PUBLICIDAD
 
miercoles, 20 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jaime Fernández
    8
     

    La invitación de Billy Graham

    De vez en cuando deberíamos comprender que Dios usa a personas sencillas que saben que todo depende de Él, y viven dependiendo de Él en todas las circunstancias y en todas las ocasiones.

    CON OTRO RITMO AUTOR Jaime Fernández 26 DE FEBRERO DE 2018 11:30 h
    Mural de Billy Graham en Palatka. / Cristopher Sessums

    Tenía poco más de veinte años cuando la Asociación evangelística  “Billy Graham” me invitó a asistir a la conferencia de evangelistas que tuvo lugar en Amsterdam, en el año 1986. El conocido predicador, no sólo recorrió el mundo proclamando el evangelio, sino que también tuvo la visión de reunir a unos diez mil evangelistas de todo el mundo para participar en una conferencia de oración y visión. Supongo que todos comprenderéis que me impresionó estar durante casi una semana con personas de más de 150 países y compartir con ellos la misma motivación de llevar el evangelio a todos. Los temas desarrollados, las conferencias, seminarios, etc. fueron verdaderamente impresionantes, tanto en ese momento, como en la siguiente conferencia celebrada en Amsterdam (2000). Todavía hoy pueden encontrarse las conclusiones tanto en internet como en los libros editados en las dos ocasiones. Realmente mereció la pena estar allí.



    Pero aparte de los datos objetivos, lo que queda en el corazón de cada uno de los que asistimos son los recuerdos: precisamente de eso se trata, de “recordar”, es decir, de volver a pasar por el corazón.



    Todo el mundo había escuchado sobre Billy Graham, pero para algunos de nosotros, aquella conferencia significó la oportunidad de conocerlo personalmente. Tuve el privilegio de poder regalarle un par de cassettes con música mía, tanto a él como a Cliff Barrows (su íntimo amigo y compañero de campañas)  y desde luego, no sé lo que pensaría de un joven desconocido y descarado que se atrevía a tal cosa, pero a mí me impresionó la proximidad y simpatía de alguien tan famoso como él. Nada que ver con algunos “siervos” de hoy a los que es completamente imposible acercarse ¡Y mucho menos saludarlos! Esa fue la primera gran lección. Independientemente de las ideas y métodos que uno quiera defender en la evangelización, a Billy Graham la accesibilidad y la educación no se le “suponían” como cuando nos ponían en la cartilla “El valor se le supone” a los que tuvimos que hacer el servicio militar. ¡De eso nada! El demostraba esas cualidades con creces, estaba siempre dispuesto a ayudar.



    Durante toda esa semana tuve la oportunidad de hablar con varios de sus más estrechos colaboradores. Como buen gallego, me pasaba el día preguntando una y mil cosas… me enseñaron cómo el secreto de las campañas evangelísticas eran las personas que invitaban a sus amigos a asistir (Más del 90 por ciento de los que pasaban al frente a orar, era porque algún amigo los había llevado al estadio), de tal manera que no se trataba tanto de una evangelización “masiva” como a veces se dice, sino del fruto del testimonio personal de muchos de los asistentes.



    También supe de las dificultades de la evangelización en los últimos años: no sólo los no creyentes ¡sino también muchos creyentes! Le reprochaban a Billy Graham, que usara las emociones para llevar a las personas a tomar una decisión por el Señor Recuerdo cuando en uno de sus viajes a Europa, uno de los periódicos de la ciudad colocó un artículo en primera plana hablando de la “manipulación” que se ejercía en las campañas: la multitud, la música, el coro, los testimonios, las historias en la predicación, la invitación, etc. eso era lo que realmente “movía” el corazón de las personas, según el periodista. Cuando Billy Graham lo leyó, reunió a su equipo para orar y tomó una decisión: al día siguiente no habría nada de nada, sólo la predicación; nadie cantaría, no habría música ni testimonios, simplemente la proclamación del evangelio. ¡Esa noche, las personas que pasaron al frente para orar fueron más que en cualquier otro día! El mismo periodista tituló su crónica al día siguiente “La emoción del silencio”.



    Segunda “lección”: Quién quiere hablar, siempre va a hacerlo, sea como sea. Mejor no preocuparse por eso.



    Más tarde, poco antes del congreso del año 2000, vi una entrevista que Billy Graham había tenido en una televisión europea. Fue un momento complicado, porque el periodista buscó todo lo posible e imposible para dejarle quedar “mal” delante de la audiencia; así que, después de acusarle de querer engañar a la gente con el mensaje del evangelio, y viendo que no tenía nada que “echarle en cara” (la educación y amabilidad del evangelista en todo tipo de entrevistas, siempre fue reconocida por todos), le atacó de una manera aún más directa: “¿No cree que lo que predica es demasiado sencillo?”  Quería demostrar que las personas estudiadas o intelectualmente activas no iban a creer en algo tan simple. Billy Graham simplemente respondió: Sí, es un mensaje sencillo, y cada día dedico más horas estudiando profundamente para poder predicarlo de una manera más sencilla todavía”.



