PUBLICIDAD
 
domingo, 17 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Simarro
    5
     

    Los evangélicos y la política

    Todas las fuerzas culturales, sociales y políticas, tienden a la privatización de la religión. También a que la fuerza de la fe en la vivencia de la espiritualidad cristiana se aprecie lo menos posible.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 05 DE JUNIO DE 2018 20:00 h

    Los evangélicos también nos deberíamos sentir interpelados por la situación política que se vive en España. También en el mundo. Siempre estamos siendo sobresaltados por el poder del mal que se encarna en nuestras estructuras políticas y sociales. De ahí que os haga una pregunta: ¿Seremos capaces los evangélicos de mirar y, en su caso, denunciar muchas de las corrupciones, abusos y problemáticas sociopolíticas, económicas, sociales y éticas sin que las hagamos desde la óptica de alguno de los partidos políticos de turno? ¿Seríamos capaces de denunciar y trabajar por la justicia desde la POLÍTICA, así con mayúsculas, obviando las luchas de poder partidistas? ¿Hacemos algo o lo vivimos todo con total pasividad?



    Es verdad que algo nos hemos movido en temas como el aborto o los matrimonios homosexuales, pero parece ser que todo queda reducido en torno a las problemáticas en relación con el sexo, los pecados de la carne como los clasificarían algunos. Temas comunes para muchos evangélicos, pero que ya resultan lugares repetitivos de los que no salimos para avanzar. Los grandes temas de denuncia social que trabajaron los profetas y el mismo Jesús no están siendo retomados. Nos falta la denuncia profética que puede ser a su vez política, social, económica, búsqueda de la justicia, así como el tema de los valores, de la ética, de la moral.



    Hay que tener en cuenta que en la Biblia se dedica mucho más espacio para tratar los pecados de opresión de los débiles, la falta de trabajo por la injusticia social y el dar la espalda al grito de los pobres, que a los temas relacionados con la sexualidad. No obstante, los pecados son pecados y hay que intentar eliminarlos tanto de nuestras estructuras sociales como de nuestras vidas en el ámbito personal. No queremos hacer clasificaciones o comparaciones que ya pueden ser un tópico cansino.



    La iglesia evangélica, o la iglesia cristiana en general, no debe vivir de espaldas al compromiso socio-político sin necesidad de que se haga desde la óptica de los partidos políticos de turno cegados por la conquista del poder o, en su caso, del dinero. Los cristianos, además de sus protestas en contra de todo tipo de corrupción y abuso de los débiles, deben trabajar también transmutando los valores que sean antibíblicos y que estén en contracultura con los valores del Reino.



    En nuestra lucha por la justicia, por el cambio de estructuras de pecado, no debemos limitarnos a, como mucho, practicar un asistencialismo que sea totalmente acrítico y que no clame y luche por la justicia social en el mundo y por la reducción de la pobreza en la tierra. Es necesario, profético y bíblico trabajar en contra de las políticas injustas y en contra de los que se apegan al poder buscando sus propios beneficios o, en su caso, cayendo en la corrupción y el robo. Ser acríticos nos hace en gran medida cómplices de todo esto apoyando a los corruptos y malvados con nuestro silencio.



    La defensa de los débiles es muchas veces una entelequia para muchos cristianos e iglesias. Podemos ver por los medios de comunicación o leer lo más atroz que empobrece y margina a muchos, podemos contemplar la corrupción política que roza en la delincuencia sin que nos interpele como cristianos. Hemos endurecido nuestra conciencia para con aquellos temas que afectan al hambre de muchos niños, a los desahucios, las personas sin hogar, el robo de bienes que empobrecen a muchos y que perjudican nuestra sanidad o educación sin que nuestros labios se abran y se presten a la denuncia.



    Así, nuestra voz no se oye en las calles ni en las plazas, ni en nuestros medios de comunicación, ni en los centros de trabajo. Quizás evangelizamos, pero quitándole a nuestra evangelización esa denuncia que debe ir unida a todo anuncio para no transmitir un evangelio mutilado. El cristianismo es muy ético y tiene toda una moral de compromiso. Nos reta a encarnar la acción de nuestra fe en compromiso con el prójimo.



