PUBLICIDAD
 
domingo, 21 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Juan Antonio Monroy
4
 

Russell y Copleston. Sobre la existencia de Dios

Copleston dice a Russell que si cree en la experiencia de enamorarse o de apreciar la poesía y el arte, con qué derecho niega la posibilidad de la experiencia religiosa personal.

ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 25 DE JULIO DE 2018 10:00 h

En su colección Campo de Agramante, la Editorial Alcor, en Barcelona, publicó un interesante libro sobre el tema de Dios y la religión en la obra que Bertrand Russell. Extraños tiempos éstos que estamos viviendo. Los sin Dios nos dicen a diario que el ateísmo ha dejado de constituir un fenómeno de élite y en nuestros días se está convirtiendo en un movimiento de masas. Si esto fuera cierto, ¿por qué se publican, se venden y se leen tantos libros en torno a Dios y al tema religioso en general? Si Dios no existe, ¿qué sentido tiene ocuparse tanto de Él? Si las creencias religiosas son racionalmente indefendibles, si es verdad que la religión pertenece a la infancia de la razón humana, ¿por qué las obras de temas religiosos invaden los escaparates de las librerías en todos los países y se imponen en el mercado internacional del libro? Puede que la respuesta a estas contradicciones esté en la definición que el filósofo francés Jacques Maritain, creyente, hace del ateo: “Hay pseudo-ateistas que creen que no creen en Dios, pero en realidad inconscientemente creen en Él, porque el Dios cuya existencia niegan no es Dios, sino cualquier cosa”.



Bertrand Russell nació en Trellek, Inglaterra, el 18 de mayo de 1872. Murió el 3 de febrero de 1970 en el País de Gales a la edad de 97 años. En 1950 se le concedió el Premio Nobel de Literatura. Tenía 80 años cuando contrajo matrimonio por cuarta vez. La filosofía de Russell fue definida por un entusiasta colaborador suyo, P. Edwards, como “la más impresionante presentación del librepensador desde los tiempos de Hume y Voltaire”. Teófilo Urdanoz agrega por su cuenta, sin que por mi parte esté de acuerdo con tal afirmación: “Cabe extender el parangón a Nietzsche, por su inmoralismo y subversión de todos los valores éticos, a su coetáneo Sartre, por la exaltación de una libertad sin freno, y a muchos filósofos ateos”.



¿Fue realmente ateo Russell? A eso vamos. A diferencia de otros filósofos, Russell se ocupó ampliamente del tema religioso tratándolo en conferencias y en debates públicos y dedicándole libros completos. El tomo que he citado de la Editorial Alcor recoge, en 409 páginas, casi todo o todo lo que el filósofo inglés escribió sobre Dios, la religión, la fe y otras materias teológicas. Entre estos escritos figura el texto completo de un debate sobre la existencia de Dios que Russell mantuvo en 1948 en un programa de la televisión británica con el eminente filósofo católico F. C. Copleston.



Cuando Copleston pregunta a Russell si su posición es la del agnóstico o la del ateo, Russell responde categóricamente: “Mi posición es la del agnóstico”. Pero la respuesta es una trampa. O falta de sinceridad. Aunque Russell diga que “para efectos prácticos ambas posiciones son lo mismo”, hay diferencia, existe desigualdad entre agnosticismo y ateísmo. Un ateo y un agnóstico parten de proposiciones distintas y llegan a conclusiones discordantes. El ateo niega rotundamente la existencia de Dios. Es más: el ateo puro jamás piensa en Dios. Ni siquiera para negarlo. El agnóstico, por su parte, no va tan lejos. Declara que el entendimiento humano no tiene acceso a la noción de lo absoluto, que la existencia y la naturaleza de Dios son caminos imposibles de recorrer por la razón del hombre; pero el agnóstico no niega a Dios. La increencia de Russell no es tan firme ni tan contundente. El filósofo de Premio Nobel sabría que ser ateo en el sentido pleno y puro del término requiere una dosis de fe infinitamente mayor que la necesaria para aceptar las verdades que el ateísmo niega.



Cuando ambos filósofos discurren sobre la existencia de Dios, el debate se enciende y cobra proporciones fantásticas. Copleston argumenta que, si Dios no existiera, los seres humanos no tendrían otro fin más que el elegido por ellos mismos. Esto no hay filósofo en el mundo que sea capaz de negarlo. Además, si no existe un Ser absoluto tampoco puede haber valores absolutos. Russell dice estar de acuerdo en términos generales con esta afirmación. ¡Es natural! Ninguna mente, por muy privilegiada que sea puede contradecir tan elemental equilibrio.



Si no existe el Bien absoluto, que es Dios, el resultado es la relatividad de los valores humanos, el vacío, el desencanto de la vida y de las cosas, como en la famosa poesía que T. S. Eliot escribió para subrayar la desesperación del ser humano y que tituló Los hombres vacíos. “No tenemos nada en el vientre, estamos henchidos de serrín, inclinados los unos sobre los otros con la cabeza llena de paja. ¡Ay! Cuando murmuramos juntos, nuestras secas voces son dulces y carentes de sentido, como viento entre la hierba seca, o las ratas que corretean entre restos de vidrio en nuestras estériles cuevas”.



