PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
José de Segovia
4
 

Los “años cristianos” de Dylan

Siempre chocante e impredecible, Dylan nunca dio un giro tan espectacular como su profunda inmersión en el cristianismo a finales de 1978.

MARTES AUTOR José de Segovia 21 DE NOVIEMBRE DE 2017 10:50 h
dylan Una panorámica de grabaciones inéditas recoge la música que hizo el Premio Nobel de Literatura desde el 79 al 81.

De todos los cambios que Dylan ha vivido a lo largo de los años, pocos han sido tan impopulares como la llamada “época cristiana” del genio de Minnesota. Muchos han intentado entender por qué este cantautor judío anunció que se había convertido a Jesús en 1978. Una panorámica de grabaciones inéditas recoge la música que hizo el Premio Nobel de Literatura desde el 79 al 81, el tiempo que estuvo en la Comunidad de la Viña, donde Dylan fue bautizado y estudió en una escuela bíblica. 



La vida de Robert Zimmerman (Duluth, 1941), que es como se llama en realidad Dylan, sigue siendo un enigma, hasta para su familia y sus amigos. Una de las cosas que más te impresiona de su biografía, es que incluso las personas con las que convive, no saben dónde está, cuando desaparece a menudo, y algunos dicen verle incluso andar por la calle como un vagabundo. Dylan pertenece a esa gran tradición de músicos sin domicilio fijo. Absorto en su propio mundo, incapaz de comprometerse con nadie, siempre a contracorriente... 



Cuando se convierte en un ídolo del folk, electrifica su música para hacer rock en 1965. Tras ser considerado un cantautor protesta, da la espalda a los movimientos sociales, en un giro que todavía no le ha perdonado Joan Baez, como demuestra el reciente documental de Martin Scorsese. En la época psicodélica se dedica al country con discos como John Wesley Harding, lleno de referencias bíblicas y alusiones a Agustín. Siempre chocante e impredecible, pero probablemente nunca haya dado un giro tan espectacular como su profunda inmersión en el cristianismo a finales de 1978.



 



Aunque fueron muy mal entendidos en su día, los discos que hizo Dylan del 79 al 81 están ahora más revalorizados que nunca.



HISTORIA DE UNA CONVERSIÓN



Tras una gira agotadora por todo el mundo, Dylan había tenido una frenética actividad, por la que intentaba huir del fracaso de su matrimonio con Sara. Se casó con ella en secreto en 1965, tuvieron cuatro hijos (cinco, con otro que tenía ya ella), y aunque se separaron en 1974 (la época de Blood on the Tracks), se habían vuelto a reconciliar al año siguiente (cuando hizo Desire). Pero su divorcio el año 77 abre una larga lucha por la custodia de sus hijos, que han sido siempre muy importantes para él. Muchas de sus canciones describen en realidad esa historia de amor y odio, que es su matrimonio con Sara. 



 



Los textos de Dylan están llenos de referencias bíblicas, que llegan hasta San Agustín.

Dylan se sentía tan infeliz entonces, que había llegado a considerar seriamente la posibilidad del suicidio. Algo insólito en él, que suele ser más agresivo que desesperado. Algunos de los amigos y músicos de su banda se habían hecho cristianos, tras los excesos de los años sesenta y principios de los setenta, cuando muchos habían visto sus vidas arruinadas por los abusos del alcohol y las drogas. Otros dicen que Dylan tuvo una visión de Jesús como Rey de reyes, en un hotel de Tucson (Arizona). Lo cierto es que si hubo una persona clave en su conversión fue una mujer afroamericana llamada Mary Alice Artes, que había llegado a formar parte de la Comunidad de la Viña, una pequeña iglesia evangélica en el valle de San Fernando de Los Ángeles. 



