PUBLICIDAD
 
sábado, 20 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
16
 

Editorial Clie

Samuel Vila supo emplear la escritura como un instrumento sagrado que Dios puso en sus manos para servir al pueblo evangélico de habla hispana en la generación que le tocó vivir.

ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 17 DE ENERO DE 2018 12:55 h
Samuel Vila.

Tengo por norma no entrometerme en nada de lo que publica “Protestante Digital”, medio periodístico de cuyo Consejo de administración soy presidente, esté de acuerdo o en desacuerdo con el contenido o con el autor.



Pero un reciente debate en sus páginas me ha herido al comprobar el desconocimiento que hay de la Editorial Clie en las nuevas generaciones de evangélicos españoles, por lo que pido permiso para intervenir y para aclarar algunos conceptos.



Editorial Clie es el resultado de la preocupación y pasión que Samuel Vila sentía por la literatura.



Vila nació en Rubí (Barcelona), el 28 de mayo 1902, y murió en Tarrasa el 1 de marzo 1992, cumplidos los 90 años.



El escritor y el pintor se hacen visibles desde los primeros años de vida, decía el novelista francés Honorato de Balzac, autor de 96 libros. Esto mismo ocurrió con Samuel Vila. A los seis años, con una imprentilla de juguete, imprimía versículos de la Biblia que arrojaba por la ventanilla del tren cuando sus padres recorrían pueblos catalanes en viajes de evangelización.



El año 1939  supuso el triunfo del nacionalcatolicismo en aquella guerra incivil que duró tres años. El anterior, 1938, Vila se vio obligado a salir de España. Estuvo en Inglaterra, Estados Unidos y Francia. Aquí fundó la revista “El refugiado”, muy apreciada por aquellos españoles que se vieron obligados a abandonar su patria por ser del bando de los vencidos.



De regreso a la Cataluña que siempre amó Vila inició el “Sermón por correo”, que enviaba a líderes de iglesias y de grupos de 20 personas que se reunían en domicilios particulares. Las leyes de la dictadura no permitían, bajo penas de multas, y hasta encarcelamientos, reuniones privadas de evangélicos con más de 20 asistentes. Yo viví estos tiempos aciagos en la isla de Tenerife.



Cuando en 1923 los bautistas del Sur abrieron un pequeño seminario en Barcelona, Samuel Vila entró como profesor de Ciencia y Lengua española a la vez que alumno de Teología. La Misión Bautista le encomendó la fundación de una revista, que apareció con el nombre “El Eco de la Verdad”. Vila fue su primer director. La revista continúa publicándose en nuestros días.



Tenía 24 años cuando apareció su primer libro, “A las fuentes del Cristianismo” (1924), seguido por “La religión al alcance del pueblo” (1926).



La mente de Samuel Vila siempre tuvo claras las cosas que quería decir. Y las expresó de manera adecuada y concreta, con el mayor relieve y talento. Supo emplear la escritura como un instrumento sagrado que Dios puso en sus manos para servir al pueblo evangélico de habla hispana en la generación que le tocó vivir. A lo largo de sus años escribió 45 libros, tradujo otros 190 del francés y del inglés. Un líder de la España protestante, afortunadamente vivo y activo aún, Roberto Velert, dijo en un discurso pronunciado en Tarrasa en 1991 con motivo de un homenaje a Samuel Vila: “Desde la España de la restauración monárquica pasando por repúblicas y alzamientos, en tiempos de auténticas oscuridades literarias por censuras y opresiones, Samuel Vila brilla con luz propia y sus libros son como llamas que, en vez de agotar la lumbre, multiplican su luz”.



Dos catalanes, Samuel Vila y Zacarías Carles fundaron en 1948 la Misión Cristiana Española. Samuel Vila fundaba iglesias y escribía libros en España. Carles vivía en Estados Unidos recaudando los fondos necesarios. Amante de las letras, Vila fundó el Departamento de Literatura de la Misión. Durante años escribió libros. Puede que por ellos no le concedieran el Premio Nobel de Literatura, pero fueron de mucho valor y de mucha ayuda en aquella España del nacional-catolicismo, intolerante, perseguidora, casi inquisidora. Para los protestantes españoles, huérfanos de literatura en nuestro idioma, los libros de Samuel Vila eran un tesoro.



