PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Eliseo Casal
5
 

Espiritualidad para tiempos de crisis

Un cristiano que habla como tal debería contribuir a la paz, expresarse con bondad, mansedumbre, no incendiando y propiciando la confrontación sino buscando el acercamiento.

ACTUALIDAD AUTOR Eliseo Casal 16 DE OCTUBRE DE 2017 20:25 h

Estamos en estos días, como definía Lidia Martín en un artículo, en “tiempos revueltos” (1). Las ideas y opiniones se confrontan y radicalizan, expresándose en ocasiones en tonos de blanco y negro, o conmigo o contra mí. 



Una reflexión “ad intra” es necesaria, vital, en este momento a riesgo de rasgar también las relaciones en el marco de la propia iglesia y dejar de ser una referencia de la luz que Jesús irradia al mundo a través de su Iglesia. 



Por ello, la espiritualidad cristiana debería ser, en este especial momento, un valor que contribuye a la paz, la concordia, el diálogo sosegado y la reconciliación. Aunque es mucho lo que se podría decir solo deseo aportar tres sencillas ideas que deberían modelar las relaciones y el diálogo desde la espiritualidad cristiana. 



En primer lugar, la contribución del carácter cristiano al diálogo. Me parece importante, antes de continuar, responder a una posible objeción: No metas a Dios en la política. Como ciudadanos y gente que vive en la “polis”, todo lo que somos y hacemos debe estar modelado por nuestra espiritualidad, aún nuestras opciones y opiniones políticas. No que Dios tenga un partido político, sino porque el cristiano debe tomar su opción partiendo de lo que es en su fe. 



La Biblia define el carácter cristiano en un texto que resume sus cualidades principales como “el fruto del Espíritu”, lo que el Espíritu produce. Lo escribo porque los lectores probablemente no tengan ahora una Biblia a mano: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”(2) Esta cita del apóstol Pablo, dibuja con precisión el carácter del seguidor de Cristo que debe modelar toda actuación del que se confiesa cristiano. 



Una pregunta que surge en el contexto actual es si los tonos y las palabras que se usan al tratar las diferentes posturas y opciones frente a la crisis política en Cataluña pasarían el test de las nueve palabras, ¿manifiestan “el fruto del Espíritu”? En el contexto inmediato también se trata del modelo opuesto que se define como “obras de la carne” y que describe las característica de la respuesta humana, lo cito completo porque habla por si solo (en negrita lo que quisiera destacar): “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”(3) 



La opinión de un cristiano que habla como tal debería contribuir a la paz, expresarse con bondad, mansedumbre, no incendiando y propiciando la confrontación sino buscando el acercamiento.



Por supuesto, no pienso en una renuncia a los valores y principios que consideramos importantes o a las verdades de la fe cristiana, ni a un “todo vale”, pero la forma en que las expresamos muestra nuestra espiritualidad real. Y, creedme, soy consciente de que siempre actuamos desde nuestra imperfección y necesidad de crecimiento espiritual, sin haberlo alcanzado pero extendiéndonos al blanco.(4) 



Segundo, la contribución del modelo de Cristo a la empatía. Para el cristiano el modelo de su conducta es Cristo. Si nos detenemos un poco en su actuar durante los años en que formó su grupo de discípulos, hay un dato que resulta muy significativo para el contexto actual, Jesús escogió doce hombres muy diferentes en su carácter, trasfondo, nivel social, ideas. Dos de ellos llaman la atención en cuanto a su posición en el marco socio-político: Mateo y un tal Simón llamado Zelote.(5) El primero era un recaudador de impuestos, considerado por sus conciudadanos un traidor que trabajaba a favor del imperio dominador, el romano. Era criticado y marginado por la mayoría de los judíos. El otro un zelote, por su apodo, un patriota judío partidario de la independencia de Roma.(6) Cuesta imaginar que entre ellos no hubiese diálogos sobre las cuestiones políticas durante los tres años que acompañaron a Jesús, conviviendo diariamente con él y entre ellos. En muchos aspectos sus ideas eran antagónicas, sus deseos y expectativas también. Pero Jesús los reúne, los incorpora en su grupo de discípulos de manera – como decimos hoy – muy intencional. Estos hombres, tan diferentes en muchos aspectos, forman el núcleo de la Iglesia que, en Pentecostés, recibe el Espíritu Santo y se convierte en una comunidad de discípulos que tiene “un corazón y un alma”.(7) La relación de cada uno con Cristo transformó la relación entre ellos. Una trasformación radical, auténtica, que acercó a los opuestos.(8) Lo que sucedió lo expresó D. Bonhoeffer en su libro “Vida en comunidad”: 



Cristo mediador. Este encuentro, esta comunidad, solamente es posible por mediación de Jesucristo. Los hombres están divididos por la discordia. Pero “Jesucristo es nuestra paz” (Ef 2, 14). En él la comunidad dividida encuentra su unidad. Sin él hay discordia entre los hombres y entre estos y Dios. Cristo es el mediador entre Dios y los hombres. Sin él, no podríamos conocer a Dios, ni invocarle, ni llegarnos a él; tampoco podríamos reconocer a los hombres como hermanos ni acercarnos a ellos. El camino está bloqueado por el propio “yo”. Cristo, sin embargo, ha franqueado el camino obstruido, de forma que, en adelante, los suyos puedan vivir en paz no solamente con Dios, sino también entre ellos. Ahora los cristianos pueden amarse y ayudarse mutuamente; pueden llegar a ser un solo cuerpo. Pero sólo es posible por medio de Jesucristo. Solamente él hace posible nuestra unión y crea el vínculo que nos mantiene unidos. Él es para siempre el único mediador que nos acerca a Dios y a los hermanos.(9) 



