PUBLICIDAD
 
viernes, 15 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Asun Quintana
    41
     

    Cuando Dios dice que la ley no es justa: mujeres ausentes

    La historia del machismo es la historia de la humanidad sin Dios. Ya El lo predijo (que no lo prescribió) como secuela del pecado en Génesis 3:16.

    FE-MENINO SINGULAR AUTOR Asun Quintana 19 DE MARZO DE 2018 12:00 h
    mujersola, soledad mujer Linh Koi / Unsplash


    A la mujer dijo: (...) con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti (Génesis 3:16)




    INTRODUCCIÓN



    El pasado 8 de marzo se celebraba en todo el mundo el Día internacional de la Mujer. Los orígenes de este día se remontan a la segunda mitad del siglo XIX. Muchas mujeres trabajadoras -a las que explotaban con horarios de hasta 15 horas y sueldos míseros, y a las que echaban por dar a luz y faltar al día siguiente- comenzaron a hacer huelgas y manifestaciones por tales injusticias.



    Ya había otros movimientos que empezaban a despertar las conciencias de las mujeres, y algunos de estos eran evangélicos antiesclavistas femeninos, y movimientos en pro de los derechos de la mujer (Séneca Falls, 1848). Me considero feminista en el sentido exacto que da la RAE a este término: “Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. Este era el espíritu de aquellas mujeres protestantes que fueron criticadas y perseguidas. Y este era mi espíritu asistiendo a la manifestación del 8M.



     



    BIBLIA Y DERECHOS DE LA MUJER



    Dicho esto, la historia del machismo es la historia de la humanidad sin Dios. Ya El lo predijo (que no lo prescribió) como secuela del pecado en Génesis 3:16. La separación del hombre y la mujer de Dios trajo muchas consecuencias negativas, el pecado infectó al ser humano y contaminó sus relaciones: “tu marido será tu deseo y el se enseñoreará de ti”. Por lo tanto, también hay que luchar contra la lacra del machismo y denunciarla.



    Creo que uno de los actos más antiguos de reivindicación por la igualdad y los derechos de la mujer se relata en Nm.27:2-11. En un reciente artículo sobre este tema que publicó PD, la escritora Noa Alarcón citaba a las hijas de Zelofahed. Estas no habían recibido su herencia (que Dios había prometido a cada familia, repartidas por tribus) porque la ley no contemplaba que las mujeres pudieran heredar. Sólo los varones. Pero ellas con valentía y superando temores y complejos acuden delante del tabernáculo, de los sacerdotes y jefes de tribus y de Moisés, y reivindican algo que creen justo. Moisés lo consulta a Dios, y Dios ve justa su reivindicación y lo aprueba. Y cambió la ley. Gracias a Dios por líderes como Moisés y por estas mujeres valientes que no se conformaron ante la injusticia.



    El machismo lo llevamos adherido profundamente muchos hombres y mujeres. Por educación y cultura.  Hay ya unos estereotipos muy fuertemente arraigados y muchas veces inconscientes. Porque el machismo es una ideología que se mama desde que se nace, y es lo que da lugar a las desigualdades hombre/mujer, a las brechas salariales, a las vejaciones y violaciones de mujeres, y a las violencias de género, mal trato y esclavitud sexual con tráfico de mujeres y niñas. Por eso es tan importante ir a la raíz: la desigualdad por causa del género.



     



    MACHISMO EN LA IGLESIA (EVANGÉLICA)



    Vamos al presente, y veámoslo en nuestra realidad cercana y próxima como evangélicos. Soy creyente cristiana evangélica desde hace 39 años y llevo todo ese tiempo trabajando para el Reino de Dios, con los talentos que El me ha dado. No quiero entrar ahora en el dilema de “pastorado sí pastorado no”, para no entrar  en diferencias hermenéuticas, que degeneran en insultos hacia aquellos que apoyamos bíblicamente el pastorado de las mujeres, llamándonos herejes, blasfemas, y cosas peores…. Mi gran decepción en estos días viene cuando me doy cuenta de la poca o nula presencia de mujeres en todas las entidades evangélicas que ocupan cargos de dirección, representación, conferenciantes principales, enseñanza… y la superabundancia de hombres siempre.



