PUBLICIDAD
 
lunes, 19 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Simarro
    2
     

    ¿Nos han robado las obras?

    La obra evangelizadora debe asumir la promoción humana de los más desvalidos, de los que más sufren.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 19 DE JUNIO DE 2018 19:00 h

    Este artículo va en consonancia con el anterior que escribí, La fe y su compañero de viaje, que explicaba que la fe y el amor necesariamente tienen que ir juntos, así como la connotación de lo dicho por el apóstol San Pablo que la fe actúa por el amor y la relevancia de las obras de la fe.



    Hoy quería hablaros de la incomodidad de algunos que, habiendo estado en contacto con el catolicismo y siendo convertidos al evangelio en la línea de nuestras iglesias, han llegado a exclamar, después de una reflexión comprometida, que los católicos les robaron la fe y que los evangélicos les han robado sus obras. Conclusión un poco negativa, pero que puede tener cierta fundamentación mirando cómo es la realidad de las diferentes confesiones cristianas.



    Yo, lo que espero, es que hoy, en la vivencia de la espiritualidad cristiana en las diferentes confesiones que dicen seguir a Jesús, nadie tenga que llegar a esas conclusiones. No por favor. No seamos tan radicales y excluyentes. Lo que hay que hacer es tener una fe viva que, de manera ineludible, va a ir actuando por el amor y produciendo sus propias obras, las obras de la fe.



    Todo esfuerzo por radicalizarse en un extremo u otro, podría dar lugar a que algunos creyentes cayeran en esa negativa reflexión de que unos les han robado la fe y que, después, otros, quizás al convertirse y pasar de una confesión a otra, les han robado las obras. Triste conclusión que emana de los desequilibrios en los que a veces vivimos la espiritualidad intentando seguir equivocadamente el Maestro.



    Pues bien, si uno deja a la fe actuar en líneas diacónicas, en líneas de desplegar la fe en un amor actuante como diría San Pablo, no es de extrañar que la fe nos lleve a la práctica de la projimidad que nos enseñó Jesús. Fe y amor, fe y obras, forman parte de la misma realidad cristiana.



    Así, cuando la fe acaba actuando por el amor y se encuentra con el prójimo apaleado, el cristiano de fe viva se va a sentir urgido a examinar, explorar y practicar líneas de ayuda al prójimo que es una de las esencias fundamentales del mensaje de Jesús que pone el amor a Dios y el amor al prójimo en relación de semejanza.



    Esa fe actuante, esas obras de la fe, no se acaban en la ayuda asistencial que podemos hacer como familias dando de comer o vistiendo al desnudo, no se acaba en las obras sociales de las iglesias, sino que nos lanza a la acción a través de la palabra, de la denuncia, de la búsqueda de la justicia y de la lucha contra la opresión de los débiles como hicieron los profetas y el propio Jesús, ya como el último de los profetas y que entronca con esta línea profética del Antiguo Testamento.



    La evangelización también puede ser considerada como acción, como obra de fe y, de esta manera, la obra evangelizadora debe asumir la promoción humana de los más desvalidos, de los que más sufren. Debe ir potenciando los valores del Reino que son contravalores en la cultura consumista e injusta que impera en nuestras sociedades. La evangelización de las culturas y el desarrollo de los pueblos pueden estar dentro de los parámetros evangelizadores de los seguidores de Jesús. Al final, y como última consecuencia, todo esto es el poso, el cuajo de las obras de la fe.



    Nunca puede haber contraposición ni lucha entre los conceptos de fe y obras, de fe y de amor, pues es precisamente la fe la que actúa por el amor. Separamos ambos conceptos sólo a efectos didácticos y para entendernos, pero son conceptos coimplicados e imposibles de separar si no queremos que la fe se muera y deje de ser operante. La fe se asfixia y deja de ser si no damos lugar a que se exprese en lo que estamos denominando las obras de la fe.



    Los cristianos, bajo este concepto de fe actuante que va produciendo actos y obras de fe, deben ser seres encarnados en el mundo y en la historia. Debe estar cerca de los que sufren ofreciendo su colaboración y acción. Todo esto complementado con sus estilos de vida y prioridades. También trabajando cerca de aquellas instituciones seculares a las que, aun faltándoles la luz del Evangelio, tienen posibilidades de desarrollar acciones humanitarias, con aquellas instituciones políticas, sociales, económicas y culturales que puedan dar apoyo o cauce al deseo cristiano de ayudar a erradicar la pobreza en el mundo, a borrar las lágrimas de los desheredados, de los injustamente tratados, de los rechazados y estigmatizados de nuestra historia.



    Los cristianos no deben ser la voz más débil entre otras muchas que claman por justicia desde parámetros estrictamente humanos que, incluso, pueden ser ateos o simplemente movidos por humanismos alejados del Dios de la vida. La denuncia, la búsqueda de la justicia y el intento de ir eliminando pobreza en el mundo, debe ser parte de las obras de la fe de los creyentes de la tierra en el intento de acercar el Reino de Dios a los hombres, a las sociedades y a los pueblos. En conclusión: Se necesita la voz y la acción justa de los creyentes en el mundo, las obras de la fe, para que ésta se mantenga viva y no se muera y deje de ser para siempre.


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Shaul
    24/06/2018
    04:49 h
    1
     
    Sí, demanda vivir en el y a través del espíritu y no en nuestra mente reactiva. Vivir en el espíritu = vivir en el agape de Dios. Cualquier acto altruista por parte de un favorecedor, benefactor, bienhechor, protector, defensor, filántropo, auxiliador, abnegado, humanitario, amparador, tutelar, caritativo y demás sinónimos que no nazcan como producto o motivación del agape de Dios, no es obra de la Fe. Porfa ¿Qué opinión le merece? ¿Es conforme a la Palabra? Deseo comunicarme con Usted. Gracias
     
    Respondiendo a Shaul

    Lavapiés
    25/06/2018
    09:59 h
    2
     
    Cualquier acción u obra de ayuda al otro, que no nace de esa nueva relación con Dios que se da a través de la fe, no puede ser una obra de la fe. Serán actos humanitarios, en muchos casos positivos y deseables, pero que pueden estar hecho incluso por personas ateas. Sería un simple humanismo que no tiene por qué estar en línea con las características de las obras de la fe. Por tanto, estoy de acuerdo contigo, Shaul, Un abrazo, Juan Simarro.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Nos han robado las obras?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.