Esta comunidad en concreto, había sido fundada el año 74 por un pastor y cantante de origen luterano llamado Ken Gulliksen. Al ser una iglesia pequeña, carecía de local propio, por lo que se reunían en lugares alquilados o en la misma playa. A principios del 79 Artes puso en contacto a Dylan con dos pastores de esta comunidad, llegando a entrar en una escuela de discipulado, donde estudiaron la Biblia cada mañana durante más de tres meses. Los dos fueron bautizados aquel mismo año. Un libro clave para él entonces fue La gran agonía del planeta Tierra, la particular visión apocalíptica de Hal Lindsay, por la que Dylan entendió que estábamos al borde de la batalla de Armagedón, un conflicto mundial que comenzaría después que Rusia atacara Oriente Medio, y China se presentara allí con un ejército de dos millones de soldados.



 



Dylan muestra esa extraña fascinación que tienen algunos judíos por Jesús, desde sus primeras canciones.

Es evidente que Dylan estaba buscando algo que diera sentido a su vida. Estaba angustiado e inquieto. Abusaba del alcohol, y se sentía culpable y desorientado. Se encontraba tan bajo de ánimo que necesitaba algo o alguien que le ayudara a levantarse. “No podía hacerlo solo”, cantaba en Ángel precioso: “Tú me mostraste que estaba ciego, / cuán débil era el fundamento sobre el que me sostenía”. Y confiesa a la Mujer del Pacto: “He sido roto / destrozado como una taza vacía / sólo espero que el Señor me reconstruya y me llene”, una vez que ha encontrado “una mujer temerosa de Dios”. Un periodista que ha escrito un libro sobre aquella época, Paul Williams, reconoce que aunque él no sea cristiano, “su gratitud a su Señor y a la mujer que le mostró el camino, está expresada de un modo tan hermoso y humilde, que aunque uno sea extraño a todo eso, no puede menos que conmoverse”.  



 



DUDOSA MORALIDAD



 



Sus sermones provocaban la respuesta a gritos de un público que no sabía cómo reaccionar ante todo aquello.

Su nueva fe le empezó a inspirar canciones tan diferentes, que pensó en cedérselas a una de sus cantantes afro-americanas, pero finalmente decide grabar Slow Train Coming en 1979, un disco que habla directamente de su nueva relación con Jesucristo. Sus primeros conciertos en San Francisco muestran a un Dylan diferente, que se niega a cantar sus antiguas canciones, repitiendo las palabras de Pablo a los Corintios: “Las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. Las actuaciones comenzaban con temas gospel interpretados por las mujeres que le acompañaban entonces, con las que parece que tuvo también relaciones íntimas. Ya que lo sorprendente es que su fe no ha demostrado tener demasiadas consecuencias en el terreno de su moralidad sexual.



Todas estas cantantes afro-americanas se consideraban por supuesto cristianas. Bob oraba de hecho antes de los conciertos con ellas y sus músicos, a los que se veía a menudo cogidos de la mano en círculo. Vestido con su cazadora de cuero negra, parecía un cantante de rock, pero hablaba como un predicador. Sus sermones provocaban la respuesta a gritos de un público que no sabía cómo reaccionar ante todo aquello. La mayoría de los críticos le ridiculizaron entonces terriblemente. “Divinamente horroroso”, titulaba su crónica uno de los comentaristas. Otro decía: “Dylan ha escrito algunas de las más banales canciones de toda su carrera, carentes de toda inspiración e imaginación”. Y el principal diario de San Francisco profetizaba de hecho que “años después, cuando los historiadores sociales miren atrás hacía estos años, la conversión de Dylan será una concisa metáfora del inmenso vacío de esta época”.



 



Dylan creía de verdad lo que cantaba, y al final sufrió por hacer pública su fe.



Hoy en día nadie duda de la sinceridad de su experiencia. En ¿Qué puedo hacer yo?, Dylan cantaba a Dios: “Tú me has dado vida para vivir”. Y su oración era sincera. Podía decir: “He escapado de la muerte tantas veces, que sé que sólo vivo / por la gracia salvadora que está sobre mí”. Dylan estaba verdaderamente agradecido. Creía de verdad lo que cantaba, y al final sufría por hacer pública su fe. Ese es el cuadro que hace también el pintor Francesco Clemente en otro libro sobre aquellos días, en que parecía tan empecinado e inamovible en sus creencias.  Pero enseguida descubrió otra realidad dentro de él: “Son los caminos de la carne, / la guerra contra el espíritu, / 24 horas al día, / puedes sentirlo, puedes oírlo” (Solid Rock). 