    La semana pasada estuve en una reunión de responsables y representantes de iglesias de toda España, y había una mayoría abrumadora de hombres. Eso pasa en todas las “reuniones” de entidades. De 150 personas que había, sólo 23 eran mujeres. De estas 23 mujeres, la mayoría esposas de pastores (sin voto) y 6 solamente con voto (algunas con el voto delegado de un hombre). Creo que sólo 2 votábamos “por nosotras mismas”.



    Esto es un botón de muestra de lo que pasa en mayor o menor medida en la práctica totalidad las entidades evangélicas. Ya no se trata de la autoridad dentro de las iglesias. Se trata de una mera elección como representantes de iglesias. Es decir, esto pone de manifiesto una vez más que el problema de la desigualdad arraiga en las propias iglesias. Es decir, que ni siquiera se nos considera para ser representantes de nuestras iglesias en las entidades que nos representan. Tampoco hay presidentas de Consejos evangélicos, ni Secretarias ejecutivas. Y apenas alguna mujer aislada (si la hay) en las Juntas de dirección (por cierto, Jesús sí eligió a una mujer como portavoz y representante para anunciar/predicar su resurrección: María Magdalena).



    Muchas veces oigo el comentario de que no hay mujeres dispuestas y preparadas para estas funciones. Pero sí las hay. Somos menos eso sí, y estamos más escondidas, porque muchas mujeres hacen trabajo pastoral y de dirección, pero en la sombra. Para encontrar una mujer disponible para estas funciones hay que buscar más y con lupa. Y aún estamos la mayoría llenas de complejos y apocadas y nos cuesta.



    Otro dato, a los actos que se organizan de formación, información o manifestación sobre estos temas de igualdad (las pocas veces que se hacen) brillan por su ausencia los líderes evangélicos. Están en otros actos “más importantes”… casi siempre. Suele asistir un 99% de mujeres y no llega al 1% de varones. Sigue siendo cosas de mujeres.



    Prácticamente casi nadie está haciendo nada por cambiar la mentalidad, los hábitos y las costumbres, salvo unas cuantas mujeres a las que en ciertos foros se nos tacha de “feminazis-feministas radicales” (insulto que considero muy, muy grave).



     



    NECESIDAD DE UN CAMBIO REAL



    A mi esto me parece una tragedia en plena iglesia del siglo XXI. Las mujeres estamos solas. A muy pocos varones les importa, a casi nadie le alarma. No pasa nada.



    Necesitamos un cambio profundo activo para modificar estos estereotipos. Son muchos siglos de ausencia y marginación de la educación y de la formación. Tardaremos tiempo en ir saliendo a la luz, y más en aquellas iglesias donde muchas veces el machismo se justifica con la Biblia.



    Nos sentimos impotentes. Los lugares claves para el cambio los ocupan los hombres. Son los que tienen que ser conscientes de esta discriminación y dar el paso para el cambio. No es lograr poder lo que queremos, ni pisotear a nadie, ni nos mueve en absoluto el “odio” a los hombres, ni nada de eso que se dice por ahí… No. Simplemente ser visibles en nuestros órganos representativos, en los retiros, conferencias, aniversarios… participar aportando a la misma altura, porque somos igual de dignas y capaces. ¿Tendremos que recurrir a las cuotas de paridad? Eso dice la ley secular. Y por lo visto tristemente es lo que funciona.



    Está claro que estas situaciones hay que empezar a tratarlas desde los hogares cristianos, con la educación desde muy niños en igualdad, y con el ejemplo de padres y madres. Y si lo hacemos en los hogares hagámoslo también en las iglesias, desde los púlpitos, consejerías y en el día a día, corrigiendo las situaciones de desigualdad y micromachismos y dando oportunidad a las mujeres.



