PUBLICIDAD
 
jueves, 21 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Isabel Pavón
     

    Hormiga narcisista

    Mientras la corriente se la llevaba en volandas, se podían oír sus gritos, pues no callaba y seguía pronunciando sus fantasmagóricos discursos.

    TUS OJOS ABIERTOS AUTOR Isabel Pavón 23 DE MARZO DE 2018 12:55 h

    Érase una vez un hormiguero que, como es natural, estaba lleno de hormigas. Entre todas ellas se distinguía una que cuando se miraba al espejo se veía elefante. Sintiéndose tal se atrevía a meterse con manadas de elefantes a los que ella veía como hormigas.



    Tenía una marca de maldad en su frente y en sus ojos cierta mirada alocada. Su boca estaba llena de dientes. En fin, era una hormiga muy rara, pues más que animal casi parecía ser humano.



    Los elefantes, por respeto y consideración, por educación y cortesía, no querían dañarla, pero sí comentaban entre ellos:



    —Bueno, si soportamos a las moscas, ¿por qué no soportar a esta Hormiga Narcisista? (Ella exigía que su nombre se escribiera con mayúsculas). Y le tenían paciencia. Toda la paciencia del mundo.



    A veces, Hormiga Narcisista, se subía a una lenteja que a ella le parecía la cima del Everest y desde allí propagaba sus ideas. No. No era graciosa Hormiga Narcisista. No lo era. Pero daba risa verla refunfuñar y provocar, levantando los brazos dando sus absurdos discursos. Era la más bocaza de la región. ¡Qué gracia hacía cuando criticaba a los que avanzaban!, ¡lo hacía de un modo tan ridículo...! Ella pensaba que así les cerraría el paso, era su forma de hacerles la zancadilla con el fin de adelantarles. Y es que Hormiga Narcisista hacía honor a su segundo apellido: Ignorante.



    Existen muchas clases de hormigas. Hormiga Narcisista Ignorante no sólo era pequeña, sino que además, pertenecía a la casta de hormigas más enclenques y de más baja estatura. Eso sí, eran las que tenían la cabeza más gorda. 



    Pese a su menudencia, cuando pasaba bajo las altas ramas de los árboles milenarios, inclinaba la testa temiendo dañarse, o cuando menos, despeinarse. Aunque las hormigas no tienen pelos, los elefantes sí y, como digo, ella se creía uno de ellos, lo comenté al principio.



    Perdió el espejo donde se miraba y usaba una fotografía con su mejor postura para recrearse en ella. La foto hacía el mismo efecto en su ser que el espejo donde se miraba la madrastra de Blancanieves. Este siempre le decía que estaba bien, que nadie como ella, y todas esas cosas que ya sabemos de ese cuento tan clásico que el mundo entero conoce. Quizá, en su interior, había cierta reminiscencia de raíces del cuento mencionado y, como la hormiga no tenía enanos que le bailaran sus gracias, iba buscándolos por ahí.



    Para darse empaque, Hormiga Narcisista Ignorante se decía muy amiga de los personajes más relevantes. Por ejemplo, contaba que el rey de su país y ella se habían tomado un jugo de savia mientras hablaban. Por supuesto no era una mentira completa ya que solía beber jugo viendo sus programas favoritos y si su soberano salía en ese momento en la pantalla, pues hablaba con él. Pero era una mentira al fin y al cabo. Lo mismo decía de los políticos del mundo animal, que también los hay, de los artistas, de los escritores, de los actores, de los dictadores y de los demócratas. De todos los que despuntaban en algo se consideraba íntima.



    Un día, una brisa templada con olor a pampa, arrancó a Hormiga Narcisista Ignorante del lugar donde llevaba molestando tanto tiempo y los elefantes nunca más supieron de ella. Ni les importó, francamente. Eso sí, mientras la corriente se la llevaba en volandas, se podían oír sus gritos, pues no callaba y seguía pronunciando sus fantasmagóricos discursos.



    Con el paso del tiempo, alguien descubrió que fueron los propios elefantes, hasta entonces lentos para la ira y pacientes antes sus presiones, ya hartos, hartísimos de su presencia, los que decidieron tirar sus buenas costumbres a un recodo del río donde el agua corría más veloz y soplar a todo pulmón con sus trompas. Soplaron y soplaron todos a una, como en Fuenteovejuna, hasta enviar a Hormiga Narcisista Ignorante con la música a otra parte, muy, muy lejos de allí. En cuestión de segundos la perdieron de vista y fueron muy, muy felices y comieron lo mismo de siempre ya que a los elefantes no les van las perdices. 


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Hormiga narcisista
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.