PUBLICIDAD
 
lunes, 21 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Wenceslao Calvo
4
 

Suicidio demográfico

Es expresión de un egoísmo individual que se ha vuelto colectivo, no teniendo más horizonte que el materialismo consumista.

CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 04 DE ENERO DE 2018 10:58 h
Calles de Pamplona. / Pixabay

Según el sociólogo Emile Durkheim (1858-1917) los suicidios se podrían clasificar en tres grandes categorías:



1. Suicidio egoísta, cuya característica fundamental es la apatía, manifestada bien en una languidez melancólica o en una indiferencia epicúrea. Los suicidios producto de ciertas depresiones serían un ejemplo de esta clase.



2. Suicidio altruista, cuya peculiaridad innata sería el sentido del deber. El sujeto se mata porque su conciencia se lo ordena, al someterse a un imperativo. Los suicidios de carácter militar y religioso entrarían en esta categoría.



3. Suicidio anómico, cuya propiedad es la dislocación de los valores que lleva a una desorientación individual y a una ausencia de significado de la vida. Se define la anomía como falta de dirección y pérdida de identidad. Suicidio existencial podría ser otra denominación de esta categoría.



De las tres clases la primera y la tercera se pueden solapar, al ser la primera una consecuencia de la tercera, esto es, la persona desorientada y sin propósito en la vida puede acabar en una depresión que le lleve al suicidio.



Pero además de los suicidios individuales existen los suicidios colectivos, no faltando a lo largo de la Historia algunos bien famosos, como los de Sagunto y Masada, donde los sitiados prefirieron morir por sus propias manos antes que por las del sitiador.



Sin embargo, sean individuales o colectivos, todos estos suicidios suponen que hay un corto lapso de tiempo entre la determinación de suicidarse y su ejecución. Pero en la actualidad asistimos a una clase de suicidio colectivo distinto, que es el denominado suicidio demográfico, en el que buena parte de los países más desarrollados del mundo están inmersos, estando a la cabeza de ellos Japón y España. El suicidio demográfico no es un suicidio rápido sino lento en su ejecución, necesitándose décadas para que se efectúe plenamente. Consiste en que la tasa de natalidad es inferior a la de mortalidad, con lo que la población va disminuyendo inexorablemente y con ella también se deforma la pirámide demográfica, que paulatinamente va perdiendo anchura en la base de sustentación, quedando amenazado el recambio generacional, con todas las consecuencias que conlleva, entre las cuales la económica no es la menor.



El suicidio demográfico es resultado de una visión miope de la vida, cuyo lema es el aquí y ahora y cuyo protagonista es el yo y la satisfacción inmediata de sus deseos. Cuando esa visión de la vida es patrimonio de toda una sociedad, el suicidio demográfico es ineludible. Dicha visión es expresión de un egoísmo individual que se ha vuelto colectivo, no teniendo más horizonte que el materialismo consumista, al cual se rinde culto de adoración en el altar del ego. Resulta llamativo que sea en las naciones más prósperas de Europa y otras partes del mundo, en las democracias más avanzadas y establecidas, donde el suicidio demográfico lenta, pero irremediablemente, va avanzando de manera implacable. La misma prosperidad económica va ahogar en su abundancia a sus adoradores, porque cuando el bien más importante es la comodidad material y los dioses a los que se sirven son el dinero y las posesiones, el recorrido de una sociedad, que se mueve por esos parámetros, es muy corto.



Una de las facultades que tiene el sentido común es que cuando hay un peligro acechando se encienden las alarmas; pero he aquí que percibiendo las señales del desastre que se avecina, se sigue caminando moral y espiritualmente como si nada fuera a pasar. Moralmente, aferrados a la prosperidad como valor supremo; espiritualmente, sirviendo a dioses fabricados.



Pero en esta peligrosa disyuntiva en la que nos encontramos hay todavía una señal aún más alarmante que muestra el grado de necedad al que las naciones ricas han llegado. Se trata de la invención y fomento de formas familiares y matrimoniales que no tienen ninguna proyección demográfica. Pareciera cosa de tontos que algo así pudiera darse, pero eso es exactamente lo que está pasando. Si además de no estimular el único medio, el matrimonio, que existe para que haya recambio generacional, se incentivan medios falsos que no tienen ni pies ni cabeza, que no van a ninguna parte, entonces es que hemos llegado a un grado no ya de miopía sino de ceguera total. Lo sorprendente es que hasta los mismos que se dan cuenta de la realidad del suicidio demográfico al que asistimos, no se atreven a denunciar este estado de cosas. Y es que ir contracorriente de partidos políticos, opinión pública y medios de comunicación cuesta mucho.



Y para terminar de rematarlo todo, en España, el segundo país más envejecido del mundo, se practican cien mil abortos al año. Cien mil vidas que se tiran por el desagüe. ¡Y que a nadie se le ocurra protestar!



Suicidio demográfico. La consecuencia directa de haber rechazado individual y colectivamente a Dios.


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Ègara
10/01/2018
19:12 h
4
 
Tengo 2 hijos y conozco muchos amig@s que les gustaría ser papás, pero¿ha pensado por algún momento el autor que es la complicada situación de este país que tanto afirmar amar algunos, mientras hacen políticas económicas absolutamente contrarias a las personas y a las familias (por ejemplo precariedad laboral e imposibilidad de acceder a una vivienda digna) lo que no les permite llevar a cabo su anhelado proyecto de paternidad con un mínimo de responsabilidad?
 

Galo Nómez
08/01/2018
03:07 h
3
 
Un tercio de la población sufre hambre y los trabajos, cuando se puede acceder a ellos, son cada vez más precarios. La Tierra está ad portas de un desastre ecológico. Jesús llamó a buscar lo perdido, no a aumentarlo. Además el tener hijos perfectamente puede deberse a una conducta egoísta, ya que se pueden usar como pretexto para decir que se ayuda al prójimo sin salir al exterior, y luego para entregarles el mundo en heredad impidiendo que los más desposeídos puedan acceder a él
 

benjaminbt
05/01/2018
22:41 h
2
 
Claro y certero articulo sobre lo que ocurre en España. Pero, ¿no sera igual de aplicable y por parecidas causas a lo que ocurre en muchas de nuestras iglesias? ¿Acaso no sucede que el indice de mortandad-abandono es superior al de natalidad-nuevo nacimiento?¿Las causas?:Miopia espiritual,individualismo exacerbado,falta de compromiso y amor fraternal,culpables de abortos de neonatos,sobre todo jovenes, por no darles suficiente nutricion espiritual,¡ Por desobediencia a quien se dio por nosotros!
 

Calvo
05/01/2018
09:03 h
1
 
Magnifica disertación sobre un tema que a muchos les resulta escabroso y pasan de él. Es una pena que tanto políticos como el publico en general, especialmente en el mundo evangélico,no de más consideración y difusión a este importante tema
 



 
 
ESTAS EN: - - - Suicidio demográfico
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.