PUBLICIDAD
 
miercoles, 26 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Simarro
    2
     

    Marginada y prostituta

    Muchos no se dan cuenta o no son instruidos sobre las miserias que se mueven detrás de la prostitución: trata de personas, mujeres abusadas y engañadas.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 23 DE ENERO DE 2018 19:16 h

    Hay algunos que, quizás, pudieran pensar guiados por los estigmas sociales, que la mujer prostituta en general es una viciosa, que le gusta ganar dinero rápido, que ha perdido el norte de los valores más humanos, los valores bíblicos. Muchos no se dan cuenta o no son instruidos sobre las miserias que se mueven detrás de la prostitución: trata de personas, mujeres abusadas y engañadas, “trabajadoras” en muchos casos maltratadas y sufrientes o, en su caso, prostitutas por la presión de la miseria, por el hambre de sus hijos, para poder pagarse una pensión para que esos niños que ha dado a luz no tengan que dormir en la calle. Es la prostitución por necesidad de la mujer marginada a la que dedicamos estas líneas.



    Sí. Los cristianos también debemos saberlo. Existe una prostitución como única salida para la supervivencia de algunas mujeres, para poder cuidar de su prole, única salida negra para acceder a una economía que se desliza por un largo túnel de sufrimiento y pérdida de dignidad. Una prostitución que, quizás, está bañada de lágrimas y de sentimientos de remordimiento. Encima de todo eso: sentimientos de culpabilidad y remordimientos que muerden sus conciencias. ¡Pobres mujeres lanzadas a la prostitución por miserias humanas!



    Es posible que algunas de estas mujeres pobres vivan en la tensión de querer ocultar su no deseado trabajo. ¡Qué dirán sus hijos o qué pensarán de ella algún día si conocen cómo los ha sacado adelante su madre! Yo creo que también se puede hacer un acercamiento a este tema desde la sensibilidad cristiana. No sé si se podría decir esto desde esa sensibilidad: Espero que sean hijos que sepan entender el sacrificio de sus madres para sacarlos adelante. Aunque parezca extraño, eso les honrará. No. Nunca heredarán una vergüenza, sino el fruto de un gran sacrificio, el fruto de mucho sufrimiento por sacar adelante a sus hijos.



    Enfocad esto desde vuestra sensibilidad cristiana: Mujer marginada y prostituta. Sentimientos de amargor, de dolor, de impotencia. Creerse nada, como nada, como una simple mercancía ante los clientes deshumanizados que pagan a estas mujeres por sus servicios. Sentimientos de desamor, de anulación de la voluntad, de sentirse como mercancía ante los abusadores… quizás por amor a sus hijos. ¿Puede todo esto mover el sentimiento de solidaridad cristiana para con el prójimo?



    Más detalles a enfrentar con nuestro sentir cristiano solidario: Desconocidos de turno que creen que pueden comprarla por un plato de lentejas con el riesgo no sólo de su integridad moral, sino también física. Sujetas a enfermedades, humillaciones y vejaciones… pero sacan adelante sus núcleos familiares y pueden dormir a cubierto, aunque con el miedo de no poder hacerlo algún día y verse con sus hijos en la calle y con los servicios sociales detrás de sus niños, de sus bebés. Miedos, terrores nocturnos, inseguridades, desconfianza en el futuro.



    Yo creo que podríamos exclamar: ¡Malditos empresarios los proxenetas que abusan de estas personas en debilidad y abandono! Muchas no quieren besar a sus clientes. Eso es para sus hijos, para los suyos a los que ama verdaderamente. Sin embargo, están confusas y, en muchos casos, pueden llegar a defender al proxeneta, al chulo como si para ellas, ese ser que las explota, fuera una mano tendida de ayuda. Confusas, anuladas en su voluntad, en su personalidad.



    ¿Podríamos sentir alguna empatía hacia ellas los cristianos? ¡Cuánta soledad! ¡Cuánta inseguridad! ¡Cuánto peligro!¡Cuánta anulación de la personalidad! ¡Cuánta resignación ante lo que parece un “fatum” para ella, un castigo del destino, una mala suerte que ha caído sobre ella como un rayo exterminador. La dureza de la calle cae sobre ellas como las sombras de la guadaña de la muerte.



    Matices religiosos: Una prostituta me contaba que un sacerdote católico le había dejado leer en la misa una lectura de un texto bíblico. ¡Cuánto agradecimiento en sus palabras! Se sentía valorada, crecida por unos momentos como si esa anulación de su personalidad se perdiera en las sombras de algún infinito que ella no comprendía. Yo pensé si ese acto de misericordia se podría llegar a hacer en alguna iglesia nuestra, de las evangélicas, de las que conocen bien el amor al prójimo.



    A muchos cristianos les pudiera parecer que este tipo de prostitución no tiene salida, pero también hay creyentes trabajando en estas áreas para que esa anulación, esa humillación pueda llegar a cesar y que la persona pueda restablecerse. No. Quizás esa prostitución de la mujer marginada no sea un camino sin retorno. No. Quizás, en nuestro pesimismo o pensamiento de que es un asunto pecaminoso pudiéramos creer que estas prostitutas por miseria y necesidad están condenadas a una vida monótona y cruel que les sepulta en un mundo absurdo, sin salida, acostumbrándose a todo tipo de infecciones.



    ¡Cuidado! No pongamos límites a la acción de Dios. Puede haber salida. Siempre hay nuevos caminos, nuevas sendas. Caminos y sendas que podrían ser construidas por los cristianos. A veces cantamos en nuestras iglesias: “Sendas Dios hará donde piensas que no hay”. Seamos consecuentes.



    Para el cristiano, todo ser, todo prójimo, merece nuestra atención, nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestro consuelo, nuestra orientación… nuestro amor. Cuando al cristiano, en estas áreas tan difíciles, no le importa nada ni nadie, algo está fallando en la vivencia de su espiritualidad cristiana. Nosotros, los creyentes que somos luz en medio del mundo, algo de esa luz y calor debemos irradiar para los sufrientes de la tierra. Sí. También para la prostituta marginada y pobre que no tiene o que no ve otras salidas. Quizás podamos irrumpir en sus vidas con una nueva visión.



    ¿Cómo te ves ante estas situaciones? ¿Hay algo que te interpela el alma? ¿Te sientes tocado en tu sentimiento de projimidad? Pide a Dios que, si es posible, también te use en algunas de estas áreas de sufrimiento tan profundo.


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    tristan
    26/01/2018
    09:40 h
    2
     
    Así es. Son almas preciosas por las que Cristo también murió. Hay que buscarlas y llevarlas al Bendito Salvador
     

    Ègara
    24/01/2018
    17:20 h
    1
     
    GRACIAS JUAN!, MUCHAS GRACIAS por tu valentía y tu sensibilidad no sólo denunciando a esos Malditos empresarios proxenetas que abusan de estas personas en debilidad y abandono,sino aportando sensibilidad a esas mujeres heridas.Te contaré que alguien,empresario de éxito, ahora ya abuelo me dijo una vez con lágrimas en los ojos que gracias a su madre,mujer de la vida,habían podido comer y salir adelante siendo niños.Él honraba a su madre por su gran amor.Gloria a Dios por ello.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Marginada y prostituta
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Malaquías Toda la Biblia: Malaquías

    El Antiguo Testamento se cierra con las preguntas de Dios a un pueblo que ha caído en una religiosidad vacía.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.