PUBLICIDAD
 
jueves, 21 de junio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Antonio Monroy
    7
     

    La intolerancia teológica

    Me dan miedo los que se declaran poseedores de la verdad absoluta en materia de interpretación cristiana. Porque son inquisidores potenciales.

    ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 30 DE MAYO DE 2018 14:00 h

    El mayor crimen que los filósofos librepensadores del siglo XVIII imputaron al Cristianismo fue el de la intolerancia civil. A pesar –o quizá por ello- de que nacieron y su educaron en un cuerpo religioso emparentado con la fe cristiana.



    No puede negarse que por culpa del Cristianismo ha corrido mucha sangre. Los poderes políticos, actuando como verdugos a las órdenes o por inducción de instituciones cristianas, han utilizado la espada de Dios, según creían o decían que creían, para segar millones de vidas a lo largo de 20 siglos de historia cristiana. ¿Cristiana?



    En realidad, en su mismo origen el Cristianismo sufrió la violencia sangrienta de la intolerancia civil en la persona de Jesucristo. Pilato representaba el poder político de Roma. Fue él quien dictó la sentencia de muerte que llevó a Jesús a la cruz. En el curso de los cuatro primeros siglos el Cristianismo sufrió diez feroces persecuciones instigadas por emperadores romanos.



    Pero la situación cambia radicalmente cuando los cristianos llegan al poder. Reaccionan persiguiendo y matando a quienes antes les habían perseguido y matado. Olvidaron muy pronto de qué espíritu eran. Cegados por un deseo pagano de venganza, no tuvieron en cuenta que el Hijo del Hombre no vino al mundo para perder las almas, sino para salvarlas.



    El primer emperador pagano que ordenó la persecución contra los cristianos fue un español, Trajano, nacido en Itálica (Sevilla), cabeza del imperio romano entre los años 98 al 117. Y el primer emperador cristiano que mandó matar a los paganos fue otro español, Teodosio, según unos nacido en Sevilla, y según otros nacido en Galicia. Este Teodosio fue elegido emperador del Imperio romano el año 379 y se mantuvo en el poder hasta el año 395. Fue el primer político que nombró un “inquisidor de la fe”, el que inauguró la larga historia de persecuciones civiles desencadenadas por el Cristianismo. Me habría gustado saber de qué color tenía el alma este Teodosio y los que se la pintaron con pinceles religiosos. Lo que sucedió después escrito está en los libros.



    Ocho grandes cruzadas cristianas entre 1106 y 1270 para decapitar infieles. Los turcos no eran dignos de entrar al cielo. Había que matarlos a todos. Por otra parte, amenazaban los intereses materiales del Cristianismo y esto era menos tolerable aún. La intolerancia civil del Cristianismo se traducía en guerras sangrientas.



    Llegamos a la Inquisición. El 1 de noviembre de 1478 el papa Sixto IV pide a los Reyes Católicos que establezcan la Inquisición en España y persigan civilmente, hasta la muerte, a todos los que la Iglesia católica señale como herejes. Hasta el decreto de la reina María Cristina en 1834 aboliendo la Inquisición en España transcurrieron 356 siniestros años de persecución civil por instigación de los llamados a amar al prójimo. Es como para volverse loco o para apilar en el corazón del mundo todos los libros que se han escrito sobre las palabras de Jesús y encender una hoguera universal cuyas llamas alcancen hasta el tercer cielo de Pablo.



    ¿Fueron distintos los reformadores protestantes? Si pretendieron serlo, no lo sé; sólo sé que actuaron con parecida ferocidad. Después de todo, eran hijos del Vaticano y llevaban la intolerancia civil en la sangre. Por culpa de Lutero, Europa padeció una guerra que duró 30 años, desde 1618 a 1648. Católicos y protestantes se mataban sin consideración por un texto de la Biblia al que daban diferentes interpretaciones. Eso sí, no lo hacían peleando con crucifijos o arrojándose Biblias a la cabeza. Utilizaban, como les había enseñado la Historia, los poderes civiles.



