PUBLICIDAD
 
jueves, 13 de diciembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José de Segovia
     

    ¿Algo mejor que el ser humano?

    El ser humano no mejora por la competición, el conocimiento, la experiencia o la huida de la realidad. Lo que necesita es salvación.

    MARTES AUTOR José de Segovia 05 DE JUNIO DE 2018 11:00 h
    Hay todo un problema teológico de fondo en El planeta de los simios.

    “No puedo evitar pensar que en algún lugar del universo tiene que haber algo mejor que el ser humano… ¡tiene que haberlo!”, dice el astronauta que interpreta Charlton Heston en El planeta de los simios –la obra que inició la saga hace ya medio siglo–. Hasta los que vimos la película en blanco y negro, no olvidamos su impactante final, despiertos ante el televisor que reunía a la familia los sábados por la noche, ante uno de los dos canales que había en España entonces...



    La historia tiene un secreto, que aunque es conocido por muchos, no voy a desvelar por amor, pero también con envidia al joven espectador que no conoce la sorpresa de su escalofriante conclusión. A diferencia de tantas series actuales, conocer el desenlace y todo lo que le precede, en vez de hacerte perder el interés, lo aumenta. No sólo es una de las películas que te hace pensar, sino que su intriga provoca una inquietud que va más allá del entretenimiento que depende de la sorpresa final.



    La obra de este hijo de misioneros evangélicos en Japón, Franklin Schaffner (1920-1989), está basada en el libro de un escritor francés que fue espía en el sudeste asiático durante la segunda guerra mundial, Pierre Boulle. La novela es muy distinta a la película. Publicada en 1963, fueron adquiridos los derechos para el cine por un pequeño productor llamado Arthur Jacobs, que es considerado el verdadero artífice del film.



     



    Hasta los que vimos la película en un televisor en blanco y negro no olvidamos su impactante final.



    El guión está escrito por el maestro de la primera edad de oro de la televisión, Rod Serling, creador de la serie The Twilight Zone (Dimensión desconocida o En los límites de la realidad), auxiliado por uno de los represaliados de la lista negra del acoso anticomunista, Michael Wilson. Aunque fue el conservador Charlton Heston, el que propuso al director de la generación de la televisión, Franklin Schaffner, para está producción de Zanuck para la Fox, que rechazaron antes varios estudios.



     



    DOBLE ESPÍA



    El relato original es de un ingeniero y escritor nacido en Aviñón en 1912 y muerto en París en 1994, Pierre Boulle. Aunque El puente sobre el río Kwai (1954) parece la quintaesencia del honor militar británico, en realidad lo escribió este autor francés. Trabajaba en Malasia para una plantación de caucho británico en los años 30, pero al comenzar la segunda guerra mundial entró en Singapur en el servicio secreto de inteligencia británico.



    Tras varias misiones en Birmania y China, bajo el nombre falso de Rule, mandaron a Boulle en una balsa de bambú por un río a Hanoi, que estaba entonces controlado por Vichy. Apresado por los franceses, fue sentenciado a cadena perpetua de trabajos forzados, pero logró escapar casi al final de la guerra. Como tantos espías, no era de un lado, ni del otro. Lo que se ve claramente en su obra.



    En El planeta de los simios (1963), una pareja de luna de miel en el espacio, se encuentra una botella que contiene un manuscrito. Es de un periodista francés que cuenta sus aventuras en un planeta dominado por monos, que tiene seres humanos como esclavos. El final no tiene mucho que ver con la película. El periodista vuelve al aeropuerto de Orly en París, donde descubre que el personal son ahora monos. Y no tardamos en darnos cuenta que la pareja en luna de miel son chimpancés… ¡genial!, ¿verdad?



     



    Hace medio siglo de la obra que inicia la saga que continua hasta el día de hoy.

    DE SOROR A MALIBÚ



    En la novela el periodista Ulises Mérou es acompañado por un físico llamado Levain, un profesor que atiende al nombre de Antelle y un pequeño chimpancé. En el lejano y enigmático planeta Soror encuentran vehículos, edificios altos y aviones como en la Tierra, pero están en la orbita de la estrella Betelgeuse, dominados por los simios, que tienen como esclavos a seres humanos.



    La Fox tenía entonces un rancho en el arroyo de Malibú, que es ahora un parque natural del estado de California. Allí no construyeron una gran ciudad, sino un pequeño poblado primitivo. Aunque no queda nada del rancho –como el que estaba en Santa Susana, donde se rodaban también películas del Oeste y Manson tuvo a su secta justo después de que se hiciera El planeta de los simios–, se puede ver en Internet como algunos han identificado los lugares donde se produce cada escena del film.



    “La pregunta no es tanto dónde estamos, sino cuándo”, dice el astronauta afroamericano que acompaña al personaje de Heston, Taylor. La nave abandona la Tierra en 1972, pero cuando se estrellan en ese planeta, el reloj marca el año 3978. Aún así Taylor no abandona la esperanza de encontrar “algo mejor que los humanos”. Lo que encuentra, sin embargo, son unos simios que le cazan como a un animal.



     



    ¿EVOLUCIÓN A LA INVERSA?



    Algunos han descrito por eso, El planeta de los simios como una evolución a la inversa, aunque el darwinismo nunca ha dicho que el hombre viniera del mono, sino que los simios y los humanos venían de unos primates antiguos, que ya no existen. El descubrimiento de su inteligencia muestra como, aunque no tienen la tecnología del siglo XX, son una imagen de la sociedad actual occidental, que no cree que nadie tenga inteligencia aparte de ellos. Lo que para algunos, convierte esta historia en un primitivo discurso sobre los derechos de los animales, pero esta es una lectura demasiado simple.