     



    ¿ACTUAMOS, O SÓLO REFLEXIONAMOS?



    Esto es una carta abierta. Apelo a los hombres y mujeres para cambiar esta situación injusta. No niego lo bueno que ya se ha hecho, gracias por ello, sino que veo lo mucho que queda por hacer.



    Estamos en un momento en que se necesitan actuaciones, reacciones, ejemplos llamativos, no sólo de las políticas del gobierno, jueces, de la aplicación de las leyes… sino desde cada uno de nosotros: hombres y mujeres, padres y madres, líderes y pastores. Todos a una por devolver a la mujer el lugar que Dios le da.


     


    ENCUESTA
    Mujer e Iglesia evangélica
    ¿Cree que aún hay discriminación hacia la mujer en la iglesia evangélica?
    En general no
    32%
    En algún área
    14%
    En bastantes áreas
    16%
    En general sí
    39%
    Encuesta cerrada. Número de votos: 440
    VER MÁS ENCUESTAS
     
     


    41
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    28/03/2018
    16:45 h
    39
     
    Pregunto: Esa inclinación natural a trabajar en grupos homogéneos ¿es justificación suficiente para esa forma de actuar? La respuesta es no, si esa inclinación natural genera injusticia. Somos, como Israel, un pueblo llamado a vivir en justicia. Fue quizás esa inclinación natural lo que dio pie a que la ley de Moisés ignorase a las familias con sólo hijas mujeres cuando legisló sobre la herencia, produciendo luego la injusticia cometida contra las hijas de Zelofehad. Gracias Dios por Tu palabra.
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    28/03/2018
    16:26 h
    38
     
    Dado esto, dejo a un lado mis posibles discrepancias con la pastora Asun Quintana y me concentro en lo que ella denuncia: La ausencia casi total de mujeres en cargos no pastorales de alta responsabilidad. ¿Qué respondo? Que tiene razón. No hay un sustento bíblico para esa política. Pienso que se trata principalmente de que a las personas les gusta trabajar en grupos homogéneos, es decir que tengan igual raza, nacionalidad, clase social, nivel educativo, creencias, etc. (y sexo también, claro)...
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    28/03/2018
    16:06 h
    37
     
    Por ello me dispongo a aceptar que es totalmente cierto lo que dice Asun Quintana. No hay mal testimonio de ella y la seriedad de esta publicación me da mayor confianza para decir así: No estoy ante una persona que apruebe los excesos ni las mentiras del feminismo ultra. Tampoco estoy en todo de acuerdo con su interpretación de Génesis 3:16 o su idea del machismo, pero creo sinceramente que todo eso está dentro de lo que se puede discutir, no encuentro desviación grave ni pecado en esas ideas...
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    28/03/2018
    15:43 h
    36
     
    Me picaban las manos por darle al teclado, pero no sabía muy bien qué decir o a dónde enfocar mis comentarios. Me di cuenta que tenía un sesgo respecto de Asun Quintana cuando ella afirmó que siempre se distanciaba del feminismo mundano (creo que lo dice en "'Iglesia' es femenino", otro artículo de estas fechas). No me parecía cierto, pero luego me di cuenta que solo conozco de ella lo que leo en P+D, por lo que era normal que no supiera cuáles eran sus declaraciones más comunes sobre el tema...
     

    Noa Alarcón
    26/03/2018
    12:51 h
    28
     
    Estoy contestando a muchos en este espacio, con permiso de la autora del artículo, no porque espere que alguno de ellos se replantee nada, sino para que otros vengan aquí y lean los comentarios y no salgan descorazonados pensando que los cristianos somos esa falta de empatía, ese sexismo recalcitrante que abusa de textos bíblicos descontextualizados para seguirse justificando, y esa deriva hacia el sectarismo. Estoy harta de que me manden callar cuando Dios me ha dado voz para expresarme.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Evangelio
    26/03/2018
    22:00 h
    29
     
    ¿Alguien puede descorazonarse si lee estas palabras de Cristo? "El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará." (Mateo 10:37-39) La llamada a los perdidos no es alegrarles el corazón (engañoso como es) sino entender que somos pecadores y necesitamos redención y santificación.
     