    No aprendieron nunca. Ni han aprendido todavía. Cuando 120 puritanos ingleses y holandeses se embarcaron hacia el nuevo mundo huyendo de las persecuciones religiosas en Europa, lo primero que hicieron al llegar a las costas de Nueva Inglaterra el 11 de diciembre de 1620 fue confeccionar un severo código civil que limitaba las libertades y perseguía hasta la muerte a los disidentes religiosos. Los que huían de la intolerancia se convirtieron de la noche a la mañana en intolerantes. ¿Es éste el destino fatal del hombre? ¿Es ésta la inclinación inexorable del corazón humano? ¿Se equivocó Dios al crearnos? ¿Por qué somos tan malos? ¿Quién nos hace ser así? ¿El diablo o los diablos de maldad que cada uno de nosotros lleva en su propia alma?



    A lo que iba. La intolerancia civil es siempre, siempre, consecuencia de la intolerancia teológica. Me dan miedo los que se declaran poseedores de la verdad absoluta en materia de interpretación cristiana. Porque son inquisidores potenciales. Si no te persiguen, si no te queman, si no te mandan a la horca, es porque los poderes civiles de ahora no se prestan al juego. Pero en su mente, y amparados en su particular interpretación de la Biblia, te mandan al infierno. Sin más. Sin darte siquiera una oportunidad. Te matan en el infierno, que es otra forma más sádica, más lenta, más duradera de matarte.



    Los primeros intolerantes teológicos fueron aquellos hombres que andaban con Jesús por tierras de Samaria y querían pedir fuego del cielo para destruir a todos los habitantes de la región. “Si no creen como nosotros, hay que quemarlos vivos”, pensarían. La intolerancia civil de Pilato fue una consecuencia de la intolerancia teológica de los grandes rabinos judíos. Cristo no interpretaba el Viejo Testamento como ellos; luego era un hereje y había que matarlo. Pero que lo mate la autoridad civil. Así quedaban ellos libres de homicidio. ¡Cuánta farsa! Las persecuciones del paganismo romano contra los cristianos eran también el resultado de la intolerancia teológica. El Imperio tenía dioses propios, creencias religiosas particulares: los cristianos adoraban a otro Dios, amenazaban sus intereses religiosos, había que exterminarlos a todos. Los católicos consideraban aberrantes las doctrinas del Islam, calificaban de heréticas las desviaciones protestantes. Para los reformadores, la Iglesia católica era antibíblica. Los peregrinos del Mayflower despreciaban las creencias de los cuáqueros, había que perseguirlos hasta la muerte.



    Este es el veneno de la intolerancia teológica. La peor, la más rencorosa, la más dañina, la más despiadada y cruel de todas las formas de intolerancia. Si alguien no lo cree así, le invito a que abra cualquiera de los cuatro Evangelios y pregunte a Cristo.



    La intolerancia teológica, tan funestamente arraigada en el seno de la Iglesia católica y en los corazones de líderes evangélicos, empieza con la pretensión de que ellos y sólo ellos poseen la verdad absoluta en materia de revelación divina. No hay más religión verdadera que la revelada por Dios, dicen, y no hay más verdad religiosa que la que yo creo y práctico, añaden. Luego todos los demás viven en el error y la herejía debe ser combatida.



    Los intolerantes teológicos pretenden tener en sus manos las llaves del cielo y del infierno. No permiten que se ponga en duda ni una sola de sus creencias. Son los demás quienes deben rectificar; son los otros quienes han de cambiar. Los intolerantes teológicos son, por lo general, personas soberbias, arrogantes, altivas y engreídas, endiosadas en sus esquemas religiosos. Son duras e inflexibles. Cuando se enfrentan a una mente tolerante y abierta la acusan de traicionar lo que ellos llaman principios doctrinales del Cristianismo, que no son otra cosa más que interpretaciones personales de su parcela confesional.



