PUBLICIDAD
 
domingo, 21 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
2
 

Un asesino insospechado

Todos nos preguntamos cómo es posible que una persona normal puede llevar a cabo semejante acto.

CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 15 DE MARZO DE 2018 10:57 h

Cuando sucede un asesinato que nos estremece, la pregunta que todos nos hacemos es cómo es posible que una persona normal puede llevar a cabo semejante acto. La respuesta que usualmente se esgrime es que no se trata de una persona normal sino anormal, es decir, un psicópata, quien puede realizar algo así. Si se busca en un diccionario el significado de la palabra psicópata, el resultado es que se trata de alguien que padece psicopatía, lo cual nos obliga a preguntar qué es la psicopatía, para descubrir que es una anomalía psíquica por obra de la cual se halla patológicamente alterada la conducta social del individuo que la padece; pero de nuevo hemos de preguntarnos qué significa patológicamente, siendo la respuesta lo relativo a la patología y al preguntar qué es patología se nos responde que es la parte de la medicina que estudia las enfermedades. Después de todas estas piruetas lingüísticas se llega a la conclusión de que solo alguien enfermo en su personalidad es capaz de cometer acciones tan repugnantes.



Pero entonces surge otra pregunta y es referente al cómo, cuándo y por qué de dicha alteración. ¿Qué es lo que causó esta anormalidad? ¿Cuándo comenzó el problema? ¿Son los condicionamientos familiares o sociales los que predispusieron al individuo? ¿O hay algo congénito, hereditario, que hace que la persona ya tenga esta tendencia? ¿O es una combinación de ambos factores?



Conozco el caso de un asesino que, hasta que lo fue, era una persona muy normal. Es más, estaba muy por encima de la media en cuanto a valía en todos los sentidos de la palabra, hasta el punto de llegar a descollar en su generación. De ser un don nadie pasó a ser la persona de referencia, a la que a todos les gustaría parecerse. Una bellísima persona, sería el calificativo que mejor le cuadraría.



Ya desde su temprana juventud comenzó a dar síntomas de que llegaría muy lejos. Hasta su aspecto físico iba acorde con la belleza interior de su alma. La primera ocasión en la que dio señales de su valía fue en un momento crítico, en el que nadie se atrevía a hacer frente a una amenaza que se cernía sobre la comunidad a la que él pertenecía. Resuelto a hacerle frente, cuando nadie apostaba por él y hasta un allegado dudó de si sus intenciones eran limpias, solventó de forma maravillosa el peligro, comenzando entonces su carrera ascendente. Que no se trató de una afortunada casualidad, el tiempo se encargó de demostrarlo, porque su competencia comenzó a hacerse patente en todo lo que emprendía.



Fue precisamente ese valor lo que provocó la inquina de quien antes había sido su protector, que temeroso de que le hiciera sombra, se propuso quitarlo de en medio de forma artera. Pero nuestro personaje, lejos de responder con la misma moneda, fue caballeroso con quien traicioneramente le tratara, perdonándole la vida hasta en dos ocasiones. Fueron actos de generosidad que mostraban la grandeza de un corazón que estaba por encima del rencor y la venganza. Cuando, finalmente, su enemigo cayó, lloró su muerte, en lugar de alegrarse por ella. Ahora, tras años de sufrimiento injusto, alcanzó la cúspide de su carrera, cuando todos le reconocieron, continuando la estela fulgurante de sus logros y triunfos.



En todos estos años no fueron tanto los éxitos exteriores lo más importante, sino los triunfos interiores lo que destacaba en él. Qué valentía, qué nobleza, qué lealtad, qué magnificencia y qué claridad de principios le movían. Y todo eso resaltaba aún más teniendo en cuanta su humilde origen y la mezquindad de muchos de los que le rodeaban. Era una flor rodeada de espinos. Una excepción en un entorno plagado de conspiraciones, traiciones, ambiciones e intereses ocultos.



Pero he aquí, que este personaje, casi de forma súbita, se convirtió en un asesino. Un día, mientras paseaba por la terraza de su casa vio a una mujer, a la que codició en su corazón. Cuando se informó sobre ella, supo que estaba casada; pero el monstruo de la codicia, que había alimentado, ya era demasiado fuerte para ser erradicado. La deseó con todas sus fuerzas y, a pesar del semáforo en rojo, se acostó con ella, sabiendo que su marido estaba ausente. Todo podría haber quedado ahí y nadie se hubiera enterado de nada de no haber sido porque la mujer se quedó encinta. Entonces, para intentar borrar las huellas de su acción, ideó la manera de que el marido volviera a casa y estuviera con su mujer, para que así el embarazo pareciera fruto de la relación conyugal. Pero al no conseguir que el marido entrara en su juego, ordenó matarlo.



Y así fue como este personaje pasó de ser un héroe a un villano. Nada hacía sospechar que alguien como él pudiera caer tan bajo. Pero eso es lo que pasó. ¿Era un psicópata? La respuesta es no, según los cánones psiquiátricos modernos. Entonces, ¿cómo pudo cometer un crimen tan atroz? Él mismo nos da la solución, al confesar: ‘En maldad he sido formado y en pecado me concibió mi madre.’i Es decir, lo que hizo potencialmente lo podía hacer, a pesar de todos los aspectos loables y positivos en su carácter, porque una raíz maligna ya estaba presente en su corazón desde que nació. Una raíz que se llama pecado y que puede manifestarse de muchas maneras, incluido el crimen.



Así que este asesino era una persona sana y normal. Lo mismo que tú y yo. Lo mismo que la mayoría. Pero lo mismo que tú y yo y todos, era portador de un mortal germen que es el pecado. Un problema insoluble, a menos que Dios intervenga; de ahí que, tras reconocer y arrepentirse de su crimen, oró de esta manera: ‘Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu recto dentro de mí.’ii



El repugnante acto comenzó en el corazón. En la codicia, en la mentira y en el menosprecio. Lo demás vino rodado. El hijo de este personaje escribiría más tarde: ‘Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida.’iii Un recordatorio vigente para cada uno de nosotros.



 



i Salmo 51:5



ii Salmo 51:10



iii Proverbios 4:23


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

JavierJP
16/03/2018
10:57 h
2
 
Gracias doy a mi Dios y Padre porque nos ha dado un mejor David, a Jesucristo, el único "remedio" para ese germen mortífero que todos llevamos dentro y que se llama pecado y que sólo se limpia por su preciosísima sangre. Gracias por la reflexión implícita en el artículo también. SDG.
 

Calvo
16/03/2018
08:41 h
1
 
De nuevo muchas gracias hermano por tan excelente y clara exposición de un tema que muchas veces tratamos de comprender, y que no siempre acertamos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Un asesino insospechado
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.