PUBLICIDAD
 
sábado, 14 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
32
 

¿Dónde van los ángeles cuando mueren?

Para Eva Victoria, Manuela y Esteban
MIRAD@ZUL AUTOR Pedro Tarquis 17 DE OCTUBRE DE 2012

Manuela, Esteban y Eva Victoria


Los ángeles cuando mueren no van a ninguna parte. Permanecen. Les crecen alas y vuelan donde siempre han estado. En el cielo.

Esto le ha pasado a una niña, Eva Victoria, a la que ayer martes 16 de octubre le salieron alas en el hospital La Paz de Madrid. Un ángel con seis meses de edad y dos graves intervenciones cardiacas ya a sus espaldas, por una severa cardiopatía congénita.

Miraba la vida con asombro, de ver que otros seres humanos se moviesen sin cables ni sondas a su alrededor. Sin ahogarse al más pequeño esfuerzo. Y sin embargo ella sonreía a menudo, mucho más que el resto. La “culpa” de esto mucho tenía que ver con sus padres, Esteban y Manuela; que no se separaron de su lado en estos larguísimos 180 días y 180 noches.

Pidiendo permisos, agotando vacaciones y fuerzas (los dos trabajan, tienen esa suerte además de ser muy listos, preparados y responsables). Pero allí estaban, full time, al lado de su primera y única hija.

Sin moverse de su lado. O bien en la UCI de Pediatría, o en los escasos periodos en los que estuvo ingresada en planta, o en ese pequeño mini paraíso familiar en el que -por unos cortísimos siete días- Eva Victoria conoció su auténtico hogar, su verdadera cuna, su habitación para ella sola con sus padres. Sin ruidos y voces extrañas, y luces que siempre se encienden y apagan a todas horas.

La foto que encabeza este artículo es una de las escasas y cortas salidas de toda la familia. Eso sí, siempre con máquinas a su alrededor (oxígeno, alimentación parenteral, medicación intravenosa especial, Esteban hizo un MIR acelerado), y sobre todo mucho, mucho, mucho cariño.

Ni Manuela ni Esteban se han quejado una sola vez. Al menos ante la gente. Con Dios habrán tenido –seguro- sus conversaciones. Pero han mantenido la fe, sabido que el Padre no les ha abandonado aún en medio del dolor más íntimo e inexplicable. Su familia siempre les ha apoyado. Su iglesia también. Y cientos, miles de personas en todo el mundo a través de cadenas de oración que pedían por ellos; y sobre todo por Eva Victoria.

No pudo ser. Ayer por la tarde seguían manteniendo la fe, pero destrozados con el certificado de defunción de su niña, la del corazón grande, enorme, que no le cabía en el pecho abierto y cerrado. La del alma generosa y risa fácil.

“Miocardiopatía congénita. Portadora de marcapasos. Miocardiopatía dilatada. Parada cardiaca”. Ese es el resumen y punto final médico de la historia.

Pero no es el resumen ni el punto final de Dios. Por eso estas líneas, que escribo llorando, de madrugada.

Esteban y Manuela, este martes, con lágrimas en los ojos, aseguraban en la sala de estar de la UCI de Pediatría de La Paz de Madrid que correrían de nuevo con ella, ya sin disnea ni taquicardias, sin cables ni cicatrices. Algún día, allá, en el cielo.

No es una argucia mental, ni unas palabras bonitas para sobrellevar la situación. Es la esperanza viva de quienes confían en Jesús. Y yo, junto a ellos, estoy convencido que les acompañaré, y también les veré felices como familia, y también podré abrazar de nuevo a Eva Victoria.

No habíamos publicado nada en Protestante Digital todo este tiempo, hay muchas historias como la de ella y no podemos dar espacio a cada una. Y de haberlo hecho con Eva Victoria habría sido usar esta revista en beneficio propio: tengo el privilegio de que Manuela y Esteban están en mi iglesia (o yo en la suya, o mejor todos en la de Jesús). Por eso conozco tan de cerca y doy fe de cada detalle que les he relatado.

Pero ahora, no puedo dejar de escribir estas palabras en profundo homenaje a un ángel que por primera vez obtuvo sus alas. A unos padres que lo han dado todo y mucho más. A una familia de sangre y espiritual que han luchado junto a ellos latido a latido, cada cual en su medida.

