PUBLICIDAD
 
sábado, 21 de septiembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    El compromiso de Ciudad del Cabo 2010 (30)
    3
     

    Andar en sencillez: rechazar el ídolo de la codicia

    Sin duda el “evangelio de la prosperidad” es fabuloso, precisamente en los términos con los que la Palabra de Dios nos advierte de la multiplicación de falsas enseñanzas.
    LAUSANA AUTOR Amable Morales 19 DE OCTUBRE DE 2013

    Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor’. Ese es el título de una popular canción de los años 60, que resume certeramente el anhelo del corazón humano: la estabilidad física, económica y emocional, tres áreas generalmente aceptadas como la mejor escala para medir la satisfacción de nuestra existencia.

    El llamado evangelio de la prosperidad apela a ese mismo sueño, al proclamar que todos los creyentes tienen el derecho a las bendiciones de la salud y la riqueza, y obtenerlo solo depende del convencimiento en su reclamación (las llamadas ‘confesiones positivas de fe’) y de la oportuna entrega de donativos como inversión espiritual (lo que denominan ‘siembra de semillas’)

    Parece evidente que un mensaje así, que promete la bendición divina en la salud y la riqueza, será fácilmente recibido en entornos sociales de necesidad. Pero lo cierto es que ese evangelio de la prosperidad ha trascendido condiciones sociales, entornos culturales, áreas geográficas y grupos denominacionales. Ya sea porque siempre existe un ‘tercer mundo’ en medio de los países llamados del ‘primer mundo’, por el desmoronamiento económico occidental, o porque apelar a esos objetivos alimenta el sueño natural de todo ser humano, lo cierto es que el evangelio de la prosperidad está ganando terreno en medio de las iglesias evangélicas.

    Pero veamos algunos de los argumentos centrales de quienes lo predican, y confrontemos bíblicamente tales enseñanzas:

    ¿LOS CRISTIANOS HEMOS SIDO LLAMADOS A SER RICOS EN ESTE MUNDO?
    Usando la parábola del sembrador, donde se nos dice que la semilla que cayó en buena tierra ‘llevó fruto a ciento por uno’, se afirma que esto debe entenderse en términos de rendimiento económico-financiero en la vida de los creyentes.

    El uso de la parábola es descaradamente interesado, burdamente manipulador y claramente sacado de contexto, porque se ignora la explicación que el propio Jesús facilitó al final de la misma: ‘éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia’.

    No hay duda que ese fruto tiene relación directa con la propia palabra oída, en cuanto a la transformación integral del carácter y visión de la persona, y nada que ver con rendimientos económicos

    ¿LA RIQUEZA ES SIEMPRE UNA DENDICIÓN DE DIOS?
    Sin duda la Biblia nos muestra multitud de ejemplos de personas, a las que la soberanía de Dios quiso rodear de riquezas. Pero también está plagada de instrucciones que nos indican claramente que el propósito final del Evangelio no es producir ese resultado: ‘no os hagáis tesoros en la tierra’ (Mt 6:19); ‘raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe’ (1Tim 6:10); ‘que no pongan la esperanza en las riquezas’ (1Tim 6:17)…

    Por otra parte, afirmar que la bendición de Dios se manifiesta siempre por medio de la riqueza material, es negar los ejemplos bíblicos de aquellos que no la alcanzaron, pero que sin duda son paradigmas de vidas bendecidas por Dios. Casos como Moisés (que precisamente tuvo que abandonar todas sus riquezas para alcanzar una incomparable bendición), Elías, Juan el Bautista o la totalidad de los apóstoles.

    Y no podemos olvidar al propio Señor Jesucristo, quien, encarnando al hombre perfecto, optó precisamente por una vida de pobreza (‘por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico’ 2Co 8:9). Desde la perspectiva del evangelio de la prosperidad, tendríamos que deducir que a Jesús de Nazaret le faltó fe, y por ello no alcanzó toda la bendición de Dios a la que tenía derecho (?).

    El evangelio de la prosperidad afirma que la salud espiritual se manifiesta en términos de bienestar material, como una consecuencia natural. Pero eso se opone a situaciones personales que vemos en la Biblia, en las que se exalta una genuina sintonía espiritual, sin ningún enriquecimiento consecuente.