    Los intolerantes teológicos son maestros en el dominio de las argucias. Proclaman altamente que la verdad debe ser defendida y el error, combatido. Y que no hay otra verdad más que la suya. Añaden que ellos no condenan a nadie, que a nadie combaten, que es la Biblia la que juzga y sentencia. Y cuanto más ignorantes son en el conocimiento de la Biblia, más la utilizan como escudo. No admiten que otros puedan variar en un punto de la enseñanza de Cristo. Dios se manifiesta al mundo sólo a través de ellos y de los suyos. Para los demás sólo queda el infierno que nunca cesa, el gusano que nunca muere, el fuego que nunca se apaga.



    Oración de urgencia: de los intolerantes teológicos que cada día abundan más en el protestantismo español, líbranos, Señor.


     

     


    7
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    J.J.Menezo
    11/06/2018
    09:37 h
    7
     
    A Manolo (6).- Como dice usted en otra apostilla, “… el problema surge cuando perversamente alguien se sirve del posible error humano” (teológico) para martirizar al otro. La verdad se origina en los Cielos, ¿y los celos...?
     

    Manolo
    07/06/2018
    13:21 h
    6
     
    Monroy, es correcto que oremos por los intolerantes teológicos, pero hay que orar con mayor intensidad por los "tolerantes teológicos"; hace unos días me he enfrentado a un asunto complejo, un hermano reiteradamente me enviaba mensajes con una tendencia clara hiper arminiana, no fue fácil la decisión, pero delante de Dios rechacé los envíos mas por el que por mi, pues si los aceptaba me hacía cómplice de la pretensión subyacente de esa doctrina para quitarle la Gloria a Dios; mora
     

    J.J.Menezo
    01/06/2018
    10:27 h
    5
     
    Agradezco al Sr. Monroy la exposición histórica reflejada en este artículo. Poco más se puede decir en tan corto espacio. Dice: Por culpa de Lutero, Europa padeció una guerra que duró 30 años… Si, aquella catástrofe se fue gestando, especialmente, con los cesaropapismos territoriales que relevaron el sistema anterior… y con invectivas como las lanzadas por Calvino a Castellio: "¡Que te aniquile Dios, Satán!"
     

    Walter Romanenghi
    31/05/2018
    16:22 h
    4
     
    Muy buena la reflexión de hoy. Las redes sociales se han transformado en un campo de batalla para los intolerantes teológicos que denostan a quienes no aceptan su única manera de interpretación. Solo una aclaración. Me parece que la primera persecución a cristianos ocurrió en el año 64 bajo el emperador Nerón. Saludos.
     

    Jaime Mendoza
    31/05/2018
    10:42 h
    3
     
    Magistral, Juan Antonio Monroy. Lo supongo hastiado de tantos badulaques sueltos y, para más señas, alentados por propios y extraños. A ver si ya se refrena el cainismo evangelicoide.
     

    Ignatius (de Loyola)
    31/05/2018
    09:14 h
    2
     
    El artículo es excelente en líneas generales. Me permito dos puntualizaciones: ¿los cristianos responsables de “millones” de muertos? Mucho me parece. Hombre Sr Monroy, puestos a dar a la intolerancia y al fanatismo, tiene usted muy a mano al islamismo radical o al islamismo en general, que entre turcos y otros también han sido responsables a lo largo de la Historia de múltiples guerras, invasiones, matanzas.... Pero básicamente, su texto es digno de alabanza. Saludos.
     

    EZEQUIEL JOB
    30/05/2018
    21:08 h
    1
     
    Gracias por tan buen artículo, lo que llama la atención es que en el transcurso de la Historia, lo que se dicen seguidores de Cristo, no trataron a los demás como el Señor Jesús manda:"2Ti 2:24-26 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él."
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La intolerancia teológica
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Daniel Toda la Biblia: Daniel

    Podemos atravesar por situaciones injustas por amar al Señor. Pero Dios controla la historia.

     
    Me gustan los lunes Me gustan los lunes

    Porque el lunes también puede ser un gran día.

     
    ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes

    Ritmos alegres para celebrar el mayor regalo: el amor de Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.