Y a un Jesús que murió en una cruz, llevando la carga de Eva Victoria y la de nosotros; y que venció a la muerte para que fuese realidad el reencuentro. Porque la alegría y el dolor, la salud y la enfermedad, la vida y la muerte pasan. Pero la eternidad permanece para siempre.

Manuela, Esteban, os queremos, os admiramos, os tenemos en nuestro corazón y oraciones. Algún día todos tendremos alas, aunque no seamos ángeles, y volaremos sin barreras.
 

 


32
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Ana Rosa
23/10/2012
20:20 h
32
 
Conozco a Manuel y Esteban, he tenido el privilegio de compartir con ellos durante una etapa de sus vidas, cuando aún no estaban casados y estabamos en la misma iglesia. Fui por algún tiempo su profesora de Escuela Dominical y he llorado mucho, desde el principio por ellos y por la pequeña Eva Victoria. Tengo una hija de 3 años un regalo del cielo, la tercera de mis hijos ( se lleva 20 años con el mayor y 17 con el menor) Me siento, a veces, avergonzado de tantas bendiciones de parte de Dios mientras otros sufren. Me imaginaba a Manuela sin poder vestir a su hija, sin poder bañarla, sin poder amamantarla y sufria. Todas las noches orábamos mi hija y yo por Eva Victoria y su corazón. El Marte
 

Rosa Jordán de Franco
21/10/2012
01:45 h
31
 
ZAHAR, mi corazón con Samuel Martín, contigo, con sus padres, abuelos, y toda su familia que lo cuida y lo ama. Mi oración al todo poderoso por misericordia y que el amor y la paciencia, la esperanza, el gozo y la paz, llenen vuestros corazones.
 

M.J.
19/10/2012
22:05 h
30
 
Triste y doloroso. Abriendo el corazón, solo salen preguntas sin respuestas. Sé que Dios todo lo sabe pero yo cada dia entiendo menos. Sólo nos queda aferrarnos a El como desesperados.
 

Zahar
19/10/2012
22:05 h
29
 
Hace casi cuatro años vive entre nosotros un angelito llamado Samuel Martín Wickham que sobrevive sin apenas actividad cerebral alguna. Ni ve, ni oye, ni anda, ni se mueve, pero lo que no le falta es todo el amor de sus padres, abuelos, tíos y muchos otros a los que les devuelve el suyo de una forma que es difícil describir pero que revela el inmenso poder también de la vida, la que el Eterno le ha concedido para enseñarnos que solo a Él le corresponde conceder o negar.
 

Diego Guirao
19/10/2012
22:05 h
28
 
Que Dios os bendiga queridos Esteban y Manuela, con el consuelo maravilloso que Eva Victoria goza y disfruta ya con su Salvador.
 

Pablo Quezada. Antropólogo
19/10/2012
22:05 h
27
 
Un humano relato de un médico quien cual Lucas describe las interioridades de una historia que pudo ser, y que es, gracias a un Dios misericordioso que ama y acompaña al ser que crea y por el cual se entrega. Los médicos también lloran. Me permito la parte que me llegó en este triste despertar. Conducía teniendo a mi lado a mi esposa quien recibe una llamada de dolor; se trataba de mi hija que relata: 'murió'. Su llanto era tan intenso que pensamos que se trataba de alguno de sus abuelos, pero no, era esa niña linda que aprendía a sonreir y a desembarazarse de la maraña de cables que la sujetaban a una vida biológica artificial. El desenlace de su y nuestro duelo fue comprobar la paz y segur
 

roberto
18/10/2012
23:51 h
26
 
dios les de consuelo hermanos yo los acompaño en oracion
 

Nmendoza
18/10/2012
23:51 h
25
 
Sobran las palabras!!! pero los que estuvimos orando por ella sabemos que no fue en vano, que esta paz y fortaleza de sus padres viene del Señor... me duele profundamente saber de su partida me duele en el alma y ayer cuando me entere no hacia más que mirar a mi hija Rebeca que tiene casi la misma edad de Eva y las lagrimas se escapaban pero el Señor traera consuelo para todos y tenemos que agradecerle a Eva por unirnos a todos en oración en un solo cuerpo sin importar las distancias... Un abrazo desde Venezuela
 