    Nicolas
    26/03/2018
    00:02 h
    24
     
    Dios diseñó un esquema de autoridad para el hogar que refleja el esquema de autoridad en el modo de operaciones del Dios trino, y ese esquema de autoridad debe ser evidente también en la iglesia. Esa es la enseñanza de Pablo en 1Timoteo 2:11-15: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada
     
    Respondiendo a Nicolas

    Noa Alarcón
    26/03/2018
    12:48 h
    27
     
    No dejáis de repetir ese versículo como arma arrojadiza, ¿pero estáis completamente convencidos de que lo que dice después de que la mujer se salvará teniendo hijos es coherente con el mensaje bíblico en su totalidad? ¿Con qué criterio recortáis y asumís que la primera frase es verdad literal y la segunda "hay que interpretarla"? Ese argumento está hecho a vuestra medida de una cosmovisión sexista y mundana, y acusáis a los demás de lo que adolecéis.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Noa Alarcón
    27/03/2018
    13:04 h
    34
     
    Bueno, sigo diciendo lo mismo: otros creemos otras interpretaciones de esos textos que del mismo modo respetan los principios de autoridad y de coherencia bíblica y dejan espacio a la mujer. No un tema de mujer, al final, sino de identidad y de eclesiología. Eso no se ha resulto en 2000 años de cristianismo, no se va a resolver aquí en unos comentarios por mucho que sigan insistiendo. Yo seguiré hablando y enseñando. Saludos.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Nicolas
    27/03/2018
    09:18 h
    33
     
    Efesios 5.22 “ 22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;” Col. 3.18 “18 Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Tito 2.5 “5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” 1 Pedro 3.5–6 “5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos;6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor
     
    Respondiendo a Nicolas

    Evangelio
    26/03/2018
    22:11 h
    30
     
    Ojo, no cortemos el versículo: "[la mujer] se salvará engendrando hijos, SI permaneciere en FE, AMOR y SANTIFICACIÓN, con MODESTIA." (1 Timoteo 2:15) Engendrar hijos es uno de los roles que Dios ha asignado a la mujer y, por tanto, desvincularse de ese rol sin un motivo justificado daría lugar a pensar si existe fe o no. No tuvo en cuenta el condicional SI atado a lo anterior. Efectivamente: la fe, el amor, la santificación, la modestia y los hijos son consecuencias de la gracia sobre la mujer.
     

    Sonia Gómez
    20/03/2018
    20:22 h
    15
     
    Gracias Asun por ser la voz de muchos que pensamos como tú, y queremos que las cosas cambien. Tenemos un compromiso, cada uno, en nuestros lugar ser agentes de cambio. La iglesia debería ser un reflejo del Reino de Dios en la tierra, donde no existe ni machismo ni hembrismo, fuimos creados en igualdad y dignidad, aspectos que serán reales cuando estemos reinando con Jesús en la Eternidad, por ahora nos queda luchar y que en la iglesia no haya DIFERENCIAS de clase, raza, o sexo (Gal 3.28).
     
    Respondiendo a Sonia Gómez

    Evangelio
    24/03/2018
    17:48 h
    19
     
    Cuando estemos con Cristo en su Reino ya no habrá pecado en los hijos/as de Dios, pero mientras estemos en este cuerpo sí. (Lea Romanos 7:18-25) No podemos obviar eso. Diferencias en el liderazgo espiritual y en el matrimonio sí las hay, de forma reiterada, en las Escrituras. Y una justificación atemporal y fundamental para ello: "Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión." (1 Timoteo 2:13-14)
     

