PUBLICIDAD
 
miercoles, 26 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Simarro
    5
     

    Indiferencia versus cristianofobia

    La indiferencia, siendo más sutil, es mucho más peligrosa y acaba arrastrando a millones de personas que dan la espalda a todo lo que suena a cristiano.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 30 DE ENERO DE 2018 17:43 h

    Se habla y se escribe sobre la cristianofobia en Europa y en el mundo. Es verdad, pero hay otra realidad que le supera con mucho y que no es menos dañina para el cristianismo que la propia fobia a los cristianos: la indiferencia. Cuando contemplamos esas grandes masas de población a las que, simplemente, no les interesa el cristianismo y pasan indiferentes ante todo vestigio del Evangelio, nos podríamos preguntar cuál es la razón y cuál es nuestra responsabilidad en este fenómeno tan extendido: la indiferencia. Un fenómeno mucho más dañino para la extensión del Evangelio que la cristianofobia.



    ¿Podría ser que la falta de autenticidad con la que se vive el cristianismo en el mundo, la falta de compromiso, el exceso de religiosidad vivido en falsedad e inoperante en el mundo fuera el abono, el terreno apropiado de la fatal indiferencia de las gentes? A Jesús le seguían las masas de poblaciones, le alababan, le perseguían u odiaban porque era imposible pasar ante sus enseñanzas y su vida de forma indiferente.



    Quizás la cristianofobia es la imposibilidad de algunos de pasar indiferentes ante el mensaje cristiano y reaccionan con odio y violencia. Es malo, dañino, pernicioso, pero la indiferencia, siendo más sutil, es mucho más peligrosa y acaba arrastrando a millones de personas que dan la espalda a todo lo que suena a cristiano sin que aprueben ni maldigan al cristianismo.



    Simple indiferencia y pasividad que acaban anulando las influencias cristianas, múltiples personas que acaban volviendo el rostro a otro lado o, en su caso, ni siquiera eso. Pasan como si el cristianismo no existiera para ellos, como si ya fuera algo obsoleto ante lo que no hay que pararse, como si fuera un fenómeno que se ha desvanecido con el tiempo y se hubiera esfumado en las neblinas de la historia.



    Quizás, para eliminar esta indiferencia de muerte, los cristianos deberíamos de volver al cristianismo con esa radicalidad con la que lo vivió y comunicó Jesús, con ese compromiso hasta la muerte, con esa entrega hasta hacer del amor al prójimo algo semejante al amor al mismo Dios.



    Si hacemos del cristianismo un fenómeno que nos lleva a la retirada del mundo, al abandono del compromiso con el hombre que sufre y lo presentamos como un listado de cumplimientos religiosos, una ética de cumplimientos que vivimos en una especie de individualismo insolidario, no es extraño que abonemos los campos de la maldita indiferencia. Las gentes pasarán del cristianismo como algo irrelevante. La indiferencia de millones y millones de seres humanos ante el cristianismo estará garantizada.



    Es posible que podamos decir que, a veces, sería mejor la cristianofobia como una reacción a la vivencia auténtica de tantas personas comprometidas con el prójimo, con la sociedad, con la cultura, con los abusos económicos, las marginación de los débiles, el desigual reparto de los bienes del planeta tierra y tantas y tantas circunstancias con las que los cristianos deberíamos ser solidarios… aunque generara cristianofobia por parte del algunos. También se generó contra Jesucristo mismo.



    Peor, mucho peor, es la indiferencia, el no sentir al cristianismo vivo, el que las gentes se comporten como si los valores cristianos no existieran o, también, como si no hubiera cristianos en el mundo. Muchos en el mundo sólo aprecian el olor a cirio y sacristía, las apariencias de un cristianismo insolidario y no comprometido con el hombre.



