PUBLICIDAD
 
lunes, 20 de agosto de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

La cruz y la justicia humana

En épocas de Semana Santa, mi credibilidad en la justicia humana cae por los suelos. No siempre puedo creer en la justicia de los hombres.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 20 DE MARZO DE 2018 18:12 h

¿Habéis dudado alguna vez de la justicia humana? Yo, cuando llega la época de la Semana Santa, es cuando más me entran los sentimientos que me hacen dudar de la justicia de los hombres.



Nos acercamos a la Semana Santa. Todos estaremos de acuerdo en que la justicia que se aplicó a Jesús era un ejemplo de ceguera y de injusticia de los hombres. Hoy, los cristianos no podemos entender el hecho de que a Jesús se le acusase de blasfemo y de sedición por mostrar aspectos de su divinidad, de su ser Hijo de Dios. ¿No es como para dudar de la justicia humana?



Error incluso en un acto democrático. La justicia del hombre, ante un acto democrático como era dejar elegir al pueblo entre Jesús, autor de la vida, y Barrabás, un ladrón y malhechor, se equivocó, no acertó en su conclusión. Aplicaron mal el concepto de justicia.



Fallos, errores humanos. Era la justicia humana que erraba y de la cual ha quedado suficiente testimonio en los Evangelios. No. En épocas de Semana Santa, mi credibilidad en la justicia humana cae por los suelos. No siempre puedo creer en la justicia de los hombres.



La justicia con puños levantados no es justicia. Hay situaciones inmisericordes, injustas, de puños levantados amenazantes y espadas que todavía hoy, siguen abriendo los costados de muchas personas. No. No siempre puedo creer en la justicia humana.



¿Siguen existiendo estos errores hoy en el mundo? ¿Sigue Jesús sufriendo como el crucificado ante las situaciones de injusticia en la tierra hoy? ¿Se está, de alguna manera y en muchas ocasiones, reactualizando su crucifixión, su pasión, su corona de espinas, sus escupitajos y burlas? ¿Tropieza el hombre siempre en las mismas piedras?



Ante estas preguntas y situaciones debemos mirar a lo alto. Sí. Yo, en estos casos, miro al cielo como implorando una justicia misericordiosa como la que aplicó Jesús en muchas situaciones en donde reinaba la injusticia humana. Necesitamos en el mundo una justicia hecha e impartida por aquellos que han sido perdonados y transformados por el Espíritu de Dios. ¿Estamos dispuestos a trabajar en ello, o somos, simplemente, cristianos pasivos ente la injusticia?



La injusticia humana ante el resucitado, debería remover conciencias. El juicio humano, visto desde la cruz me lleva a hacerme esta pregunta a la luz de la injusticia ante el crucificado: ¿Se está repitiendo en el mundo aquella parábola en la que se muestra la injusticia del hombre contra el hombre, la parábola de los dos deudores?



Los fallos humanos frente a la justicia, se repiten en la Biblia. Si, además, se reproducen en el mundo hoy, no puedo creer en esa justicia humana, en esa justicia que consiste en que el acreedor agarra por el cuello al deudor incluso  siendo él mismo un acreedor-deudor al que se le ha perdonado mucho.



A la justicia ingrata e injusta, no se le puede llamar justicia. Tristes historias bíblicas que, vistas desde la injusticia de la cruz, me llevan a la desconfianza en la justicia humana. ¿Os pasa a vosotros lo mismo?



Por eso, cuando miro desde las injusticias de la cruz otras historias bíblicas como la de la mujer adúltera que fue apedreada, me cuesta trabajo creer en las justicias humanas. ¡Cuidado! El grito por una justicia inmisericorde y ciega, se puede trasformar de nuevo en el grito injusto ante Jesús: ¡Crucifícale! 



Ellos, los que estaban dispuestos a matar a una mujer a pedradas, querían aplicar una justicia que mataba, que apedreaba hasta la muerte. Jesús, viendo que la justicia del hombre es, a veces, perversa, hace volver el dedo acusador sobre ellos mismos: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.



Sí. El hecho de la injusticia ante la cruz, de la falsa justicia humana, se repite hoy continuamente. Cuando reflexiono en los mil millones de hambrientos en el mundo, los grandes desequilibrios económicos, la corrupción como si gran parte del mundo hubiera caído en manos de ladrones, el egoísmo humano o, más cercano y quizás para muchos algo menos grave, el ver a los ancianos de España bajo el frío y la lluvia reclamando que sus pensiones no se conviertan en limosnas de hambre, no puedo creer en la justicia humana. ¡No! No siempre es fácil creer en la justicia que imparten los hombres.



Justicia humana que reproduce los sufrimientos de Jesús en la cruz, no es justicia. Una pena, un contrasentido bíblico, una repetición de la pasión de Jesús en la cruz, un repetir el grito de que, en muchas ocasiones, la justicia humana no es tal.



Justicia injusta muchas veces avalada por leyes, decretos y decisiones humanas. Tristes ideas de justicia de los hombres aunque estén sustentadas en miles de normativas de los políticos, en cientos de miles de códigos perfectos desde el punto de vista jurídico, penal o legal, pero que son inmisericordes y no pueden amar ni perdonar. Son las justicias humanas que no están atentas al sufrimiento de los hombres. Se presentan falsamente revestidas de normas justas, pero son sólo el aspecto exterior. El interior es putrefacción y nidos de gusanos.



Sin embargo, no me cabe duda de que me gustaría creer en las justicias humanas. Desearía que el hombre cambiara y aceptara nuevos valores, los valores del Reino que irrumpen en nuestra historia con la figura de Jesús, y que los cristianos deben aplicar en el mundo, un mundo de dolor que espera la mano tendida de los creyentes.



Creeré en la justicia humana cuando haya muchos que, cambiados por el poder de Dios, se consideren deudores perdonados que, a su vez tienen que perdonar. ¡Cuán importante es aquí la influencia de los cristianos! ¿Y nos vamos a quedar indiferentes y pasivos?



Que no se repita de nuevo en la justicia humana el grito de crucifícale. Se necesitan estos cambios, transformaciones, nuevos valores no sea que, en muchas ocasiones, cuando el hombre esté gritando por justicia, ese grito esté confundido y lo que haga sea estar gritando por la crucifixión de otros, de los más débiles, manteniendo las injusticias que se practicaron en torno a la cruz de Jesús que potencian los tristes recuerdos de las grandes injusticias humanas que tuvo que sufrir y presenciar al autor de la vida.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Ègara
26/03/2018
19:36 h
1
 
Todavía recuerdo a alguien diciendo que quizás el título de su primer libro hubiera sido algo así como no le crucifiqueis de nuevo. 1 abrazo!
 



 
 
ESTAS EN: - - - La cruz y la justicia humana
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

 
“Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
¿Es Dios un 3 en 1?

Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

 
Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

 
¿Qué hay después de la muerte?

Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

 
Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

 
FOTOS Fotos
 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Nahum Toda la Biblia: Nahum

La justicia de Dios siempre se va a cumplir, Él tiene la última palabra.

 
La carta La carta

El clip ganador de la última edición del Festival Phos, realizado por David Parra.

 
Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.