    EZEQUIEL JOB
    20/03/2018
    20:02 h
    14
     
    He aprendido a mirar a las personas "en Cristo", no como hombre o mujer, sino como hijos y siervos de Dios, como a hombres y mujeres que temen(obedecen) a Dios y su Evangelio, donde Jesús es el Señor. Dios no nos mira como "macho" y "hembra", porque en el ámbito espiritual a donde vamos no hay estas diferencias, ya lo dijo el Señor(Mr12:25). Hombres y mujeres no tenemos espíritus diferentes. La única diferencia que encuentro entre hombres y mujeres es el grado de OBEDIENCIA (temor) al Evangelio.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Evangelio
    24/03/2018
    17:57 h
    20
     
    Si un hombre o mujer respeta a Dios y su palabra, se tragará su orgullo y dirá: "aunque es agradable hacer sexo, esperaré a hacerlo con mi esposa como dicen las Escrituras; aunque soy mujer que conozco muy bien el evangelio y/o soy más sensata e inteligente que mi marido, respetaré el orden establecido por Dios en el liderazgo; aunque soy homosexual, refrenaré mi instinto y lo dominaré porque a Dios así le agrada". En definitiva: tomar la cruz y negarse a uno mismo. La religiosidad es fácil.
     

    Noa Alarcón
    20/03/2018
    15:16 h
    11
     
    Y, con permiso, también añadiré que basta que las mujeres digamos algo o expliquemos algo para que vengan hombres en masa a quitarnos la razón o mandarnos callar, o decirnos que estamos desobedeciendo a Dios. Para su vergüenza, les recuerdo que Oscar Margenet también está escribiendo en este medio sobre mujer y Biblia, pero a él no le tratan con ese paternalismo ni esa falta de respeto a su libertad de expresión. QUÉ CURIOSO.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Evangelio
    24/03/2018
    18:11 h
    21
     
    La razón no la dan ni la quitan los hombres sino las Escrituras. Si la verdad bíblica la dice un hombre, una mujer, un creyente o un ateo, seguirá siendo verdad. Y si no dice verdad, será lo mismo. Mi esposa respeta las Escrituras. Y le cuesta con respecto a esto, porque tiene sabiduría y espíritu de liderazgo. Pero ama y respeta a Dios por encima de todo. Vence a su ego, vence al mundo. En cuanto a mí, ni soy machista ni me agrada la responsabilidad del liderazgo espiritual. Qué curioso, ¿no?
     
    Respondiendo a Evangelio

    Evangelio
    26/03/2018
    22:28 h
    31
     
    Mi esposa es extranjera y le cuesta escribir en español. Si quiere pensar que miento, hágalo. Acepto lo de liderazgo. Use la palabra que quiera para definir "enseñar y ejercer dominio", en el contexto de la enseñanza espiritual. No he mandado callar a ninguna mujer. De hecho, estoy conversando con ustedes para que examinen si realmente no están anteponiendo sus deseos (que yo entiendo, humanamente) a la cruz de aceptar las Escrituras cuando no dicen lo que queremos leer.
     
    Respondiendo a Evangelio

    Noa Alarcón
    26/03/2018
    11:53 h
    26
     
    Estaría bien que usted dejara decir esto mismo a su esposa, si fuera verdad. ¿Sabe usted que no aparece la palabra "liderazgo" ni una sola vez en la Biblia"? No deja de mandarnos callar y decir que no se puede usar nada que no esté en la Biblia. ¿Acude usted al dentista? ¿Usa pantalones? ¿Come patatas? Que sepa que ninguna de esas cosas son "bíblicas" según su definición. Su definición de liderazgo masculino está hecha a su medida, no la de la Palabra. Acusa de lo mismo que usted adolece.
     