José Luis Medina Rosales
18/10/2012
19:03 h
24
 
Nosotros también perdimos una hija con 28 años, pero no importa la edad, el dolor de la despedida es el mismo. En este momento de dolor quiero enviar a los padres, las mismas palabras que un hermano maduro en el evangelio nos consoló a nosotros con el cuerpo presente de mi hija en el culto de despedida: 'El Señor permitió esta prueba en su vida porque están preparados para soportarla'. Quizás ahora se hagan muchas preguntas y no tengan todas las respuestas, pero el Señor no nos deja sin respuesta que iremos descubriendo en la serenidad del espíritu. Conforme vaya pasando el tiempo y aprendiendo que Dios tiene un propósito para con sus hijos y siempre para bien, descubriremos que Él es real
 

A.M.
18/10/2012
13:18 h
23
 
Pedro, dices que hasta ahora no habías sdicho nada de Eva, pero sí que salió en Protestante Digital cuando aún estaba en la tripa de su madre, Manuela. Y hablaste de ella y la nombraste. No recuerdo el pie de foto....pero me impresiona...Fue en la celebración de El Diá de la Mujer, en marzo del año pasado, pocos días antes de nacer.
 

Mª Luisa
18/10/2012
13:18 h
22
 
Mi oración es que el consuelo sobrenatural esté con sus padres y el Señor impida que ningún tipo de amargura venga sobre ellos. Dios les dió un regalo momentáneo que les ha hecho crecer mucho y que será de profunda bendición para su vida posterior.
 

Sergio de Lis
18/10/2012
13:18 h
21
 
No he sido puesto tan a prueba como para perder un hijo, pero casi todo mi entorno afectivo ha desaparecido en pocos años. Y el Padre lo ha llenado con Su amor, con el cálido abrigo de nuestro Buen Pastor, con la provisión del Espíritu para ir a la gente. Vaya un abrazo para Manuela y Esteban.
 

Rosa Jordán de Franco
18/10/2012
08:54 h
20
 
Precioso pasaje, Dany O, muy a propósito. Qué bueno haberlo recordado.
 

Dani O
17/10/2012
23:48 h
19
 
Pero viendo David que sus siervos susurraban entre sí, comprendió que el niño había muerto, y dijo a sus siervos: “¿Ha muerto el niño?” “Ha muerto,” respondieron ellos. Entonces David se levantó del suelo, se lavó, se ungió y se cambió de ropa; entró en la casa del Señor y adoró. Después vino a su casa y cuando pidió, le pusieron comida delante y comió. Así que sus siervos le dijeron: “¿Qué es esto que ha hecho? Mientras el niño vivía, usted ayunaba y lloraba, pero cuando el niño murió, se levantó y comió pan.” Y él respondió: “Mientras el niño aún vivía, yo ayunaba y lloraba, pues me decía: ¿Quién sabe si el Señor tendrá compasión de mí y el niño viva? “Pero ahora que ha muerto, ¿por qué he
 

fe
17/10/2012
23:48 h
18
 
que bonito que Dios de el consuelo a sus padres gracias po esa palabras por poder expresas tan bien lo que sus padres han hecho con tanto amor
 

Susana R.
17/10/2012
23:48 h
17
 
'Enjugará Dios toda lagrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron'. Apocalipsis 21:4
 

Rosa Jordán de Franco
17/10/2012
23:48 h
16
 
'Jesús lloró' y yo también...Que Dios cubra con bálsamo de amor el corazón de los papás y abuelitos y su dolor sea mitigado.
 

Pablo
17/10/2012
20:04 h
15
 
Gracias Pedro, por estas hermosas e inspiradas palabras llenas de amor y verdad.
 

Manuel J. Martínez
17/10/2012
18:18 h
14
 
Gracias, Pedro, por estas palabras tan emotivas. Estoy convencido de que las lágrimas de todos nosotros servirán de entereza y mayor fe para Esteban y Manuela. Que el Señor les bendiga pronto con otro angel al que puedan ver crecer a este lado del Reino, junto a ellos.
 

Ada Rodriguez
17/10/2012
18:18 h
13
 
Sin palabras. No les conozco, pero soy mamá de 4 niños, el más pequeño tiene 2 meses. No puedo imaginar el dolor de estos padres y de tantos otros en situaciones parecidas, pero me conforta leer de su fe, del consuelo de Dios y de su esperanza VIVA. Oraremos por ellos.
 

