PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

Sobran las palabras. Dios acoge

La acogida debe ser una actitud de todo creyente fundamentada en la gran acogida que Dios ha tenido para él.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 02 DE MAYO DE 2018 09:30 h

La palabra “acogida” se ha usado mucho en ambientes donde hay solidaridad con los pobres, los migrantes del mundo, los desvalidos o los perdidos. ¿Debe tener la acogida cristiana algunas características para que tenga autenticidad delante de Dios? Un punto de referencia para los creyentes es la Biblia y, dentro del texto bíblico, yo voy a subrayar algunas de las características de la acogida cristiana siguiendo el ejemplo de la parábola del hijo Pródigo.



El padre de la parábola ve a su hijo que vuelve en busca der acogida mientras que iniciaba la posibilidad de un diálogo mientras decía: “no soy digno”, “no puedo ser llamado hijo”… Hubiéramos podido esperar que el padre entrara en diálogo ante estas palabras, que confirmara su indignidad o que le hiciera algunas palabras de reproche ante su ausencia y el malgasto de bienes, pero no se da el diálogo. 



Más bien parece que sus actos de acogida cortan el flujo de las palabras, corta estos balbuceos como si no fueran lo importante en el momento de la acogida. Ésta, el hecho acogedor, tiene prioridad sobre cualquier discurso o balbuceo de peticiones de disculpas o perdón. 



El padre, ante ese hijo que necesita acogida, no se detiene en respuestas, no le dice esas palabras que pueden sonar tan bien: “Te perdono, hijo”, te perdono, hija”. Simplemente acoge. Padre con los brazos abiertos, iglesias con puertas abiertas a todos sin excusas ni necesidad de perdones previos, familias con mesas puestas sin preguntar la causa de la vuelta. La importancia de ese encuentro entre seres humanos, es mucho más importante que las palabras. Ya habrá tiempo de hablar, de pedirse perdón, quizás mutuamente.



En la Biblia, la acogida a los últimos, a los desclasados, a los pobres, a los excluidos del sistema mundo, a los robados de dignidad, a los diferentes, va mucho más allá del perdón. La acogida debe ser una actitud de todo creyente fundamentada en la gran acogida que Dios ha tenido para él. 



Ante el hecho acogedor, ante la familia, la iglesia, la ciudad o el mundo que acoge, no hay palabras. Ya se hablará después, ya veremos las situaciones, las posibles soluciones, los perdones, las excusas, los posicionamientos. Lo primero es acoger, la acogida. Dios acoge… ¿y nosotros? ¿Podemos practicar la acogida siguiendo las líneas bíblicas? 



Jamás una iglesia o familia acogedora puede comenzar al ver a la persona que necesita acogida con conceptos o frases como las que se podrían decir, desde la falsa acogida, al hijo pródigo: Ahí viene el malgastador, la prostituta, el pecador, el borracho o cosas peores. El que busca acogida, lo primero que tiene que ver son esos brazos abiertos. La acogida puede superar e ir mucho más allá del perdón. La acogida ya lo presupone. Sobran las palabras.



Ante la acogida no se puede dar la expresión, ni siquiera pensarla, de “te perdono, pero no olvido”, sino que, en lugar de frases extrañas e indignas como éstas, aflora el sentimiento de alegría por el reencuentro, la fiesta, la celebración, el gozo de la liberación, la compañía, el amor, la paz y la gracia. 



Quizás, la acogida cristiana con estas características que superan la capacidad de amor y reconciliación de los humanos, es el hecho que nos está confirmando que el Reino de Dios “ya” está entre nosotros, aunque aún falte, como dicen los teólogos, ese “todavía no” que nos sigue limitando hasta que todos estemos en la Nueva Jerusalén.



Quien no tiene capacidad de acogida es que aún no ha comprendido en toda su profundidad los valores del Reino. Yo sé que es difícil practicar esta acogida, lo sé por mí mismo, pero el padre de la parábola acoge cortando todo discurso de disculpas, perdones o explicaciones. La acogida así, se conforma como algo prioritario. Ya vendrán los balbuceos, los agradecimientos, las frases de perdón o reconciliación.



Lo importante es que, cuando no hay acogida, todo queda paralizado. Los discursos son vanos, las frases explicativas son inútiles, la espiritualidad cristiana ha quedado tocada y se impide el desarrollo espiritual de los hombres. Allí donde no hay acogida, todo sobra, todo es superfluo, todo se desliza hasta las profundidades del sinsentido. 



En la acogida es donde puede cumplirse uno de los más importantes valores del Reino: “Muchos postreros serán primeros y muchos primeros postreros”. Y con la acogida se cumple de una forma natural, aunque nos parezca una locura como ocurre con muchas de las enseñanzas de Jesús. Evitemos lo que va en contra de los valores del Reino: la no acogida, el rechazo del diferente, el desprecio a los débiles y desvalidos de mundo y el perdernos en palabras justificativas que, cuando no hay acogida, son para Dios una molestia que atruena sus oídos “como metal que resuena o címbalo que retiñe”… Porque no hay amor.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Guillermo Pérez
03/05/2018
19:01 h
1
 
Ser acogedor es muy importante. Así lo era Cristo. Él se reunía con los que otros rechazaban "por ser pecadores", y los fariseos le criticaban por ello. Pero recordemos que Cristo no era acogedor por participar con ellos de sus pecados, ni por reírse con ellos en sus chascarrillos indecentes, ni por defender sus ideas mundanas, sino por enseñarles que el único camino, la única verdad y la única vida era Él, y que debían arrepentirse. Acoger para proclamar a Cristo y guardar las Escrituras.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Sobran las palabras. Dios acoge
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.