    Tercera lección (¡Aunque mejor debería escribir “tercer recuerdo!”) Algunos olvidan que la sencillez es una parte muy importante dentro de la genialidad que el Creador nos regala. El propio Albert Einstein dijo un día: “Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez. La elegancia déjasela para el sastre”.



    Sólo un “pequeño” detalle más, el último por esta vez, pero quizás el más importante: Lo que más admiré de Billy Graham fue el don que Dios le dio para desarrollar la invitación en el mensaje evangelístico. Normalmente durante la predicación anunciaba que iba a invitar a todos a tomar una decisión para seguir al Señor, y al final simplemente lo hacía. Casi siempre sólo una vez, mientras él permanecía orando… y las personas se levantaban de su asiento y venían al frente para recibir a Cristo. Tengo muchos amigos en diferentes países del mundo que tomaron la decisión de seguir al Señor en una de esas campañas: mujeres y hombres de todo tipo de condición social, edades, estudios, trasfondos culturales, etc. Me sigue impresionando verlo en las imágenes de hace años a Billy Graham orando y confiando en que el Señor movería el corazón de las personas. Y Dios lo hacía. Para mí, personalmente, esa es una de las mayores lecciones en su vida: la total dependencia del Señor en lo que hacía. Con todos los defectos que una persona normal y corriente puede tener (¡como cada uno de nosotros!) lo único que le preocupaba era que las personas conocieran al Señor, en cualquier lugar y cualquier situación. Lo único que quería era invitar a todos para que recibieran al Señor Jesús en sus vidas.



    Vivimos en un siglo XXI en el que lo hacemos todo, lo controlamos todo, lo examinamos todo y creemos que tenemos la razón en todo. De vez en cuando deberíamos comprender que Dios usa a personas sencillas que saben que todo depende de Él, y viven dependiendo de Él en todas las circunstancias y en todas las ocasiones. Esas personas son las que el Espíritu de Dios usa para transformar las vidas y para cambiar el mundo.


     

     


    8
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Enrique
    27/02/2018
    10:31 h
    5
     
    Muy buen recuerdo Jaime. En el año 1962 viviendo en Buenos Aires,, íbamos con mi hermano (12 y 13 años) al estadio del Club Boca Juniors, pasando frente al estadio de San Lorenzo de Almagro, decidimos bajarnos del transporte publico y entramos allí, para sorpresa nuestra no había fútbol, el estadio estaba lleno y Billy Graham estaba predicando, ambos rendimos nuestras vidas al Señor...
     
    Respondiendo a Enrique

    jaime
    27/02/2018
    22:08 h
    7
     
    ¡Qué bueno Enrique! Dios os estaba buscando! Un abrazo muy fuerte!
     

    Angel
    26/02/2018
    20:23 h
    3
     
    Gracias Jaime, por estas palabras sobre tus recuerdos. Muchos de los que se permiten juzgar sin misericordia al evangelista, serán juzgados un día por el Señor y lo más triste: ellos no llevarán nada del fruto que el Señor esperaba de ellos, a diferencia de otros que siendo juzgados por ellos duramente, serán aprobados por Dios.
     
    Respondiendo a Angel

    jaime
    27/02/2018
    22:10 h
    8
     
    Muchas gracias Angel, ¡La gracia de Dios es inmensa! No hay nada como disfrutar de su amor y poner siempre nuestra vida en sus manos!
     
    Respondiendo a jaime

    Protestantólogo
    27/02/2018
    10:34 h
    6
     
    “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento…” (Oseas 4:6).
     

    Protestantólogo
    26/02/2018
    15:20 h
    2
     
    Creo que los tiempos exigen centrar los derroteros en lo externo, en lo apologético (“dar razón…” I Pedro 3:15) y en lo interno, en la confirmación y defensa de la fe (Fil. 1:7). Todos lo demás ministerios penden de esto. De manera alguna en personalidades carismáticas, muchas con historias y conexiones desconocidas para el creyente no experto. De partida y particularmente de aquellas que recibieron a raudales honra y loor del mundo. La amistad con el mundo es enemistad contra Dios (Stgo. 4:4).
     

    Rubén Lugilde Yepes
    26/02/2018
    13:01 h
    1
     
    Gracias Jaime por compartir estos recuerdos tan personales y tan clarificadores sobre el ministerio del hermano Billy Graham.
     
    Respondiendo a Rubén Lugilde Yepes

    jaime
    26/02/2018
    20:27 h
    4
     
    Muchas gracias Rubén! Dios te bendice!
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La invitación de Billy Graham
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.