PUBLICIDAD
 
jueves, 16 de agosto de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José Hutter
     

    ¿Conduciría Jesucristo un Cadillac? La fascinación del engaño

    A primera vista resulta difícil entender el éxito de los predicadores de la prosperidad. Aquí presentamos cinco razones.

    TEOLOGíA AUTOR José Hutter 25 DE JULIO DE 2018 12:33 h

    Si analizamos fríamente el tremendo éxito de los grandes promotores de la teología de la prosperidad nos quedamos un poco desconcertados. ¿Cómo es posible que engañen a tanta gente con tanta facilidad? El fenómeno de los predicadores del éxito y de la prosperidad financiera resulta ser un tanto enigmático. Por lo menos a primera vista.



    Pero en la medida que nos adentramos en el asunto para analizar las razones del éxito de su mensaje, las razones quedan más patentes. Y además nos damos cuenta de otra cosa: el fenómeno ya ha dejado de ser algo típicamente norteamericano o europeo. Vemos el mismo patrón -con ciertos tintes locales- en Latinoamérica, África -sobre todo Nigeria- y en Asia (China y Corea del Sur, por ejemplo). Solo los dos predicadores más famosos de Nigeria y Malawi respectivamente, David Oyedepo y Shepard Bushiri, tienen un patrimonio que se estima en 300 millones de dólares y esto en un continente donde muchos de sus seguidores viven con menos de un dólar al día. Es tan extendido el fenómeno que la revista evangélica más importante del mundo, Christianity Today1, le dedica su portada y unos cuántos artículos en su edición del 8 de julio de este año. Y otra cifra: en este negocio de los que prometen el oro y el moro, solo este tipo de telepredicadores norteamericanos, los que hacen de la fe ciega y de la incultura de sus adeptos su agosto, ingresan unos tres mil millones de dólares anuales.



    Pero antes de ir a la Biblia para ver qué tipo de parámetros encontramos allí para orientarnos, quiero plantear la pregunta: ¿Cómo es posible que engañen a tanta gente con falsas promesas, en muchos casos gente con escasos ingresos?



    Razones puede haber muchas, pero voy a nombrar las que me parecen más llamativas:



    1. El ser humano lleva muy dentro de sí el deseo de tener éxito, ser sano y gozar de independencia económica. Ninguna de estas aspiraciones es inmoral o va en contra de la ética cristiana. El problema surge cuando cada uno de estos aspectos empieza a ocupar un lugar y una importancia que no le corresponde. Por lo tanto, el problema no tiene que ver con la salud o el dinero, sino con la actitud en cuanto a estas cosas. En el momento en el que ponemos nuestra confianza en otra cosa que no sea el Señor Jesucristo, nos convertimos en idólatras. Lo que llamamos “teología de la prosperidad” convierte estas aspiraciones legítimas en metas de por sí y las independiza del conjunto de lo que podríamos llamar “vida cristiana”. El corazón humano que no descansa en Cristo se ve empujado por estos deseos en una dirección equivocada. Esta razón es independiente de la cultura en la cual vivimos porque es algo común de todos los seres humanos.



    2. Este tipo de teología tiene su origen en los países más desarrollados porque va en línea con la filosofía del tiempo: todo el mundo quiere disponer de un piso o una casa, a ser posible tener dos coches en el garaje, disfrutar de cuatro semanas de vacaciones pagadas, poder permitirse algún que otro viaje de capricho y que no falte una buena comida. Es sobradamente conocido que vivimos muy por encima de nuestras posibilidades y por lo tanto no sorprende con qué facilidad se “espiritualiza” algo que en el fondo no es otra cosa que egoísmo y egocentrismo. Vivimos en una sociedad donde el consumo y no el ahorro o el sacrifico está de moda. Es más: gastar y vivir por encima de lo que nos podemos permitir se ha convertido en razón de estado. La gente que triunfa en la vida es joven, sana, rica y guapa. Como el evangelio tiene que triunfar, mejor que sus representantes caigan en esa categoría. Al fin y al cabo: ¿quién va a escuchar a un perdedor feo, humanamente hablando? Sin embargo, frases como “Te mereces lo mejor, porque eres un hijo del Rey”, “Jesús te hace feliz”, “Dios quiere que estés sano” hace tiempo ya han dejado de ser dominio exclusivo de iglesias norteamericanas. De la misma manera que la industria cinematográfica de Hollywood ha influenciado decisivamente el mundo secular, estas estrellas-pop cristianos se han apoderado de un segmento importante del mundo evangélico. De la misma manera que el estado de bienestar nos habla de nuestros derechos a una vida feliz y exenta de peligros y contratiempos, el evangelio de bienestar proyecta esta idea al ámbito religioso. Triunfar en la vida espiritual al final se convierte en reclamo para un evangelio materialista. Este tipo de enseñanza nos explica que no hace falta seguir los pasos de la sencillez, del ahorro y de sacrificio, sino del disfrute de todo lo que Dios nos da en abundancia para que lo disfrutemos sin remordimientos. Y cuantos más caballos tenga el coche, más se glorifica Dios en nuestras vidas según el lema “por sus Lamborghinis los conoceréis”, porque así todo el mundo puede ver hasta qué punto nos está recompensando el Altísimo por nuestra fidelidad en llenarles el bolsillo a los mercaderes de su dios del éxito.



