PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
13
 

¡Que Dios nos coja confesados!

Un comentario pastoral sobre algunas candidaturas evangélicas en América Latina.

ACTUALIDAD AUTOR Harold Segura 26 DE FEBRERO DE 2018 17:10 h

Hace pocos días tuve el privilegio de participar en Costa Rica, en la presentación del libro ¿Hacia dónde va el protestantismo en América Latina? Una visión multidisciplinaria y prospectiva a los 500 años de la Reforma. Obra editada por dos apreciados amigos, H. Fernando Bulllón y Nicolás Panotto, y publicada por Ediciones Kairós, de Buenos Aires. 



En la parte final de la presentación se ofreció un tiempo para el diálogo con quienes habíamos presentado el libro (Priscila Barredo y Edesio Sánchez C.). Servida la ocasión, uno de los presentes pregunto a quemarropa: “pero, más allá de los capítulos del libro, díganme qué piensan: ¿hacia dónde va el protestantismo en mi país?”.



Me atreví a responder, palabras más, palabras menos, lo que ahora les escribo. El protestantismo, o de manera más exacta, el evangelicalismo (evangelicals) va hacia donde siempre quiso ir y hasta donde ahora él mismo se sorprende, por lo rápido que está llegando: ser la segunda fuerza institucional religiosa del continente y gozar de los privilegios y reconocimiento que gozó por varios siglos la otrora fuerza hegemónica religiosa en América Latina. 



A eso se aspiró durante las últimas décadas del siglo XX. Porque, aclaremos, hubo otras épocas en las que los evangélicos nos presentábamos como una alternativa diferente y opuesta al catolicismo. En aquellos idos años predicábamos que no buscábamos tener lo que la Iglesia católica tenía (poder económico, reconocimiento social y autoridad política). Decíamos que en política no pensábamos como ella pensaba (en estados confesionales, concordatos, alianzas conservadoras y cristianización de la sociedad). Y que las diferencias teológicas no harían posible el ecumenismo, ni siquiera en el servicio social, porque de acuerdo con la enseñanza del profeta Amós, para que dos caminen juntos deben estar de acuerdo (Amós 3:3). Por esto llama tanto la atención la alianza que hoy observamos entre los conservadurismos católicos y evangélicos en tiempos de campaña política.



¡Es que han cambiado los tiempos! Con el paso de los años se ha demostrado que lo que nos disgustaba a los evangélicos no eran que el catolicismo gozara de poderes y privilegios, sino que estos no estuvieran de nuestra parte. No soportamos ser iglesias sin obispos poderosos y nos ingeniamos los actuales apóstoles súper poderosos. No toleramos ser comunidades marginadas y levantamos catedrales afirmadas con el flaco fundamento teológico de la prosperidad. Y, ahora, cuando las estadísticas nos han convertido en conglomerados atractivos para la política electoral, lanzamos candidatos a diestra y siniestra (la verdad, solo a diestra) para reclamar el poder que no tuvimos y, por fin, compartir los estrados del esquivo poder con el catolicismo.



Estuve en un programa de radio conversando acerca de estos temas con un sacerdote católico quien dirigía la trasmisión. Cuando se hizo pausa en el micrófono para ir al tiempo de anuncios comerciales, el sacerdote me pregunto con acuciante intriga: -Harold, explíqueme usted: ¿por qué los evangélicos quieren tener lo que nosotros tenemos, si a nosotros eso de poco nos sirvió? (Tanto poder económico y político no había sido suficiente para impregnar con el Evangelio de Jesús a esta sociedad desigual e injusta). Solo atiné a responderle que yo tampoco entendía la razón.



Vamos, entonces, hacia donde queríamos ir. En Guatemala gobierna como presidente un hermano evangélico bautista (ya antes lo había hecho el evangélico de tan ingrata recordación Efraín Ríos Montt, de la Iglesia Verbo). En Colombia, mi país, abundan los candidatos después de que los medios de comunicación atribuyeron a las iglesias evangélicas la pérdida del plebiscito para el Acuerdo de Paz (2016). En Costa Rica, el candidato conservador evangélico ganó la primera vuelta en las elecciones del presente año y su partido obtuvo 14, de un total de 57 diputados, para la Asamblea Legislativa. En Brasil, los evangélicos cuentan con 87 diputados, 3 senadores, además de algunos ministros que participan de la administración de Michel Temer, sin  contar gobernadores, asambleístas regionales, alcaldes (Río de Janeiro) y concejales en todo el país. 



