PUBLICIDAD
 
martes, 22 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
J.A. Monroy
 

Ante un nuevo año

Resulta provechoso para el espíritu y para las intenciones considerar la brevedad de la vida terrena.

ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 10 DE ENERO DE 2018 09:21 h

Se nos ha ido otro año. Nos hemos ido nosotros. Parte de nuestro ser. En los umbrales de 2018 puede resultar provechoso para el espíritu y para las intenciones considerar la brevedad de la vida terrena, que en la Biblia se ilustra por medio de diferentes imágenes. Seis de ellas pertenecen al rico y aleccionador Salmo 90. Veamos.



COMO UN DÍA

La primera figura que usa el autor del Salmo es el día, un día normal, de 24 horas. Dice: “Mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó” (Salmo 90:4).

Para Dios no existe el tiempo. Él se mueve en la eternidad. Ante sus ojos, un día es igual a mil años. Y en otro lugar de la Biblia se dice que mil años son para Él como un día (2ª Pedro 3:8).



COMO UNA VIGILIA NOCTURNA

Al salmista le parece demasiado comparar la vida humana a un día de 24 horas y reduce aún más la figura. Dice que la vida es “como na de las vigilias de la noche”. La noche tiene cuatro vigilias de tres horas de duración cada una: De seis a nueve, de nueve a doce, de doce a tres, y de tres a seis de la mañana. Una vigilia, pues, equivale a tres horas. Según esto, la vida humana, con toda su grandeza, a los ojos de Dios solo son 180 minutos de nuestro reloj.



COMO UN TORRENTE DE AGUA

Este mismo Salmo añade que la vida del hombre en la tierra es semejante a un torrente de aguas. El texto, literalmente, dice: “Los arrebatas como con torrente de aguas” (Salmo 90:5).



Otra versión dice “como avenida de aguas”.



La idea es la misma. Sugiere la precipitación, la rapidez, la fugacidad.



Estas mismas figuras inspiraron a Jorge Manrique sus famosas “Coplas”, que compuso a la muerte de su padre.




Nuestras vidas –dice el poeta-

son los ríos,

que van a dar a la mar,

que es el morir.




COMO UN SUEÑO

El Salmo escrito por Moisés prosigue diciendo que la vida es “como un sueño” (Salmo 90:5).



Nada hay tan irreal ni tan fantástico como el sueño. En esa inconsciencia del dormir vivimos las más grandes aventuras sin movernos para nada de la cama. Unas veces nos invaden pesadillas tétricas, horrendas, espeluznantes. Otras disfrutamos los placeres más refinados; pero siempre en sueños. Siempre en un mundo irreal. En un espacio brevísimo de tiempo.



Así de breve y de irreal dice el salmista que es nuestra vida. También lo dijo Calderón rimando las palabras: “¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”.



COMO LA HIERBA

A continuación se añade que la vida del ser humano sobre la tierra es semejante a la hierba del campo (versículo 6).



También Isaías se vale del mismo símil. La vida es tan desesperadamente breve, que Dios ordena al profeta gritar al pueblo esta verdad: “Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo. La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo” (Isaías 40:6-7).



En el texto de Isaías se menciona, además de la vida humana, la gloria efímera que a veces suele adornar esta vida. El hombre es poca cosa, pero menos aún es su gloria, la gloria terrena.



COMO UN PENSAMIENTO

Aclara Moisés: “Acabamos nuestros años como un pensamiento” (versículo 9). Y así es, efectivamente.



No cabe mejor figura que el pensamiento para darnos a entender la brevedad de la vida. La rapidez del pensamiento permite que recorramos el mundo en un segundo, viajando en alas de la imaginación por las más apartadas regiones. Decir que acabamos los años como un pensamiento es decir que la vida humana, vista desde arriba, no dura más que segundos. El nacer, vivir y morir son tres episodios de duración limitada, aunque nosotros hablemos de ellos como de “toda una vida”. Entre la cuna y la tumba no hay más que un instante de tiempo, viéndolo como lo ve Dios.