    3. Muchas personas en las iglesias evangélicas están más influenciadas por los valores de su propia cultura que por la Biblia. Lo vemos en este contexto en un fenómeno muy llamativo: se suele evaluar conceptos como felicidad, éxito y bendición, no según los parámetros bíblicos (lo veremos en otra entrega de esta serie), sino por las pautas que marca la cultura secular y popular que nos rodea. El éxito se mide muchas veces en relación con el estatus social y la importancia de una persona por factores más espirituales.



    4. De la misma manera como se sigue a ídolos que mueven masas en el mundo de la música y del deporte, hay muchas personas que buscan sus ídolos en el mundo espiritual. No solamente es cuestión de que Dios le bendiga a uno y eso con toda la abundancia material posible, sino además es deseable pertenecer a una iglesia que parece un auténtico templo (véase el edificio de Edir Macedo en Brasil)2. A mucha gente les impresiona que Benny Hinn y compañía viajen por el mundo en sus aviones privados con todos los lujos, de la misma manera que las revistas y programas de glamour tienen su público millonario asegurado porque nos fascina la vida de los ricos y guapos. Es una extraña contradicción que por un lado rechazamos que los políticos corruptos despilfarren nuestro dinero, pero por otro lado lo metemos en los bolsillos de los Ronaldos, Neymars y Messis comprando sus camisetas y pagando la cuota del canal que retransmite sus partidos . Lo mismo ocurre en el ámbito espiritual: rechazamos la ostentación de poder y riqueza en las iglesias establecidas y al mismo tiempo financiamos voluntariamente los caprichos de las estrellas pop evangélicos. ¿Conduciría Jesús un Cadillac? Por supuesto que no. Preferiría un Lamborghini. ¿Viajaría en business? Claro que no. Tendría su propio avión.



    5. La idea de usar la fe con fines de lucro. Ya los romanos conocieron el principio del “do ut des” (Doy para que me des). Se paga a los dioses para que ellos a su vez se muestren generosos. Lo que se aplica a las relaciones humanas (ambas partes se benefician de una relación comercial mutua) se aplica a Dios: yo le pago a Dios, para que Él a cambio me dé cosas que no puedo conseguir de otra manera. Es un fenómeno que es universal en muchos lugares del mundo y por supuesto en las religiones. Y algunos lo aplican al cristianismo: mucha gente no confiesa una fe en el evangelio porque está convencida de su verdad histórica y teológica, sino para poder encontrar una solución a sus necesidades terrenales. Se predica que Dios es todopoderoso y si se respetan las “reglas” nos dará todo lo que le pidamos. Esta aproximación utilitaria se sirve de la fe para conseguir ganancias materiales.



    Que los Macedos, Hinns y Copelands conviertan la fe cristiana en una parodia para la opinión pública no le sorprende a nadie a estas alturas. Matt Groening y Los Simpson no han tenido que exagerar demasiado.



     



    Notas



    1#https://www.christianitytoday.com/ct/topics/p/prosperity-gospel/



    2#https://www.eluniverso.com/noticias/2014/07/31/nota/3301496/iglesia-inaugura-colosal-replica-templo-salomon-sao-paulo


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Conduciría Jesucristo un Cadillac? La fascinación del engaño
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    La carta La carta

    El clip ganador de la última edición del Festival Phos, realizado por David Parra.

     
    Toda la Biblia: Miqueas Toda la Biblia: Miqueas

    No son los ricos o poderosos los que agradan a Dios, sino quienes hacen justicia, misericordia y viven en humildad.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.