PUBLICIDAD
 
miercoles, 20 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Renata Viglione
    5
     

    El lenguaje como espacio de lucha de género

    Lo que hasta ahora parecía ser un reclamo de ciertas minorías se ha comenzado a imponer cada vez con más fuerza en esferas públicas y hasta gubernamentales.

    ACTUALIDAD FUENTES Evangélico Digital 13 DE JULIO DE 2018 13:02 h

    En los últimos años, hemos asistido a un cambio en los usos del lenguaje que busca, por sobre todas las cosas, evitar la utilización de palabras sexistas que discriminan y desvalorizan a la mujer.



    Los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales y los Estados han hecho recomendaciones para que no se discrimine a las mujeres en sus publicaciones, ya que el foco central de los derechos humanos es la no discriminación y la igualdad de derechos para todas las personas sin distinción de ningún tipo.



    Esto es un desafío para el español: nuestro idioma es una lengua con género. 



    Para comprender bien de qué estamos hablando, y haciendo una simplificación, podemos decir que los sustantivos en español comúnmente terminan en “o” para el masculino y en “a” para el femenino. Y cuando incluimos tanto a hombres como a mujeres se utiliza el masculino gramatical, aunque vale aclarar que este no tiene en ese caso marca de género, pues designa la clase.



    Cuando decimos “El hombre es un ser racional” nos referimos a todos, hombres y mujeres. Sin embargo para algunos, entre ellos las feministas y otros colectivos, este uso del masculino genérico invisibiliza a la mujer, la subordina a través del lenguaje y no incluye a todos. Desde la normativa del español, no existe un género neutro que venga a solucionar este reclamo.



    Es por esta razón que, cuando se trata de usar un lenguaje “no sexista”, hemos echado mano a los recursos que nos provee nuestra propia lengua, esto es, el uso de los colectivos como el alumnado, los abstractos como la juventud, la utilización de la segunda persona del singular o la tercera del plural sin mencionar sujeto (tú, usted y nosotros).



    Antes que “el director” se recomienda “la persona a cargo de la dirección”; en vez de “hombres y mujeres”, “la población”;  para hablar de “los niños” algunos creen que es mejor utilizar “los niños y las niñas” o “la población infantil”; y “alguien” en vez de “uno”, aparte de evitar el artículo cuando esto sea posible, solo por citar unos pocos ejemplos.



    Con todos estos recursos se trató de dar solución a este reclamo, sin embargo estas opciones no conformaron a las feministas. Lo que parecía saldar la supremacía masculina y generar igualdad no lo ha hecho. Puestas a pensar, encontraron en el uso de la “e” un recurso válido.



    Piden un lenguaje “inclusivo” que rompa el binomio masculino/femenino y las incluya, tanto a ellas como a todos aquellos que no se sienten representados por el lenguaje convencional.



    En esta batalla lingüística, reclaman el uso de la letra “e” como “neutro” para aquellos que no se identifican ni con la “o” ni con la “a”, o que buscan derrocar al patriarcado y a la supremacía del masculino con valor genérico. Así, pasaríamos a usar “todes”, “persones”, “algunes”, aunque también abundan ejemplos como tod@s, niñxxs y alguno/as.



    Lo que hasta ahora parecía ser un reclamo de ciertas minorías o una moda pasajera de los jóvenes se ha comenzado a imponer cada vez con más fuerza en esferas públicas y hasta gubernamentales, como el caso reciente de un diputado en la Argentina que en pleno debate legislativo se refirió a “todes” y a “otres”.



    El lenguaje se ha transformado en un campo de lucha para alcanzar reivindicaciones que van mucho más allá de lo idiomático y que tiene que ver más con una ideología de género que con el uso apropiado o inapropiado de un lenguaje.



    La elección de palabras interviene la lengua como recurso retórico que busca llamar la atención del oyente sobre lo no dicho según ellas: la supremacía del hombre sobre la mujer.



    Lo que sí podemos afirmar es que el lenguaje es una práctica social, lo usamos y lo construimos entre todos. Los cambios que puedan venir no deberán deformarlo ni tampoco ir en contra de su estructura gramatical y lingüística, pero sobre todo, no deberán imponer una ideología de género. Los cambios irán sucediendo porque todo lenguaje se modifica, pero deberán ser el resultado de una práctica común y consensuada socialmente entre todos los hablantes.


     

     


    5
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Asun
    15/07/2018
    14:18 h
    4
     
    Un artículo muy bueno y muy claro. El lenguaje lo "hacemos" los hablantes. La norma linguistica al final la establecemos los hablantes, pero no se puede imponer desde la política o cualquier ideología. Lo fundamental es cambiar la mentalidad machista, educar en igualdad. Y entonces el lenguaje será igualitario.
     

    Galo Nómez
    14/07/2018
    03:57 h
    3
     
    Si depara feminismo y no discriminación se tratase, entonces las mismas integrantes de esos movimientos deberían abstenerse de usar el término mujer, ya que en latín, «muller» significa propiedad del macho
     

    Andrés
    13/07/2018
    18:30 h
    1
     
    Realmente es inaudíto lo que nos toca vivir. Nuestro lenguaje, aunque diferencia entre géneros, nunca fué discriminador. Como sí lo es este nuevo lenguaje que estos grupos radicalizados pretenden imponer. El feminismo es profundamente autoritario y discriminador. Y busca legitimar sus pretensiones victimizándose. Nunca imaginé semejante situación, semejantes despropósitos y desmesura.
     
    Respondiendo a Andrés

    Asun
    15/07/2018
    14:21 h
    5
     
    No todo el feminismo es autoritario o discriminador. El feminismo es un abanico muy amplio. Yo me considero feminista en cuanto a tener los mismos derechos y oportunidades que los varones, Punto. No estoy de acuerdo con el lenguaje inclusivo llevado a un extremos. Estoy de acuierdo con lo que se expone en este artículo.
     
    Respondiendo a Asun

    Angel
    13/07/2018
    19:38 h
    2
     
    Cosa más grandes/peores que estas veremos; y no solo por los disparates que se dirán y se impondrán, sino por el espíritu de revancha con el cual se hará. Eso, sin dudarlo; y ya viene de camino.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El lenguaje como espacio de lucha de género
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.