Aquellos fueron años amargos para los escritores evangélicos y para nuestra mínima producción literaria.



En 1955 fueron suspendidas dos revistas que se editaban en Barcelona. Los inquisidores argumentaron que no estaban dirigidas por periodistas profesionales.



José Grau, aquél valiente teólogo y escritor catalán, miembro de la Iglesia en calle Verdi, de Barcelona, hubo de pagar multas, estuvo encarcelado y le fueron confiscados miles de ejemplares que inteligentemente publicaba con el sello de la misión europea.



Hubo por entonces dos impresores que, desafiando las leyes de la intolerancia, se arriesgaban a publicar libros de Grau, de Samuel Vila y uno mío. La policía de entonces puso en varias ocasiones sus talleres al desnudo en busca de literatura prohibida. Pagaron multas. Fueron amenazados, pero ellos continuaban su labor clandestina. Fueron Salvador Salvadó, bautista, y Rafael Serrano, de las Asambleas de Hermanos.



Gloria y honor a aquellos cuatro valientes: Samuel Vila, José Grau, Salvador Salvadó, Rafael Serrano y a otros muchos que anduvieron en sus mismos pasos, cuyos nombres no figuran en nuestros libros de historia, pero sí en el Libro de la Vida.



En aquella España de leyes antiprotestantes, carencia de libertad y actuaciones policiales indignas, el gigante de Tarrasa, como fue llamado Samuel Vila, no se amilanaba. Cuanto más arreciaban las persecuciones contra su persona, más se afanaba en su vocación: predicar y escribir, sobre todo escribir, lleno de una inquietud profunda, de pensar que lo que estaba haciendo en la redacción de página tras página beneficiaría a miles de personas.



En 1956 se rompieron las relaciones entre Vila y Carles. Éste vino a España en busca de un nuevo director. Lo encaminaron a Tánger. Una semana de conversaciones fueron suficientes para que yo aceptara dirigir en nuestro país la Misión Cristiana Española.



Un grupo de interesados mantuvimos conversaciones en Tarrasa con Samuel Vila para tratar del departamento de literatura fundado por él. Allí nació Clie, “Comité de literatura para las Iglesias Evangélicas de España”. Fui nombrado presidente y José María Martínez vicepresidente. Martínez dimitió dos años después. Yo lo hice cinco años más tarde. Tanto Martínez como yo entendimos que la editorial debía quedar en manos de Vila. Él estaba muy ocupado y yo vivía lejos de Cataluña, en el continente africano.



Escribo con orgullo que las decisiones de Martínez y mía fueron justas y recompensadas. Libre de preocupación por las iglesias, Samuel Vila se dedicó en cuerpo y alma a la editorial hasta conseguir que figurara entre las grandes editoriales seculares del país. Al mismo tiempo extendió la producción por todas las principales naciones de la América hispana, poniendo en manos de los evangélicos habitantes en esos territorios un tipo de libros que no podían obtener por ningún otro medio.



Muerto Vila, asumió la dirección de la editorial el menor de sus dos hijos, Eliseo.



Este hombre es un genio. Bien preparado en teología, en dirección de empresas, economista acreditado, ha expandido la editorial Clie en todos los países donde se habla la lengua de Cervantes. Como escritor y traductor ha dado a la imprenta un tomo de 2.500 páginas traduciendo, comentando y ampliando la exégesis de 61 salmos interpretados por Charles H. Spurgeon. El libro ha recibido premios en Congresos literarios de Estados Unidos. Yo lo adoro. El libro. Tengo en él una herramienta eficaz para mi trabajo.



El liderazgo de Eliseo Vila al frente de Clie cuenta con otros dos hombres importantes: Alfonso Triviño como director comercial y Alfonso Ropero como director editorial.



Clie es mi editorial. De los 53 libros que he escrito, casi todos han sido publicados por Clie, incluyendo los once tomos de obras completas.