    Noa Alarcón
    20/03/2018
    15:14 h
    10
     
    La interpretación de que hombres y mujeres tienen roles diferentes "establecidos por Dios" es eso: una interpretación más de la Escritura. Hay otros que lo interpretamos bajo el principio bíblico de la igualdad, y nos hemos criado en entornos donde hombres y mujeres tenían los mismos roles y responsabilidades dentro y fuera de la iglesia y todo ha ido bien. Lo siento, pero el relegar a la mujer a segundo plano es su opinión, me temo que basada en una cultura patriarcal, no "la verdad bíblica".
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Evangelio
    24/03/2018
    18:33 h
    22
     
    La Escritura no puede contradecirse. Si lo que usted dice sobre los roles fuera cierto, estaríamos ante una evidente contradicción porque esta justificación es atemporal: "Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión." (1 Timoteo 2:13-14) Usted establece una interpretación a su favor. Algo que favorece "sus derechos", "sus méritos", "su igualdad". Eso debería ponerla en guardia. Lea Marcos 9:33-35.
     
    Respondiendo a Evangelio

    Guillermo Pérez
    29/03/2018
    18:07 h
    41
     
    Ángel, mi nombre ya se lo dije a Noa públicamente en otro comentario. Ya lo he puesto también en el perfil. Con el apellido. Nunca fue mi intención ocultar mi nombre, aunque el lobby lo anote. Ángel podría ser un ángel del cielo, un ángel caído o alguien que se llame Ángel. Pero no hace falta que usted lo cambie, no se preocupe. Yo no miro a la mujer con desconfianza. Miro con desconfianza a quienes predican un evangelio diferente para satisfacer sus concupiscencias. Sean hombres o mujeres.
     
    Respondiendo a Guillermo Pérez

    Angel
    28/03/2018
    20:53 h
    40
     
    Es tremendo tener que debatir un tal Ángel o Noa o quien sea, con el "Evangelio". ¡Así tenemos siempre las de perder!. Texto ese usado por muchos hombres para mirar a la mujer con desconfianza. Atendí hace años a un hombre mayor que había sido fraile en su juventud y me decía que en el convento le decían que tenía que guardarse de las mujeres porque "mira tú a dónde llevó Eva a los hombres con 'su pecado'" Con 85 años el hombre y le era imposible zafarse de aquel prejuicio ¡Venga, pon tu nombre!
     
    Respondiendo a Angel

    Noa Alarcón
    27/03/2018
    13:09 h
    35
     
    Me pregunto si en el momento que usted considera que dejó de ser edificante la conversación ha sido cuando no le he dado la razón, lo cual diría mucho sobre de qué va realmente toda esta discusión, y sin duda parte de ello es que yo soy mujer. Quizá no estén acostumbrados a hablar o debatir con mujeres. Le repito: por favor, deje de amenazarme con la perdición y el castigo divino, sé dónde tengo los pies en Cristo. Un saludo.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Evangelio
    26/03/2018
    22:43 h
    32
     
    Noa, es que no los ha defendido bíblicamente sino con interpretaciones forzadas y contradictorias. El tono de la conversación ya no es edificante, así que no voy a seguir. Oraré para que pueda servir a Cristo como María, hermana de Marta, le sirvió: "Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada." (Lucas 10:41-42)
     
    Respondiendo a Evangelio

    Noa Alarcón
    26/03/2018
    11:47 h
    25
     
    Lo que debería ponerle en guardia a usted es afirmar sin ruborizarse que el hecho de que yo defienda la igualdad o mis derechos bíblicamente es pecado. ¿Que busque justicia es pecado? Se le ve el plumero. Le agradecería que deje de mandarme callar, que deje de mandarme leer versículos que ya he leído y estudiado, que deje el tono paternalista que nadie le ha pedido, y que supere que haya gente con otra interpretación de las escrituras que no está "en pecado" ni alejada de Dios.
     

    EZEQUIEL JOB
    20/03/2018
    14:13 h
    9
     
    Ya dijo el Señor: La mujer rodeará al varón(Jer31:22), Dios reivindica los derechos de la mujer, pese a quien le pese, los hombres debemos entenderlo antes que sea tarde. Las hijas de Zelofahed en ese tiempo solo a través del profeta se podía acceder a Dios, hoy en día solo lo podemos hacer directamente a través del Señor Jesús. No temo a las mujeres que reivindican sus derechos ante los hombres, me pongo a temblar ante aquellas mujeres que temen a Dios y son obedientes al evangelio(Prov31:30).
     