Sonia G.
17/10/2012
15:15 h
12
 
Gracias Pedro, por estas hermosas palabras. Más que nunca, cuando alguien parte con el Señor, y en especial un ser querido, nos damos cuenta que estamos de paso, que las cosas que vivimos son meramente transitorias y que todos vamos de camino inevitablemente. La diferencia es que para nosotros como creyentes no es un fin, sino la continuación, la vida eterna. Y gracias a Jesús por hacer esto realidad, hacer posible que vayamos al encuentro de los que allí nos esperan.
 

Carolina Wickham
17/10/2012
15:15 h
11
 
Nuestros pequeños ángeles sin alas unen, nos enseñan, nos animan a perseverar en medio de la prueba... Son regalos del Señor que nos brinda por un tiempo y aunque no comprendemos el por qué de tanto sufrimiento, confiamos y descansamos en que Él tiene Sus propósitos. Mucha fuerza para toda la familia de Eva Victoria. Seguiremos orando por vosotros.
 

Elena
17/10/2012
15:15 h
10
 
Qué bonito, impresionante...qué difícil expresar sentimientos tan profundos y contradictorios, aparentemente. Paz en medio del conflicto, gozo y algría en medio del dolor...así es la vida del creyente en CristoJesús.
 

M.A.
17/10/2012
15:15 h
9
 
Precioso, conmovedor....estamos con los papás de Eva, no lo dudeis.
 

Lourdes Diaz
17/10/2012
15:15 h
8
 
Los padres que hemos perdido un hijo, sentimos el dolor con vosotros, nuestro consuelo saber que los volveremos a ver y por supuesto el agradecimiento a Dios por haberlos conocido, por mecerlos en nuestros brazos, por recibir sus sonrisas, sus caricias y como no por dejarnos cuidarlos por un tiempo dependiendo para unos un poco mas largo para otros mas corto
 

Elena
17/10/2012
12:44 h
7
 
El Señor os acompañe y consuele
 

Guillermo
17/10/2012
12:44 h
6
 
Leyendo este artículo no he podido dejar de llorar, le ruego a nuestro amado Señor, que os de paz en estos momentos tan difíciles y os bendiga abundantemente. Como en la vida de Job el señor permite algunas veces que nuestra vida sea probada por fuego pero eso hace que nos centremos en lo principal que es Él, el sabrá hacer que el vaso se derramé de tantas bendiciones que el os dará.
 

Mercedes Leon
17/10/2012
10:20 h
5
 
Hoy hace 33 años que nuestro pequeñito tambien voló para estar con el Señor, El nos ha dado Paz en medio de esta tormenta sin duda la peor de nuestras vidas, pero siempre con la esperanza de volverle a ver y así lo creemos gozaremos toda una eternidad con nuestro pequeño hijo Esdras y con el Señor, pediremos en oración por estos padres para que el Señor les fortalezca y ayude
 

Isaac (Soria)
17/10/2012
10:20 h
4
 
Estoy en clase y tengo lágrimas en los ojos. Dios no os deja sufrír más de lo que podais soportar. Él da fuerzas al débil.
 

Isidora.
17/10/2012
10:20 h
3
 
Gracias Pedro por expresar tan bien, todo eso que yo quería expresar, tus palabras me ayudan a hacerlo.
 

A. M.
17/10/2012
10:20 h
2
 
Gracias Pedro, es tremendo...sobran hasta los comentarios. Que Dios te siga usando con la escritura, el periodismo y Protestante Digital, para ser la bendición que eres para el pueblo evangélico y más....Gracias de corazón, por tu profundidad siempre, tu sensibilidad y tu integridad.
 

César Muñoz
17/10/2012
10:20 h
1
 
Un olé y un amén por Eva Victoría y su increíble famiila. Estamos con vosotros. Os queremos!
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Dónde van los ángeles cuando mueren?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: El origen de la realidad Intervalos: El origen de la realidad

Hoy vamos a indagar en el sentido de realidad que hay tras la Palabra, según la carta de Pablo a los Colosenses, capítulo 2, versículo 17. También comentamos un relato de Chéjov y una pregunta de Pilato sobre este asunto que aparece en Juan 18:38.

 
7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker 7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker

La Cumbre del Clima en Madrid y su impacto informativo en redes y las muestras de fe de los deportistas de élite son los temas de la tertulia semanal.

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.