PUBLICIDAD
 
miercoles, 20 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Wenceslao Calvo
    1
     

    Recogiendo lo que se siembra

    Lo que parecía un camino cómodo y fácil, está resultando erizado de vergüenza y bochorno.

    CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 11 DE ENERO DE 2018 12:32 h

    Los casos cada vez más frecuentes que están teniendo lugar de acoso y abusos sexuales aquí y allá, ponen de manifiesto el grave problema al que ha conducido la desproporción del sexo desordenado. En nombre de la libertad de expresión se rompieron todos los tabiques morales, echándolos lejos porque eran un lastre de un pasado anticuado, producto de mentes oscurantistas y represoras, que habían impuesto su trasnochada moral.



    Los grandes fundadores, en la primera parte del siglo XX, de las nuevas disciplinas que exploraban el alma humana, enseñaron que las normas morales eran meramente una fabricación ideológica para el mejor funcionamiento de un determinado tipo de sociedad, fabricación interesada fomentada por tradiciones religiosas que eran el soporte de una forma de cultura. Incluso esos maestros llegaron a afirmar que la mejor manera de librarse de las neurosis provocadas por la insatisfacción sexual por culpa de la moral, era rompiendo los tabúes que la atenazaban.



    Con esta enseñanza quedaba claro que no había nada moralmente inmutable y que lo que el cristianismo había enseñado durante siglos había que cambiarlo definitivamente. Dicho y hecho. Faltó tiempo para lanzarse en una frenética carrera para recuperar el tiempo perdido y la libertad que se nos había robado. Libertad era la palabra clave, la bandera enarbolada a la que una gran mayoría se unió. Las cortapisas y censuras eran las enemigas mortales de la libertad. Por fin habíamos descubierto el excitante territorio virgen que se nos había vedado siempre.



    Expulsamos los convencionalismos y dimos la bienvenida a todo lo que fuera en la dirección opuesta. Casi parecía que por primera vez en la Historia, la humanidad sabía por fin lo que era el verdadero sexo. Desde tiempo inmemorial la ignorancia sobre esa cuestión fue lo normal, en vista de lo cual hasta cabía preguntarse cómo se las arreglaron nuestros antepasados para procrear y cumplir el relevo generacional. Nos reímos de ellos hasta la saciedad por vivir bajo esas férreas normas o quizás nos compadecimos de ellos a causa de su atraso. En comparación ¡qué listos éramos nosotros, qué osados y qué avanzados!



    El tiempo fue pasando y el fomento de la mentalidad emancipadora echó raíces, lo suficientemente profundas para que todo el organismo social quedara penetrado totalmente de esas tesis.



    Pero ahora resulta que lo mismo que hemos fomentado nos pasa factura, poniendo en evidencia que la promiscuidad, a la que llamamos libertad, produce amargos frutos. También en los ambientes en que se mueven sus sostenedores más entusiastas, ha hecho acto de presencia con su ineludible rigor. Y es que lo que parecía un camino cómodo y fácil, está resultando erizado de vergüenza y bochorno, porque no hay juez más implacable que el deleite descontrolado.



    Lo que pasa es que ahora ese mismo desorden condena a quienes se acogieron a su égida y se gobernaron por sus principios, o mejor, falta de principios, lo cual no deja de ser una contradicción y una hipocresía, porque, ahora sí, se echan de menos los frutos del denostado orden moral, que son el respeto y el pudor, los cuales se consideraron rígidamente puritanos. ¡Qué fracaso más estrepitoso! Los mismos que acusaron de falsa a la moral, quieren, no obstante, sus frutos, lo cual es un implícito, aunque involuntario, reconocimiento de su valor.



    La antigua máxima de que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará*, es lo que está aconteciendo, por mucho que duela. Y es que no es posible saltarse los principios morales, pretendiendo salir impunes de la transgresión. Ni individual ni colectivamente.



    El experimento de la emancipación sexual no ha podido ser más catastrófico y sus valedores deberían asumir su fracaso. Por contra, el antiguo código moral, expresado en el Antiguo y Nuevo Testamento, sigue siendo el único referente sano y seguro en cuestión tan primordial.



     



    *Gálatas 6:7


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Calvo
    12/01/2018
    09:08 h
    1
     
    Otro excelente y positivo comentario. Es una pena que no pueda transmitirse en las noticias de las principales emisoras de la TV.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Recogiendo lo que se siembra
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.