PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
3
 

Sociedad hedonista

Los hedonistas afirman que el hombre está sometido a la soberanía del instante. De aquí que excluyan toda moderación en la búsqueda del placer.

ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 15 DE MARZO DE 2018 09:18 h

Entre los siglos IV y V antes de nacer Jesucristo floreció en Grecia una escuela filosófica que exaltaba el placer carnal como suma expresión del bien. Partiendo del dicho de Protágoras –célebre sofista griego cuya fecha de nacimiento se fija en el 400 antes de Cristo- “el hombre es la medida de todas las cosas”, mantenía que “el disfrute del placer actual, inmediato, es el principio capital y el fin del hombre”.  Esta doctrina fue bautizada posteriormente con la palabra hedonismo (del griego hedoné, placer). Su fundador fue Arístipo, discípulo de Sócrates, quien vivió en el siglo IV antes de Cristo. En la historia de la filosofía es conocido como Arístipo de Cirene, por haber nacido en esta ciudad de la antigua Cirenaica.



El hedonismo es la filosofía del placer por el placer. Todas las categorías morales del hedonismo son formas de placer. No del placer intelectualizado o idealizado, sino del placer carnal, corporal, materializado; el placer actual, inmediato. Para la persona hedonista sólo cuenta el instante, el momento. El ayer pertenece a la historia; el mañana es un incierto  signo de interrogación. Nada más que existe el hoy, el ahora, el latido presente del pulso, el ritmo momentáneo del corazón. Los hedonistas afirman que el hombre está sometido a la soberanía del instante.  De aquí que excluyan toda moderación en la búsqueda del placer.  Para ellos la naturaleza, el instinto, la pasión son los auténticos móviles de los actos humanos. El hedonismo ha contado con importantes teóricos y portavoces a lo largo de los siglos. Ha sido una doctrina en uso permanente, porque el placer atrae al hombre como a la abeja el néctar de la flor. Decir que Adán y Eva, en el episodio de la fruta prohibida, fueron los iniciadores del  hedonismo no es desvirtuar la historia.



En los albores de la edad moderna el filósofo inglés Thomas Hobbes defiende en su famosa obra “Leviatán” las ideas materialistas y sensualistas del hedonismo. El hombre, por naturaleza, está movido por los deseos, por la avaricia del placer, viene a decir Hobbes. El miedo a no alcanzar lo que más ambiciona le lleva abdicar de sus derechos y de su dignidad en manos del gobernante político de turno. John Locke, padre del liberalismo político moderno, y David Hume, inglés el primero y escocés el segundo, ambos filósofos de talla universal, se expresan en clave hedonista. En su “Ensayo sobre el entendimiento humano” Locke defiende como legítima cualquier teoría que glorifique el placer con manifestación empírica del bien. Hume, en “Investigación sobre los principios de la moral”, abunda en las tesis de Locke y añade que los cuerpos no son más que grupos de sensaciones. La sustancia espíritu no existe. El hombre debe aspirar al placer y a la felicidad nada más que mediante las vías corporales.



Jorge Santayana, filósofo norteamericano de origen español, fallecido en 1952, presenta en “El sentido de la belleza” su propia versión sobre la teoría del placer. Santayana se manifiesta aquí como teórico, defensor y practicante de todas las formas de hedonismo. La belleza sensual, el disfrute del placer, asegura, está en la base de los deseos humanos. El hombre, añade, debe concretar sus ilusiones y sus ambiciones al momento presente. Todo cuanto en la vida importa es vivir el minuto al máximo de posibilidades. Apurar la copa del placer sin dejar una sola gota al incierto mañana.



El siglo XX alumbró un nuevo “Leviatán”. Una sociedad monstruo, materialista y utilitaria dominada por los placeres del cuerpo. Una sociedad que glorifica la carne entre cánticos profanos. “Vivimos en un mundo de bárbaros”, dijo el prestigioso psicólogo José Luis Pinillos.



Como ha escrito el periodista y novelista Manuel Vicent, lo moderno, lo actual, “consiste en llegar completamente agotado a la sepultura después de haber convertido la vida en una feria de juguete. Pilotar como un bólido el propio cuerpo para recibir todos los placeres vertiginosamente por cada uno de los orificios que tiene nuestra carne y al final de esta ráfaga vislumbrar una lápida y aplastar contra ella el carnet de identidad con un golpe mortal”.



En una sociedad hedonista no hay lugar para Dios. Los dioses de Occidente son el alcohol y la droga, el sexo y el consumismo, el jolgorio y la orgía, la lascivia y el placer. Aquí no hay más dios que el cuerpo ni más gloria que la carne. No hay lugar para los grandes interrogantes de la metafísica: qué es la vida, qué es la muerte, cuál es nuestro origen, cuál será nuestro destino. Nublada la mente por los vapores de la sensualidad, el hombre de hoy es incapaz de tan altas reflexiones. “Vivimos en una sociedad que no tiene creencias –ha dicho el filósofo José Luis Aranguren. Una sociedad que vive al día y no le importan nada las cuestiones trascendentes”.



¿Sera cierto lo que proclaman los hedonistas? ¿Ha muerto para siempre la fe? ¿Ha fenecido la esperanza en otra vida? ¿Ha  desaparecido Dios entre las nubes del firmamento? ¿Está el demonio secuestrado en las profundidades del Averno? ¿Dejamos de cantar el “gloria a Dios en las alturas” y lo sustituimos por un “gloria por siempre a la carne”? ¿Y qué ocurrirá luego, cuando el cuerpo acabe su función, cuando termine la fiesta mundana, cuando cobren vida los cementerios y en el cielo aparezca la señal del Hijo del Hombre para juzgar a justos y a injustos? ¿Luciremos en nuestra frente, como símbolo protector, el escudo del hedonismo?


 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

pepe
20/03/2018
16:41 h
3
 
Las ideas de los grandes filósofos se encarnan en el pensamiento popular con fraces que se dicen y se cantan como: "disfruta la vida", "vive la vive loca", "si te gustó, lo demás que importa" etc. Sin embargo, en nuestros centros de culto evangélico también se exalta el gozo personal, sobre el gozo del Señor"
 

Protestantólogo
19/03/2018
19:09 h
2
 
Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando, cuán presto se va el placer, cómo, después de acordado, da dolor; cómo, a nuestro parecer, cualquiera tiempo pasado fue mejor. Jorge Manrique (1440-1479). Coplas por la muerte de su padre.
 

Marc
18/03/2018
05:38 h
1
 
Usted juzga la sociedad desde la perspectiva del Primer Mundo. Dice que vivimos en una sociedad sin creencias. Eso no es verdad: hoy el ser humano cree más que nunca, obvio que no en Dios, pero se ha fabricado multitud de dioses.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Sociedad hedonista
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.