PUBLICIDAD
 
lunes, 19 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    3
     

    No mires solo al cielo

    Nadie puede acercarse a Dios si se da un alejamiento, desprecio o abuso del hombre.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 10 DE JULIO DE 2018 16:46 h

    No miremos solo al cielo no sea que nos olvidemos del hombre. Uno de los grandes errores de la humanidad es que, para buscar a Dios, a veces nos alejamos del hombre, de lo humano. De ahí que incluso se puedan hacer guerras contra el hombre en el nombre de Dios. En esos casos lo que ocurre es que estamos con Dios, pero lejos de lo humano, de los hombres. O sea, en el fondo, no estamos tampoco con Dios.



    Mira también al suelo. Sí analizamos la historia de la iglesia o de las religiones, nos encontraremos con muchísimos abusos contra el hombre en el nombre de Dios: inquisiciones, muertes de infieles y de herejes, desprecios a los diferentes por parte de los religiosos. Eso puede ser porque nos fijamos en el Dios glorificado, a Jesús sentado a la diestra del Padre, y no recordamos con honestidad y eficacia al Jesús hombre, al hecho de la encarnación, el Dios que se funde con lo humano y hace de él el auténtico lugar sagrado.



    No aísles a Dios del hombre, del entorno humano. Si este distanciamiento entre el hombre y Dios no lo hubieran realizado los cristianos, quizás, inconscientemente, es posible que se hubieran eliminado o suavizado los abusos religiosos contra el hombre. Poco predicamos ni recordamos la frase de Jesús en donde pone el amor a Dios en semejanza con el amor al hombre. Es como si esa visión no estuviera en nuestros parámetros, en nuestra forma de vivir la espiritualidad cristiana.



    El cielo y el suelo no son dos realidades antagónicas. A veces nos equivocamos en la relación con el hombre y, por ende, con Dios y, por eso, ocurren todas esas maldades contra el hombre de las que estamos hablando y que se pueden. Tenemos que recordar que, Dios y el hombre, son dos realidades semejantes, no antagónicas. Nadie puede acercarse a Dios si se da un alejamiento, desprecio o abuso del hombre.



    No mires solo al cielo. Baja tu mirada al hombre. Si el mundo cristiano hoy entendiera esto siguiendo las líneas y los parámetros bíblicos, seguro que el mundo cambiaría y, por tanto, la lucha por la justicia, el equilibrado reparto de los bienes del planeta y todo lo que implica el concepto de projimidad. Haríamos no sólo un mundo diferente, sino que tendríamos una vivencia de la espiritualidad cristiana más auténtica y genuina. Dios no está distanciado de lo humano. Lo que hacemos contra el hombre, en el fondo es algo que también hacemos contra Dios.



    No despreciemos las realidades del suelo. No creo que haya muchos cristianos hoy que piensen que lo importante es el alma, y que desprecien al cuerpo. En el fondo estarían poniendo las bases para los posibles abusos, rechazos y fobias contra lo humano, contra el hombre. No se salva el alma, sino el hombre integral, y nunca debemos de olvidar que la Biblia apunta hacia la resurrección de los muertos.



    El cielo y el suelo, de alguna manera, se funden. Con la irrupción de Jesús en nuestra historia, lo trascendente deja de ser lo metahistórico, lo lejano. Lo trascendente y lo inmanente se unen, se funden y dan lugar a un cristianismo que tiene al hombre como el más excelente lugar sagrado. ¿Cómo vamos a aprobar las violencias contra el hombre, el hambre, las torturas, las violaciones de los derechos humanos, el desprecio y abandono de los pobres de la tierra? 



    Mirar al suelo nos hace más humanos. La forma de hacernos cada vez más semejantes a Dios estará en la línea de ser más humanos, más solidarios con las problemáticas humanas, promotores de justicia, de promoción humana y de bienestar social. Promotores de dignidad y de libertad. Es verdad que algunos cristianos creen que sólo deben mirar al cielo, quieren ser como los ángeles si no como los dioses.



    No nos olvidemos de mirar a los hombres. No descuidemos el mensaje fundamental del cristianismo, la práctica de la projimidad que nos hace mirar hacia abajo, hacia los hombres y. fundamentalmente, hacia los más desfavorecidos. El orientar nuestra mirada sólo hacia el cielo, es una de las trampas de Satanás, la gran tentación de muchos llamados cristianos.



    Redirecciona tu visión siempre en esas dos dimensiones. Así, en la medida que los cristianos se van humanizando solidarizándose con las problemáticas del prójimo, la visión del cristianismo cambia y nos a cercamos mucho más al programa de Jesús, a sus estilos de vida, sus formas evangelizadoras y sus prioridades. Nos fundimos con el hombre que sufre empatizando con él como si fuera nuestro hermano. Allí es donde se van a fundir lo divino y lo humano, lo trascendente y lo que nos rodea en nuestro aquí y nuestro ahora. Al fundirnos en sinceridad con nuestro Dios, lo hacemos también con nuestro prójimo y viceversa.



    Trono de Dios y focos de sufrimiento. No busquemos a Dios sólo en su trono celestial, busquémoslo también en medio de las realidades humanas allí donde los hombres sufren. Es posible que los tronos celestiales, y los focos de sufrimiento y pobreza, no estén tan alejados como a veces nos parece. Esto nos debe hacer cada vez más humanos y más solidarios con el prójimo como parte integrante e importante de nuestra espiritualidad cristiana. 



    El cristiano debe humanizarse. No queramos caminar nunca en la dirección opuesta a Dios. No miremos cómo Dios se humaniza por amor a los hombres mientras que nosotros sólo tenemos el deseo de huir del mundo y mirar sólo hacia arriba. Sería la práctica de un cristianismo unidireccional, una espiritualidad cristiana a la que le falta la dimensión espiritual, una vivencia de lo trascendente a la que hemos mutilado.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Lavapiés
    12/07/2018
    11:54 h
    2
     
    ¡Cómo te equivocas, Sr. Protestantólogo! El Señor nos indica que miremos tanto al cielo como al suelo. Se ahí que el amor a Dios sea semejante al amor al prójimo. No desprecies al prójimo ni a su contexto social. En su lugar, esfuérzate y trabaja, hombre!
     
    Respondiendo a Lavapiés

    Protestantólogo
    12/07/2018
    19:36 h
    3
     
    El equilibrio: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mat. 6:33). “Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más” (Is. 45:22). Mirar al cielo permite entender la tierra. Semejante a, no es igual a. Nadie es propietario predilecto y único de conceptos como “projimidad”, hay opciones más elaboradas. Ponerse a las bravas, suponer desprecio con estos temas es jibarizarlos. Análisis no diatribas.
     

    Protestantólogo
    10/07/2018
    22:44 h
    1
     
    La afirmación-título es sinónimo de: “no mires tanto al cielo, baja la mirada a lo horizontal, perspectiva en la que el príncipe de las tinieblas, domina y gobierna”. Tras la caída lo de aquí es “espejo en oscuridad” del Reino que Cristo vino a restaurar. Lo correcto es guiar a los lectores a alzar los ojos a lo trascendente- fijar los ojos en Cristo-, para entender a cabalidad lo que “debajo” se cuece, en lo cual “todo es vanidad”, como dijo el más sabio. Reconstrucción radical, no diálogo.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - No mires solo al cielo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.