PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
2
 

Civilización de la Pobreza

Una civilización del consumo, tal y como la que existe en el mundo rico, no es universalizable.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 28 DE NOVIEMBRE DE 2017 16:56 h

Seguro que hay muchos cristianos en el mundo o, en su caso, muchas personas solidarias que observan el mundo desde parámetros humanísticos, que se escandalizan ante las grandes diferencias económicas, sociales, culturales y de formación que hay entre los habitantes del planeta tierra. Ven claros desequilibrios que les golpean sus conciencias.



Así, muchas personas cristianas solidarias que conocen el mundo, pueden sentirse interpelados por el consumo de occidente frente a los grandes ámbitos de pobreza que se dan en otros continentes. Les gustaría cambiar el mundo, conseguir que tanta pobreza y tanto sufrimiento fuera reducido o eliminado.  



Muchos se sienten tan incómodos en medio de los ámbitos de lujo y consumo desmedido que hay en el mundo, de forma insolidaria y dando la espalda al grito de los pobres como, igualmente incómodos, en los ámbitos de pobreza extrema. Les escandaliza el mundo de los hambrientos y la situación en la que están muchos niños, mujeres, ancianos o adultos en general que se mueven en el no ser de la exclusión al igual que el desmedido lujo consumista.



Ante estas situaciones, ante este lujo y consumo desmedido frente a tanta pobreza extrema como si existiera en el mundo un sobrante humano, se plantean alternativas que, en muchos casos llegan a ser también radicales. Sería, por ejemplo, un poco radical defender o trabajar por una civilización en la que todos compartamos parcelas de pobreza. Sería el hecho de defender la idea de renunciar todos a las civilizaciones de consumo desmedido para que, empobreciéndonos todos en alguna manera, practicando una pobreza no severa compartida, hubiera lo suficiente para que no existiera hambre en el mundo, ni miserias severas y para que la pobreza en la tierra fuera eliminada. Seguro que muchos verían esto como un radicalismo imposible de cumplir.



Quizás no haya que hablar de la depauperación de los creyentes ni tampoco de la depauperación del mundo. Así, pues, hemos de buscar otros conceptos que no sólo sirvieran para eliminar la pobreza más severa del mundo, sino para que el desarrollo económico y de explotación de la tierra y de nuestros mares fuera sostenible. Sería el concepto de una civilización de la moderación que fuera compartida por todos con un cambio de valores que fueran en la línea de los valores bíblicos, los valores del Reino.



Quizás deberíamos trabajar por una vida más sencilla, compartida por los habitantes de todos los rincones de la tierra de manera que fuera posible eliminar las injusticias, los desiguales repartos, los consumos excesivos o desmedidos por los pequeños grupos de privilegiados que detentan porcentajes altísimos de las riquezas del planeta mientras dan la espalda a los desheredados que han sido despojados, humillados e incapacitados para tener una vida digna y que se mueven en la antivida, en el no ser de la opresión, de la marginación o exclusión social.



Pensad que hoy en el mundo vive en pobreza más de media humanidad y, además, existen unos mil millones de hambrientos. Bíblicamente, los cristianos del mundo deberían sentirse movidos a misericordia ante el prójimo apaleado y expulsado a los márgenes de los caminos.



No, no nos hagamos ilusiones. Una civilización del consumo tal y como la que existe en el mundo rico, no es universalizable. Lo único universalizable en la tierra sería una civilización de la moderación que implicaría unos niveles de renuncia muy duros para aquellos que detentan los medios de producción y dirigen la vida económica del mundo. Sería una cuestión de que todos pudiéramos asumir nuevos valores, nuevas ideas de la justicia social por la que se trabajara solidariamente y nuevas ideas y métodos en el área de la redistribución de bienes del planeta tierra.



No, no. No nos hagamos ilusiones. Aunque lleguen a rebosar las arcas de los ricos del mundo, ese rebose no llegaría nunca a eliminar la pobreza de la tierra. Vivimos en un mundo egoísta e insolidario. No es universalizable la civilización del consumo desmedido.



Yo creo que ante esto y siguiendo los valores bíblicos, los valores del Reino, los cristianos deberíamos trabajar por una civilización de la moderación que modificara todo el mundo de los valores, de los estilos de vida y de las prioridades humanas. Quizás deberíamos trabajar la frase de Jesús cuando dijo que “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. De ahí el cambio de valores, la evangelización de la cultura, la predicación de unos conceptos evangélicos que arraigaran en el mundo. El dios de las riquezas es incompatible con el Dios de la vida. Quizás ahí esté la clave que nos anime a un cambio radical que nos sitúe en el mundo de una manera diferente… como discípulos del Maestro.


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

bnsalvador
29/11/2017
08:31 h
2
 
Es muy interesante lo que aquí nos hace reflexionar. La prudencia, la sobriedad, la templanza, la humildad, la sabiduría y muchas virtudes más que el Señor quiere que practiquemos, están reflejadas en estas líneas. Gracias al Señor y a ti Juan que nos has reflejado lo que Él te ha puesto en el corazón, para todos nosotros.
 

felipe de jesus
28/11/2017
18:27 h
1
 
Un mundo utópico el escrito aquí no reconciliarnos para la ley de la carne.Solo podría ser posible en el Reino del Espíritu, a la imagen de Jesús. En las iglesias de hoy se pondera al rico y se predica el evangelio de la prosperidad.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Civilización de la Pobreza
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.