 



LUCHA ESPIRITUAL



¿Qué ha quedado entonces de su fe? Muchos me han hecho esta pregunta desde la monografía que hice sobre Dylan el año 85 para Andamio. La verdad es que sigo sin saber muy bien qué decir. Es difícil saber algo con seguridad acerca de esta leyenda viva. Sus entrevistas suelen basarse en lacónicas declaraciones, apenas tiene vida social, y rara vez dice algo en medio de las canciones de sus conciertos. Una de las últimas biografías, la ha hecho un periodista londinense llamado Howard Sounes. En ella se dice claramente que Dylan no ha renunciado nunca a su fe en Jesús. Aunque las letras de algunas de sus canciones muestran una lucha espiritual.



“Satanás te susurra: / Bueno no quiero que te aburras, / cuando estés cansado de esa señorita / tengo otra mujer para ti”, canta en Inquietud en la mente (Trouble in Mind). Estos son probablemente algunos de los versos más reveladores que ha hecho Dylan en toda su vida. Aquí vemos la realidad de su problema, que de una forma evidente se muestra en su difícil relación con el sexo. Es eso de lo que “estás todo el tiempo defendiéndote, / que no puedes nunca justificar, / dices que todo el mundo lo hace / así que piensas, no puede estar mal”. Aquí están todos sus miedos, dudas y miserias, entre los que se debate a lo largo de todos estos últimos años. Su biografía nos muestra cómo va de una a otra relación, esperando que una mujer le redima de esa angustia, que le hace clamar a Dios: “Señor, quita esta inquietud de mi mente”.



“Aquí viene Satanás, / el príncipe de la potestad del aire, / él te va a hacer una ley para ti, / construir un nido de pájaros en tu pelo, / y adormecer tu conciencia / hasta que adores la obra de tus manos, / y estés sirviendo a extraños, / en una tierra lejana y vacía.” No puedo escuchar estas palabras de Inquietud en la mente sin pensar en Dylan ahora, solo y aislado. Es por eso que algunos seguimos rogando a Dios por Bob, para que encuentre la paz que todavía no ha encontrado. Porque como él bien sabe, ya que es una de sus canciones preferidas: “Tienes que servir a alguien, / puede ser al diablo, / o puede ser al Señor, / pero tienes que servir a alguien” (Gotta serve somebody).


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Earendil
28/11/2017
04:07 h
4
 
Buen análisis, gracias don José. Efectivamente, como bien dice josuedejuan todos hemos vivido esa fase de Dylan...y sólamente hemos podido sobrevivir a esa fase, cuando hemos echado todas nuestras armas rebeldes a los pies de Cristo...entonces ël te enamora de tal manera que jamás lo abandonarás. Entonces empiezas a vivir el Año del Señor, sin merecerlo en absoluto, y arrepintiéndote cada día para conocerlo más.
 

josuedejuan
23/11/2017
12:14 h
3
 
Los “años cristianos de...” nos recuerda que Dios no tiene nietos, y que una religion adoptada por cultura no significa nada, todos hemos sido un pequenio Dylan.
 

el culé
21/11/2017
17:07 h
2
 
Evidentemente lo que importa es la relación PERSONAL de cada uno con el Señor. Siempre he sido un "seguidor" de la música de este tan criticado personaje. Tengo infinidad de música suya. ¿Es creyente?, pues...acaso sólo lo sepa el Altísimo, y no se si el propio Bob...!!!. Pero una cosa sí que tengo cierta : es una lástima que cuando quiso acercarse al Señor lo hiciera en (digamos) una denominación de tan poco arraigo espiritual. Recordemos que lo mismo le pasó a nuestro bienamado Peret, aquí.
 

Pablo Quezada S.
21/11/2017
14:57 h
1
 
Estupendo! La descripción y análisis de De Segovia, supera con creces lo publicado por la prensa secular.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Los “años cristianos” de Dylan
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.