    Estéfanas
    20/03/2018
    11:31 h
    8
     
    Querida Asun, temo que confundes el "machismo", fruto de la Caída, con una interpretación correcta de los roles del hombre y la mujer en la familia y la iglesia. Los pasajes bíblicos seguro que ya los conoces. Te aconsejaría, si lees inglés, que mirases RECOVERING BIBLICAL MANHOOD & WOOMANHOOD. Creo que el machismo en la iglesia no está permitido (Ef. 5:25), pero mucho de lo que se llama "machismo" es solo el orden establecido por Dios, aunque hay excepciones puntuales. El feminismo no es mejor.
     
    Respondiendo a Estéfanas

    Sonia Gómez
    20/03/2018
    19:59 h
    13
     
    Estéfanas, dices que mucho de lo que se llama "machismo" es el orden establecido por Dios, a ¿qué orden te refieres?, a¿cuándo Dios le dice al hombre y al mujer: Fructificad y multiplicaos, llenar la tierra, y sojuzgarla y enseñorear"(Gn 1.26-28)?o ¿cuándo le dice "él se enseñoreará de ti?Gn 3.16 porque hay diferencia. El orden de igualdad y dignidad está Génesis 1, en la ley "honrarás a tu padre y a tu madre" y Jesús vino a traer un Reino de iguales o ¿crees qué en su Gloria habrá desigualdad?
     

    Javier
    20/03/2018
    00:28 h
    6
     
    En mi Iglesia siempre se han reconocido a las mujeres y conforme a sus dones han podido ejercer diversos ministerios de liderazgo. Personalmente apoyo a Asun. Entiendo que también debemos de cuidarnos de no irnos a los extremos contagiados por el fervor social que están impulsando grupos feministas seculares. No por ser mujer hay que dar más liderazgo a ellas. Solamente debe ocupar ese cargo aquella persona (sea hombre o mujer) que este capacitada por Dios mediante sus dones y fruto del E.S.
     

    Evangelio
    19/03/2018
    18:54 h
    3
     
    Dios puede cambiar lo que le plazca. Para eso es Dios, todopoderoso. Lo que tenía que cambiar ya lo cambió y está en las Escrituras, que ahora están completas. Los seres humanos no pueden cambiar las Escrituras, y menos aún para satisfacer su ego o lo que considera injusto. La palabra de Dios ya ofrece una guía excepcional para tratar de forma justa, respetuosa y amorosa a las mujeres. Sin embargo, el feminismo mundano quiere imponerse a las Escrituras por orgullo y por no querer llevar su cruz.
     
    Respondiendo a Evangelio

    Asun
    20/03/2018
    15:51 h
    12
     
    No sólo el feminismo mundano, también el machismo mundano es el que se introduce y está en la iglesia.
     
    Respondiendo a Asun

    Evangelio
    23/03/2018
    00:17 h
    16
     
    Defender que las Escrituras son claras respecto al liderazgo (que no abuso) del hombre en el matrimonio y en la enseñanza espiritual a otros hombres no es machismo. ¿Considera usted que sí? En la verdadera iglesia de Cristo no se ha aceptado ni el machismo ni el feminismo ni ninguna otra mundanalidad. Ahora bien, como pecadores que somos todos, puede haber personas dentro de la iglesia de Cristo que sean machistas o feministas, y habrá que mostrarles su error basándose en las Escrituras.
     