    Nos debe importar la injusticia en el mundo, el desigual reparto, el escándalo de la pobreza, el militarismo, las problemáticas con un capitalismo neoliberal y de las consecuencias de la globalización, la separación cada vez más grande entre ricos muy ricos y pobres muy pobres, las guerras bendecidas por muchos que se autoproclaman seguidores de Dios, los problemas de la inmigración, el tráfico de personas, las nuevas esclavitudes, los problemas de libertad, las políticas sociales y de empleo y tantas otras, que deben entrar también dentro de una línea de moral y de ética cristiana. Toda la Biblia, y no sólo la denuncia profética, se enfrenta a todo esto de una forma contextualizada a sus momentos históricos.



    Nosotros vivimos nuestro aquí y nuestro ahora aunque, a veces, parece que la fe hoy no tiene capacidad para insertarse en nuestro momento histórico por falta de personas comprometidas con la visión profética y que transmitan una esperanza que impregne el ámbito de la política, de la economía y la participación social.



    Necesitamos de personas o de instituciones que puedan ir sacando a flote todo el contenido bíblico en torno a las relaciones entre la fe y la acción social, la fe y el mundo cos sus estructuras socio-políticas, la fe en relación con la justicia, el amor y la paz. Hoy los creyentes están prefiriendo una religión muy individualizada y carente de compromiso social y político.



    ¡Cuidado! Todas las fuerzas culturales, sociales y políticas, tienden a la privatización de la religión. También a que la fuerza de la fe en la vivencia de la espiritualidad cristiana se aprecie lo menos posible. Nos prefieren dentro de las cuatro paredes de nuestros templos concentrados en el ritual.



    No debe ser así. La voz de los creyentes debería oírse en todos los ámbitos y ser como la levadura que puede ir leudando las estructuras sociales, económicas y políticas intentando también cumplir así con los deberes de projimidad que nos dejó Jesús.


     

     


    5
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Shaul
    12/06/2018
    08:51 h
    4
     
    Prometido a los q lo aman. Sin embargo, Udes desprecian al pobre. ¿No ven q por lo general los ricos son los que oprimen y los arrastran a los tribunales? Muchas veces son ellos los que se burlan de Cristo, cuyo nombre Udes ostentan al llamarse cristianos. Hay que obedecer la ley del Señor de amar y ayudar al prójimo de la misma manera que nos amamos y nos cuidamos a nosotros mismos. Pero adular y favorecer discriminadamente al rico es pecado, y el que deja de obedecer 1 ley es culpable... etc
     

    La voz
    09/06/2018
    23:23 h
    3
     
    No dudo la sinceridad de los proponentes de este evangelio social, pero la historia nos ha enseñado que éste siempre ha terminado diluyendo la fe bíblica y deshonrando a Dios. No hay un solo texto que nos demuestre que la función de la iglesia sea resolver esos asuntos.
     
    Respondiendo a La voz

    Lavapiés
    12/06/2018
    10:55 h
    5
     
    Quizás tú, LA VOZ, es que no conoces el Evangelio y vida de Jesucristo. Además, el Evangelio es el Evangelio. Eso de apelar al Evangelio social como algo aparte es algo trasnochado e, impedir los parámetros sociales del Evangelio, es, simplemente, mutilarlo.
     

    Calvo
    06/06/2018
    09:05 h
    2
     
    Gracias Juan por otra excelente exposición totalmente de actualidad. ¿Has pensando en enviar una copia a Pedro Sanchez? Pienso que lo agradecería.
     

    EZEQUIEL JOB
    05/06/2018
    22:52 h
    1
     
    "Nos prefieren dentro de las cuatro paredes de nuestros templos concentrados en el ritual.". Muy buen comentario realista, Don Juan, por eso el verdadero cristianismo no es solamente de "iglesia", esta bien que tengamos que denunciar las injusticias y el pecado, pero antes debemos mirarnos nosotros mismos que no estemos cayendo en lo que criticamos o denunciamos, es decir "sacarnos la viga de nuestros ojos para ver la paja en ojo ajeno". Dios lo siga bendiciendo mucho mas Don Juan,para su gloria
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Los evangélicos y la política
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.