Y ahora, como si poco faltara, un pastor de Venezuela, quien estuvo procesado penalmente en el 2010 en Panamá (Panama papers), anunció su decisión de postularse como candidato presidencial opositor del presidente Maduro. Javier Bertucci, líder de la asociación El Evangelio Cambia, anunció su postulación para "poner a Jesús en la nación" bolivariana. 



No se discute aquí la validez de la participación política electoral de los evangélicos -es una aspiración legítima y en algunos casos, necesaria y oportuna, siempre y cuando no sea por medio de un partido confesional-, sino, eso sí, su pálida propuesta política que incluso desdice de algunos principios fundamentales del protestantismo del siglo XVI y otros que surgieron durante los siglos XVII y XVIII entre las nuevas denominaciones históricas (libertad de conciencia, Estado laico, separación Estado-iglesia, libertad humana como don de Dios y la conciencia como fuente autónoma de moralidad, entre otros).



Se discuten también los mecanismos clientelistas que muchas veces se emplean para captar votos, convirtiendo los púlpitos en tarimas electorales y los sermones en arengas partidistas. También el uso de la política para imponer una visión religiosa que, si bien forma parte de los valores religiosos de un colectivo de fe no son acogidos por toda la población, ni siquiera por toda la que se identifica con esa fe (¿por qué querer imponer por medios jurídicos y políticos aquello que no fuimos capaces de persuadir por medios educativos y evangelizadores?). 



También son objetables las alusiones a un Estado cristiano en el que Dios sea el gobernante (claro, a través de sus representantes evangélicos). Alusiones que sin reparo utilizan versículos bíblicos para decir que si Dios es juez, legislador y rey (Isaías 33:22), por lo tanto, hay que “meter a Dios en el gobierno” para que juzgue en el poder judicial, legisle en el poder legislativo y gobierne en el poder ejecutivo, según esta utilitaria exégesis bíblica electoral.



De manera que, hemos llegado a donde queríamos llegar: ser la segunda fuerza religiosa de América Latina para participar con igualdad de oportunidades en la contienda por el poder político, religioso, económico y social. Ni más ni menos de lo que nos predicaron hace algunos unos años los evangelistas que nosotros mismos invitamos para que llenaran estadios y “posicionaran” la fe evangélica. ¡Profecía cumplida! 



¿Y hacia dónde va este protestantismo? Pienso que así como va, avanza hacia su propio descalabro: el de enlodar el testimonio del Evangelio de Jesús. Porque ese Evangelio busca cosa diferente, busca incidir en la sociedad de manera silenciosa, humilde, solidaria y servicial, “…semejante a la levadura que una mujer mezcla con tres medidas de harina para hacer fermentar toda la masa” (Mateo 13:33). 



Mi esperanza (alegre y firme, por cierto): que de este descalabro de la religión institucionalizada y triunfante surjan oportunidades para cultivar y fomentar una nueva espiritualidad (católica y evangélica) que se funde sobre la simplicidad profética de Jesús (porque no hay fuerza movilizadora más poderosa que ésta para generar cambios sociales y políticos en una realidad histórica) y que sea recelosa de la religiosidad instaurada sobre la grandilocuencia exitosa del César.


 

 


13
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Alfonso Chíncaro (Perú)
02/03/2018
17:32 h
11
 
Todos estamos agradecidos por la lucidez de este artículo. Yo considero que, en cierta forma, Israel fue el tubo de ensayo en que Dios nos mostró la imposibilidad de alcanzarlo por la religión o el esfuerzo humano: Un idioma, una religión, una ley, un territorio, un linaje, una cultura, etc. Israel tuvo todo lo que las religiones e imperios necesitaron para ser fuertes y fracasó para satisfacer a Dios. Seguimos cometiendo ese error y la única solución es buscar respuesta en el Espíritu.
 

Hsegura
02/03/2018
00:47 h
10
 
Agradezco mucho cada comentario. ¡Como me gustaría entablar un diálogo con alguien que se hace llamar “protestantogo”! Solo imagino quién es. Si revelara él mismo su nombre ganaría altura el debate. Con identidades escondidas encubre no solo el diálogo, sino también la fuerza de sus argumentos. De nuevo, muchas gracias.
 