Según el catálogo disponible, Clie ha editado unos mil setecientos libros a lo largo de los años. Libros que han llevado a millones de personas en España y en los veintidós países de la América hispana conocimientos para la mente y medicina para el alma, así como las farmacias distribuyen medicinas para el cuerpo.



Quienes hoy cuestionan a Editorial Clie, que lo hagan ellos mejor. Si no saben, o no pueden, o no quieren, por favor que guarden silencio.


 

 


16
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Alfonso Chíncaro (Perú)
20/01/2018
20:59 h
13
 
Yo no discuto si Clie puede o no publicar tal o cual libro, tampoco defendí o ataqué el boicot. Sostuve una opinión en ambos temas y nada más. Lo que no me agrada es esa ceguera voluntaria de no entender el efecto de dicha decisión en la mayoría del pueblo evangélico. ¿Acaso fue lo más normal del mundo cuando "Mi Esperanza" decidió trasmitir su evento por Intereconomía? "Orgullosos de ser católicos...", ¿recuerdan? Y eso que la decisión no fue voluntaria, sino que era el único canal disponible.
 

Protestantólogo
20/01/2018
15:05 h
12
 
Una reseña histórica siempre es bienvenida, pero para el caso resulta extemporánea. El asunto es que inmoralidades sexuales de alto voltaje involucrando en ello al propio fundador de la fe, no han tenido filtro ni desaprobación oportuna (que siendo no es…pero estuvo). Sobre el no discernir el riesgo de dar por bueno un tipo de antiguo liberalismo más bien lo remito a defensa corporativa, un vicio “very hispanic”. Qué vergüenza: un señor de Belfast tiene que enseñarnos a distinguir. De agradecer.
 
Respondiendo a Protestantólogo

TeoGraduado
22/01/2018
15:25 h
16
 
Pues si sigue el criterio de ese señor de Belfast mal vamos
 

La voz
19/01/2018
19:25 h
9
 
No se trata de originalidad, sino de defensa de la iglesia y la sana doctrina. ¡De originalidad está repleto el cristianismo apóstata! Y un chantaje es una extorsión y una extorsión es según el diccionario de la RAE: (1) Presión que se ejerce sobre alguien mediante amenazas para obligarlo a actuar de determinada manera y obtener así dinero u otro beneficio. (2) Trastorno o perjuicio. Ninguna de las dos cosas. Eso bien podría habérsele dicho al apóstol Juan (copio)(Ap. 2:5; 2:16; 2:21; 3:3; 3:19)
 
Respondiendo a La voz

TeoGraduado
22/01/2018
15:24 h
15
 
Chantaje hubo y escrito quedó, por si hay que tomar alguna via judicial más adelante.
 

La voz
18/01/2018
18:35 h
6
 
Una carrera noble puede ser destruida por un fracaso pequeño pero importante y que se habrá de lamentar para siempre. “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” (Num. 20:12). Los de Clie deben reconocer su pecado y arrepentirse.
 
Respondiendo a La voz

Alfonso Chíncaro (Perú)
19/01/2018
23:03 h
10
 
No creo que los de Clie deban arrepentirse de la decisión que en libertad toman. Mas también es verdad que no fueron transparentes cuando se les pidió una manifestación sobre ella (quizá la forma no fue adecuada, no sé). Es más que evidente que las posiciones sostenidas en los libros eran controversiales para el mayoritario público al que Clie siempre se ha dirigido, el mismo que ha recibido sus lanzamientos todos esos años heroicos de los que habla J. A. Monroy. Incomoda la ceguera al respecto.
 
Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

Jaime Mendoza
19/01/2018
11:53 h
8
 
Si alguien debería arrepentirse tendría que ser el autor de un correo próximo al chantaje a la editorial Clie. Pero ni sonrojo demuestra cuando copia argumentos literales de otros (moderado). Ya sabemos lo que es la postverdad y que lo 'importante' son los likes. Y seguir con la charlatanería...
 
