PUBLICIDAD
 
lunes, 19 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Xavier Alcalá
    1
     

    Manuel Molares, hombre de Fe

    Se nos fue un trabajador, y un hombre que luchó contra la injusticia con fina inteligencia.

    ACTUALIDAD AUTOR Xavier Alcalá 01 DE MAYO DE 2018 18:33 h
    Manuel Molares Porto (1916-2018).

    En determinadas ocasiones cuesta mucho repetir un acto ya realizado, hasta con extensión. Hoy llegamos a una de ellas: no sé por dónde arrancar escribiendo sobre alguien a quien debo mil trescientas páginas de libros y no sé cuántas de entrevistas y artículos.



    Arrancaré por el final:



    Iba a cumplir cien años o casi ciento uno, como él decía pues, en puridad –religiosa y científica– existimos desde la concepción. Ya le costaba mucho hablar, su ronquera crónica se había acentuado, era necesario acercar el oído a su boca trémula. Sentado en silla de ruedas en la plaza del ayuntamiento de Pontedeume, me cogió del brazo y me susurró: “Eu aquí sen poder facer nada e a xente ten que cobrar o mes”. Se sentía inútil para intervenir en los negocios que ya andaban en manos de nietos. Y pensaba como un padre de todos: la gente tiene un sueldo que cobrar.



    Se empezaba a ir el ferroviario, telegrafista, comerciante, inventor, empresario, juez, promotor, visionario, marido, padre, amigo... y –sobre todo– hombre de Fe.



    Estos últimos tiempos sufrí porque ocurrieron hechos que hubiera querido comentar con él, principalmente para escuchar sus sentencias rotundas. No lo intenté, pues él ya estaba sumido en sus pensamientos sin voluntad de comunicarse con los demás humanos. Pero, ¿se comunicaría con Dios?



    No hace mucho, hablando de don Manuel con un grupo de científicos que lo admiraban, entramos en la contradicción de la Ciencia y la Creencia. Entre nosotros estaban dos grandes doctores de la genética que se atrevieron a indicar cómo las estadísticas apuntan a que existe un “gen de la fe”. Quien nace con él, va a creer; quien no, será ateo; o, como mínimo, agnóstico.



    La genética es nuestro destino. De ahí la longevidad de Manuel Molares Porto. Y quizá su Fe en Cristo Salvador de los Humanos.



    Durante ocho años me fue contando su vida en detalle, y me guió hasta los que compartieron fe con él, para que yo escribiera sus memorias de manera novelada, tratando de evitar –ese fue el acuerdo– retratar a quienes ofendieron y castigaron a los creyentes en Cristo porque no creían en Él de la misma forma que la mayoría.



    Cuando yo era pequeño, en mi territorio infantil, que va de Ferrol a Pontedeume pasando por Ares, me decían que no anduviera con los chicos de familias protestantes porque eran “raros”. Y nunca vi rareza en ellos, salvo la de no ir a misa ni hacer la Primera Comunión vestidos de marineros.



    Tal vez –por manía de andar a contrapelo– me atrajeron los de la Fe diferente. A don Manuel, a doña Carmiña y a sus hijos los traté desde principios de mi adolescencia y si algo me quedó claro de ellos fue que eran muy buena gente. Y muy honrados, que añadía mi padre, católico erasmista. Él fue quien me habló de la moral del protestantismo que da ánimos al trabajador, a quien Dios premia en este mundo por sus esfuerzos.



    “En España queremos vivir polas almiñas”, me decía mi –si se me permite– segundo padre. Manuel Molares Porto abrazó el Evangelio y lo llevó siempre consigo porque su padre y su madre le enseñaron a ser trabajador desde niño. Si en España nadie anduviera pidiendo limosna por las ánimas de los muertos, mejor andaría todo. Los colportores, como el que le vendió la Biblia al padre de Manuel –ferroviario y fondista– se ganaban el pan vendiendo libros sagrados en las ferias...



    Se nos fue un trabajador, y un hombre que luchó contra la injusticia con fina inteligencia. Valga un ejemplo: mucho antes de ser juez –como lo fue y con sentencias sobresalientes– se empeñó en acabar con la usura y discurrió cómo obligar a los usureros a reconocer pagos de deudas con hipoteca. Sencillamente presentándose con un notario en el banco donde el prestamista tenía cuenta. Allí el deudor depositaba lo adeudado, el fedatario anotaba y el prestamista no podía eludir el hecho.



    Se fue un hombre justo; y valiente. En el ejército enfrentó el pelotón de fusilamiento por culpa de su Fe. No estaba en los divinos designios que allí se truncase una vida de futuro predicador, pero sí que probase los horrores del frente de batalla. En la guerra escogió ser enlace, y arrastrarse entre trincheras oyendo silbar las balas sobre su cabeza, con tal de no tener que disparar porque eso iba contra su Fe. Y, en la paz falsa de la posguerra, por su Fe se jugó la vida en el fuego cruzado entre la guerrilla comunista, que quería acabar con su Creencia, y los contrarios a la guerrilla, que no aceptaban la disidencia de los opuestos a la autoridad de Roma aunque Cristo sea de todos los que creen en su Evangelio.



    Entre mis genes no debe de estar el de la fe; pero daría una vida por creer que, tras el Juicio Final, todos nos vamos a encontrar y podremos aclarar en qué fuimos buenos y malos, en qué acertamos y erramos, cuáles fueron nuestras virtudes y nuestros defectos.



    Aún en este mundo –pero ya en tiempo de descuento– sé que me tengo que enfrentar al Tribunal que para Manuel presidía su Creador; como él y como todos, creyentes o no. Espero que el Divino Juez –o el Juez de la Nada– me digan lo que yo proclamo de mi bien querido maestro Manuel Molares Porto: tanta virtud mostró que sus defectos no existían para las almas generosas; tan virtuoso fue que no permitió zaherir a los que por odio o envidia exageraban sus debilidades de ser humano. Y doy fe de ello porque conservo las notas tomadas, los originales de redacción y sus correcciones con bolígrafo rojo sobre las galeradas de los libros.



    Él sí fue de los “bos e xenerosos” del Himno Gallego. ¡Gloria hayas, Manuel!



     



    Manuel Molares Porto.



    Manuel Molares Porto pasó a la presencia del Señor el día 1 de mayo, a los 101 años, en Pontedeume, A Coruña. El sepelio será mañana miércoles, día 2 a las 17 horas en el cementerio Evangélico de Ares. Antes, a las 16h. se realizará un acto religioso en el Tanatorio San José de Campolongo.



    Xavier Alcalá es escritor de la trilogía 'Evanxélica Memoria', novela inspirada en la vida de Manuel Molares.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    quijote
    02/05/2018
    10:32 h
    1
     
    Muchas gracias, ilustre paisano, por este nuevo texto sobre nuestro común y apreciado amigo MANUEL MORALES PORTO.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Manuel Molares, hombre de Fe
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.