Respondiendo a Hsegura

Hsegura
02/03/2018
21:27 h
12
 
*Se hace llamar “protestantologo”
 

Protestantólogo
28/02/2018
12:53 h
9
 
Se actualiza lo descrito por Nehemías: “Cuando Sanbalat se enteró de que estábamos reconstruyendo la muralla, se enojó muchísimo. Se puso furioso y se burló de los judíos, diciendo ante sus amigos y los oficiales del ejército de Samaria: “¿Qué cree que está haciendo este pobre y debilucho grupo de judíos?”...Tobías, el amonita, que estaba a su lado, comentó: “¡Esa muralla se vendría abajo si tan siquiera un zorro caminara sobre ella!”. (Nehemías 4). ¡Ánimo, y rehúyan del ecumenismo paralizante!
 

Blanco
27/02/2018
14:10 h
8
 
Muy interesante el artículo. El evangelicalismo está produciendo los frutos de sus doctrinas.
 

Protestantólogo
27/02/2018
13:20 h
5
 
Este artículo moviliza el análisis desde cosmovisiones conocidas de los círculos liberales-progresistas en A. Latina, comprometidos epistemológicamente con teologías liberacionistas cercanas al marxismo cultural, asiento teórico de la teología queer, el feminismo radical y la ideología de género, piedras en el zapato del protestantismo español, hoy. Por su puesto, “que nos pille confesados” indica un “grado de aprecio” por sus supuestos contrincantes ideológicos, los cristianos conservadores.
 
Respondiendo a Protestantólogo

TeoGraduado
03/03/2018
10:35 h
13
 
Esperaba un comentario de este tipo y lo esperaba precisamente de usted que representa el polo opuesto: el de círculos ultraconservadores estancados comprometidos epistemologicamente con las teologías opresoras fundamentalistas cercanas al fascismo cultural, asiento teórico de teologías represoras, el machismo radical y de la invención del supuesto enemigo de la ideología de género, piedras en el zapato del protesantismo español.
 

PastorAguilar
27/02/2018
09:37 h
4
 
El hecho de que algunos no lo hagan del todo bien, no debe querer decir ni dar pie a la formación de una doctrina que impida que los creyentes participemos en la vida política y social. Es más que evidente que hoy necesitamos que Dios levante hombres y mujeres que fluyan como Daniel y como José para que el mundo sea impactado por la vida de hombres y mujeres creyentes que han decidido vivir en integridad desde la intimidad de su casa.
 
Respondiendo a PastorAguilar

Protestantólogo
27/02/2018
13:41 h
6
 
Que “el evangelicalismo va hacia donde siempre quiso ir”, en referencia a una suerte de “envidia santa”, es completamente falso. Prueba de ello es el apoliticismo vocacional de los evangélicos, cerrado, interrumpido sólo por la constatación de las magnitudes demográfico-sociológicas del fenómeno protestante. El catolicismo obró y obra como una religión imperial, ahora con fachada popular-peronista, el “aura” de Francisco I con la que tanto progresista “evangélico” se siente identificado.
 

EZEQUIEL JOB
27/02/2018
00:12 h
3
 
El cristiano puede ocupar cualquier cargo en el gobierno u otro lugar, siempre y cuando ante todo, muestre en su vida y en su carácter la OBEDIENCIA al evangelio del Señor Jesús, actuando siempre con: Honestidad, honradez, integridad, limpia conciencia, misericordia, etc., porque El Señor Jesús nos ayudará siempre. Si el cristiano ANTE TODO se aferra a LA PALABRA, el Señor Jesús hará grandes cosas ayudando a ese cristiano: sanará su tierra, ayudará a su país, etc, etc, etc. como se muestra en lo
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

Protestantólogo
27/02/2018
13:52 h
7
 
El evangelio tiene un perfil totalitario: abarca todo el espectro de la vivencia humana. La diferencia con el ideológico-moral estriba en la voluntad libremente expresada al momento de la conversión, consecuente regeneración y la decisión permanente de integrar la “comunión de los santos”, la iglesia. Por ello resulta contradictorio que el autor se escandalice porque los líderes políticos evangélicos trasladen sus convicciones y anhelos al área de lo público, instancia que por lo demás integran.
 

EZEQUIEL JOB
26/02/2018
23:09 h
2
 
No importa cual sea la ocupación del cristiano, siempre y cuando sea honesto, misericordioso, obediente al evangelio del señor Jesús: (Col 3:17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.)(Rom 3:13-14 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.)
 

TeoGraduado
26/02/2018
22:34 h
1
 
Gracias a Protestante Digital por incluir a este gran autor (uno de los grandes teólogos de habla hispana) entre sus articulistas y gracias al autor por tocar este tema del que toca ya hablar con urgencia. Lo que está ocurriendo con los políticos evangélicos es un poco de verguenza ajena.
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¡Que Dios nos coja confesados!
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.