PUBLICIDAD
 
lunes, 12 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Antonio Monroy
    1
     

    Cultura de la basura

    La falta de fe genera violencia y produce miseria. En lo único que se cree es que no se cree. No hay interés alguno en buscar los paraísos perdidos.

    ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 09 DE MAYO DE 2018 11:00 h

    La “Beat Generation” fue un momento intelectual que tuvo su origen en escritores y poetas de los barrios bohemios de San Francisco. Aun cuando se llamaba generación amargada, fue un movimiento creativo, positivo, que influyó poderosamente en la literatura norteamericana de su época y contribuyó a levantar el ánimo de los europeos, moralmente hundidos después de los horrores de la segunda guerra mundial. Representantes máximos de la cultura “beat” fueron Paul Godman, Jack Kerouac, Gregory Corso, William Burroughs y el más conocido, Allen Ginsberg, entre otros muchos.



    A la cultura ”beat” sucedió la cultura “hippy”, también originada -¡cómo no!- en California. No se ha hecho justicia a esta cultura. La imagen del “hippy” mal vestido y peor peinado, recorriendo los caminos del mundo sin meta ni objetivo, no se corresponde totalmente con la realidad. Los hippies fueron protagonistas de una generación con grandes inquietudes intelectuales. En sus bártulos no faltaban libros de Alberto Camús, Juan Pablo Sartre, Timoteo Leary, Aldous Huxley, Herbert Marcuse, Hermann Hesse, el siempre leído Federico Nietzsche y muchos más. En la cultura “hippy” había un importante germen ideológico que lamentablemente se ha perdido.



    Esto está dando lugar a otro tipo de cultura. La ya conocida como “transcultura”, o cultura de la basura. Es la cultura del sexo y la droga; la violencia y el sadismo; la perversión moral a todos los niveles.



    Lo más triste es que esta cultura de la basura está ganando rápidamente adeptos en todo el mundo. Los medios de comunicación difunden a diario noticias que estremecen, imágenes que horrorizan.



    En Nueva York y en otras ciudades de Estados Unidos se está extendiendo el llamado juego de los enanos. Grupos de personas -¿personas o animales? –se reúnen para beber, divertirse y apostar dinero. Cogen a un enano y lo lanzan por una rampa especialmente preparada. Ganan quienes logren que el enano llegue más lejos. Este se presta al juego a cambio de una cantidad previamente convenida. A este lado del océano, en Inglaterra, se celebran orgías sexuales en las que se llega a asesinar a niños y niñas. Los monstruosos espectáculos se filman con cámaras de video. Luego se proyectan ante grupos de gente que paga para verlos.



    El Iván de “Los hermanos Karamazov” tiene la impresión de que Cristo supervaloró al hombre: “Juzgaste demasiado altamente a los hombres, pues sin duda son serviles…El hombre es débil y ruin…Destruye los templos y mancha de sangre la tierra”.



    La cultura de la basura está ejerciendo una influencia contaminante a través del cine y la televisión. Es muy difícil ver ahora cine limpio. Imperan las representaciones de violencia y sexo. Policías corruptos. Traficantes de droga. Matones histéricos. Lecciones de sexo que cogen desprevenidos incluso a los adultos. Asesinatos en todos los estilos. Robos, venganzas, instintos sádicos. Imágenes repugnantes que golpean insistentemente al espectador con su obsesiva crueldad han sido calificadas como “psicológicamente dañinas” y sin embargo se las están ofreciendo a niños de medio mundo a través de la televisión. Estas series glorifican la maldad y exaltan la violencia. Promueven la cultura de la basura. Los protagonistas son niños que beben en retretes, estrellan los sesos contra la pared, se clavan tachuelas en la cabeza o son fusilados ante el aplauso de otros niños.



    La cultura de la basura es el producto de una sociedad que vive en la orgía del despilfarro. La falta de fe genera violencia y produce miseria. En lo único que se cree es que no se cree. No hay interés alguno en buscar los paraísos perdidos. Vivimos en la era de los poetas muertos, donde no hay lugar para la verdad ni para la sensibilidad. Hemos transformado el ágora intelectual en mercado de la basura. Ante los grandes temas humanos se hace cualquier cosa menos pensar. Dios es el gran desconocido, el eterno olvidado, el intruso que molesta, porque descompone el cuadro.



    Con todo es preciso vivir por encima de esta basura, levantar la mirada hacia latitudes indestructibles. Como el niño de la historia que sigue.



    Dócilmente agarrado a la mano de su padre, un niño de 12 años paseaba por una playa semidesierta. La luz última de la tarde se apagaba sobre las aguas infinitas. Las olas habían arrastrado hasta la orilla basura del mar adentro. Bañistas descuidados dejaron sobre la arena desperdicios de alimentos y botellas vacías, aumentando la suciedad. El padre, deseando enseñar al hijo una lección práctica, le preguntó:



    -¿Qué es eso que ves a tus pies?



    -Basura, papá.



    Ambos continuaron su paseo. Transcurrido un corto tiempo el padre volvió a preguntar:



    -Y por aquí, ¿qué ves?



    -Basura, más basura.



    Después de hacer que el niño fijara la vista en la lejanía, el padre preguntó por tercera vez:



    -Y allí, ¿qué ves?



    -Veo el mar abierto. El cielo despejado. El infinito. Parece como si el agua y las nubes se juntaran en un abrazo.



    -No olvides la lección, hijo –concluyó el padre-. Si a lo largo de tu vida sólo ves la punta de tus pies, la cercanía que te rodea, tus ojos contemplarán siempre la misma miseria, la inmundicia humana. Has de acostumbrarte a mirar hacia las alturas, donde las estrellas se mecen, donde el sol se refleja en el espejo del cielo.



    La sociedad de la basura está invadiendo todos los rincones del alma humana. Pero queda todavía mucho mundo sin contaminar: millones de seres que se recrean en la belleza de la vida y descubren en ella la inmensa hermosura de Dios.



    La belleza, decía Campoamor, sólo está en los ojos de quien mira. Ver la inmundicia de la vida es realismo, no abatimiento; decepción, no desesperanza. A despecho del espanto y de la suciedad, saboreamos la alegría de vivir y creemos que en la balanza humana pesa más el platillo de la bondad que el de la maldad.



    Para quienes todavía conservamos una fe semejante a pequeños granos de mostaza, la vida adquiere sentido en los propósitos divinos. Dios nos tiene aquí, nos quiere aquí para descubrir las perlas y desenterrar los tesoros. Aunque nos repugne, Él quiere que lavemos las llagas y purifiquemos los corazones putrefactos.



    A fin de no desmayar en el empeño hemos de cumplir esta tarea como el niño de la historia, con la vista alzada hacia los montes de Dios, permitiendo que el rocío del cielo acaricie a diario nuestra alma. Y que la fuerza de Cristo robustezca nuestra debilidad, como la tierra se abre para que nazca la flor.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    auroliher
    09/05/2018
    17:04 h
    1
     
    Desde México, le escribo porque sobre todo sus dos últimos párrafos, son sumamente consoladores. Gracias por su artículo, porque aun cuando yo no viva entre muchos radicales en Cristo (sí algunos, claro, entre ellos mi amado pastor) me deja ver que hay otras personas que asimismo tienen fijos sus ojos en las cosas de arriba siendo una realidad ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Cultura de la basura
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.