    Protestantólogo
    19/03/2018
    17:55 h
    2
     
    Hay un problema añadido, que en parte explica el desfase: no hay rotación en los cargos. En la institución a la que supongo hace mención la articulista, en el área ejecutiva la misma cara, un sinsentido. Es más, varios organismos evangélicos se precian de liderazgos de 20-25 años, como si nada. No hay excusa para el libre ejercicio del liderazgo femenino, particularmente al exento de prejuicio ideológico, como tampoco a la participación política y ciudadana de los creyentes, en tanto individuos.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Evangelio
    24/03/2018
    19:03 h
    23
     
    Realmente las Escrituras no se refieren al liderazgo de la mujer en el ámbito social. Para mí esas federaciones no representan un liderazgo espiritual sino solo una asociación de tipo religioso. Por lo tanto, nada que objetar a que las mujeres lideren empresas, organismos o incluso que sean presidentas del gobierno. Bien capacitadas que son muchas de ellas. Sin embargo, en el ámbito espiritual la justificación para el liderazgo del hombre está fundamentada en las Escrituras de forma clara.
     

    Óscar Margenet Nadal
    19/03/2018
    14:09 h
    1
     
    Estimada Asun: muy clara tu radiografía de esta injusticia ancestral. El Señor nos guía con su Palabra declarándonos qué es bueno y qué malo. Nacemos en esta sociedad machista; yo, como varón me avergüenzo de ello desde hace rato. Para que lo que llamas 'ausencia' cambie te sugiero convoques a 'los pocos' varones y mujeres que te apoyamos, para actuar juntos con la visión que nos de el Espíritu. No estás sola ¡qué va! El Señor te ha llamado y Él tiene mucho pueblo cerca tuyo. Un fuerte abrazo.
     
    Respondiendo a Óscar Margenet Nadal

    Asun
    19/03/2018
    19:10 h
    5
     
    Muchas gracias Oscar. El apoyo públicamente de un hombre en este tema lo valoro mucho. Y sí, estoy pensando en un siguiente paso. Me anima mucho el ánimo que nos das y sobre todo que no estamos solas. ¡Gracias!
     
    Respondiendo a Asun

    Evangelio
    19/03/2018
    19:01 h
    4
     
    No podemos confundir el machismo social (que es evidente en algunos ámbitos) con dar a entender que la palabra de Dios es machista y es necesario cambiarla o ignorar ciertos pasajes de la misma para que se adapte al estándar social de las épocas. Los 12 apóstoles seguirán siendo 12 hombres. Y el papel en el liderazgo que Dios ha establecido para hombre y mujer seguirá siendo el que es en las Escrituras. Eso no es machismo ni injusticia ni discriminación, sino el orden establecido por Dios.
     
    Respondiendo a Evangelio

    Evangelio
    23/03/2018
    17:21 h
    18
     
    Quería decir el fundamento que da Pablo en 1 Timoteo 2:13-14, no Tito.
     
    Respondiendo a Evangelio

    Evangelio
    23/03/2018
    00:24 h
    17
     
    "Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión." (1 Timoteo 2:13-14) Asun y los demás que opinan como usted: ¿pueden explicarme qué hay de costumbre o cultura de la época en ese fundamento? ¿Dejó de ser válido el fundamento que da Tito, inspirado por Dios (no lo olvidemos), para justificar el liderazgo espiritual del hombre? Espero que haya libertad de expresión, se publique el comentario y puedan responder.
     
    Respondiendo a Evangelio

    Asun
    20/03/2018
    10:43 h
    7
     
    La Biblia NO es machista. Dios no es machista. La Biblia es Palabra de Dios inspirada, en su totalidad. Pero ha sido escrita por hombres de carne y hueso, en épocas concretas de la historia, viviendo en medio de unas costumbres y culturas concretas. Esas culturas y costumbres si son casi siempre machistas, patriarcales. Pero La Biblia no es machista ni feminista, refleja unas culturas. Jesús no fue machista. Ni Pablo fue machista. El cristianismo devolvio su lugar a la mujer. Muchos hombres no.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Cuando Dios dice que la ley no es justa: mujeres ausentes
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio

    Una reflexión sobre Juan el Bautista y la manera en la que Dios lo utilizó para cambiar el transcurso de la humanidad.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.