PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

La luz del Adviento

A pesar de tantas oscuridades y lugares sombríos y fantasmales, la luz puede llegar, una luz que espante todo tipo de tinieblas.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 12 DE DICIEMBRE DE 2017 18:17 h

El Adviento es tiempo de expectación, de espera, de estar mirando ávidamente para ver si a nosotros se nos está acercando la luz. En el mundo, en sus diversas áreas y facetas, abunda la oscuridad, las sombras, el aliento del mal, el olor a sótano oscuro lleno de humedades infectas. Existen unas cloacas de la tierra, los bajos fondos de la codicia, de la insolidaridad, del pecado. Nos damos de golpes contra las negras esquinas de maldad. No hay luz, sólo el reino de las sombras.



Parece que el Adviento nos quiere decir que, a pesar de tantas oscuridades y lugares sombríos y fantasmales, la luz puede llegar, una luz que espante todo tipo de tinieblas, de negros nubarrones, de negruras que nos agobian. En la expectación mesiánica hay un componente de deseo de luz, de querer ver en medio de unas sombras que pueden derretirse, esfumarse y desaparecer.



Verso de Adviento, profecía que se cumple con la venida del Señor: “El pueblo que andaba en tinieblas, vio gran luz”. Alguien prometió que nos alumbraría. Se cumplió. Otro de los versos del Adviento: “Los que moraban en tierra de sombras de muerte, luz resplandeció sobre ellos”.



Sí, estad expectantes. Merece la pena. No desmayéis en la esperanza del que viene, del que se acerca. Viene a pasos agigantados. Se va acercando. Se cumplirá la promesa: Alguien nos iluminará con una luz que, además, va a transmitir alegría, calor, medicina para nuestros huesos que fortalecerá las rodillas cansadas.



Si tenéis miedo de las sombras que os rodean, no temáis. Estamos en Adviento y otro de los versos nos anima a que os digamos esto: “Decid a los de corazón apocado: no temáis”. Se acerca la luz, desaparecerán las sombras, esos fantasmas negros que pueblan nuestras mentes, nuestros entornos, nuestras vidas. La luz del Adviento los destruirá. El Señor viene.



En la corona de Adviento, cada domingo se enciende una luz. La primera, una luz sola, parece que aún no ilumina lo suficiente. En el segundo domingo de Adviento ya serán dos. Así hasta el último cuando se encenderán las cuatro velas que, apoyadas las unas en las otras, irradiarán la luz de Navidad que nos indica que se ha cumplido el tiempo, que la luz está entre nosotros, que las tinieblas nunca podrán con la luz de Dios. Incluso esa luz de las velas ya quedarán en palidez cuando irrumpa en nuestro mundo la verdadera luz de Jesús que nace entre nosotros dejando que en la tierra se despliegue la luz del Reino como un gran foco de amor.



El reino de la luz, no el reino de las tinieblas que desaparecerá con la luz anunciada por el Adviento y encendida con toda su fuerza en el día del Nacimiento. Luz, calor, alegría. Es el Adviento que camina corriendo, volando hacia la Navidad. Es una espera que, progresivamente, va dando esperanzas cada vez más cercanas, esperanzas fundadas.



El Adviento, la fuerza anunciadora de que Dios viene, se acerca, llega con la promesa de que su luz nos va a inundar. Todo va a quedar iluminado con su presencia. Dios quiera que esa gran luz que todo pueblo verá, deje al descubierto a todos los demonios de las sombras del mal. Que esa luz ilumine de tal forma los ambientes y personas corruptas, que la corrupción deje de existir y pase al reino del no ser. Que deje al descubierto a los culpables de las crisis económicas, de los desiguales repartos y de esa paradoja que asola la humanidad: ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres. Paradoja oscura, de tinieblas de muerte que debería desaparecer con el gran resplandor de la luz de la Navidad.



Luz de Adviento. Luz anunciadora y denunciadora, con función profética. Luz que debe quemar a los opresores del mundo, a los torturadores, a los que reducen al hambre a mil millones de personas en el mundo y hunden en la pobreza a más de media humanidad. Que abrase a los explotadores y a aquellos que abusan de los más débiles. Todo esto debe desaparecer. Es el Adviento. Debemos ir mostrando las veredas que conducen a la irrupción de esa gran luz que disipará todo tipo de oscuridades, de sombras de ángulos oscuros en donde reina la maldad.



Esa gran luz iluminará a todo el mundo eliminando todo yugo opresor, toda fuerza del maligno y romperá el cetro de los opresores. Otro verso de Adviento que nos habla de los resultados de esa luz en el mundo: “lo dilatado del imperio del Señor y la paz no tendrán límite”. ¡Estad expectantes, tened esperanza! Merece la pena. Luz anunciada desde los anales de la historia de la humanidad y que nos llega, se acerca para irrumpir entre nosotros con todo su esplendor. Luz que también quiere entrar en nuestros corazones inundándolos de amor.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - La luz del Adviento
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.