PUBLICIDAD
 
martes, 25 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jaime Fernández 
     

    Satisfacción asegurada

    Algunos que se creen muy inteligentes cuando rechazan a su Creador no lo son tanto cuando nada puede satisfacer sus vidas.

    CON OTRO RITMO AUTOR Jaime Fernández 09 DE JULIO DE 2018 10:00 h

    John McEnroe ha sido uno de los tenistas más geniales de la historia. No sólo por su calidad deportiva, sino también porque siempre ha logrado añadir un «algo más» a sus partidos. Cuando no era alguna discusión con el juez de silla era una trastada en la pista, o un golpe imposible cerca de la red. Uno de sus biógrafos cuenta que la primera vez que jugó en Wimbledon se saltó los torniquetes del metro londinense gritando: «¡Soy delegado de la ONU!» sólo por diversión. Un día, tras un punto, lanzó la raqueta y el público inglés comenzó a abuchearle, así que la próxima vez la lanzó más lejos y la gente le gritó más. «Me encantó esa sensación —diría más tar- de—, así que me convertí en un rebelde en la pista». 



    Esa sensación de conocer algo diferente mueve a muchas personas. Vivimos en un momento en la historia en el que podemos tenerlo casi todo, pero al mismo tiempo nuestro corazón vive insatisfecho. Cuando llegamos a cumplir muchos de nuestros sueños nos damos cuenta de que sirve de muy poco. Nuestra existencia se basa casi siempre en lo que va a venir, y mientras nos olvidamos de lo que tenemos. Somos capaces incluso de ir de un lugar a otro y de una actividad a otra a toda prisa, porque vivimos insatisfechos con lo que estamos haciendo, y siempre pensamos que lo que está por delante es mejor.



    Muchos viven también pasando de una persona a otra y de una relación a otra sin encontrar lo que están buscando porque la frustración está dentro de sí mismos. Siempre están buscando «algo más» sin saber exactamente qué es.



    Esa ambición de querer lo que nos falta nos deja siempre insatisfechos. Lo que tenemos nos gusta por un momento, pero no lo disfrutamos porque siempre creemos que necesitamos lo que no tenemos. ¡Hasta que lo conseguimos! Y entonces nos damos cuenta de que lo que hemos conseguido tampoco nos satisface, así que nos ponemos a buscar algo nuevo: Una relación nueva, otra actividad, algún cachivache de última tecnología..



    «No puedo obtener satisfacción, aunque lo intento una y otra vez», cantaban los Rolling Stones hace cincuenta años, y siguen cantándolo en el día de hoy, porque esa sensación jamás pierde actualidad. Para mí, esa es la mejor definición de nuestra sociedad de consumo, porque la insatisfacción termina consumiéndonos a todos. A los que cantan, a los que escuchan, y a los que ni siquiera se lo habían planteado.



    «Y será como cuando un hambriento sueña, y he aquí, está comiendo; pero cuando despierta, su hambre no ha sido satisfecha. O como cuando un sediento sueña, y he aquí, está bebiendo; pero cuando despierta, he aquí, está desfallecido, y su sed no ha sido aplacada. Así será la multitud de todas las naciones que combaten contra el monte Sion» (Isaías 29:8).



    El problema de fondo no es tanto la sociedad de consumo (que la hemos creado nosotros) sino nosotros mismos. No solo por abandonar a Dios, el único que puede llenar de satisfacción nuestra vida, sino incluso por querer luchar contra él. Algunos que se creen muy inteligentes cuando rechazan a su Creador no lo son tanto cuando nada puede satisfacer sus vidas. Día tras día se sienten desfallecidos.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Satisfacción asegurada
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Malaquías Toda la Biblia: Malaquías

    El Antiguo Testamento se cierra con las preguntas de Dios a un pueblo que ha caído en una religiosidad vacía.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.