    La ingente indiferencia ante el cristianismo que habita el mundo también parte de la idea de que es una simple religión dedicada al rito, al cumplimiento de ciertos rituales y ceremonias, prácticas externas que poco tienen que ver con la generalidad de las poblaciones que, muchas  veces, caminan sedientas de autenticidad, de coherencia, de compromisos vitales con el mundo y con los sufrientes que en él se dan. Al percibir el cristianismo como prácticas litúrgicas más o menos piadosas que se desenvuelven en la esfera de lo personal sin trascendencia para las problemáticas humanas, caen en la indiferencia olvidándose de todo vestigio de lo que suene a cristiano.



    Indiferencia frente a cristianofobia. Mucho más perjudicial y más demoníaca la primera que la segunda. ¿Por qué la búsqueda de la justicia, su práctica y la práctica de la misericordia no están en primera línea de las prácticas y vivencias cristianas cuando están tan claras en la Biblia la importancia y la necesidad de todo esto en la vida cristiana? Muchas veces la búsqueda de la justicia y la denuncia permanecen ajenas a las prácticas del cristianismo. Pasto y abono de la indiferencia.



    Se necesita reflexión y compromiso para eliminar esta lacra, esta sombra que tiene el cristianismo como si lo quisieran mandar al reino del no ser, del no vivir, de la indiferencia total que se asimila a la muerte.


     

     


    5
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    sergio de lis
    31/01/2018
    11:30 h
    3
     
    El anuncio del Evangelio debe ir siempre en coherencia del evangelista y de sus hermanos en la fe. Tales palabras, tales hechos; ejemplaridad propia de Aquél que fue ejemplo de todo.
     

    Calvo
    31/01/2018
    09:15 h
    2
     
    Gracias de nuevo Juan por este gran y positivo artículo. Tristemente esta terrible indiferencia, pienso que es el motivo de que muchas de las llamadas iglesias evangélicas, no crezcan e incluso desaparezcan. Nos hemos convertido en una masa de "pasotas". Aunque siempre nos queda esa gran verdad de las palabras del Señor hablando a Pedro sobre la iglesia: "... y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella". Bendiciones.
     

    Nico Genaro
    30/01/2018
    19:18 h
    1
     
    La indiferencia es propia de un occidente satisfecho, ellos están llenos. No es por falta de cristianos con buenos frutos, ni por falta de predicación. Occidente es rico en comparación con el resto de la población mundial y son estas, nuestras sociedades las que estan llenas de quienes "Envueltos están con su grosura; Con su boca hablan arrogantemente.... hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida, Y cuyo vientre está lleno de tu tesoro. Sacian a sus hijos, Y aun sobra..." (Salmo 17)
     
    Respondiendo a Nico Genaro

    Mindundy
    01/02/2018
    10:56 h
    4
     
    Nico, ciertamente hay parte de lo que comentas, pero no es tan sencillo. En España casi 13 millones de personas en nuestro país se encuentran en riesgo de pobreza o de exclusión social. Pero ni aún así quieren venir a Cristo. Las ideas negativas sobre la religión (en gran parte justificadas) son demasiadas. Que el espíritu abra el entendimiento.
     
    Respondiendo a Mindundy

    Nico Genaro
    01/02/2018
    19:29 h
    5
     
    Hola Mindundy. Yo te diría que lo que se considera "riesgo de pobreza" y "exclusión social" en Europa, no está ni cerca de lo que la pobreza implica en África o la India, por ej. Los que tienen techo y comida, ropa, bienes y servicios, ya dejan de ser pobres en un sentido real (no relativo/relacional). De modo que a veces consideramos victimas a quienes no lo son. Con todo, "Dios hizo a los pobres ricos en fe", así que no es la pobreza obstáculo para creer. Pero sí las riquezas que envanecen.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Indiferencia versus cristianofobia
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Malaquías Toda la Biblia: Malaquías

    El Antiguo Testamento se cierra con las preguntas de Dios a un pueblo que ha caído en una religiosidad vacía.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.