Respondiendo a Jaime Mendoza

TeoGraduado
22/01/2018
15:22 h
14
 
Ya se ha dicho por activa y por pasiva que CLIE no pudo dar una respuesta inmediata habiendo miembros de su junta fuera del pais cuando se creó el revuelo. Y además se le ha dicho precisamente a usted en otro foro, no por mí sino por otro participante. Pero hay quienes viendo no ven, leyendo no leen, oyendo no oyen... siga usando el mismo argumento como hacen algunos políticos.
 
Respondiendo a TeoGraduado

Alfonso Chíncaro (Perú)
19/01/2018
23:14 h
11
 
¿Y también incluyes a todos los hermanos que sentían el estupor de ver a la editorial cuyas publicaciones esperaban con confianza publicando libros ajenos a sus creencias? Todos ellos también respaldaron esa carta y esperaron una respuesta que no llegó hasta que las circunstancias obligaron a Clie a dar la cara. Qué falta de criterio si no se esperaban alguna reacción y qué hipocresía (sí, hipocresía) si pretendían que la libertad de publicar les otorgaba el derecho a ignorar sus preguntas.
 

Will Graham
17/01/2018
16:13 h
2
 
Una pregunta, Sr. Monroy: ¿Estás de acuerdo con la publicación del tomo 'Redescubrir la Palabra' (2016) de Máximo García en el nombre de CLIE? Aprovecho, por cierto, para decirle que he disfrutado leyendo algunos de tus libros. Un abrazo fraternal, WG.
 
Respondiendo a Will Graham

Alfonso Chíncaro (Perú)
18/01/2018
21:44 h
7
 
Estimado Will (2): Tanto J. A. Monroy como tú han hablado del libro de Máximo García con amplitud; si se hubiera querido establecer diálogo al respecto, ya habría ocurrido. Quiero decir lo siguiente con la mayor delicadeza posible: tu pregunta no es pertinente. No estoy del todo de acuerdo con que J. A. Monroy ignore los cambios que se observan en los últimos años en CLIE, pero es evidente que su artículo es la declaración de su posición en este asunto y no una invitación al debate. Bendiciones.
 
Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

TeoGraduado
18/01/2018
12:53 h
4
 
Hola Will, Monroy (que es un estandarte del Evangelio que sufrió la intolerancia en los tiempos del nacionalcatolicismo y que además es una persona que no se va a dejar amedrentar por nuevas inquisiciones) ya dio su opinión positiva del libro de Máximo García en una reseña en esta página. Además, como dice Mindundy cada autor es responsable de lo que dice en su propio nombre y no en el nombre de la editorial que lo publica. Aquí se publican artículos de diversas tendencias y no en nombre de PD.
 
Respondiendo a TeoGraduado

Mindundy
18/01/2018
14:15 h
5
 
Sí, Monroy ya le ha dedicado un artículo al libro de Máximo, calificándolo de "libro imprescindible", ya que "a su autor le importa hasta límites máximos que los cristianos entiendan en totalidad y profundidad el mensaje de la Biblia". Y califica a Máximo de "Lealtad ideológica. La teología ha sido su fuerte". Will, ya tienes la respuesta: Monroy anima a que el pueblo de Dios lea un libro que (según tú) afirma que "La Biblia, contaminada por errores y contradicciones". A ver qué hacemos ahora.
 
Respondiendo a Mindundy

Mindundy
18/01/2018
10:42 h
3
 
Will, ¿Tus opiniones son "en nombre de" Protestante Digital? ¿Verdad que no? Una editorial expresa su postura a través de comunicados oficiales, no desde cada cada idea manifestada por la pluralidad teológica de sus autores.
 

Jaime Mendoza
17/01/2018
13:53 h
1
 
Ya era hora que alguien del prestigio de Juan Antonio Monroy pusiera las cosas claras ante ciertos advenedizos e impertinentes, que poco ejemplo de amor cristiano ofrecen en sus endebles peroratas, emparentadas a las soflamas inquisitoriales. Tristeza da ver cómo buscan hacer decaer el sitial ganado, no solo por Clie, si no por P+D.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Editorial Clie
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.