PUBLICIDAD
 
miercoles, 24 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

El lanzamiento de un ‘ay’

Todo ritual que deja a un lado la misericordia, es vano.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 09 DE ENERO DE 2018 16:19 h

¿Se habrá lanzado este “ay” también contra mí? ¿De qué “ay” se trata? ¿Cómo reaccionamos a los “ayes” de Jesús por ejemplo en las bienaventuranzas del evangelista Lucas en Lc. 6:20-22 que van seguidas de los “ayes” 24-26? Atended: También hay “ayes” para muchos cumplidores religiosos que, sin duda, deberían replantearse su fe, pero que creen que ellos no lo necesitan. Cumplen horarios de cultos, fiestas religiosas, diezmos, lecturas bíblicas, largas oraciones…



Si no sabemos interpretar bien lo que es y lo que implica el seguimiento de Jesús, podemos equivocarnos a pesar de nuestro olor a templo y a Biblia. Si el seguimiento nos conduce solamente a cumplimientos religiosos del ritual, estamos errando. Un “¡Ay!” de los fuertes es para nosotros, cumplidores del ritual, fieles representantes de una religiosidad sin trasfondo bíblico, sin cumplir las exigencias de Jesús.



Mirad que “ay” tan profundo y condenatorio lanzado a los religiosos fieles cumplidores de una ética cúltica de ritual, pero que no habían asumido lo esencial del Evangelio: “¡Ay de vosotros, hipócritas!, porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley; la justicia, la misericordia y la fe”. La ética de los cumplimientos religiosos no es lo que salva. Incluso nos pueden llamar hipócritas y lanzarnos al abismo de la condenación eterna.



¿Corremos el riesgo de que ese “ay” sea lanzado contra nosotros, fieles cumplidores de la asistencia a los cultos, fieles donantes, asiduos colaboradores en las tareas de la iglesia? Tenemos que reflexionar en cómo vivimos la religión. Sí. La religión que a veces es rechazada como concepto por algunos creyentes errando, porque la religión pura y sin mácula es definida en la Biblia como misericordia y fe: “Atender a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones —son amplios rasgos de misericordia—, y guardarse sin mancha hasta el fin —que, sin lugar a dudas, implica la vivencia de una fe viva”.



El “ay” va lanzado contra aquellos que no tienen esta vivencia de la religión que nos ha de religar al Dios de la vida, a Jesús a quien hemos de seguir de forma radical. Quizás lo que pasa es que diezmar de espaldas a la misericordia, es hipocresía. Todo ritual que deja a un lado la misericordia, es vano. Todo cumplimiento religioso que se hace sin fe es algo sin valor y que no traspasa los techos de las iglesias, que no puede volar hasta el trono de Dios.



Aunque nos parezca extraño, todo cumplimiento religioso, toda ética que se nutre de realizaciones externas, el diezmar la menta, el eneldo y el comino de espaldas a la situación del hombre que sufre, es un evangelio sin prójimo y nos hace caer en la hipocresía. Es como querer ser cristiano sin fe. Es dejarse llevar por los fantasmas de la inútil e irresponsable hipocresía.



Un “ay” lanzado por Jesús que en muchos casos no nos interpela o, mejor dicho, no queremos que nos interpele, y giramos la cabeza hacia otro lado para seguir en las comodidades de los cumplimientos religiosos, el sinsentido de una ética religiosa que se contenta con simples realizaciones rituales. Dios quiera que ese “ay” nos penetre en el corazón y cambie nuestra manera de vivir la espiritualidad cristiana, que nos ayude a vivir la auténtica religión, esa que el apóstol Santiago llamaba la “pura y sin mácula”.



La justicia, la misericordia y la fe están coimplicadas. Las realizaciones de la fe, sus concreciones en lo que el apóstol Pablo diría “la fe que obra por el amor”, es la práctica de la misericordia que nos va a llevar, indefectiblemente, a la búsqueda de la justicia en la que el amor al prójimo está también complicado.



¿A quién se dirigen estas palabras tan duras de Jesús? Desde luego no solamente a los religiosos hipócritas de su época, sino a todos aquellos que hoy dicen seguirle, que quieren seguirle o que creen seguirle en medio de un mundo de dolor. ¿Es que, acaso hoy, no hay personas sumidas en prácticas religiosas vanas autoengañándose a sí mismas y lejos de la vivencia de la auténtica espiritualidad cristiana? Terrible problema al que, a veces, no se le presta la atención debida para que la enseñanza de la iglesia pueda corregir estos errores que conducen a la perdición y a la hipocresía religiosa.



Debemos de tener cuidado no sea que lleguemos a estar hartos de ir al tiemplo y de practicar todo tipo de cumplimientos religiosos, pero sin haber practicado la justicia, ni la misericordia, ni la fe. Sin haber practicado el amor. ¡Terrible drama de algunos religiosos que, quizás, también se encuentren entre nosotros!



Parémonos ante ese “ay” que se lanza contra muchos practicantes del ritual, contra muchos religiosos. Y si viene directo hacia nosotros como para explotar en nuestra espiritualidad como si fuera una bomba, busquemos ese escudo que es la protección de Dios y convirtámonos, cambiemos de dirección asumiendo lo más importante de la ley: “La justicia, la misericordia y la fe”


 

 





 
 
ESTAS EN: - - - El lanzamiento de un ‘ay’
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.