no a ser servido y por tanto su vida debe reflejar esa vocación. Muchos ven en el ministerio la oportunidad de enriquecerse o simplemente subsistir, nunca la de servir a otros.
 

jorgevaron
08/08/2018
17:18 h
1
 
En la muy querida familia de Betania la jovencita Maria podía darse el lujo de gastar 300 denarios o mas, un año de sueldo de un trabajador, en un frasco de perfume de nardo puro. Nunca Cristo reprocho a María ese gasto suntuoso, claro que el señor Iscariote, el político del grupo, se apresuró a reprochar ese desperdicio pensando desde luego en las "necesidades de los pobres". Administradores de los bienes que nos PRESTA Dios, muchos o pocos da lo mismo, y punto.
 
Respondiendo a jorgevaron

Blanco
08/08/2018
20:57 h
2
 
Obviamente, el disponer de bienes o dinero no es inmoral, pero sí lo es el amor al dinero (1Ti 6:10). El ¡mandato! (no una sugerencia) a los ricos es ser ricos en ¡buenas obras! Y que estén dispuestos a ¡dar y compartir lo que poseen¡ (1Ti 6:17-19). Si alguien rico en dinero, no tiene buenas obras, ¿está obedeciendo la palabra de Dios? ¿Y si no da y comparte lo que posee? Ahí lo dejo, que cada cual saque sus propias conclusiones.
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Es inmoral ser rico? El evangelio y los pobres
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.