El modelo de Jesús es un modelo “encarnacional” de empatía,(10) que se acerca al prójimo, a su persona, no desde el cielo sino en la proximidad a los perdidos, a los pecadores, identificándose con sus necesidades, dando su vida por ellos. La espiritualidad cristiana, inspirada en el modelo de Jesús no nos lleva a un diálogo de trincheras, disparando al contrario y refugiándonos de sus ataques sino a salir de ellas, con sinceridad y humildad, buscando comprender al otro antes que a caricaturizarlo. Reconociendo la parcialidad de nuestros conocimientos y perspectivas y asumiendo como valor principal de nuestras relaciones la pertenencia al Reino de Dios y la salvación en Cristo. Sin renunciar a la verdad, pero buscando antes comprender al otro que pontificar como poseedores de la Verdad, solo Dios es la Verdad y esta se revela en Su Palabra, no en nuestras opiniones.



En tercer lugar, la necesaria y responsable contribución de la Iglesia a la reconciliación. La iglesia es un grupo de personas que, en Cristo, han sido reconciliadas con Dios y con sus hermanos. Los beneficios obtenidos convierten a cada cristiano en un agente de reconciliación que proclama la necesidad de volver a Dios.(11) Una iglesia reconciliadora demanda que esta sea un signo de reconciliación por medio del perdón, el amor fraternal “ad intra” y el amor al enemigo “ad extra”. Una Iglesia que vive la reconciliación no puede ser excluyente, amiga solo de sus amigos, de los que piensan igual, sino abierta, espacio de reconciliación, que vive el derribo de los muros de separación(12) en lugar de levantar murallas y barricadas. Una Iglesia que entiende que, por encima de las fronteras, de las diferencias, todos somos seres humanos creados a imagen de Dios “de una sola sangre”.(13) La iglesia, por su esencia, está llamada a ser constructora de puentes y signo de esperanza y reconciliación. Esta es la Iglesia que nuestra sociedad necesita.(14)



 



Notas:



1 http://protestantedigital.com/magacin/43152/Ser_cristiano_en_tiempos_revueltos 



2 Gálatas 5:22-23



3 Gálatas 5:19-21 



4 Filipenses 3:13



5 Mateo 10:3; Lucas 6:15



6 A. Ropero, «Zelote» Gran Diccionario enciclopédico de la Biblia.



7 Hechos 4:32



8 Efesios 2:14; Ezequiel 37:16-19



9 Dietrich Bonhoeffer «Vida en comunidad» p. 15 Salamanca: Sígueme, 2003. 



10 Su mensaje y obra se realizan en y desde la dimensión humana 



11 2 Corintios 5:18-19 



12 Efesios 2:14



13 Hechos 17:26



14 Colosenses 3:12-15 


 

 


5
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

EZEQUIEL JOB
17/10/2017
18:20 h
4
 
Gracias estimado Eliseo por tu artículo, que es fundamental en el DISCIPULADO Cristiano. Entender las diferencias entre el Fruto del ESPÍRITU y las Obras de la CARNE, es entender quien sigue y no sigue a Cristo, quien es y no es Cristiano, nunca he escuchado este tema en Las Iglesias, que es vital, lo tuve que aprender escudriñando en años. Si lo has entendido es porque Dios te lo reveló, mi verso favorito en este tema es: "Rom 8:8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios."DTB.
 

ABILITA
17/10/2017
16:58 h
3
 
Me quedo con este texto, "La opinión de un cristiano que habla como tal debería contribuir a la paz, expresarse con bondad, mansedumbre, no incendiando y propiciando la confrontación sino buscando el acercamiento" Estamos en un momento que debemos revisar lo que escribimos,o decimos, tanto en lo social como político, y en todo lo que dependa de nosotros, estad en paz con todos los hombres.
 

Isabella
17/10/2017
09:43 h
2
 
He tenido que apagar la televisión, de un lado o de otro solo están sembrando odio
 

ramon lopez peralta
16/10/2017
23:15 h
1
 
Cristo es el modelo de empatia,que ocurrencia! bueno eso no esta ni define a Jesús, esto es una expresion filosofica tomada del mundo y carente de significado. Dios es Amor no empatia,a ver si hablamos con palabras de la biblia, para que el que lee lea y entienda el fruto del Espiritu Santo es obedecer las leyes de tu pais salvo en aquello que contravengan la doctrina biblica y no me extiendo mas.
 
Respondiendo a ramon lopez peralta

elcas
20/10/2017
08:56 h
5
 
Coincido con la importancia de hablar con y desde la Biblia. En cuanto a la empatía, capacidad de identificarse con alguien (RAE), no hay mayor identificación que la de Aquel que tomó nuestra propia naturaleza (Fi. 2:5ss.) y murió en nuestro lugar en la cruz, para librarnos de nuestros pecados y llevarnos a Dios (1Pd 2:24; 3:18).
 



 
 
ESTAS EN: - - - Espiritualidad para tiempos de crisis
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.