    Jesús alabó la integridad espiritual de aquella sencilla viuda que ofrendó un par de monedas, sin que sepamos que su humilde condición fuese modificada (Mc 12:41-44). La fortaleza espiritual de Ana, madre del profeta Samuel, no produjo efectos materiales en la vida familiar. La fe de la viuda que hospedó a Elías le permitió ver el cuidado en la justa provisión de Dios, y el poder divino que resucitó a su hijo, pero nada se nos dice sobre cambio alguno en la justeza de sus recursos..

    Y es que ese énfasis en la riqueza material como bendición divina casi automática, olvida que la Biblia enseña y denuncia que la riqueza muchas veces se obtiene por medio de la opresión, el engaño o la corrupción. Recordemos que el propio Dios, legislando directamente para su pueblo escogido, estableció claros límites a la usura, la especulación, la acaparación y el enriquecimiento a costa de las necesidades de otros.

    ¿LA ENFERMEDAD ES SIEMPRE SEÑAL DE MALDICIÓN DE DIOS O DE FALTA DE FE?
    De nuevo simplificando y descontextualizando la narración bíblica, el evangelio de la prosperidad proclama que las curaciones y sanidades que vemos en los evangelios, son la demostración de que un cristiano puede esperar la salud como bendición de Dios. De tal modo, dicen, que la enfermedad denota una falta de fe de quien la padece, o la existencia de pecado bajo la maldición de Dios.

    La historia de Job nos acerca exactamente a ese equivocado planteamiento: “Si has perdido tu familia, tus bienes y tu salud –vienen a decirle sus tres amigos- indaga sobre el pecado que te ha llevado a ello, y confiésalo”. Pero ninguno consideró la posibilidad de la integridad de Job. Algo que nosotros podemos afirmar, porque contemplamos la totalidad de la narración, en la que Dios nos ha querido desvelar algo de la realidad de las esferas celestiales, donde Dios mismo proclama su valoración sobre Job: ‘no hay otro como él en la tierra, varón perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal’.

    También llama nuestra atención el caso del apóstol Pablo, al que no podríamos acusar de fe escasa, ni le señalaríamos bajo la maldición divina. Pero su ejemplar consagración al servicio de quien le salió al encuentro, y aún su persistencia en la oración, no le reportaron finalmente alivio a una enfermedad. Tan solo obtuvo como respuesta aquel ‘bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en tu debilidad’ (2Co 12:8-9)

    No podemos negar que el poder del Espíritu Santo puede obrar sin limitación alguna, pues Dios no está sometido a los condicionantes físicos que a nosotros nos sujetan. Ese mismo poder que se ha manifestado a lo largo de la Historia, sigue siendo capaz de desatarse bajo la soberanía de Dios. Él puede sanar enfermos y aún resucitar muertos, y muchos de nosotros podemos dar fe de la realidad de actuaciones milagrosas de Dios en medio nuestro. Pero no existe base bíblica para afirmar que todo aquel que crea puede esperar y reclamar la sanación de forma automática.

    Porque la Biblia nos habla de la normal convivencia del hombre (también del regenerado) con la enfermedad, como un testigo permanente de los efectos destructores del pecado en nuestra naturaleza humana. Vemos que Dios usó la enfermedad como instrumento para llevar la bendición del evangelio a Galacia (‘a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio ’Gá 4:13). Y vemos como el propio Pablo entiende con normalidad la enfermedad en la existencia de Timoteo, al que no exhorta al arrepentimiento, la confesión o la asistencia a un culto de sanidades, sino que le recomienda usar ‘un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades’ (1Tim 5:23)

    NECESIDAD DE UNA GENUINA PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO
    Sin duda el evangelio de la prosperidad es fabuloso, precisamente en los términos con los que la Palabra de Dios nos advierte de la multiplicación de falsas enseñanzas:vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que aun teniendo comezón de oír se amontonarán maestros conforme a sus propios deseos,y apartarán de la verdad sus oídos y se volverán a las fábulas’ (2Tim 4:3-4). Frente a ello el propio Pablo nos deja la única receta aplicable: ‘predicar la Palabra; instar a tiempo y fuera de tiempo; redargüir, reprender, exhortar con toda paciencia y doctrina’ (2Tim 4:2)

    Como iglesia de Dios debemos redoblar nuestra combativa vigilancia de tan nefastas y antibíblicas enseñanzas.

