PUBLICIDAD
 
viernes, 19 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Wenceslao Calvo
2
 

La cultura de la inmediatez

Lo que se puede ver, tocar y tener ahora es lo que cuenta. Ese es el valor supremo de este mundo.

CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 08 DE FEBRERO DE 2018 10:09 h

Una de las características del tiempo en el que vivimos es la inmediatez, es decir, el deseo de obtener lo más rápido posible aquello que estamos buscando. Ningún ejemplo puede ilustrar mejor estas prisas que Internet, donde esperar respuesta durante diez segundos a una búsqueda supone una eternidad. Es por eso que los vendedores y promotores de productos saben bien que el primer paso necesario para tener éxito es que no haya que esperar más de dos o tres segundos para que aparezca el resultado. Si el cursor comienza a dar vueltas durante cinco segundos, quien está realizando la búsqueda se cansará y cambiará a otra opción que sea más rápida, al haber otras alternativas aquí o allá.



Esta rauda prontitud es seña de identidad del tipo de sociedad en que estamos viviendo, donde se quiere todo ahora mismo, no dejando ese ahora espacio alguno para ninguna demora o tardanza. La posibilidad de tener a nuestra disposición lo que queramos al instante, gracias a la tecnología, está creando un tipo de mentalidad que considera cualquier espera una pérdida sin más. Y dado que de por sí la naturaleza humana es propensa a preferir lo rápido a lo lento, la conjunción de tecnología más esa propensión, da como resultado la mentalidad de la inmediatez. O sea, la cultura de la inmediatez.



La cultura de la inmediatez se nutre de la tendencia materialista que llevamos dentro, ya que el materialismo considera que no hay nada que esperar en última instancia, salvo lo que podamos conseguir aquí y ahora. Es por eso que el padre de los materialistas, Esaú, estimó una tontería la herencia que debía esperar, cuando de lo que se trataba era de saciar una necesidad actual apremiante. El futuro para él era una entelequia sin sentido, porque lo que contaba era el presente y nada más que el presente. Todo lo que tuviera que ver con promesas, esperas y bendiciones futuras le sonaba a cuento chino. Aunque lo que llama la atención en su proceder es que cuando se dio cuenta, demasiado tarde, de lo que había hecho al cambiar lo futuro por lo presente, lamentó inútilmente la pésima decisión que había tomado.



Lo que se puede ver, tocar y tener ahora es lo que cuenta en la cultura de la inmediatez. Lo demás no sirve para nada. Ese es el valor supremo de este mundo. Espera, esperar y esperanza, nociones todas ellas que están relacionadas con lo futuro, no existen en el vocabulario de este mundo. Es por eso que este mundo no tiene esperanza, porque está basado en una cultura que, por principio, excluye la espera.



Por el contrario, el mensaje del evangelio tiene una componente esencial que mira hacia el futuro. De hecho, lo que está por venir es lo que determina el presente, hasta el punto de que el referente primordial no es el presente sino el futuro y un futuro más allá de los límites de esta vida y de este mundo. Es decir, que el cristiano sí tiene esperanza, que no es una ilusoria para ingenuos, sino real, porque está basada en la promesa de quien no puede mentir, y también gloriosa, porque frente al deplorable estado de cosas presente de aquí abajo, lo prometido es infinitamente mejor de lo que se pueda imaginar.



Pero la esperanza requiere espera. En su fugaz etapa cristiana, Bob Dylan compuso el tema Slow Train que dio título a su álbum Slow Train Coming, en el que el estribillo con el que acababa cada estrofa de la canción decía así: Hay un lento, lento tren a punto de llegar, que también se puede traducir Hay un lento, lento tren a la vuelta de la curva, referido ese tren a la segunda venida de Cristo. En primer lugar, la canción mira hacia el futuro, hacia el hecho más trascendental, junto con la primera venida de Cristo al mundo. Es decir, la canción transpira esperanza. La alusión a la lentitud con la que se mueve ese tren muestra que esa esperanza demanda espera, porque no viene a velocidad de crucero. A la vuelta de la curva implica que la esperanza que despierta es expectante. Lástima que el propio autor no supiera esperar lo que él mismo cantó.



Lo cual nos lleva a considerar seriamente los solemnes avisos que Jesús dio acerca de la necesidad de la paciencia y la fidelidad, frente a la tardanza. Aquel siervo infiel o aquellas vírgenes insensatas son casos manifiestos de no estar dispuestos a esperar, cuando el cumplimiento de lo prometido se retarda. Y es que la cultura de la inmediatez no es sólo un problema de la generación de Internet.



‘Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa’ (Hebreos 10:36). La palabra paciencia, que tiene que ver con aguante, firmeza, constancia y perseverancia, milita en contra de la cultura de la inmediatez. Tengamos cuidado, por tanto, no sea que seamos arrastrados por esa fuerza dominante y acabemos sumidos en la desesperanza, que finalmente acaba en desesperación y que es el santo y seña de la cultura de la inmediatez.


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

JavierJP
12/02/2018
08:19 h
2
 
Un excelente y edificante artículo. Muchas gracias
 

Calvo
09/02/2018
09:00 h
1
 
Otro artículo magistral de un gran expositor de la Palabra. Leamos sin prisas y actuemos en consecuencia,
 



 
 
ESTAS EN: - - - La cultura de la inmediatez
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Toda la Biblia: Marcos Toda la Biblia: Marcos

Este es un evangelio lleno de acción, con detalles cercanos a la vida de Jesús.

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.