    Hay todo un problema teológico de fondo. Los simios creen que Dios los ha creado como los dueños del planeta, lo que los hace diferentes de las otras bestias del planeta. Su creencia se basa en unos rollos sagrados escritos por una figura religiosa como Moisés, que consideran el Legislador. Parece haber incluso señales de una controversia como la de la evolución, ya que algunos científicos como Cornelius, sospechan en secreto la “herejía científica” de que los simios vinieran de los humanos. Cuando la inteligencia de Taylor se va haciendo evidente para los simios, es llevado a un tribunal con Cornelius y Zira, presidido por el “principal defensor de la fe”, un orangután llamado Zaius.



     



    La película está basada en el libro de un escritor francés que fue espía en el sudeste asiático durante la Segunda Guerra Mundial, Pierre Boulle.



    A estas alturas, uno empieza a sospechar que esta especie de inquisición te demuestra que El planeta de los simios (1968) no es más que una inversión de La herencia del viento (1960), la película que narra el juicio de Scopes sobre la enseñanza de la evolución en las escuelas, vuelta al revés, pero no es así. Ya que no sólo la religiosidad de los personajes es mucho más compleja –Zaius oculta un mayor conocimiento sobre los humanos y Cornelius sigue una línea de razonamiento que muestra claras contradiciones– sino que la conclusión te muestra que no se trata aquí de lo mala que es la religión y lo buena que es la ciencia...



     



    ¿ALGO MEJOR QUE EL SER HUMANO?



    Las primera palabras de Taylor son la clave de la historia. Él busca “en algún lugar del universo algo mejor que el ser humano”. Si la sociedad de los simios refleja los problemas intelectuales y espirituales de los humanos, no es para decir cómo está nuestra sociedad, sino para contestar a la pregunta hipotética de qué pasaría si el papel de humanos y simios se invirtiera. Esto se ve hasta en el cambio generacional. El joven sobrino de Zira, Lucius, se queja de que “no puedes confiar simplemente en la generación anterior”…



    ¿Hay algo en el universo mejor que el ser humano? La respuesta, como en toda obra de arte, es irónica y ambigua. No podemos buscar en la cultura nada más que un reflejo de nuestras preguntas. La respuesta a las cuestiones trascendentales no está en novelas, canciones o películas. Tenemos que ir para eso al Libro de la Vida, que es la Biblia…



     



    Lo que nos dice esta historia es que si los simios estuvieran al control, las cosas no serían mejores.



    Una buena película lo que provoca son preguntas. Lo que nos dice esta historia es que si los simios estuvieran al control, las cosas no serían mejor. De hecho, serían exactamente igual. Los que han hecho de esta historia un alegato ecológico sobre los derechos del animal, harían bien en atender a las palabras finales que Zaius le dice a Taylor al final de la película, cuando emprende el viaje para descubrir el secreto del planeta de los simios: “¡No lo busques, Taylor! Puede que no te guste lo que encuentres…”



     



    LA ESPERANZA DEL PLANETA



    El discurso evidentemente pesimista de esta historia te muestra que la solución a nuestro problema no es la evolución, la educación, la revolución, ni el escapismo. El ser humano no mejora por la competición, el conocimiento, la experiencia o la huida de la realidad. Lo que necesita es salvación. Es por eso que esta historia es un mejor punto de partida para hablar de nuestra necesidad, que las llamadas “historias de redención”. Ya que lo que aquí encontramos es el problema, no la solución.



     



    La pregunta no es tanto dónde estamos, sino cuándo, dice el astronauta afroamericano.



    El problema de la Creación sólo el Autor de la Vida lo puede resolver. Al venir a este mundo nos mostró algo mejor que el ser humano tal y como fue creado. Dios no sólo le hizo bueno, sino que cuando vio su creación, observó que era “muy buena” (Génesis 1:31). Fue el ser humano quien la arruinó (Gn. 3). Tenía que venir por eso algo mejor que el ser humano tal y como ahora le conocemos. Ese nuevo hombre (Romanos 5:12-21) trae la vida, donde entró la muerte. Y por su muerte vence a la muerte, resucitando a la vida con la esperanza de una nueva creación (Ro. 8).



    Este mundo, sea quien sea quien reine, no tiene otra solución que el mismo Dios viniendo a salvarlo. Por su muerte y resurrección hay un gran futuro para el planeta Tierra, que no está en los simios ni en otro humano que Aquel que participando de la humanidad, “destruyó por medio de la muerte al que tiene el imperio de la muerte” (Hebreos 2:14). Es Él quien nos librará de la destrucción. No tenemos ya que estar sujetos a temor, sino confiar en un humano mejor que nosotros… ¡Él es nuestra esperanza!


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Algo mejor que el ser humano?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    #Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

    Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

     
    ¿Qué pasa con el Brexit?: César Vidal ¿Qué pasa con el Brexit?: César Vidal

    Causas, situación actual y posible resolución del "divorcio" Reino Unido-UE. Análisis de César Vidal.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

    Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

     
    El crecimiento evangélico en Córdoba y España El crecimiento evangélico en Córdoba y España

    Máximo Álvarez, director del ministerio Evangelismo a Fondo España (EVAF), expone las causas del crecimiento evangélico y su perspectiva sobre los próximos años.

     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Expectativas Expectativas

    A veces esperamos que las cosas puedan llenar nuestro vacío.

     
    Toda la Biblia: Romanos Toda la Biblia: Romanos

    Esta carta nos muestra el diseño del plan de salvación por el que somos perdonados bajo la gracia de Dios.

     
    El sello de la Reforma se presentará en Ourense El sello de la Reforma se presentará en Ourense

    La presentación del sello dedicado a la Reforma Protestante y la Biblia del Oso se realizará en Ourense (Galicia, España) este próximo enero de 2019.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.