    Porque su mensaje propugna una visión mercantilista de Dios, convirtiéndole en aquel que tiene que bendecirme en respuesta a mi fidelidad y esfuerzos. Porque reduce el poder de Dios a la manipulación de las técnicas humanas.

    Porque presenta una visión marcadamente terrenal de la existencia, minimizando el drama espiritual del ser humano como consecuencia del pecado.

    Porque trata de forma inmisericorde a quienes sufren situaciones de pobreza o necesidad.

    Porque con mucha frecuencia su proclamación se acompaña con el enriquecimiento personal de los predicadores o sus organizaciones.

    Porque –en resumen- es un falso evangelio que solo sirve para alejar del genuino Evangelio del arrepentimiento.

    Como pueblo de Dios hemos también de revisar la necesidad de una mayor sencillez en nuestro estilo de vida, mostrando auténtica compasión por todos los que sufren, a los que deberíamos llevar el consuelo de la intercesión, junto a nuestro compromiso activo en favor de la liberación duradera de la pobreza.

    Porque esta sociedad necesita escuchar el mensaje de salvación eterna de aquel que se hizo pobre siendo rico, para que con su pobreza podamos ser enriquecidos… Pero ese mensaje debe encarnarse en nosotros mismos, estando dispuestos a empobrecer en nuestra riqueza, para que otros sean también enriquecidos.
     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Martha María Amica
    20/10/2013
    18:54 h
    2
     
    HACE AÑOS QUE HA CAMBIADO LA PRÉDICA DEL EVANGELIO GENUINO, SOBRE TODOS LOS PENTECOSTALES, PREDICANDO LA PROSPERIDAD COMO SÍMBOLO DEL AMOR DE DIOS, Y CREANDO ASÍ SENTIMIENTOS DE CULPA EN EL QUE SE ENFERMA. O QUE NO TIENE RIQUEZAS, NIEGO ROTUNDAMENTE QUE ESTO SEA LO QUE JESÚS PREDICÓ Y ENSEÑÓ...ECLESIASTES DICE, EL BIEN Y EL MAL SON COMUNES A TODOS LOS SERES QUE HABITAN DEBAJO DEL SOL...SOLO BUSQUEMOS EL REINO DE DIOS Y LAS DEMÁS COSAS VENDRÁN POR AÑADIDURA.. QUE EL SEÑOR LOS LLENE DE BENDICIONES
     

    luis gomez
    20/10/2013
    18:54 h
    1
     
    Los que hemos conocido a personas atrapadas en la teología de la prosperidad. Y les hemos visto ocultar que tienen gripe o embarcarse en negocios desproporcionados...,no tenemos ningún aprecio por los que predican este falso evangelio,ni por los que pudiendo pararles,no lo hacen...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Andar en sencillez: rechazar el ídolo de la codicia
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán

    Beltrán analiza el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, su metodología y conclusiones. Una entrevista de Julio Pérez (Onda Paz, El Tren de la Vida).

     
    España, ante la ‘tormenta perfecta’ España, ante la ‘tormenta perfecta’

    La crisis de investidura tras las elecciones nacionales, la amenaza de un Brexit duro y la sentencia del "procés" en septiembre colocan a España ante una "tormenta perfecta" social, política y económica, opina César Vidal.

     
    “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

    Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

     
    Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

    Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

     
    “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

    Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: el valor de una adolescente Héroes: el valor de una adolescente

    Marcó el rumbo de la historia al dejar de lado el rencor y convertirse en un agente de bendición para quien no lo merecía.

     
    El informativo #12: Por la vida y la familia en México El informativo #12: Por la vida y la familia en México

    La actualidad evangélica desde México a la Unión Europea, donde se pone en marcha un proyecto pionero de estudio del cerebro.

     
    El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca

    Entre otros temas, viajamos a Hong Kong, donde se ha celebrado un congreso para promover la unidad de los cristianos chinos.

     
    El informativo #10: Día mundial contra la trata El informativo #10: Día mundial contra la trata

    Visitamos las excavaciones arqueológicas que revelan la ciudad bíblica de Gat. Un testimonio directo nos explica cómo los cristianos memorizan la Biblia en Corea del Norte.

     
    El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

    Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.