Un nuevo argumento de Copleston a favor de la realidad de Dios es el hecho de la existencia misma del ser humano. Russell no sabe cómo responder y dice que este razonamiento plantea un sinfín de cuestiones y no resulta nada fácil saber por dónde empezar. ¡Está claro! No resulta fácil para quienes se empeñan en reducir la fe a cálculos matemáticos y a elucubraciones cerebrales. Pero Copleston insiste: yo dependo de mis padres, del aire, de los alimentos. “Si continuamos en ese sentido hasta lo infinito, no tendremos ninguna explicación de la existencia. Por ello, a fin de explicar la existencia, debemos llegar a un Ser que contiene en sí mismo la razón de su existencia, al que no es aplicable la alternativa de no existir”.



¡Formidable, irrebatible, contundente! ¿Qué quiere el ateísmo? ¿Convertirnos en eslabones perdidos en la gran cadena de la Historia, girando sobre nosotros mismos sin encontrarnos jamás, sin ser capaces de explicarnos ni de explicar cómo fue nuestro origen, qué o quién nos creó animales racionales y espirituales? Si no existe el Dios-causa nos situamos en un orden catastrófico, sin atmósfera primera ni última, con la muerte como fórmula final, sin resurrección ni supervivencia.



Prisionero en sus propios argumentos Russell baja por un momento la guardia en el debate y confiesa: “No sostengo de una manera dogmática que no existe Dios. Lo que sostengo es que no sabemos que exista”.



No lo sabría él, porque jamás llegó a experimentar la gracia de la fe. A Russell, como a casi todos los intelectuales que no creen en Dios, les falta la mínima honradez para admitir que el hecho de que ellos no sientan a Dios no les da derecho a negar las vivencias espirituales de los creyentes. En mi libro Mente y Espíritu cuento el caso del escritor francés André Frossard, todavía vivo y en activo, quien al convertirse del ateísmo a la fe escribió una obra titulada “Dios existe, yo lo encontré”. Russell no sabía que existe Dios porque no lo buscó y tampoco lo encontró. Frossard si sabe que existe, porque lo encontró casi sin buscarlo.



Copleston dice a Russell que si cree en la experiencia de enamorarse o de apreciar la poesía y el arte, con qué derecho niega la posibilidad de la experiencia religiosa personal.



Es el argumento definitivo e irrebatible contra todos aquellos que dudan o niegan la existencia de Dios: “Yo era ciego y ahora veo”. La razón topa con el sentimiento. Dios existe porque lo siento, lo vivo, sus movimientos se desarrollan en mí, su fuego me quema, su palabra me habla, su amor me arrebata, su presencia me da seguridad, en su altura desciende a mi insignificancia, cuando estoy perdido me encuentra, cuando enloquezco me devuelve la razón, cuando me siento hundido me rescata del polvo y me eleva a alturas de felicidad. Por eso sé que existe.


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

jorgevaron
12/08/2018
22:39 h
3
 
Las demostraciones racionales absolutas solo existen en el seno de las matemáticas puras. Dios escoge no la argumentación intelectual sino el testimonio como instrumento de demostración de su existencia. Y Entre todos los testigos imaginables, el testimonio del TESTIGO FIEL. El encuentro con Cristo es la suprema y definitiva demostración de la existencia de Dios.
 

Manuel5
01/08/2018
16:57 h
2
 
¿Creo que Dios existe o tengo miedo de que Dios no exista? Muchos se pensarán... . A la idea de "tiene que existir un Ser que contiene en sí mismo la razón de su existencia, y al que no es aplicable la alternativa de no existir" ya la Filosofía ha dado conocida respuesta, negándola.
 
Respondiendo a Manuel5

jorgevaron
12/08/2018
23:13 h
4
 
Creo que los dos hechos pueden coexistir. Si no existiese la necesidad de la existencia de Dios, lo que podría implicar el miedo a su no existencia, no lo buscaríamos insistentemente y posiblemente nos quedaríamos fuera de la posibilidad de que El nos encuentre y probar definitivamente ( para cada uno en particular ) su existencia. Tengo la impresión de que lo difícil no es alcanzar una prueba de la existencia de Dios q me satisfaga plenamente, sino encontrar una prueba que satisfaga a todos.
 

Ignatius (de Loyola)
26/07/2018
19:32 h
1
 
Con el atrevimiento que da la ignorancia, me atrevo a afirmar que con B. Russell se perdió un gran matemático y se ganó un filosofo del montón. No juzgo, faltaría más, su agnosticismo o su ateismo, que sólo al sagrario de su conciencia competen. Tengo la esperanza de que así como de Newton nadie recuerda sus comentarios bíblicos y sí sus leyes de mecánica celeste, de la obra de Russell queden sus “Principia mathematica”. Interesante el estudio de Paul Johnson “Intelectuales” Saludos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Russell y Copleston. Sobre la existencia de Dios
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.