Job vivió 248 años. Fueron años como los nuestros. Exactamente iguales. Con todo, en el capítulo 14 de su libro, uno de los más antiguos que tenemos en la Biblia, dice que toda su existencia pasó tan rápida como una sombra. Estas son sus palabras: “El hombre nacido de mujer, corto de días y hastiado de sinsabores, sale como la flor y es cortado, y huye como la sombra y no permanece” (Job 14:1-2).



En otros capítulos de su libro emplea distintas imágenes para destacar el carácter efímero de la vida humana. “Mis días –dice en 7:6- fueron más veloces que la lanzadera del tejedor”. En el versículo 16 de este mismo capítulo, añade: “Mis días son vanidad”. El sustantivo “vanidad” tiene aquí significado de frustración, de vacío.



COMO UNA NEBLINA

Santiago, en la epístola que escribió y que figura íntegra en el Nuevo Testamento, compara la vida humana a la neblina. Dice así: “¿Qué es nuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4:14).



Por medio de este símil el autor sagrado quiere enseñarnos dos cosas: Una, que nuestra presencia en la tierra es temporal. Aparecemos y desaparecemos con la fugacidad de la neblina. Y dos, que en todo momento dependemos de Dios, quien puede llamarnos a su presencia cuando Él se lo proponga.



COMO EL HUMO

Hay un texto en la Biblia, en el Salmo 102, que compara la vida humana al humo. Este Salmo fue escrito por David hace unos tres mil años. Sin embargo, como el resto de la Biblia, es de permanente actualidad. Dice el autor del Salmo, dirigiéndose a Dios: “Mis días se han consumido como humo, y mis huesos cual tizón están quemados” (Salmo 102:3).



Todo el Salmo es una oración lamentativa, que tiene como tema la tristeza de la vida y su brevedad. La existencia es como humo que pasa. Unos versos latinos de la Edad Media, recogidos por Papini, dicen que el hombre es humo y su final ceniza. Entre el nacer y el morir “no hay sino un inútil y perezoso penacho de humo, que los aduladores denominan fama”.



COMO UNA CAÑA

En el Nuevo Testamento Cristo compara la vida humana a una caña mecida por el viento. Hablando de Juan el Bautista, dice a la gente: “¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento?” (Lucas 7:24).



Por el contexto de esta frase se deduce que la intención de Cristo es confirmar la extraordinaria personalidad del Bautista. Juan era hombre valiente, decidido, recto y firme en su denuncia del mal. No era de carácter voluble, como la caña que es mecida por el viento. Esta es la lección real. Pero además de la interpretación literal el texto permite una metáfora deductiva. Por su brevedad, por su fragilidad, por la inconstancia del tiempo, la vida humana puede compararse perfectamente a la débil caña que se cimbrea a capricho del viento. En otro lugar de la Biblia Cristo compara la vida del hombre en la tierra a “una caña cascada” (Mateo 12:20).



PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

En el Antiguo Testamento, primera parte de la Biblia, hay un viejo libro de carácter histórico que contiene episodios de los jueces israelitas. El capítulo cinco de este libro recoge un bello poema épico escrito por una poetisa judía llamada Débora. Fue compuesto para celebrar la batalla de las tribus judías contra el ejército de Sísara, general pagano al servicio del rey Asor, opresor de los judíos. El cántico de Débora tiene 31 estrofas. En ellas describe las distintas actitudes mantenidas por las tribus judías en el curso de la batalla. Cuando llega a la tribu de Rubén, dice: “Entre las familias de Rubén hubo grandes propósitos del corazón” (Jueces 15:16).



Fue todo lo que hubo. Propósitos, buenas intenciones, pero nada más. Dejó que las demás tribus pelearan. Ellos prefirieron quedarse “entre los rediles, oyendo los balidos de los rebaños”.



Cuando suenan las doce campanadas decimos sin convicción: “Año nuevo, vida nueva”. Después, todo sigue igual. Lamentable.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Ante un nuevo año
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.